Palabras clave: TACTO/ UMBRAL SENSORIAL/ DEPORTE/ACTIVIDAD FÍSICA/PERCEPCIÓN

Título: Análisis comparativo de los cambios en la sensibilidad táctil de mujeres y hombres practicantes de deportes seleccionados.

Título Original: A comparative analysis of changes in tactile sensitivity in men and women practicing selected sports.

Autores: Elżbieta, Kaluga1; Elżbieta, Rostkowska2

1Departamento de biología y protección medioambiental, Escuela Universitaria de Educación Física, Poznan, Polonia.

2 Departamento de natación y salvavidas, Escuela Universitaria de Educación Física, Poznan, Polonia.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Traductor: Marialina Pérez Alvarez 

Fuente: Human Movement,  Wroclaw,  Polonia;   2006,  vol 7  (2), 153-161,  19 ref.,  Escuela Universitaria de Educación Física.

Resumen: Objetivo: El objetivo del estudio fue identificar las relaciones entre la actividad deportiva y el umbral de sensibilidad táctil en atletas de deportes seleccionados: juegos de equipo, deportes acuáticos, natación, artes marciales, atletismo y fútbol. Procedimientos básicos: El estudio se realizó entre el 2000 y 2002 y participaron 673 sujetos – 346 hombres y mujeres 327 con edades entre 19 y 23 años. El umbral de sensibilidad táctil se midió con el uso del Evaluador Sensorial Touch-TestTM (Monofilamentos de Semmes-Weinstein) en la punta del dedo índice de la mano dominante. Para identificar el umbral se usó un filamento de la fuerza de presión mínima que el sujeto pudiera sentir. Los datos obtenidos se procesaron por separado para hombres y mujeres. Para el análisis estadístico se utilizaron las siguientes pruebas no paramétricas: prueba de Kruskal-Wallis y la prueba U de Mann-Whitney. Resultados: En general, las atletas de deportes seleccionados mostraron menor sensibilidad táctil que los sujetos que practican deportes no competitivos. Un análisis comparativo detallado de varios deportes mostró diferencias entre los grupos de sujetos en cuanto a la variabilidad en la sensibilidad táctil de las mismas. En los grupos de atletas, así como en los grupos control, las mujeres mostraron un mayor nivel de sensibilidad táctil que los hombres en la prueba del umbral de presión. Conclusiones: La actividad física, específica para los deportes individuales, es una causa de la variabilidad del umbral de sensibilidad táctil. Entre los atletas analizados, los nadadores mostraron la mayor sensibilidad táctil, y la menor se observó en los atletas de la práctica de deportes acuáticos, independientemente del sexo.

Texto completo:

INTRODUCCIÓN

El entrenamiento deportivo a largo plazo propicia una completa adaptación del atleta a las exigencias del deporte que practica. Los cambios funcionales y estructurales resultantes en la morfología del atleta constituyen la base fisiológica para el entrenamiento. Además de la función motora del deportista, las sensaciones cinestésicas que acompañan los movimientos corporales –sensaciones visuales, auditivas, táctiles específicas a los ejercicios físicos individuales– también se vuelven adaptaciones. Un alto nivel de sensaciones y percepciones cinestésicas condiciona el desarrollo de las habilidades motoras de coordinación necesarias para cada tipo de actividad motora. En gran medida, estas habilidades determinan la efectividad de las acciones y patrones del comportamiento motor de los atletas [1].

La piel es la mayor área sensorial del cuerpo. La base estructural para su función táctil está determinada por la actividad de los receptores táctiles. El sentido táctil de la superficie cutánea se complementa con su intensa sensibilidad (bathyesthesia). Sin embargo, la superficie y los sentidos intensos en términos de su estructura y función no se pueden distinguir con claridad. Casi todas las sensaciones táctiles provienen de la cooperación entre los receptores de la sensibilidad superficial e intensa. Esta última y su importancia para la actividad deportiva han sido objeto de numerosos estudios [2-4]. Desafortunadamente, no existen investigaciones profesionales sobre la sensibilidad superficial de los atletas. Es por esto que se hace necesario emprender un análisis de las relaciones entre la sensibilidad superficial de los atletas y el tipo de deporte practicado. Los investigadores que estudian los receptores cutáneos reconocen varios aspectos de la sensibilidad táctil; sin embargo, el número de estudios sobre su funcionamiento, variabilidad y adaptabilidad no es suficiente. El objetivo del presente estudio fue identificar las relaciones entre la actividad deportiva y el umbral de sensibilidad táctil de los atletas en los deportes seleccionados. La hipótesis planteó que la actividad física para un deporte determinado es una causa de la variabilidad del umbral de sensibilidad táctil en los atletas.

