Palabras claves: DEPORTES DE COORDINACIÓN Y ARTE COMPETITIVO/VELAS/REGATAS/TACTICA/TECNICA/HABILIDAD

Título: Deporte Acuático, deporte en el agua regata, tácticas de regata navegación a vela
Conocimiento técnica Habilidad técnica en al navegación a vela....

No se tiene mas datos de la fuente.

Texto completo:

TÁCTICAS DE REGATA.

INTRODUCCIÓN:

Es curioso ver que, en las regatas de yates, casi siempre son los mismos patrones los que se alzan con la victoria.

Hoy en día, casi todos contamos con los materiales y el equipamiento necesario para abordar una prueba con opciones suficientes y, por ello, serán nuestras cualidades y las de nuestra tripulación las que decidan si somos o no merecedores del éxito.

El gran maestro Manfred Curry decía: "Dadme el peor barco de la flota y, aún así, os ganaré por más de 10 esloras"... y lo cumplía.

A mi parecer, los factores que determinan el triunfo en una regata, se pueden agrupar, según su importancia, en la forma siguiente:

Conocimiento del reglamento y la táctica de regatas. Conocimiento de la técnica del viento.
Habilidad técnica. Rapidez de pensamiento y acción.

Por supuesto, también considero importantes el conocimiento del tiempo, la resistencia, la confianza en nosotros mismos, el valor, la picardía, el conocimiento del adversario,... pero, estas, son cosas que nos irá dando la experiencia así que prefiero considerarlas como secundarias.

 


LA TACTICA DE REGATAS

Podemos considerar la táctica de regatas como los diversos medios de combate con los que contamos los regatistas.

Antiguamente, no se le daba ninguna importancia a este aspecto y, cada participante, se dedicaba a realizar su recorrido sin tener en cuenta al resto de los competidores.

Sin embargo, hoy en día, parece totalmente descabellado intentar un ataque de ventura y dedicarnos a hacer nuestra propia regata lejos del resto de la flota... el buen regatista, sabrá en todo momento defenderse de sus contrarios de popa y tendrá la habilidad suficiente para atacar y sobrepasar a los contrarios avanzados.

En general, no estará justificado hablar de mala suerte en una regata de yates. Por supuesto, puede haber momentos en los que el viento nos sorprenda con su comportamiento (combirtiendo un determinado movimiento táctico en decisivo) pero, normalmente, el Skipper, será el máximo responsable del resultado en una prueba.

 

EL CONOCIMIENTO DE LA TECNICA DEL VIENTO

Si solo la táctica fuera decisiva, el deporte de la vela sería algo tedioso y dominado por gente con mentalidad científica y calculadora. Afortunadamente, eso no es así y será la conjunción de táctica y técnica del viento lo que determine nuestras decisiones en regata.

En este aspecto, es primordial el conocimiento de nuestra embarcación y su comportamiento en los distintos rumbos y para distintas intensidades de viento. Incluso, puede ser que, en algunas ocasiones, tomemos una determinación basándonos únicamente en este tipo de consideraciones (dejando a un lado la táctica)


HABILIDAD TECNICA EN LA NAVEGACION A VELA

En este apartado, también viene a ser decisivo nuestro conocimiento de la embarcación.
Aquí, se deben tener en cuenta aspectos como :

¿Qué vela de proa utilizar?, ¿qué presión darle al back stay o a las burdas?, ¿en qué posición colocar la base del palo?, ¿dónde situar la barraescota?, ¿cuánto cazar la mayor en ceñida?, ...

También deberemos considerar aquí el correcto manejo de la caña.
La caña de un yate, debe ser movida muy despacio y menos cuanto mayor sea la embarcación.

En oposición a esto, está el manejo de la caña que se le debe dar a los barcos pequeños o extremadamente ligeros (en los que los movimientos deben ser rápidos y repentinos).

Hay que tener en cuenta que, siempre, deberemos llevar el barco a su rumbo en el menor tiempo posible y con la menor pérdida de velocidad.

Navegando a un rumbo, nuestro principal interés será siempre el mantenimiento del flujo por la cara de sotavento de la mayor (efecto chimenea)

Podría soltar un rollo inmenso sobre mecánica de fluidos intentando explicaros las distintas decisiones a tomar para conseguir este objetivo o hablar durante horas sobre la física de la vela. Sin embargo, no quiero pecar en exceso de pesado y me limitaré a recomendaros un libro a los que estéis interesados en el tema:

RAPIDEZ DE PENSAMIENTO Y DECISION

Una cosa es pensar rápidamente y, otra, actuar con prontitud.
Conozco a muchos patrones que tienen una gran capacidad para tomar una decisión mental sobre una situación pero que, luego, son incapaces de ejecutarla con rapidez... quizás movidos por la inseguridad o la falta de confianza en si mismos.

Tanto en el deporte como en nuestra vida real, a veces, es imprescindible tener la capacidad de llevar a cabo un pensamiento en el menor tiempo posible y, en una regata, esta capacidad puede llegar a hacer que la victoria se decante de nuestro lado o del de nuestro adversario,  si somos capaces de pensar y ejecutar nuestro ataque antes de que nuestro adversario pueda haberlo considerado y haya preparado su defensa, casi seguro que le tomaremos la delantera.

Por último, antes de dar por concluido este capítulo, decir que la resistencia física y mental y la concentración de pensamiento y acción, también son atributos esenciales en el buen regatista.

Es muy complicado mantenerse concentrado durante horas en una regata con vientos flojos o en calma. Debo confesar que, yo, nunca he conseguido mantenerme al 100 % durante una prueba de estas características (sobre todo si, esta, se realiza el último día de un campeonato largo).

Recuerdo que, durante el transcurso de la última prueba del III Grand Prix Nacional de Vela Ballantines, en un día de calma y con grandes olas, llegué incluso a perder los estribos y a romper mi Stick de un golpe de rabia. Entonces, es cuando un buen Skipper debe saber delegar y cederle el mando de la embarcación a su suplente hasta que sea capaz de calmarse.

El resto de los atributos (confianza en si mismo, previsión, precaución) deben ser tratados como secundarios ya que son cualidades de nuestro carácter y no habilidades que podamos adquirir y, todos, independientemente de cómo seamos, podemos llegar a vencer en una regata.