Palabras claves: ASMA/SOMATOTIPO/COMPOSICIÓN CORPORAL/ÍNDICES MORFOLÓGICOS/ÍNDICES RESPIRATORIOS.

Titulo: Estudio somato métrico en escolares asmáticos sometidos a un régimen de campamento

Autor:

*Doctor en Ciencias. Profesor Visitante en la Universidad de Brasília.
**Jefe Dpto. de Medicina Deportiva. ISCF. Habana
(Cuba) Dr. Ramón F. Alonso López*
Lic. Editha M. Aguilar Rodríguez**
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

URL: http://www.efdeportes.com

Resumen:

Sin duda el medio ambiente es el elemento detonador, combinado con los elementos internos del cuerpo humano, de las crisis de asma; en la cual la persona sufre momentos verdaderamente desesperantes. El ejercicio físico es un medio eficaz para contrarrestar, mediante el fortalecimiento del organismo (medio interno) aquellos elementos externos que desencadenan las crisis. En esta primera experiencia mostramos los resultados de un Campamento para Niños Asmáticos desarrollado en una zona de playa, donde se organizó una régimen de actividades físico-recreativas.

 

En el trabajo se midieron antropométricamente a 62 niños en las edades de 9, 10 y 11 años en ambos sexos, que durante un curso escolar permanecieron en un campamento para niños asmáticos, ubicado en una zona de playa.

El método utilizado para la determinación del somatotipo fue el de Sheldon modificado por Heath y Carter, además se estudió la talla y el peso; así como la composición corporal por el método de Mateigka. Se determinaron las características morfológicas por el método de Pospisil, los índices respiratorios por el método de Gladicheva y Koslov; así como el Índice de Presión Espirométrica (Pneumotonometría).

Se observó en los parámetros de talla, peso y superficie corporal que aumentaron de una medición a otra. En cuanto al somatotipo la mayoría de los grupos ganaron en mesomorfia. En la composición corporal observamos una reducción del componente graso y un aumento ligero de los componentes muscular y óseo; en cuanto a las características morfológicas se observaron las piernas largas, la pelvis y el tórax estrechos, los hombros medios, las extremidades superiores cortas y el tronco trapezoidal en sentido general. Los índices respiratorios (vital y espirométrico) se redujeron, mientras el de presión espirométrica aumenta; pero sin embargo son menores en 11 años al compararlos con los de 10 años.

Texto completo:

Introducción

Durante las crisis de asma, la inspiración suele ser breve y el aire penetra en los pulmones con bastante facilidad; por el contrario, en la fase espiratoria se prolonga y es incompleta, el aire sale con esfuerzo y provoca silbidos roncos.

La falta de aire que se produce al comenzar una crisis lleva habitualmente a que surja el temor de la misma. Esto puede provocar su prolongación y produce en el paciente gran estado de ansiedad.

Ante esta situación la tensión psíquica aumenta, lo que puede ocasionar la elevación del tono muscular.

Como es conocido, la práctica del ejercicio físico de forma sistemática y bien dosificada actúa, en forma general, positivamente sobre los órganos del cuerpo humano, y ocasiona cambios en los distintos sistemas del mismo. Uno de estos cambios se produce en el sistema respiratorio sobre el cual actúa fortaleciendo los músculos de las vías respiratorias y mejorando la elasticidad alveolar.

Específicamente en los niños asmáticos se requiere de la práctica sistemática de la Educación Física, pues ésta produce modificaciones en su aparato respiratorio. Los pulmones van a presentar una mayor resistencia durante las crisis, la vascularización va a ser mas amplia y existe una mejor excursión de la caja torácica que mejora la eficiencia ventilatoria y conlleva a una mejor capacidad respiratoria.

Los beneficios que reporta para estos niños la práctica de ejercicios físicos se encaminan a desarrollar sus capacidades físicas para de esta forma hacerlos mas resistentes y que puedan soportar y/o disminuir las crisis que producto de esta afección sufren y los incapacitan y a su vez; evitar malformaciones en el tórax y la columna vertebral para que de una forma útil puedan incorporarse a la sociedad, igual que lo hacen los niños sanos.

Debido a lo antes expuesto, es que nos dimos a la tarea de determinar los cambios que longitudinalmente ocurren en las características somatométricas en estos escolares asmáticos que desarrollaron su hábitat en condiciones de campamento durante un curso escolar, en una zona de playa.