MATERIALES Y MÉTODOS

El estudio se realizó entre el año 2000 y 2002. Participaron 673 sujetos  -346 hombres y 327 mujeres- con edades entre 19-23 años, alumnos de la Escuela Universitaria de Educación Física de Poznan practicantes de deportes seleccionados: juegos de equipo o colectivos, deportes acuáticos, natación, artes marciales, atletismo (carrera) y fútbol. Los grupos control lo integraron estudiantes no practicantes de deportes competitivos (Tabla 1).

La variable dependiente en el estudio fue el umbral de sensibilidad táctil (UST), medido en la punta del dedo índice de la mano dominante (1,04% de los sujetos eran zurdos).

 

Tabla 1. Grupos y número de sujetos del estudio

Figura 1. Distribución de los valores medios del UST (umbral de sensibilidad táctil) en la punta del dedo índice -hombres practicantes de deportes de competición (n=226)


Las mediciones se realizaron con el uso del Evaluador Sensorial Touch-TestTM (Monofilamentos de Semmes-Weinstein), un conjunto de 20 filamentos de nylon con pasadores de plástico de igual longitud y diferente amplitud; cada uno representó un valor diferente del mínimo de la curva de la fuerza de presión (en gramos y gramos/mm2). Debido a las diferencias en la fuerza de presión de filamentos específicos y con el fin de normalizar la distribución de la variable dependiente, el diseñador del estesiómetro, Sidney Weinstein, designó el logaritmo para el valor numérico de la fuerza de presión como Log10 F(mg) = Monofilamentos de Semmes-Weinstein (SWM). Los valores numéricos obtenidos de 1,65 a 6,65 se grabaron en los pasadores plásticos de los filamentos[5]. Según el objetivo del presente estudio, estos valores numéricos se aceptaron como unidades de medida (SWMs) para el análisis estadístico.

El UST fue el filamento del estesiómetro de la fuerza de presión mínima causando la menor tensión de la piel mediante la estimulación de los mecanorreceptores táctiles del sujeto y produciendo el sentido del tacto.

Durante la medición del UST, el sujeto permaneció sentado con los brazos en las rodillas. Cada sujeto recibió instrucciones sobre el método de medición y llevó a cabo un pre-test para experimentar un estímulo supraliminal (con un filamento grueso, fácilmente perceptible) y un estímulo subliminal (con un filamento delgado e imperceptible). Al sujeto se le pidió cerrar los ojos y se expuso a la presión de otros filamentos del estesiómetro hasta que se encontró el filamento del umbral. La prueba se repitió para confirmar el valor del UST. Los resultados se registraron en una tabla junto con la edad del sujeto y el deporte practicado. Todas las medidas las tomó la misma persona por la mañana y por la tarde.

Los datos obtenidos se procesaron para el análisis estadístico con una hoja de cálculo de Excel y el software STATISTICA. Para evaluar la conformidad de la distribución de los valores medios de la variable dependiente con la distribución del modelo se utilizó la prueba de Kolomogorov-Smirnov.

La hipótesis sobre la conformidad de las distribuciones de la variable dependiente con distribución normal fue rechazada según las distribuciones resultantes diferían significativamente de la distribución del modelo (Fig. 1). En el análisis estadístico se utilizaron dos pruebas no paramétricas: la prueba de Kruskal-Wallis y la prueba U de Mann-Whitney. Las relaciones entre la edad de los sujetos y el UST se evaluaron a través del coeficiente de correlación por rangos de Spearman.

