Palabras clave: LIDERAZGO/ ENTRENADOR/ NATACION SINCRONIZADA/ CATEGORIA COMPETITIVA

Título: Relación entre el estilo de liderazgo del entrenador y el rendimiento en la natación sincronizada

Título Original: Relation between Coaches Leadership Style and Performance in Synchronous Swimming

Autores: Ardua Martín, Carmen1; Márquez, Sara1

1 Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Universidad de León, 24071 León, España

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.; Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Traductor: Marialina Pérez Alvarez

Fuente: Fitness and Performance Journal, Rio de Janeiro, nov/dic 2007; 6 (6): 394-397, ref. 16, Colégio Brasileiro de Actividade Física, Saúde e Esporte (COBRASE)

Resumen: Introducción: Obtener el éxito deportivo depende de muchos factores, uno de ellos es el tipo de liderazgo del entrenador. Este estudio persigue conocer los estilos de liderazgo que desempeñan los entrenadores de natación sincronizada, analizando la relación entre este estilo y el rendimiento de las nadadoras. Métodos: Participaron 102 nadadoras españolas pertenecientes a las categorías infantil, juvenil y absoluta. Se aplicó la Escala de Liderazgo para Deportes (LSS). Resultados: Los datos obtenidos indican que en todas las categorías las deportistas de mayor rendimiento muestran un estilo de liderazgo relacionado con una mayor autoridad y capacidad para tomar decisiones independientes, mientras que los aspectos relacionados con la formación e instrucción de habilidades predominan en la categoría infantil. Discusión: Nuestros resultados parecen confirmar la importancia de determinadas características de liderazgo de las entrenadoras para un adecuado rendimiento en la natación sincronizada.

 

INTRODUCCION

El liderazgo es uno de los fenómenos más estudiados por la psicología social y uno de los menos comprendidos por su gran complejidad. Existen múltiples definiciones, pero en términos generales se puede definir como la capacidad de las personas para influir en el comportamiento de los individuos y los grupos para lograr sus objetivos1.

Esta "capacidad" puede basarse en varios aspectos. Uno de ellos debe ser, de acuerdo con la teoría de la percepción, la personalidad o la capacidad del entrenador, aunque poseer cierto conocimiento no necesariamente supone un liderazgo efectivo. Otro aspecto puede ser el enfoque perceptivo y compartamental o una interacción entre ambos, lo que da lugar al enfoque interactivo.

Dentro de este enfoque interactivo se encuentra el modelo multidimensional que se basa en el primero, pero añade nuevos factores (la personalidad del líder y de los componentes del grupo, el tipo de tarea y el medio ambiente). Este modelo se creó para situaciones deportivas y defiende que las conductas de liderazgo se pueden medir de acuerdo con numerosas dimensiones, atendiendo principalmente al rendimiento y la satisfacción del deportista 3,4.

El modelo de Chelladurai considera una serie de inconstantes: características de la situación, especialmente en cuanto a la tarea;  características del líder, aspectos que puedan influir en el comportamiento; características de los subordinados, capacidad, inteligencia, motivación; comportamiento esperado del líder, de acuerdo con el tipo de situación que enfrenta; comportamiento real, conducta que desarrolla el líder sin tener en cuenta a los subordinados o la situación; comportamientos favoritos, conducta que esperada del líder; desempeño y satisfacción, los dos consecuencias a alcanzar en toda la actividad deportiva de un equipo.

Para evaluar este modelo teórico en el deporte, Chelladurai y Saleh5 crearon la Escala de Liderazgo del Deporte (LSS), teniendo en cuenta que en este contexto se hace necesario un instrumento específico dadas las características peculiares de los equipos. Desde entonces, la LSS fue el cuestionario más utilizado para el estudio del liderazgo en el deporte6,7 y se tradujo a diferentes idiomas; existe una versión en español desarrollada por Curly y col8 para el tenis.

La natación sincronizada es una disciplina derivada de la natación y consiste en una especie de ballet acuático donde los concursantes (casi siempre mujeres) llevan a cabo una coreografía flotante y hacen exhibiciones de acrobáticas guiadas fundamentalmente por la música. La natación sincronizada es un deporte olímpico desde 1984; sin embargo, hay pocos estudios en la literatura referidos a los aspectos psico-sociales de este deporte.

En nuestro estudio hemos seguido el modelo de Chelladurai, utilizando la LSS para analizar la posible relación entre el estilo de liderazgo del entrenador y el rendimiento de las nadadoras pertenecientes a las diferentes categorías de la natación sincronizada.

 

MÉTODO

Participantes y Procedimiento

En el estudio participaron 102 nadadoras españolas, 56 de infantil categoría, 31 de categoría juvenil y 15 de categoría absoluta con edades comprendidas entre 12 y 21 años.  

