Palabras claves:TIRO/DECISIÓN/DISPARO/TIRO DEPORTIVO CON RIFLE/DEPORTES DE COORDINACION Y ARTE COMPETITIVO
Título: La importancia de la decisión de disparo en el tiro
Autor(es ): Julio Escalante; Ariel Martínez
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
URL:
Texto completo:

Introducción
En el deporte del Tiro con rifle en las movilidades olímpicas se compite en carabina tendido (hombres/mujeres es a nivel mundial), donde la prueba consiste en 60 disparos más los tiros de ensayo con una duración de 1 hora y 15 minutos; la modalidad de 3 posiciones damas es de 60 disparos, veinte por posición (tendido, pie y rodilla), debiendo completarse la prueba en 2 horas y 15 minutos teniendo ensayos para cada posición; y en la disciplina de 3 posiciones hombres el tiempo se divide por posición siendo de 45 minutos para la posición de tendido, 1 hora y 15 minutos para pie y 1 hora para rodilla, teniendo en cada posición ilimitada cantidad de disparos de ensayo.

Objetivo
Buscar efectuar los disparos en una menor cantidad de tiempo, tratando -por ejemplo- de completar la prueba de carabina tendido en un máximo de 35 minutos con blancos electrónicos y 40 para el caso de marcación manual.
Desarrollo
Es bien sabida la importancia de la decisión en el tiro de precisión, sobre todo porque se le está disparando a un papel donde el centro mide sólo 11 milímetros. El hecho de que el deportista tenga decisión para poder sacar los disparos hace que sea poseedor de un carácter firme y que tenga en claro cuál es su objetivo, lo que a su vez ese temple le va a servir para ayudarlo en su vida cotidiana, por eso es importante desarrollar esa "decisión" ya que va a ser una de las herramientas que le van a quedar para aplicar la persona después y durante su carrera deportiva y su vida diaria.
Una de las ventajas del tirador decidido es que el cansancio físico va a ser mucho menor, detalle que en una prueba de 3 posiciones puede ser muy importante ya que por lo general es la última de dichas pruebas en un Torneo o Campeonato (ya sea nacional o internacional) y después de haber competido en las respectivas eliminatorias, lo que lleva consigo un cansancio psíquico físico que sumado al estrés competitivo puede ser decisivo. Como también, cuando por una decisión táctica se decida elevar el ritmo de tiro por una condición climática decisiva que se va observando o con un pronóstico climático previo.
Es bien sabido que esta teoría es muy difundida por los integrantes de la Escuela de Tiradores de los países de la "Detrás de la Ex Cortina de Hierro" y/o germana. Ejemplos de esta escuela fueron Vladislav Varga (que disparaba hasta 600 tiros por entrenamiento antes de los Juegos Olímpicos de Moscú) Campeón Olímpico en carabina tendido, Debevec, campeón olímpico en carabina 3x40 y lo más recientes Bárbara Lechner (Ganadora de copas del mundo en carabina de aire) y Artem Kahibdekov, último Campeón Mundial en carabina 3x40, y el común denominador en estos tiradores es la simpleza y seguridad para tirar que hacen que este "arte" parezca sencillo. Y en el caso específico de éste último no sólo hace que parezca sencillo, sino que a su vez les da como tiempo al resto de los competidores para prepararse dado que él hace su ingreso a las peanas de tiro una vez que la competencia está por comenzar.
Es de destacar que el hecho de tener una importante velocidad de tiro hace que el deportista esté únicamente concentrado en la técnica (porque no tiene tiempo para otra cosa) y entonces se abstraiga de tener su mente ocupada en asuntos suburbanos que por lo general hacen que aparezcan distracciones y errores no deseados, y mucho menos deseado por los entrenadores, por eso el hincapié en esta forma de tiro.
También la velocidad de disparo hace que se pueda controlar mejor el viento, dado que cuando las condiciones climáticas se encuentran a su favor (léase las banderas de viento en igualdad de condiciones) puede efectuar mayor cantidad de disparos o efectuar un disparo antes de que vuelva a variar la condición climática; todo esto sumado a que en el caso de que el viento tenga una incidencia mínima pero constante (que también es observable sobre todo en casos de mirage o diferencias de luz) con una corrección también constante de las miras logrará que el disparo se mantenga en la zona del centro, sin necesidad de que sea un 10,9, pero va a estar dentro del 10,4 como mínimo, como también para los casos en que se utiliza la técnica del desplazamiento de las miras. Y esta cuestión creo que fue determinante en la Copa del Mundo Resende 2006 que me tocó vivir desde cerca.
Todos los conocedores de las disciplinas olímpicas del tiro saben que las finales olímpicas son determinantes del resultado de una prueba y, para el caso de Armas Largas donde se cuenta con 45 ó 75 segundos para efectuar el disparo de acuerdo al tipo de prueba que se defina, hace que se agudice aún más el hecho por tener obligatoriamente de tener decisión en el disparo de forma rápida y en un tiempo determinado.
Nuestra experiencia como tiradores, demuestra que todo lo expuesto sumado al hecho que disparar rápido hace que uno tenga más tiempo para poder descansar en la línea de tiro o bien para poder salir de la línea e intercambiar opiniones con el entrenador sobre algún detalle técnico que se haya pasado por alto, hace que si se tiene velocidad de disparo puede que sea decisivo para obtener un buen resultado en el alto rendimiento internacional.
Como entrenadores, podemos mencionar que el ritmo de tiro es personal de cada deportista pero con el tiempo se puede ir adecuando a la forma de tirar de cada persona; pero resulta mucho más provechoso que un tirador/a acelere su ritmo de tiro de que lo efectúe más lento, dado que en este último caso se le pueden crear muchas dudas que le provocarían una reducción considerable en sus puntajes. Ejemplo de ello fue la vivencia que tuve con una tiradora juvenil que por consejos externos le hicieron que desacelere su ritmo de tiro porque consideraban que completar una prueba de carabina tendido (de 70 a 75 disparos) en 30 minutos era una "locura", cosa que nos hizo demorar un año en su evolución en esta disciplina, pero por suerte pudo obtener el 1º puesto en los Juegos Sudamericanos 2004, con récord sudamericano incluido, en carabina tendido y en 29 minutos de prueba, con sólo 16 años.
Conclusión
Podemos mencionar que ejemplos de lo antedicho hay cientos, pero como consejo a los pueriles en este deporte les podemos aconsejar que con respecto al ritmo de disparo se dejen llevar por sus instintos, porque éstos raramente están equivocados y que dejen que éstos fluyan, ya que esa es la mejor forma para imponerse un ritmo y después, con la experiencia y con una técnica más depurada, traten de acelerarlo que les va a dar muchas satisfacciones.
Para finalizar, podemos mencionar que es cierto que el tiempo es para usarlo, pero un elemento tan valioso como éste sería un crimen "desperdiciarlo", y el hecho de demorar un disparo adrede es precisamente un "desperdicio".

Bibliografía consultada
1.    Basham, L. La mente puesta en ganar.
2.    Bühlmann, G. Reinkemeier, H. Eckhardt, M. Las formas del rifle.
3.    Gardfield, C. (1987) Rendimiento máximo. Barcelona: Martínez Roca.
4.    Orlick, T. (1980) En busca de la excelencia.
5.    Pérez, G. Cruz, J. Roca, J. (1995) Psicología y deporte. Madrid: Alianza.
6.    Siegfried, A. El entrenamiento del tiro deportivo.
7.    Weinberg, R. Gould, D. (1996) Fundamentos de psicología del deporte y el ejercicio físico. Barcelona: Ariel