RESULTADOS

Tabla 2. Rango de edad de los sujetos


Sentido del tacto y edad de los sujetos. Teniendo en cuenta los resultados de otros estudios que indican las relaciones entre el UST y la edad (5-7), y un rango de edad reducido de los sujetos de ambos sexos (máximo 5 años) se excluyó la edad como un factor discriminante para los grupos experimentales. La tabla 2 muestra que la mayoría de los sujetos - 237 hombres (68%) y 239 mujeres (73%) – tenían edades de 20-21 años en el momento del estudio. Con respecto a las condiciones específicas de ciertos deportes practicados por los atletas analizados, se buscaron las posibles relaciones entre la edad de los sujetos y los resultados de medición del estesiómetro. No se observaron correlaciones estadísticamente significativas entre los parámetros estudiados en los grupos de mujeres y hombres. Por ejemplo, el coeficiente de correlación por rangos de Spearman entre la edad y el UST en la punta del dedo índice de atletas masculinos practicantes de deportes acuáticos fue R = -0,10.

 

Figura 2. Comparación de los valores medios del UTS en la punta del dedo índice de atletas masculinos y femeninos practicantes de deportes de competición (n=427)


 

 

Figura 3. Comparación de los valores medios del UTS en la punta del dedo índice de atletas masculinos y femeninos practicantes de deportes no competitivos (n=262)


Sentido del tacto y sexo de los sujetos. Los análisis estadísticos se realizaron por separado para hombres y mujeres (Fig. 2, 3). La tabla 3 presenta los resultados obtenidos por los sujetos masculinos y femeninos. Los primeros mostraron un mayor UST que los otros. En los grupos de atletas y de control el sexo fue un factor discriminante significativo para los valores del UST. Las mujeres mostraron menor UST que los hombres en la prueba del umbral de presión.

 

Tabla 3. Diferencias en la variabilidad del UTS en la punta del dedo índice en hombres y mujeres practicantes y no practicantes de deportes de competición


 

Tabla 4. Diferencias en la variabilidad del UTS en la punta del dedo índice en sujetos practicantes y no practicantes de deportes de competición: comparación de los grupos de sexos


Sentido del tacto y tipo de deporte de competición. Para evaluar el efecto de la actividad deportiva sobre la sensibilidad táctil se compararon los valores del UST en la punta del dedo índice en los atletas y en los grupos de control (ambos sexos). Se observó un UST superior como resultado de la práctica de deportes de competición. Los atletas mostraron menor sensibilidad táctil que los no atletas. Las diferencias observadas fueron estadísticamente significativas (Tabla 4). Las figuras 4 y 5 representan diagramas de los grupos de hombres y mujeres, respectivamente.

 

Fig. 4 Comparación de los valores del UST en la punta del dedo índice en atletas masculinos practicantes y no practicantes de deportes competitivos (n=346)



 

Fig. 5 Comparación de los valores del UST en la punta del dedo índice en atletas femeninas practicantes y no practicantes de deportes competitivos



Efecto del tipo de deporte sobre el sentido del tacto. El efecto del tipo de deporte sobre el UST se evaluó mediante la prueba de Kruskal-Wallis. Los resultados obtenidos (H = 37,58 en hombres; H = 25,69 en mujeres) permitieron rechazar la hipótesis nula, sugiriendo que no existían diferencias del UST entre los grupos de sujetos. El análisis reveló diferencias estadísticas importantes (p = 0,01) entre los atletas de deportes seleccionados, lo que condujo a un estudio comparativo más detallado entre los grupos, con el uso de la prueba U de Mann-Whitney (también llamada de Mann-Whitney-Wilcoxon). En los grupos masculinos, el mayor UST se manifestó en los atletas de deportes acuáticos seguido por los de juegos de equipo, futbolistas, atletas de pista y campo, competidores de artes marciales y nadadores (Fig. 6). Los sujetos del grupo control presentaron menor sensibilidad táctil que los competidores de artes marciales y los nadadores.

