Palabras claves: DEPORTES/ESGRIMA/TACTICA/PSICOLOGIA DEPORTIVA

Título: Variables psicológicas que influyen en la preparación del esgrimista

Autor(es): Lic. Zárate Villa, Mahe;  Lic. Hernández  Gómez,  Yudith

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Texto completo

Resumen

Debido a la importancia que tiene el desarrollo de la preparación táctica en el desempeño exitoso del atleta, pretendemos mostrar a través de este trabajo la influencia que ejercen  algunas variables psicológicas en la calidad de la ejecución táctica, así como,  dichas variables  se relacionan con acciones tácticas frecuentes en los combates de esgrima que requieren del desarrollo de estas cualidades para lograr un mayor por ciento de efectividad. Es por ello que luego de este estudio concluimos que,  la calidad de la acción táctica no solo depende del nivel de preparación físico – técnico que posea el atleta, sino de la preparación integral del deportista donde los procesos psíquicos alcanzan su máxima expresión.

La preparación táctica se ha convertido en un eslabón fundamental de la preparación general del deportista, ésta cobra mayor importancia en el deporte actual ya que actúa como un factor determinante en el rendimiento y aún más en el triunfo deportivo.

 

La  esgrima  como modalidad deportiva se inserta en el desarrollo de la preparación táctica de sus atletas perfeccionando y desarrollando nuevos métodos y procedimientos que le proporcionen al esgrimista un nivel superior de preparación frente a las exigencias crecientes de dicho deporte a nivel mundial. Caracterizando la táctica del esgrimista el eminente psicólogo Puni. A. Z.  (1970) (1) plantea: "En la esgrima no vence el que actúa de una manera rutinaria, sino el que posee la capacidad de aplicar su táctica teniendo presente las acciones del adversario, el que sabe hallar rápidamente una solución correcta al variar sus acciones, el que tiene la capacidad de iniciativa bien desarrollada y puede someter a su férula al contrario, obligándole a actuar de acuerdo con sus intenciones"

 

Las exigencias que plantea este deporte son muy variadas y al igual que son variadas las cualidades que deben desarrollar el deportista en el proceso de preparación, el desarrollo del comportamiento táctico como exigencia fundamental de este deporte depende de diferentes habilidades que le permitan en una brevedad de tiempo lograr una percepción adecuada de la situación del combate, brindar una solución rápida en dependencia de la calidad de los proceso mentales y el volumen de conocimientos tácticos,  así como el desarrollo de habilidades y hábitos que le permitan la ejecución efectiva en condiciones de máxima velocidad.

 

Una de las habilidades que influye en la efectividad de las acciones tácticas y caracteriza el comportamiento de muchos atletas es el tiempo de reacción, en este sentido plantean Keler y Tyshler  (1984) (2) "Las acciones de los esgrimistas constituyen el sistema más complejo de reacciones organizadas, producidas por la mayor integración cortical. El éxito en el combate de la esgrima depende del grado de perfeccionamiento de las acciones especializadas   del deportista y su correspondencia con la situación de duelo ha desarrollar".

 

El comportamiento técnico - táctico en combate del esgrimista de alto rendimiento indica el desarrollo de sus habilidades de reacción, el análisis de los índices de tiempo de reacción permiten determinar las particularidades individuales del atleta y elaborar en correspondencia de estas reacciones su preparación táctica.

 

La velocidad, unida a las percepciones visuales y las sensaciones musculares y motoras, constituyen las percepciones especializadas o las llamadas también cualidades especiales, entre las que se destacan "el sentido de la distancia", "el sentido del tiempo" y "el sentido del arma". Los combates de la esgrima en la actualidad demandan del deportista un continuo cambio  de las interrelaciones de distancia y tiempo no solo del propio atleta, sino además del arma, así como la correcta percepción y la adecuada capacidad de anticipar las acciones en tiempo y espacio,  que le permitan conocer el comienzo de las acciones de los adversarios,  así como el comienzo de las acciones propias.

