Palabras claves: DEPORTES/PEDAGOGIA/TECNOLOGIA

Título: Pedagogía deportiva entre déficit tecnológico y restricción tecnológica

Título Original: Sportpädagogik zwischen Technologiedefizit un Technologieverdikt

Autor(es): Hummel, Albrecht.

Traductor: Publio Cepero Fadraga (SETIDEP)

Fuente: Sportunterricht, Vol.50, 2001,12 p. 361-392. Ilus.

Texto completo:

Un buen conocedor de la escena pedagógica deportiva internacional hablaba hace poco del “camino especial” alemán en el ámbito del desarrollo pedagógico deportivo de la teoría y la investigación. El hecho de sí la denominación de “camino especial” resulta adecuado, es algo que habría que ver ya que los objetivos pedagógicos, ya sea en el deporte escolar, ya sea en el deporte en los clubes, son cada vez más amplios, más abarcadores, más complejos.

 

 

Ya no basta simplemente adquirir capacidades y habilidades o desarrollar una capacidad deportiva concreta, se trata cada vez más de adquirir, con mayor rapidez, una personalidad como un todo en su relación con el medio. Al respecto existe una gran experiencia y es que en la pedagogía los objetivos mientras más solemnes, más pobre se presentan las fundamentaciones de los contenidos y más grande se evidencia la incertidumbre en la esfera de los métodos.

 

Métodos, reglas, técnicas rutinas, es decir todo esto, que se pudiera entender por una “tecnología” de la acción pedagógica deportiva, se han convertido en hijastros de la teoría pedagógica deportiva. En los últimos años se diseminó en la pedagogía deportiva alemana una postura intelectual, que presentó la existencia de reflexiones tecnológicas como algo no científico, no pedagógico. ¡La ideología de las “buenas personas” no permite la tecnología pedagógica!

El fenómeno del déficit de tecnología es percibido por maestras y maestros de educación física y planteado en la mayoría de los casos en el contexto de una proporción insuficiente entre teoría y práctica.

 

Una retirada de la pedagogía deportiva a partir de reflexiones teóricas sobre principios, métodos, reglas y rutinas, es decir de la metodología o de la tecnología deportiva es imprevisible. Pedagogos del deporte que con preocupación llaman la atención acerca de este déficit y las grietas cada vez más grandes entre la teoría y la práctica tienen que someterse a los reproches relativos a que confunden la teoría con la práctica.

 

La teoría y la práctica no constituyen ciertamente una unidad, poseen su propia dignidad y lógica. Reconocer esto significa diferenciar con claridad, sin embargo, el concepto de que la práctica y la ciencia se comportan de forma autónoma y que no se prolongan ya más de forma conciliadora.

 

La generación y cuidado del conocimiento de la profesión del maestro de educación física y el entrenador debían ser, tanto antes como ahora, tarea básica de la pedagogía deportiva científica, sólo en pro de incrementar la racionalidad del accionar pedagógico-deportivo práctico y no en último lugar incluso mediante la oferta de métodos comprobados.

 

Una pedagogía deportiva desarrollada ha de contar lógicamente con sistemas teóricos, a los que no se les pueden anteponer exigencias relativas a la tecnología y puedan ser en cierta medida por si mismos incapaces desde el punto de vista de la tecnología, incapaces de metodizar.

 

Sólo se ha de reflexionar que una concentración demasiado grande en estas esferas alejadas de las tecnologías contribuye de esta forma a la elevación de las carencias tecnológicas y – esto pesa aún más- el abandono continuado del aspecto pedagógico - tecnológico aumenta muy rápidamente provocando la depreciación y poca valía de las exigencias tecnológicas hasta convertirse en una restricción de tecnología. La impotencia de la tecnología pedagógica producto de su abandono repercute en una carencia de deseos e impotencia de la tecnología pedagógica. Una restricción  tecnológica ampliada conduce a un cuidado carencial del conocimiento de la profesión y produce una contribución rezagada a la falta de profesionalidad de las actividades del maestro de educación física. Pero esto también puede ser visto como una virtud, como una oportunidad de desarrollo: Así pues un filósofo y publicista de Karlsruhe con toda honestidad fomenta una desprofesionalidad de la escuela como institución y el desarrollo de una “didáctica de la atmósfera” abstinente en metodología y contenido a fin de obtener otra vez “el libido cognoscitivo” para la escuela.

 

Revisado y actualizado por. Lic. Mariela C. Z. (10/08/03)