Las diferencias entre los grupos con respecto a la variabilidad del UST son las siguientes (Tabla 5):

• los atletas de deportes acuáticos mostraron los menores valores de sensibilidad táctil con significación estadística de todos los grupos de atletas en el estudio; sólo en comparación con los jugadores de deportes colectivos, la diferencia tuvo significación estadística;

• los atletas de juegos de equipo mostraron una menor sensibilidad táctil con significación estadística que los jugadores de fútbol, los competidores de artes marciales y los nadadores; en comparación con los atletas de pista y campo, la diferencia no ofreció significación estadística. Los atletas de juegos colectivos manifestaron una sensibilidad táctil superior a la de los de deportes acuáticos (sin significación estadística);

• los jugadores de fútbol presentaron una sensibilidad táctil de mayor significación estadística que la de los atletas de deportes acuáticos y juegos colectivos; y una menor sensibilidad táctil que los atletas de campo y pista, los competidores de artes marciales y los nadadores (sin significación estadística);

• los atletas de campo y pista expresaron una mayor sensibilidad táctil que los de deportes acuáticos (con significación estadística), juegos colectivos y fútbol (sin significación estadística); y una menor sensibilidad táctil que los competidores de artes marciales y nadadores (sin significación estadística);

• los competidores de artes marciales mostraron una mayor sensibilidad táctil que los atletas de deportes acuáticos, juegos de equipo (con significación estadística), fútbol y atletismo (sin significación estadística); y una menor sensibilidad táctil que los nadadores (sin significación estadística);

• los nadadores manifestaron una mayor sensibilidad táctil que los atletas de deportes acuáticos, juegos colectivos (estadísticamente significativa), fútbol, pista y campo, y competidores de artes marciales (sin significación estadística);

• el grupo control presentó mayor sensibilidad táctil que los atletas de deportes acuáticos, juegos colectivos (con significación estadística), fútbol, y campo y pista (sin significación estadística); y una menor sensibilidad táctil que los competidores de artes marciales y nadadores (sin significación estadística).

En los grupos de sujetos femeninos, el mayor UST –es decir, la menor sensibilidad táctil- se manifestó en los atletas de deportes acuáticos, seguido de los de campo y pista, juegos de equipo, competidores de artes marciales y nadadores (Fig. 7). El grupo control presentó menor sensibilidad táctil que el grupo de nadadores.

Las diferencias entre los grupos en cuanto al umbral de sensibilidad táctil son las siguientes (Tabla 6):

• las atletas de deportes acuáticos manifestaron la menor sensibilidad táctil con significación estadística de todos los grupos de sujetos femeninos en el estudio;

• las atletas de pista y de campo mostraron mayor sensibilidad táctil que las atletas de deportes acuáticos (con significación estadística); y menor sensibilidad táctil que las atletas de juegos de equipo, las competidoras de artes marciales (sin significación estadística) y las nadadoras (significación estadística);

• las atletas de juegos colectivos expresaron menor sensibilidad táctil que los atletas de deportes acuáticos (significación estadística), competidores de artes marciales (sin significación estadística) y nadadores (significación estadística);

• las competidoras artes marciales mostraron una mayor sensibilidad táctil que las atletas de deportes acuáticos (con significación estadística), campo y pista y deportes colectivos (sin significación estadística); y una menor sensibilidad táctil que las nadadoras (sin significación estadística);

• las nadadoras manifestaron una mayor sensibilidad táctil que las atletas de deportes acuáticos, campo y pista, juegos de equipo (con significación estadística) y las competidoras de artes marciales (sin significación estadística);

• los sujetos del grupo control mostraron una sensibilidad táctil superior a la de las atletas de deportes acuáticos, atletismo, juegos de equipo (con significación estadística) y competidoras de artes marciales (sin significación estadística); y menor sensibilidad táctil que las nadadoras.

DISCUSIÓN

Dado que el estudio solo pretendía examinar cuestiones relativamente novedosas, no todos sus resultados pueden compararse con los de otros estudios. Algunos resultados se interpretaron con relación a las condiciones generales de variabilidad de la sensibilidad táctil. Dada la importancia primaria del sentido del tacto en la ubicación manual, la manipulación e identificación de objetos y la variabilidad de la sensibilidad táctil como una función de la edad han sido objeto de investigación [8, 9]. Los estudios sobre la población muestran que la sensibilidad táctil en los sujetos de ambos sexos se debilita con la edad, comenzando con la pubescencia [10]. Esto está relacionado con varias propiedades biológicas de la piel, como el grosor de la epidermis o la cantidad de colágeno y elastina, que pueden modificarse con la edad. También es probable la aparición de cambios en la morfología, la cantidad, densidad y localización de los receptores táctiles [11]. El presente estudio no confirma el efecto de la edad sobre la sensibilidad táctil, lo cual es comprensible teniendo en cuenta el rango de edad limitado de los sujetos analizados.