 

El esgrimista debe desarrollar dichas percepciones visuales y motoras,  ya que en el combate debe conocer a través de las expresiones y movimientos del contrario cuáles son sus verdaderas intenciones, la percepción de distancia le permite además mantener la separación adecuada sobre todo cuando existen en el asalto los momentos de mayor desplazamiento, las sensaciones motoras determinan la precisión en la ejecución así como los movimientos que se realizan en la pista durante el combate, en este sentido el desarrollo de la coordinación del atleta juega un papel fundamental en la sincronización de pies y manos que influyen no solo en  la técnica sino que además pueden provocar especialmente en el comienzo del combate errores que pueden ser aprovechados por el contrario, como una incorrecta extensión del brazo lo que perjudica la posibilidad de una riposta o la prioridad del ataque.

 

El pensamiento táctico constituye un elemento esencial en el desempeño táctico y Vidaurreta  (1992) (3) lo define:  "Como proceso psicológico,  el pensamiento táctico es un reflejo de la realidad objetiva, condicionado por sus particularidades y sustentado por el nivel de conocimientos teóricos que el jugador posea, así como por el dominio técnico de los elementos y acciones del juego, que posibiliten la puesta en práctica de los hábitos motores complejos que conforman la respuesta motriz, la cual evidencia la solución mental dada al problema en cuestión".

 

La esgrima como modalidad deportiva  demanda un desarrollo elevado del pensamiento táctico no solo por la amplia diversidad de acciones técnico - tácticas, sino por que además estas transcurren en condiciones limitadas de tiempo donde el atleta debe ser capaz de realizar operaciones de análisis, síntesis y deducción en situaciones cambiantes de la actividad, la calidad del pensamiento táctico depende de la rapidez con que se encuentre la solución adecuada a una situación dada, todo esto está condicionado por los conocimientos y experiencias tácticas del deportista; es por ello que el atleta debe disponer de sólidos conocimientos actualizables en función de las alternativas concretas que se presenten en el asalto.

 

Todo esto requiere de una adecuada movilidad de los procesos nerviosos, debido a  la necesidad de cambios constantes de acciones durante el combate; por esto se plantea que el sistema nervioso del atleta debe ser fuerte, equilibrado y móvil. Lo expuesto acerca de la complejidad de dicha actividad deportiva implica un desarrollo elevado de la capacidad intelectual. En este sentido Cruz (1990) (4) justifica dicho planteamiento  señalando "El esgrimista debe poseer una mente ágil y perceptiva, capaz en igual medida de analizar y sintetizar, de apreciar la situación, de distinguir lo principal, lo fundamental y de desechar lo que no tiene importancia; capaz de comprender, comparar y combinar razonablemente los datos psicofísicos con sus posibilidades técnicas y de orientarlas en el combate  para conquistar la victoria".

 

Otra variable que influye en la calidad de las ejecuciones tácticas durante los asaltos es la concentración de la atención, esta  le permite al atleta poder orientar su atención hacia los estímulos relevantes, sobre sus propias acciones y del contrario; de esta cualidad depende además la calidad de las acciones simultáneas y la velocidad inicial de los ataques así como de la reacción ante la preparación del adversario, el cambio de la atención de una acción por otra, la distribución de su atención hacia un elemento u otro de los componentes de una acción ya sea posición del arma, distancia, etc. y la estabilidad, permitiendo mantener la calidad de su accionar fundamentalmente en combates de mayor duración, por lo tanto podemos decir que muchas veces la solución de la tarea depende de la calidad de la concentración de la atención que muestre el atleta a la hora de ejecutar una acción táctica

 

Una variable psicológica que está presente en el comportamiento táctico de los deportistas es las emociones, esta cualidad influye en la manera que el atleta se implica en la actividad deportiva, y en la forma que moviliza su conducta en función de los objetivos propuestos. Es en competencia donde alcanza el máximo de su exigencia psicológica, donde el desempeño táctico depende de las particularidades psicológicas de cada atleta y el nivel de desarrollo de sus cualidades emotivas, como la seguridad en su conducta, el control de su excitación, el elevado dominio de sí, permitiendo funcionar al máximo de sus esfuerzos en los momentos decisivos. El esgrimista durante el transcurso de su vida deportiva se encuentra inmerso en situaciones de alta tensión emocional especialmente en momentos decisivos donde un toque define una clasificación o medalla, es en estos momentos donde el atleta necesita de la capacidad de tomar decisiones efectivas con  la firmeza y la seguridad en la ejecución de la acción  táctica adecuada que lo lleve al logro de la meta deseada.