Material y método

Para realizar este trabajo tomamos una muestra de 62 niños asmáticos (19 hembras y 43 varones), comprendidos en las edades de 9 a 11 años que residen en un campamento para niños asmáticos que radica en la playa.

Las actividades físico-recreativas que realizaron estos niños fueron:

  1. Viajes a la playa 2 veces por semana.
  2. Algunos juegos con pelotas combinados con ejercicios respiratorios.
  3. Gimnasia Básica con ejercicios respiratorios.
  4. Excursiones y caminatas con acampadas.

La metodología empleada en las mediciones antropométricas corresponden a las técnicas planteadas en el Programa Biológico Internacional (15). Estos asmáticos fueron medidos en dos ocasiones (Septiembre y Mayo).

Para determinar el somatotipo nos basamos en la metodología elaborada por Heath y Carter (3), basado en el método de Sheldon (12(; para lo cual se estableció un programa de computación ANTROP. La composición corporal fue determinada mediante el método de Mateigka (8), a través del programa de computación denominado INCORP. Para determinar las características morfológicas se utilizó el método de índices y proporciones de Pospisil (10).

Para el estudio de los parámetros respiratorios se utilizó la espirometría y la presión espirométrica. Este último parámetro se midió insertándole una boquilla a una manguera de poco calibre y ésta a su vez a una columna de mercurio de un esfigmomanómetro, por lo que la lectura se realizó en milímetros de mercurio. A partir de la espirometría se determinaron el Indice Vital y Espirométrico de Koslov y Gladícheva (5). También se determinó el Indice de Presión Espirométrica (IPE) relativa, ideado por el autor y basado en la fórmula siguiente:

Este índice nos habla de la fuerza espirométrica que posee el niño en dependencia de cada kilogramo de peso corporal. También nos informa de las posibilidades que posee el niño asmático de expulsar el aire que se acumula en sus pulmones durante las crisis. Una vez calculados todos estos parámetros individualmente, se determinó la media y desviación estándar de cada uno de ellos.

Resultados

Los resultados de la talla, el peso y la superficie corporal atendiendo a las edades y sexos (Tabla Nº 1), muestran un incremento en todos estos parámetros en la segunda medición, a excepción del peso corporal en la edad de 10 años en el sexo masculino, donde se produce un descenso. Se detectó el mayor incremento en la superficie corporal en el sexo femenino en las edades de 9 y 10 años; mientras que para el masculino este sucede en las edades de 9 y 11 años.

Tabla Nº 1. Resultados de la talla, el peso y la superficie corporal en asmáticos, según edad y sexo.

Al realizar el análisis entre las distintas edades en cada medición, se pudo observar que en todos los parámetros estudiados en el sexo femenino existe una tendencia al aumento en ambas mediciones, con excepción de 11 años; que existe una ligera tendencia a la disminución. Se hallaron los valores mayores en 10 años y los menores en 9 años. En el sexo masculino, se observaron incrementos progresivos de una edad a otra en los parámetros estudiados, los valores mayores se presentan en 11 años y los menores en 9 años.

Al comparar ambos sexos, se observó que en las edades de 9 y 10 años las hembras obtienen resultados mayores que los varones en ambas mediciones y ocurre lo inverso en 11 años.

En la tabla Nº 2, se muestran los resultados de los componentes del somatotipo atendiendo a edad y sexo, donde se observa en el sexo femenino una reducción de los componentes endomórfico y ectomórfico en las edades de 9 y 10 años, mientras que en 11 años existe un aumento de los mismos; la mesomorfia se incrementa en todas las edades. Estos resultados han producido cambios en la clasificación somatotípica en la edad de 9 años en el sexo femenino; pues de una clasificación de mesoendomórfica pasa a ser endomesomórfica, con un ligero predominio en la mesomorfia. Esto mismo ocurre en el grupo de 11 años.

Esta situación no sucede igual en el grupo de 10 años que se mantiene en la clasificación endomesomórfica en ambas mediciones.

Tabla Nº 2. Resultados de los componentes del somatotipo en niños asmáticos.