Weinstein[12] estudió diferentes aspectos de la sensibilidad táctil como una función de las partes del cuerpo, el sexo y la lateralidad. En la década de 1950 diseñó el estesiómetro de Semmes-Weinstein para examinar a los veteranos de guerra y diferenciar aquellos con daño en el sistema nervioso periférico de los que presentaban afectaciones en el sistema nervioso central. Los filamentos de nylon calibrados de Weinstein sustituyeron las cerdas de Von Frey (a finales del siglo XIX, Von Frey desarrolló un método de medición sensorial utilizando cabellos humanos calibrados y pelo animal). Desde la década de 1950, el estesiómetro de Weinstein se ha utilizado por múltiples médicos e investigadores para la distinción de los diversos aspectos del sentido del tacto.

Weinstein examinó 24 hombres y 24 mujeres mediante la medición del umbral táctil y la evaluación de la discriminación entre dos puntos. En el análisis del umbral táctil notó que el rostro fue la parte más sensible del cuerpo en ambos grupos, seguido del tronco, los dedos y las extremidades superiores; las extremidades inferiores fueron las menos sensibles. En su evaluación de la discriminación sensorial entre dos puntos, Weinstein señaló la mayor densidad de receptores táctiles en hombres y mujeres en los dedos, el rostro y los pies. Cuanto más distal es la parte del cuerpo, mayor es su sensibilidad. Weinstein también observó que las mujeres presentaron mayor sensibilidad táctil en partes individuales del cuerpo que los hombres, pero sólo durante el examen del umbral de presión.

Estudios más recientes sobre la población[10] también demuestran que el sexo diferencia notablemente el sentido del tacto. Los resultados del examen del umbral revelaron que las mujeres fueron más sensibles que los hombres. En todos los grupos de sujetos del presente estudio, el sexo fue un factor discriminante para los valores medios del UST. Los sujetos femeninos mostraron en general una mayor sensibilidad táctil que los hombres. Aunque los atletas masculinos y femeninos presentaron un mayor UST que los sujetos del grupo control, las diferencias intersexuales entre los puntos de medición fueron similares en ambos grupos, de atletas y de control.

Los cambios del UST en los atletas competitivos sometidos al estudio se compararon con los resultados obtenidos por los sujetos del grupo control. Se observó que la actividad física, específica para los deportes individuales, afectó el sentido del tacto de los atletas. En algunos atletas, el entrenamiento deportivo puede aumentar la base neural del polo táctil; mientras que en otros, la sensibilidad táctil puede disminuir.

El entrenamiento deportivo es un proceso específico a largo plazo destinado a desarrollar las habilidades físicas del atleta necesarias para el deporte practicado. Ya durante la primera etapa de entrenamiento deportivo, se hace énfasis en los ejercicios guiados específicos para cada deporte [13]. Según Czabański [14], los ejercicios de motricidad especialmente seleccionados pueden preparar la función motora del deportista con sensaciones cinestésicas. Mientras se realizan los movimientos, debido a la activación de receptores de la piel,  artralgias y mialgias, los potenciales generados en las neuronas táctiles proporcionan información acerca de la precisión del movimiento, su alcance y fuerza. Los mecanorreceptores afectan a las órdenes motoras para los músculos de la mano y el dedo [15]. La sensibilidad táctil de la mano alcanza su máxima expresión en la punta de los dedos que presentan una alta densidad de receptores táctiles. La punta de los dedos está más expuesta al impacto ambiental y tiene preferencia para el examen táctil [16-18]. En el presente estudio, el UST se midió en la punta del dedo índice como un punto particularmente estimulado durante la actividad deportiva.