 

Inseparablemente a esto y al rendimiento deportivo se encuentra la los aspectos volitivos, el esgrimista debe poseer un buen desarrollo de las cualidades volitivas que le permitan la perseverancia, superación de sus dificultades y de sus contrarios, trazándose metas concretas en entrenamiento y competencia realizando el máximo de esfuerzo por alcanzarlo. La voluntad de alcanzar en todo momento la victoria se debe expresar en el esgrimista fundamentalmente durante los días que dura una competencia y en los momentos oportunos donde la rapidez y precisión en la ejecución son decisivas, fundamentalmente en la toma de iniciativa sobre el contrario en una acción determinada  la cual depende del desarrollo que hayan alcanzado dichas cualidades en el atleta.

 

Además de lo planteado anteriormente el deportista en el desarrollo de su preparación necesita de una fuerte motivación como aspecto a tener en cuenta en el desarrollo táctico, que se manifiesta fundamentalmente en su actitud consecuente para lograr al máximo sus objetivos en la planificación de metas vinculadas a la superación  de los errores, y el aprovechamiento de los entrenamientos para lograr un buen desempeño en competencia.

 

De esta manera podemos concluir utilizando una reflexión de Vidaurreta (1992) (5) donde caracteriza dicho proceso planteando "El cumplimiento de las tareas planeadas en términos tácticos, es un proceso intelectual, emocional y volitivo que debe tener en su base una concentración estable y alto grado de desarrollo de la independencia y la iniciativa creadora".

 

 

Bibliografía Citada

 

1.    Cruz, L. Un criterio para la selección de talentos. Tesis de Doctorado. Universidad de La Habana,1990. Fondo nacional de manuscritos científico-técnicos. Resolución 60-92. ACC-IDICT-BNCT.

 

2.      Keler,V. y Tyshler, D. El entrenamiento de los esgrimistas. Editorial Científico-Técnica. .Ciudad de La Habana, 1984.

 

3.       Puni, Z. A. Ensayos de psicología del deporte. La Habana, 1970.

 

4.        Vidaurreta, L. Aspectos psicológicos de la preparación táctica. Trabajo presentado en CopaMedi. La Habana, 1992.

 

 

Bibliografía Consultada

 

1.  Hernández, I. Valoración de variables psicológicas en el desempeño técnico-táctico de judokas del alto       rendimiento. Rodríguez, I. Tutor   Trabajo de Diploma. ISCF, 1999.

 

2.   Mahlo, F. La acción táctica en el juego. Editorial Pueblo y Educación La Habana,1985.

 

3.   Méndez, A. El Pensamiento táctico en el Judo: Un proceso generado desde la etapa inicial mediante el juego. Revista Digital. Buenos Aires, 1998.

 

4.   Rivero, S.  y. Rodríguez. Aspectos psicológicos de la esgrima. Congreso Internacional de Medicina Deportiva. La Habana, 1996.

 

5.   Rivero, S.  y. Rodríguez, I. Aspectos psicológicos de la esgrima. Congreso Internacional de Medicina Deportiva. La Habana, 1996.

 

6.   Tyshler, D. A. y Midler M.P. La preparación psicológica del esgrimista. Editorial ORBE. Ciudad de La Habana,1980.

 

7.   Ucha, F. Factores psicológicos implicados en la táctica del tenis de campo. Revista Digital. Buenos Aires, 2001.

 

8.   El sistema de componentes de la preparación del deportista: buscando el superatleta. Rev. del ISCF.

 

 

Datos

Lic. Mahe Zárate Villa. Psicóloga. Especialista en psicología deportiva.

Dirección: Calle A # 107 % Manhattan y Avenida de los Apóstoles  Los Pinos. Arroyo Naranjo. C. de la Habana. Cuba.

Lic. Yudith  Hernández  Gómez. Psicóloga. Aspirante a investigador.

Dirección: Avenida 49 # 11823  %  118 y 120. Marianao. C. de la Habana. Cuba

 

Revisado y actualizado por: Lic. Mariela C. Z (06/03/03)