En relación al sexo masculino se observó que existió una reducción del componente endomórfico en las edades de 9 y 10 años y en el componente ectomórfico en 11 años; en el resto de los grupos existió un aumento. En cuanto a la clasificación se pudo ver que el grupo de 10 años de una clasificación mesoendomórfica pasó a ser ectomesomórfica; no sucediendo así en 9 y 11 años que a pesar de presentar una tendencia a ganar en mesomorfia se mantienen en la clasificación endomesomórfica.

En la Tabla Nº 3, se aparecen los resultados de la composición corporal según la edad y sexo, donde en cuanto al componente graso se presentan niveles altos, aunque es de destacar que existe una ligera tendencia a la reducción en la segunda medición con respecto a la primera en ambos sexos de forma general; encontrándose el valor mayor en el sexo femenino de 10 años y el menor en 9 años; mientras que en el masculino en ambas mediciones el mayor fue en 11 años y el menor en la primera medición fue en 9 años y en la segunda medición en 10 años. Resultaron ser los 9 años en el sexo femenino y los 10 años en el masculino, las edades en que mas se redujo este componente.

Tabla Nº 3.Resultados de la composición corporal en niños asmáticos.

En el componente muscular encontramos en la primera medición en el sexo femenino el valor mayor en 11 años y el menor en 10 años; en el sexo masculino el valor mayor resultó en 11 años, mientras que el menor fue en 9 años. Al observar la segunda medición podemos decir que tanto en el sexo femenino como en el masculino, los valores mayores se ubicaron en 11 años, mientras que el valor menor en el femenino fue en 10 años y en el masculino en 9 años En este componente se observa que en ambos sexos se presenta una tendencia al aumento si comparamos la primera medición con la segunda.

En el componente óseo existe una tendencia al aumento de la segunda medición con respecto a la primera. En el sexo femenino encontramos en ambas mediciones el valor mayor en 9 años y el menor en 11 años respectivamente; mientras que en el masculino encontramos en las edades de 9 y 10 años valores iguales con una diferencia en la desviación estándar a favor del grupo de 10 años; y fue éste el mayor, siendo el menor el grupo de 11 años en la primera medición y en la segunda el mayor fue el de 10 años y el menor en 11 años.

Al comparar ambos sexos se observa que las hembras poseen un valor mayor que los varones en el componente de grasa en las diferentes edades y mediciones realizadas, a excepción de 9 años en la segunda medición, donde ocurre lo inverso. En el componente muscular son los varones los que sobrepasan en sus porcentajes medios a las hembras a excepción de la segunda medición en la edad de 9 años, donde ocurre lo inverso; esto también sucede en el componente óseo.

Los resultados del somatotipo y la composición corporal nos señalan la falta de ejercicios físicos bien dirigidos y dosificados que poseen estos niños; pues como se pudo observar al comparar los resultados de la primera medición con relación a la segunda no existen cambios marcados en los parámetros estudiados.

Al observar el comportamiento de las características morfológicas se puede ver que no existen grandes transformaciones cualitativas de los índices analizados.

El índice acromioilíaco atendiendo a la edad y sexo, en el sexo femenino (Tabla Nº 4), se puede observar que en la edad de 10 años existieron cambios cualitativos, pues de un tronco intermedio pasó en la segunda medición a un tronco rectangular; pero no ocurre así en 9 y 11 años, que se mantuvieron en la misma clasificación en ambas mediciones, tronco trapezoidal e intermedio respectivamente. En el índice de longitud relativa del miembro superior se observó que ocurre lo contrario al índice anterior, pues suceden cambios en 9 y 11 años, mientras que en 10 años se mantuvo en la clasificación de macrobraquio, los cambios ocurrieron de macrobraquio a metriobraquio (9 años) y de macrobraquio a braquibraquio (11 años) respectivamente. Con respecto al miembro inferior observamos en todas las edades estudiadas piernas largas en ambas mediciones y se agudizó esta situación en 9 años en ambas mediciones y en 11 años en la primera medición.

En la anchura biacromial se observan cambios en 9 años, pues se presentan los hombros medios en la primera medición y luego pasan a ser anchos en la segunda; en el resto de las edades predominan los hombros medios, la pelvis fue estrecha en todas las edades y se agudizó esto desde el punto de vista cuantitativo en la edad de 9 años; el tórax se presentó estrecho con una agudización en 9 y 10 años en la primera medición.