El estímulo en los juegos de equipo (baloncesto, voleibol, balonmano) es el contacto de los dedos con el balón. Al golpear o pasar el balón, la punta de los dedos es más susceptible a las fricciones, presiones y golpes. En el kayak o el remo, el estímulo es el contacto con el remo. Por ejemplo, las manos del remero se colocan en el remo y los movimientos se realizan con las muñecas y los dedos. La natación requiere de actividad física en el agua, lo que conlleva a la adaptación del organismo a las características físicas de este medio. Un nadador recibe estímulos del medio acuático a través de sus receptores táctiles, esto influye en los movimientos de propulsión y provoca una mejoría del analizador táctil. En las artes marciales, el estímulo es el contacto con el cuerpo del oponente. El dominio de las habilidades sensoriales en situaciones cambiantes es crucial para todos los competidores de artes marciales. Los jugadores de fútbol y los corredores representan deportes en los que el entrenamiento y las competencias carecen por lo general de factores que afectan explícitamente a su sensibilidad táctil. Sin embargo, en estos atletas el alto nivel de actividad física, por el intenso entrenamiento para lograr la eficiencia y el desarrollo de rasgos motores, probablemente afecta a su nivel de sensibilidad táctil. También las condiciones atmosféricas a las que se exponen los jugadores de fútbol y los corredores durante el entrenamiento y las competiciones pueden afectar a su sentido del tacto, de indudable importancia en varios deportes.

Los receptores táctiles que reciben estímulos a partir del contacto con el suelo, equipamiento o aparatos deportivos proporcionan al cuerpo del atleta información sobre su entorno inmediato. Mientras se manipula un objeto, la fuerza de presión entre la punta de los dedos y el pulgar es automáticamente compensada para evitar que el objeto se rompa o se desplace. Este preciso control de la fuerza requiere información de las unidades táctiles sobre la intensidad de la fricción entre la piel y el objeto. Se puede concluir que el entrenamiento sistemático intensifica el analizador táctil, pues conduce a la correcta identificación de los estímulos, es decir, los atletas desarrollan una mayor sensibilidad táctil hacia los estímulos externos y muestran habilidades superiores para diferenciar sus movimientos en condiciones diversas.

Sin embargo, los resultados del presente estudio muestran que en los grupos de atletas masculinos, los nadadores y competidores de artes marciales presentaron una mayor sensibilidad táctil sin significación estadística que el grupo control. El resto de los atletas mostró una menor sensibilidad táctil, mientras se observaron diferencias estadísticas significativas entre los atletas de deportes acuáticos, juegos colectivos y los sujetos del grupo control.

En el grupo femenino se obtuvieron resultados similares. Las nadadoras y las competidoras de artes marciales mostraron una mayor sensibilidad táctil sin significación estadística que los sujetos del grupo control. Las otras atletas mostraron menor sensibilidad táctil, con diferencias estadísticas significativas entre las atletas de deportes acuáticos, campo y pista, juegos de equipo y el grupo control.

La sensibilidad táctil es un rasgo genéticamente condicionado. Sin embargo, puede modificarse en gran medida por diferentes factores medioambientales, entre los que se encuentran variadas actividades físicas características de diferentes deportes. La capa más superficial de la piel, llamada stratum corneum o capa córnea, está compuesta por células muertas y exfoliadas. El número de capas de estas células, que determinan el grosor de la cutícula, varía (100 a 200 en piel gruesa; 2 a 5 en piel delgada) y depende de las fuerzas de presión mecánica y las fricciones a las que está expuesta la piel. Así, el tipo de actividad deportiva puede modificar el espesor de la epidermis.

Sobre la base de los resultados del presente estudio se puede concluir que los cambios en el espesor de la epidermis pueden ser una causa de variabilidad del umbral de sensibilidad táctil observado en los atletas que practican varias modalidades deportivas. Por otra parte, Osinski [19] pone énfasis en las acciones intencionales del entrenamiento deportivo dirigidas a mitigar sensaciones corporales desagradables, provocadas principalmente por factores mecánicos como percepciones de tacto, presiones, fricciones, rasguños o golpes suaves. Para lograr un entrenamiento eficaz es muy importante ducharse con frecuencia, frotar el cuerpo con toallas húmedas y secas, y someterse a masajes.

CONCLUSIONES

1. La actividad física en varios deportes es una causa de la variabilidad del umbral de sensibilidad táctil en los atletas.

