Palabras claves: ENFERMEDAD/ACTIVIDADES/PRACTICA

Titulo: MEDICINA SUBACUATICA

Texto completo:

Enfermedad descompresiva

Los buceadores y los trabajadores en ambientes hiperbáricos necesitan realizar, dependiendo del tiempo de permanencia en estos ambientes y de la mezcla respiratoria empleada, unas paradas de descompresión para eliminar el exceso de nitrógeno disuelto en sus tejidos. Cuando por alguna razón no se realiza correctamente la descompresión se producen émbolos de nitrógeno (Ley de Henry) que dependiendo de la localización darán lugar a los síntomas de la enfermedad descompresiva que pueden ser muy variados: desde manifestaciones cutáneas, osteomusculares, hasta patología neurológica medular o central, a veces de muy mal pronóstico.

El único tratamiento médico capaz de resolver estas enfermedades es la oxigenoterapia hiperbárica, junto con el resto de terapéuticas generales. aplicando a los pacientes una serie de tablas específicas de tratamiento con el doble fin de aumentar la eliminación del nitrógeno y la oxigenación de los tejidos hipóxicos .

EL SÍNDROME DE SOBREPRESIÓN PULMONAR

Un ascenso brusco de la profundidad de trabajo del buceador con una defectuosa maniobra de escape libre, puede producir el llamado Síndrome de Sobrepresión Pulmonar, que se caracteriza por una hiperpresión intratorácica que puede acompañarse de la rotura del parénquima pulmonar y/o de la pleura visceral con el consiguiente neumotórax y/o neumomediastino, enfisema subcutáneo y embolismo gaseoso, que origina la sintomatología neurológica, generalmente central.

La OHB actúa en sus dos vertientes: al principio, al aumentar la presión se reduce el volumen del émbolo gaseoso, con lo que este progresa en el vaso sanguíneo afecto y la obstrucción de la circulación se desplaza a territorios más distales, lo que permite reducir el área de isquemia. En un segundo momento se facilita la redisolución del émbolo gaseoso por el mecanismo de retrodifusión de los gases. Y en tercer lugar se incrementa la oxigenación de los tejidos hipóxicos.

Volvemos a recordar que en estos dos casos la OHB es el tratamiento urgente de elección.

RECOMENDACIONES PARA LA PRACTICA DE LAS ACTIVIDADES SUBACUÁTICAS

PRECAUCIONES A TENER EN CUENTA PARA LA PRACTICA DEL BUCEO EN APNEA - PESCA SUBMARINA.

1.- Estado de salud óptimo.

2.- Buena forma física.

3.- Bucear siempre en parejas.

4.- No practicar la Hiperventilación si no conoce muy bien la técnica.

5.- No extremar la hiperventilación.

6.- Aumentar los tiempos de permanencia en superficie entre inmersiones.

7.- No sobrepasar los 20 metros de profundidad.

8.- No consumir bebidas alcohólicas las 24 horas previas a la inmersión.

9.- No consumir ningún tipo de medicamento o drogas.

10.- Balizar adecuadamente la zona de la inmersión para evitar el atropello náutico.

11.- Conocer los sistemas de emergencia y la localización de la cámara hiperbárica operativa más cercana al lugar de la inmersión.

PRECAUCIONES A TENER EN CUENTA PARA LA PRACTICA DEL BUCEO CON EQUIPO AUTÓNOMO.

1.- Estado de salud óptimo.

2.- Buena forma física.

3.- Bucear siempre en parejas.

4.- Respetar las NORMAS DE SEGURIDAD.

5.- Utilizar equipo de buceo en óptimas condiciones.

6.- Planificar detenidamente la inmersión.

7.- Asegurarse que la estación de carga de aire de sus equipos cumple la normativa en calidad de aire.

8.- NO ALCANZAR PROFUNDIDADES Y TIEMPOS EN EL FONDO QUE OBLIGUEN A REALIZAR LA DESCOMPRESIÓN.

9.- NO REALIZAR INMERSIONES SUCESIVAS.

10.- NO LLEGAR A UTILIZAR LA RESERVA DE AIRE.

11.- EN CASO DE NECESIDAD RECORDAR QUE LA TECNICA DEL ESCAPE LIBRE OBLIGA A REALIZAR EL ASCENSO EXPULSANDO CONTINUAMENTE EL AIRE DE LOS PULMONES POR LA BOCA.

12.- No consumir bebidas alcohólicas las 24 horas previas a la inmersión.

13.- No consumir ningún tipo de medicamento o drogas.

14.- Balizar adecuadamente la zona de la inmersión para evitar el atropello náutico.

15.- Conocer los sistemas de emergencia y la localización de la cámara hiperbárica operativa más cercana al lugar de la inmersión.

ACTITUD A TOMAR ANTE LA SOSPECHA DE ENFERMEDAD DESCOMPRESIVA.

1.- Evaluación de la emergencia.

2.- Reanimación y Primeros Auxilios.

3.- Administrar OXIGENO AL 100 % con el fin de aumentar la desnitrogenización y la oxigenación de los tejidos hipóxicos.

4.- Avisar a los equipos de evacuación ( CRUZ ROJA, SAMU, etc.)

5.- Avisar al Centro Médico Hiperbárico ( 965 211409 / 965 201100 )

6.- Anotar las circunstancias que la desencadenaron : Profundidad máxima, tiempo en el fondo, inmersión sucesiva, factores de riesgo, velocidad de ascenso, etc. Así como los signos y síntomas que presenta el accidentado con el fin de ayudar en la evaluación posterior.

7.- Si el paciente está consciente y puede deglutir ( no se atraganta ), dar de beber agua. A ser posible un mínimo de 1 litro en la primera hora.

8.- La posición del accidentado durante el traslado será la más cómoda para el. Suele ser en decúbito supino ( acostado boca arriba ) y no es necesario que la cabeza esté más baja que el cuerpo.

9.- MEDIOS DE TRASLADO :

Durante el traslado se debe continuar la administración de oxígeno al 100 %. Asegurarse de que el Centro Médico Hiperbárico está avisado. Y evaluar periódicamente la situación del accidentado, anotando los cambios que experimente. Si el paciente está consciente y puede deglutir ( no se atraganta ), dar de beber agua. abundantemente.

a.- Si la situación del accidentado lo permite y si la evacuación por otros medios ( ambulancia, helicóptero ) va a tardar considerablemente, deberá plantearse un traslado en vehículo propio observando las mismas recomendaciones que en la ambulancia.

b.- AMBULANCIA : Se debe evitar las aceleraciones bruscas. Evitar durante el traslado el ascenso por puertos de montaña con el fin de evitar en lo posible las cotas diferenciales mayores de 300 - 400 metros.

c.- HELICÓPTERO : Asegurarse que la cota máxima de altitud no rebase los 300 - 400 metros, con el fin de no agravar el disbarismo. A ser posible realizar VUELO RASANTE SOBRE EL MAR.

d.- AVIÓN SANITARIO.- Es imprescindible que la cabina pueda presurizarse a 1 atmósfera, de ahí que no deban usarse aviones comerciales para el transporte de pacientes disbáricos.