Palabras claves: DEPORTES CON PELOTA/VOLEIBOL/REGLAS/ENTRENAMIENTO DEPORTIVO

Título: Criterios actuales sobre los jugadores universales (llamados también receptores o auxiliares), 2000

Autor(es): Morales González, Justo

Fuente: Morales González, Justo. Criterios actuales sobre los jugadores universales (llamados también receptores o auxiliares) [en línea] 2000. Consultado el 21/01/03 http://www.metrovoley.org.ar/tecnica19.htm

Texto completo:

  • Durante el ciclo olímpico 1996-2000 ocurrieron cambios en las reglas del Voleibol que influyeron directamente en la transformación de la forma de juego inclusive en la estructura o nominación de los atletas en las diferentes selecciones en el alto rendimiento y estas experiencias pasarán rápidamente a los niveles inferiores.

  • Hasta el momento las primeras reflexiones no aparecen en la literatura por el carácter "tan fresco" de estas novedades del Juego.

  • Desde diciembre del 1999 se acepta la regla del saque la cual el balón puede tocar la red y no ser valorado como falta.

  • Con anterioridad existió un promedio de (3 a 4) tres a cuatro jugadores por equipo que realizaban el saque "saltando con fuerza", también se había desarrollado el floating con salto y en estos momentos se hace común, que los jugadores combinan ambos. En la actualidad se elevó el promedio de 4 a 6 jugadores que realizan el Saque saltando con fuerza y a la vez lo combinan.

     

  • Conjuntamente a esta evolución, el recibo o la recepción, también por necesidad venía transformándose técnicamente como respuesta a la influencia del saque y por ende se fue variando la manera o formas de "combinar" en el ataque y no extinguirse las combinaciones como algunos superficialmente plantearon.

  • De inicio el efecto de la potencia (velocidad) del saque exigió mayor número de participantes a la recepción e inclusive de cierta diferenciación de la técnica del recibo con respecto al floating clásico. De igual forma la táctica en la recepción también varió.

Estadísticamente, se fue reflejando que el nivel de "exactitud" de la recepción idónea (evaluado de +) fue disminuyendo y de un rango de 62% al 75% bajó éste al 55% al 63% como promedio.

  • Quiere esto decir, (observando en la práctica) el balón por el efecto del saque tiende a quedarse más elevado en el centro del terreno, e inclusive a desviarse con mayor frecuencia hacia la izquierda o derecha, obligando al colocador o pasador a correr más al lado de la red y a "salir" hacia el centro del terreno en buscar del balón. Ej. Ver gráfico.

 

 

 

Por lo anterior expuesto, los pasadores comienzan a "cruzar" el juego, es decir los balones cargados hacia la zona 4 son pasados hacia atrás y los cargados hacia la 2 son pasados hacia delante con el fin de mover a los centrales contrarios.

  • De igual forma el balón cuando queda en el centro del terreno, el pasador debe salir del lado de la red de aquí, que se incrementa el mayor número de pares a los extremos y aumenta así el mayor número de ataques sobre la posición 4 y 2 o por la zona zaquera No.1

 

  • Se vierte de hecho que el entrenamiento de la técnica y la táctica del colocador también sufre su variación y por tanto a la hora de entrenar hay que tenerlo en cuenta.

  • ¿Qué originó en menos de dos años y que se observa aceleradamente en la actualidad?.

Que los atacadores o jugadores con la función de receptores, y el conocido como cruzado o de punta, se le aumentará la responsabilidad en el ataque, por el incremento de la frecuencia del pase a la posición 4 fundamentalmente, de igual forma se incrementa por el lado contrario la organización y formación del doble y triple bloqueo.

Esta situación influyó en la elevación de la estatura de estos "auxiliares" o receptores en los últimos años de 1.93 a 1.98 y 2.05 como promedio. También se le incrementa a este jugador la necesidad y posibilidad de atacar por la posición zaguera fundamentalmente la posición 6, combinando esta acción con el jugador central delantero. (Surge una nueva variante de combinación, potente y con mucho éxito cuando se realiza cumpliendo con las exigencias del juego).

  • ¿Qué conclusión obtenemos de estas reflexiones sobre la actual exigencia en el juego que tienen estos receptores?.

Que el jugador receptor que antes teníamos condicionado a que su máxima responsabilidad era el recibo o recepción, en la actualidad con la ayuda del líbero, el peso de su eficacia y eficiencia la distribuye en la recepción, ataque e inclusive en el bloqueo, ya que de hecho por jugar mayormente en la zona 4 debe bloquear con más frecuencia al zaguero contrario que le viene de frente con gran frecuencia.