2. La mayor sensibilidad táctil en los grupos de sujetos del estudio, independientemente del sexo, se manifestó en los nadadores, y el menor en los atletas de deportes acuáticos.

3. Los deportistas que exponen constantemente la punta de los dedos a presiones y fricciones mecánicas mostraron menor sensibilidad táctil que los sujetos del grupo control.

4. Los nadadores presentaron mayor sensibilidad táctil que los sujetos del grupo control.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1-Raczek J., Mynarski W., Ljach W., Teoretyczno-empiryczne podstawy ksztaltowania i diagnozowania koordynacyjnych zdolnosci motorycznych [in Polish] (A Theoretical and empirical bases for developing and diagnosing coordination motor habilities) . AWF Katowice 1998.

2-Starosta W., Aniol-Strzyzewska K., Fostiak D., Jablonowska  E. Krzesinski S.,Pawlowa-Starosta T., Pecision of kinesthetic Sensation –element of diagnosis of advanced competitors. Biol Sport. 1989, 6(3), 265-271.

3-Starosta  W.,Stronczynski W., Variability of the level of kinesthesia in mastering sports technique processes (based on the example of soccer) Stud Phys Cult Tourism. 1998, 5, 77-88.

4- Lejeune L., Anderson D., Leroy D., Thouvarecq R., Jouen F., Kinesthetic perception of the vertical as a function of sport experience. Res Q Exerc Sport, 2004, 75(4), 440-446.

5-Levin S., Pearsall G., Rudermann R. J., Von Frey’s method of measuring pressure sensibility in the hand: an engineering analysis of the Semmes-Weinstein Pressure Aesthesiometer. J Hand Surg, 1978, 3(3), 211-216.

6-Thornbury J. M., Mistretta C. M., Tactile sensitivity as function of age. J Geronto,  1981, 36(1), 34-39.

7-Gescheider G. A., Bolanowski S. J., Hall K. L., Hoffman K. E., Verrillo R. T., The effects of aging on information processing Channels in the sense of touch: I. Absolute sensitivity. Somatosens Mot Res, 1994, 11(4), 345-357.

8-Desrosiers J., Hebert R., Bravo G., Dutil E., Hand sensibility of healthy older people. J Am Geriatr Soc, 1996, 44(8), 974-978.

9-Verrillo R.T., Bolanowski S. J., Gescheider G. A., Effect of aging on the subjective magnitude of vibration. Somatosens Mot Res, 2002, 19(3), 238-245.

10-Kozlowska A., Studying tactile sensitivity- population approach. Prz Antrop, 1998, 61, 3-30.

11-Kenshalo D.R., Somesthetic Sensitivity in Young and Elderly Humans. J Geronto, 1986, 41(6), 732-742.

12-Weinstein S., Intensive and extensive aspects of tactile sensitivity as a function of body, part, sex and laterality. In: Kenshalo D.R. (ed.), The Skin Senses. Charles C. Thomas Publisher Springfield 1968, 195-222.

13-Czajkowski Z., Pierwszy etap szkolenia sportowego [in Polish] (The first stage of sports training). ZSKF, Katowice, 1995.

14-Czabanski B., Wybrane zagadnienia uczenia i nauczania techniki sportowej [in Polish] (Selected issues in learning and teaching sports technique). AWF, Wroclaw 1991.

15-  Marsden C.D., Merton P.A., Morton H.B., The sensory mechanism of servo action in human muscle. J Physiol, 1997, 265(2), 521-535.

16-Dellon E. S., Keller K., Moratz V., Dellon A. L., The relationships between skin hardness, pressure perception and two-point discrimination in the fingertip. J Hand Surg, 1995, 20(1), 44-48.

17-Gescheider G.A., Thorpe J.M., Goodarz J., Bolanowski S. J., The effects of skin temperatura on the detection and discrimination of tactile stimulation. Somatosens Mot Res, 1997, 14(3), 181-188.

18-Verrillo R.T., Bolanowski S.J., Checkosky Ch.M., Meglone F.P., Effects of hydration on tactile sensation. Somatosens Mot Res, 1998, 15(2), 93-109.

19-Osinski W., Zarys teorii wychowania fizycznego [in Polish] (Outline of the theory of physical education). AWF, Poznan 2002.