Participaron en total nueve clubes de diferentes niveles contactados por correo postal, teléfono y correo electrónico. Algunos con un largo historial de grandes resultados y otros de pequeña trayectoria que dedican poco tiempo a la competencia.

 

INSTRUMENTOS
Se utilizó la versión española de la Escala de Liderazgo del Deporte (LSS)5 que consta de 40 elementos en los que los sujetos identifican varios aspectos del estilo de liderazgo de sus entrenadores, valorados de 1 a 5 en escala de Likert.

El cuestionario fue traducido al español y adaptado para el tenis por Crespo y col8. En la presente investigación se utilizó la versión mencionada, haciendo las modificaciones necesarias para adaptarla a las nadadoras. El estudio de las propiedades psicométricas puso de manifiesto que se mantuvo la estructura original de los cinco factores (formación e instrucción, conducta democrática, conducta autocrática, apoyo social y retroalimentación positiva); lo cual explicó el 43,1% de la varianza y cuyos valores alfa de Crombach variaron entre 0,56 y 0,77. Las nadadoras también respondieron un cuestionario sociodemográfico.

Al  pedir a los entrenadores que valoraran el rendimiento de sus deportistas en una escala de 1 a 10, estos consideraron a las nadadoras que participan en campeonatos internacionales o que alcanzaron una puntuación superior a 7 de alto nivel por su desempeño (grupo A); al resto lo catalogaron de bajo nivel (Grupo B). El grupo A estaba compuesto por 24 nadadoras de categoría infantil, 12 de categoría juvenil y 10 de categoría absoluta. El grupo B estaba formado por 32 nadadoras de categoría infantil, 19 juvenil y 5 absoluta.

 

Análisis de datos  

Para los análisis de datos se utilizó el paquete estadístico SPSS versión 13,0 para Windows (SPSS Inc., Chicago, IL).

La significación estadística de las diferencias existentes entre los parámetros se estudió mediante un análisis de la relación varianza/invariancia. Al detectar diferencias significativas, se aplicó la prueba de Turkey. Se consideraron niveles de significación los de p<0,05.

 

RESULTADOS
La comparación en función de la categoría de edad de las nadadoras mostró que las características de liderazgo con mayor puntuación en las categorías infantil y juvenil son la formación, la instrucción y la retroalimentación positiva, mostrando diferencias significativas entre las categorías infantil y absoluta en ambas sub-escalas. El apoyo social y la conducta democrática manifiestan un comportamiento inverso. En estos factores se obtuvo una puntuación superior en la categoría absoluta (Ilustración 1).

La comparación de las diferentes sub-escalas de LSS entre los niveles de rendimiento (Tabla 1) aparece que en las tres categorías del grupo A la mayor puntuación se alcanzó en la conducta autocrática del entrenador en comparación con el grupo B; mientras que la conducta democrática persigue un comportamiento inverso. La sub-escala de formación e instrucción muestra mayor puntuación en el grupo A para la categoría infantil, y se invierte esta situación en las categorías juvenil y absoluta.

 

Ilustración 1. Niveles de puntuación en las diferentes sub-escalas de LSS en función de la categoría (* p< 0,05 con respecto a la categoría infantil)

 

 

 

DISCUSIÓN
El modelo multidimensional de Chelladurai3,4 se basa en la idea de que el grado de coherencia entre los tres aspectos necesarios para la conducta del líder (requerida, real y favorita) es la condición fundamental y se relaciona de manera positiva con el rendimiento y la satisfacción de los miembros del grupo. Es decir, el entrenador tiene que tratar de adaptar su conducta real de liderazgo a las preferencias de los deportistas y las demandas de la situación9,10.

En las presunciones del modelo anterior se emprendieron varios estudios en la búsqueda de un liderazgo efectivo. De esta manera, se describió que los deportistas prefieren un estilo autocrático en la medida en que aumentan los años de experiencia y el nivel competitivo, produciéndose una disminución en la preferencia por la formación y la instrucción11. De acuerdo con el género, las mujeres parecen inclinarse por ejercer un estilo democrático de liderazgo, aunque en ocasiones no se encontraron diferencias entre los sexos5,12.

En cuanto a la modalidad deportiva, se demostró que en los deportes individuales también existe una preferencia por un estilo democrático, mientras que en los deportes colectivos se manifiesta una mayor inclinación hacia la formación, la instrucción y la retroalimentación positiva13.

Los resultados de nuestro estudio indican que la formación, la instrucción y la retroalimentación positiva son aspectos que tienden a alcanzar valoraciones generales superiores, aún si las puntuaciones se reducen notablemente de la categoría infantil a la absoluta, en lo que coincidimos con lo expuesto por Chelladurai y Carron11.