  • Sumando los criterios anteriores se sugieren dos aspectos esenciales.

  • Que la forma de entrenar a estos receptores hoy día debe ser acorde a las exigencias del propio juego.

  • Que la selección de estos jugadores, debe realizarse más refinada, se necesita un hombre no sólo con mayor talla, sino con mayor destreza y desarrollo de sus cualidades volitivas, porque el peso del juego recae mayormente sobre ellos.

  • Derivó de esto una forma nueva de combinar las acciones de ataque (variaron las combinaciones). Se acentúa teóricamente el juego abierto, más claro, pero se incrementan con mucha fuerza las acciones delanteras con las acciones de ataque con los zagueros, por la posición 1 y 6. Esto originó de igual forma que la táctica del bloqueo (en caso contrario) también sufriera sus variaciones,

  • Si observamos los gráficos, que de forma sencilla le exponemos comprenderán mejor nuestro enunciado.

 

En ambos gráficos podemos observar varios aspectos:

  1. Que el receptor debe recibir y atacar de la zaga (en el caso de que está detrás).

  2. Que de acuerdo al tipo de pase del central delantero el debe atacar (en el caso del que juega en la 6) en dirección preferentemente al lugar que señalamos con la flecha.

  3. La acción de ataque zaguera, combinada con la delantera exige al bloqueador central contrario a estar a la expectativa, a quedarse más tiempo en el centro y está obligado a reaccionar más lento al pase y ataque que se ejecute por la posición 4 y 1.

  • Por lo tanto, en la actualidad son muy raros los antiguos cruces o combinaciones de ataque que en un tiempo tuvieron un carácter universal, pero surgieron otras variantes que tomaron un carácter también universal, como podemos observar.

Por esto fue motivado por:

  1. Por las nuevas reglas, (fundamentalmente del saque, donde se puede utilizar todo el ancho del terreno, más las nuevas variantes de éste. Por la fuerza con que se ejecuta.

  2. Por la estatura de los jugadores centrales principalmente que obligan a jugar por los extremos.

  3. Por la nueva estrategia (universalizada) en la línea de bloqueo.

Naturalmente existen sus variantes en las combinaciones de ataque, pero sin perder la actual forma universalizada de hoy día. Aunque esta pudiera ser algo diferente cuando se varía la colocación de los jugadores en los equipos.

  • Si reflexionamos nuevamente sobre lo expuesto podemos considerar que hasta en las formas convencionales de nominación de los atletas ya existen sus variantes.

Ej: Hasta hace dos años atrás más o menos, las nóminas de la mayoría de los equipos eran 2 colocadores, 4 centrales, 4 auxiliares y 2 punteros.

Al surgir el líbero dentro de las nuevas reglas, más las otras a las que hemos hecho referencia, se frecuenta en la mayoría de los equipos nominan 2 colocadores, 3 centrales, 1 líbero, 4 auxiliares y 2 punteros.

  • ¿Dónde está la variante más moderna? Y que sugerimos:

En los auxiliares, donde por todas las razones expuestas estos 4 se pudieran nombrar, nominar y considerar a dos como receptores de fuerza y los otros dos de base, estos últimos con mayor responsabilidad en la recepción junto con el líbero, más acentuarle una responsabilidad especial en el saque "ser excelentes sacadores de cambio". Ej. No.14 de USA, No. 13 de CUBA, etc.

Tenemos ejemplos excelentes de auxiliares o receptores de fuerza, A.Dennis, Gortzen, Lambert, etc. y auxiliares de base o receptores Alain Roca, Nalbert etc., estos junto al líbero se hacen responsables del peso de la eficacia en el recibo de su equipo.

  • Deben quedar bien claros algunos aspectos:

  1. Que creció la responsabilidad ofensiva en los jugadores que consideramos receptores (esencia de este tema).

  2. Que cada entrenador acorde a los atletas con los que cuenta debe realizar su nominación.

  3. Que la forma de entrenar clásica debe responder hoy día a las nuevas exigencias de juego. Fundamentalmente para los receptores o auxiliares y colocadores.

  4. Que el Voleibol actual se enriqueció con las nuevas reglas de nuevas variantes técnicos y tácticos.

  5. Que no se ha dejado a un lado las combinaciones de ataque en el Voleibol, solo que en el juego actual se realizan fundamentalmente de otras formas, aparentemente más simples, pero más precisos con mayor potencia y mayor interrelación de los atacadores delanteros con los zagueros.

