Palabras claves: DEPORTES DE COMBATE/JUDO/TACTICA/TECNICA

Título: Gonosen waza

Autor(es): Dr. C. José Silvio Jiménez Amaro. Profesor de Judo del ISCF “Manuel Fajardo”

Texto completo:

Se define como contraataque la acción de pasar bruscamente de la defensiva a la ofensiva. La acción de contraatacar implica realización de esfuerzos dinámicos, inversión de trabajo muscular contrapuesto, utilización de tiempos cortos (mínimo) y máxima potencia en cada ejecución.

 

Recordemos la estructura del movimiento en Judo para enfocar nuestro tema, la cual se compone de:

a)-Parte preparatoria                              -Postura

(Kuzushi y Tsukuri)                              -Agarre

-Desplazamiento

b)-Parte Principal                                        -Momento

(Kake) -Desequilibrio

-Ataque

c)-Parte Final                                                -Proyección

(Kake con el Nage)

Estas partes nos permiten agrupar los contraataques de la siguiente forma:

  1. Contraataque en la parte preparatoria.

  2. Contraataque en la parte principal.

Momentos y oportunidades de realizar Contraataque.

Toda la problemática se resuelve teniendo en cuenta como elemento fundamental la estructura señalada. En la parte la parte preparatoria de un ataque el ejecutante parte de una posición estática o de desplazamiento y ejecuta la postura o posición para el ataque, esta implica realizar movimientos corporales sucesivos hasta llegar a dicha posición de ataque.

 

E la parte principal se realizan los esfuerzos mayores, creadores de fuerzas que serán aplicadas al oponente, las cuales pretenden lanzarlo contra el tatami.

De esas acciones se derivan los contraataques. Considerando la forma de ejecución de los desplazamientos y fuerzas del ejecutante, dicha formas de contraataque son:

 

a)-Contraataque en la parte preparatoria de la técnica aplicada.

 

  1. Cuando el oponente va a iniciar su ataque, pero no ha comenzado a desplazarse.

  2. Cuando el ejecutante ya se está desplazando.

 

b)-Contraataque en la parte principal de la técnica aplicada.

  1. Cuando el ejecutante está en posición de ataque.

  2. Cuando el ejecutante comienza a retirarse de la posición de ataque (después que hemos resistido el asalto).

  3. Cuando el ejecutante concluye su retiro.

 

Formas de contraataque.

 

De acuerdo con la esencia estructural del movimiento Judo, cualquier técnica puede ser contraatacada de dos formas:

 

  1. Kaeshi Waza: (Contraataque con técnica diferentes).

  2. Hankogeki Waza: (Contraataque con igual técnica).

 

En el Hankogeki Waza se presenta la forma de contraataque clásica, o sea, contraatacar una técnica con esa misma técnica.

Ejemplo:

 

Osoto Gari----------Osoto Gari

En el Kaeshi Waza se presenta la forma de contraatacar una técnica con otra u otra diferentes de ella.

 

Ejemplo:

 

Uchi Mata-------------Kosoto Gake

 

Condiciones que requiere el contraataque.

  1. Postura del oponente en el ataque: Ai-Yotsu y Kenka-Yotsu; así como se nos presenta también teniendo presente los elementos que relacionan el lugar donde cae el centro de gravedad del oponente. Cuando realiza un ataque en los siguientes casos generales.

 

a)-Cuando tiene los parejos.

 

b)-Cuando tiene el pie derecho delante y el izquierdo detrás o viceversa.

 

c)-Cuando está apoyado sobre un solo pie.

 

2 Altura del centro de gravedad del oponente.

 

a)-Cuando tiene el cuerpo en posición normal.

 

b)-Cuando tiene el cuerpo con flexión de piernas.

Acerca de la enseñanza de los contraataques:

 

La enseñanza de los contraataques resulta esencial en los deportes de combates y especialmente, en la lucha cuerpo a cuerpo. Su metodología se establece partiendo de la estructura de la técnica planteada (que se contraatacará) siendo necesario conocer de ella los elementos siguientes:

 

a)-Estructura y partes de la misma.

 

b)-Fuerzas actuantes.

 

c)-Fundamento de su ejecución en combate.

 

d)-Ángulos de ataque.

 

e)-Posición del centro de gravedad del oponente.

 

f)-Tiempo que dura la ejecución.

 

En estos elementos radica la esencia de este ataque, conociéndolos y sabiendo cómo y por que se destruyen; conjuntamente con las sistemáticas repeticiones que necesita la automatización del modo de contraataque, se puede, en un momento determinado, pasar de la defensiva a la ofensiva y batir al oponente.

 

La explicación detallada, las ilustraciones auxiliares, permiten al deportista la mejor utilización de sus capacidades psíquicas y motoras en pos de la especialización que sobre una agresión debe poseer para contraatacar con gracia y maestría.

 

Recomendamos, a su vez, en la enseñanza de los contraataques, la combinación de la demostración acompañada de la demostración acompañada de la palabra, pues la actividad recíproca del 1ro y 2do sistema de señales produce una mejor captación en el atleta del elemento que se pretende desarrollar, ya que hay dos vías de recordación; la visual y la auditiva.

 

La posibilidad de contraatacar está en dependencia directa del nivel técnico y táctico que se haya alcanzado durante las sesiones de trabajo, y del enfoque pedagógico y psicológico de este elemento por parte del profesor o entrenador. El tiempo de ejecución de un contraataque debe ser menor que la reacción motora del oponente y, lógicamente, tener menos cambios de postura, lo cual es importante en la orientación pedagógica, así como argumento sólido para motivar al alumno.

 

Repetir el estudio teórico y práctico del contraataque hasta convertirlo en un elemento propio del aparato dinámico competitivo del atleta, es por todo lo señalado, de gran importancia en el deporte de combate.

 

Conclusiones:

 

El método utilizado ha aportado lo siguiente:

 

1.-Que toda técnica tiene contraataques que están dentro de la estructura que ésta presente.

 

  1. Que será menos peligroso contraatacar una técnica en la parte preparatoria que en la parte principal.

  2. Que la posibilidad de ejecutar contraataque lleva implícita una defensa o una esquiva antes que las acciones motoras propias del contraataque.

  3. Que la destrucción del ataque del oponente radica en la actuación directa sobre las fuerzas de éste o sobre los puntos de aplicación de dicha fuerza en el agredido.

  4. Que será menos peligroso contraatacar  una técnica en la parte preparatoria de está que en la principal, pues el tiempo restante disponible para realizar las acciones motoras del contraataque será mucho menor que la parte principal de la técnica que se pretende contraatacar.

  5. Que será muy objetivo dirigir el contraataque a la base de sustentación del oponente y más objetivo será cuando se encuentre apoyado en un solo pie.

  6. Que se debe mejorar la velocidad en el contraataque, ya esta en razón inversa a la efectividad de la técnica usada para contraatacar.

  7. Que en los contraataques no angulares, la cantidad de esfuerzo del sujeto será mucho menor que en los angulares, pues que las líneas de acción de los esfuerzos de ambos provocan un impulso resultante que depende, en su sentido, de la intensidad de las fuerzas de ambos sujetos.

 

Revisado y actualizado por: Lic. M. del Castillo Zayas (28/06/04)