 

Tabla 1. Puntuaciones en las diferentes sub-escalas como la función de la categoría y el rendimiento

 

 

Sin embargo, la coincidencia es sólo parcial, pues según aumenta la categoría competitiva se incrementa la conducta democrática, sin surgir modificaciones importantes en la conducta autocrática. Las altas puntuaciones alcanzadas en la formación e instrucción coinciden con la situación descrita para los practicantes de deportes colectivos 13,14. Aunque la natación sincronizada es un deporte que incluye tres modalidades competitivas: individual, dúos y equipos, es un deporte con un alto grado de interdependencia, lo que justifica este tipo de resultados.

En cualquier categoría, los atletas de mayor rendimiento prefieren un estilo de liderazgo relacionado con una autoridad superior y una capacidad de decisión independiente, mientras que los aspectos relacionados con las habilidades de formación e instrucción ocuparon una posición primaria entre las nadadoras de mejor desempeño en la categoría infantil.

Es difícil establecer con claridad si tales preferencias son las más apropiadas en función del rendimiento y la categoría competitiva, dada la complejidad del fenómeno de liderazgo y el número de factores que intervienen. Según Weinberg y Gould15,  desde el punto de vista práctico y en el caso de los atletas de mayor capacidad, estar bien orientados hacia la tarea sería más efectivo que centrar la relación en el líder. Sin embargo, los deportistas con un nivel inferior de habilidades necesitan líderes más exigentes y centrados en el trabajo.

A pesar de todo esto, el factor situacional también debe tomarse en cuenta, y para algunos autores, en situaciones muy favorables o desfavorables un líder al frente de la actividad sería más eficaz; por el contrario, en condiciones moderadamente favorables la eficacia sería mayor si la dirección se orienta en favor de la relación16.

 

CONCLUSIONES

Aunque nuestros resultados tienen un carácter preliminar, parecen confirmar la importancia de ciertas características de liderazgo del entrenador para un correcto desempeño en la natación sincronizada. Asimismo, evidencian la importancia que puede tener la creación de situaciones de aprendizaje apropiadas por parte de los entrenadores para la adquisición de las habilidades deseadas en las nadadoras. No obstante, es necesario considerar que en un equipo, un miembro que no sea el líder formal (el entrenador) puede ejercer el rol del liderazgo. Por lo tanto, sería necesario también emprender un estudio sobre el papel de los compañeros de equipo para comprender con profundidad el fenómeno del liderazgo en esta especialidad deportiva.

 

REFERNCIAS BIBLIOGRAFICAS

1. Northhouse PG. Leadership: Theory and practice. Thousand Oaks, CA: Sage; 2001.

2. Márquez S. Manual de prácticas de psicología del rendimiento deportivo. León: Universidade de León; 2005.

3. Chelladurai PA contingency model of leadership in athletes. Unpublished doctoral dissertation. University of Waterloo, Canada; 1978.

4. Chelladurai P . Leadership in sports: A review. International J. Sport Psychol. 1990;21:328-54.

5. Chedallurai P, Saleh SD. Dimensions of leader behaviour in sports: development of a leadership scale. J. Sport Psychol. 1980;2:34-45.

6. Sullivan P, Kent A. Coaching efficacy as a predictor of leadership style in intercollegiate athletics. J. Appl. Sport. Psychol. 2003;15:1-11.

7. Cumming SP, Smith RE, Smoll FL. Athlete-perceived coaching behaviors: Relating two measurement traditions. J. Sport Exerc. Psychol. 2006;28:205-9.

8. Crespo M, Balaguer I, Atienza FL. Análisis psicométrico de la versión española de la escala de liderazgo en el deporte de Chelladurai y Salleh en la versión entrenadores. Rev. Psicol. Soc. Apl. 1994;4:5-23.

9. Riemer HA, Chelladurai P. Leadership and satisfaction in athletics. J. Sport Exerc. Psychol. 1995;17:176-93.

10. Loughead TM, Hardy J. An examination of coach and peer leader behaviours in sport. Psychol. Sport Exerc. 2005;6:302-12.

11. Chelladurai P, Carron AV. Athletic maturity and preferred leadership. J. Sport Psychol. 1983;5:371-80.

12. Sherman CA, Fuller R, Speed HD. Gender comparisons of preferred coaching behaviours in Australian sports. J. Sport. Behav. 2000;23:389-406.

13. Terry PC, Howe BL. Coaching preferences of athletes. Can. J. Appl. Sport Sci. 1984;9:188-93.

14. Leal J, da Cunhar R, Evangelho JÁ. A comparação da preferência do estilo de liderança do treinador ideal entre jogadores de futebol e futsal. Lecturas. Ed. Fis. Dep. 2004;76. [accesado em 2007 november 6]. Disponivel em: http://www.efdeportes.com.

15. Weinberg RS, Gould D. Fundamentos de psicología del deporte y el ejercicio físico. Barcelona: Ariel; 1996.

16. Hernández A. Psicología del deporte Vol. 1 Fundamentos. Wanceulen: Sevilla, 2005