  6. Por todo lo expuesto ofrecemos un grupo de ejercicios ordenados con un objetivo especial individual y colectivo, los cuales responden a las exigencias del juego actual y generalmente a los receptores o jugadores universales, (a los cuales nos referimos específicamente en el tema).

  • Los entrenadores no tienen que seguir al pie de la letra estas series de ejercicios que recomendamos, pueden quitar y poner, depende del nivel de juego con que cuentan sus atletas. En este caso las series de ejercicios están dirigidos a un equipo en desarrollo y del primer nivel:

 

RECOMENDACIONES PARA LA SERIE AB, CD

  1. El recibo del saque se realiza desde las diferentes zonas.

  2. Los sacadores utilizan diferentes tipos de saque.

  3. El bloqueo individual se introduce de forma estática aparece en el cuadro B (fase de desarrollo).

  4. Se recomienda imponer tareas luego que se desarrolle el dominio de la ejecución.

  5. Posteriormente se recomienda colocar hombre a la defensa. (Enlazar la colocación de la defensa con relación a la colocación del bloqueo).

 

RECOMENDACIONES PARA LA SERIE E F G H

  • Se incrementa la complejidad, introduciendo posteriormente el ataque en K1, un pase de contraataque (que lo deben realizar, atacadores auxiliares, líberos o atacadores centrales); deberá volver a atacar el auxiliar que recibió (2 ataques continuos).

De esta forma se entrena el recibo, el dominio del pase más los elementos que componen el ejercicio.

  • Puede iniciar estos ejercicios sin y con la presencia del bloqueo estático y luego móvil.

  • Puede introducir la defensa y comenzar o continuar desarrollando el sentido de colocación de ésta con relación a la colocación del bloqueo.

  • Este ejercicio antecede a la serie I J K L. Se puede colocar defensores.

 

RECOMENDACIONES PARA LA SERIE I J K L (CON 2 FORMAS DE INICIO)

  1. Estos ejercicios pueden ser partiendo del bloqueo, continuar la defensa y atacar un pase de contraataque. (Volviendo a los ejercicios E F G H).

  2. Se pueden comenzar recibiendo, si el entrenador lo determina. Así se realiza una acción más del K1 (se sugiere para el ejercicio I J K L). De esta forma se pueden considerar no solamente 4 sino 8 maneras de realizar estos ejercicios patrones.

Se sustituye el entrenador por el atacador (se orienta el ataque moderado sobre el que sale a defender).

Bloqueo individual.

  1. Si el entrenador va observando un buen dominio de las acciones puede incrementar mayor número de recibidores y que de acuerdo al tipo de saque ejecuten el recibo y organicen la línea con 2, 3 ó 4 atletas.

El ataque es zaguero por la 1 y 6 y el tercer ataque es por la 4 diagonal.

 

Se puede partir del bloqueo o del recibo y luego del ataque en K1, bloquear continuamente al zaguero. Posteriormente pueden colocarse otros atletas que realicen un pase de contraataque (vamos enlazando el K1 y el K2.

 


RECOMENDACIONES PARA LA SERIE M N Ñ O

  • Complejo de acciones en las que regularmente el auxiliar debe participar.

  • Puede el auxiliar ejecutar de 4 hasta 6 acciones continuas (las que debe estar preparado para realizar en el juego. Comenzando por el recibo y terminando por realizar un triple bloqueo.

  • Ataque zaguero, de inicio sin bloqueo, luego contra el doble y triple bloqueo. Combinado con la acción del atacador central delantero.

  • Pueden colocar defensores, que motiven el ejercicio. Así como otros auxiliares receptores en el terreno A.

  • Se combinan todas las acciones posibles, partiendo del K1 y K11 (con 4, 5 y 6 jugadores en cada terreno).

El entrenador de acuerdo a la intensidad que le interese puede lanzar 2 ó más pelotas para que continúe la acción.

Debe realizar siempre un control de la eficacia.

 

Con estos ejercicios o series, metodológicamente están dirigidos a ofrecer en la práctica la orientación y dirección del entrenamiento, teniendo en cuenta todas las acciones básicas del juego que normalmente deben realizar los jugadores universales o receptores, así como el nivel de responsabilidad actual dentro del juego que tienen estos atletas.

Recordamos que:

  • El ejercicio que no ofrezca solución a las necesidades del atleta y del equipo, ese ejercicio es nulo.

  • El ejercicio que no despierte interés y convencimiento al atleta de "para qué me esfuerzo" igualmente es un ejercicio nulo.

 

 

Revisado y actualizado por: Lic. Mariela C. Z (05/02/03)