Palabras claves: TIRO DEPORTIVO/ DEPORTES/ DEPORTES DE COORDINACIÓN Y ARTE COMPETITIVO/ PSICOLOGÍA DEPORTIVA/ TEMPERAMENTO
Título: Algunos patrones psicológicos en el tiro deportivo
Autor(es): Alberto Pérez Lafargue
Email:
URL:
Resumen:
En este trabajo expresaremos de forma amena y sencilla las exigencias psicológicas correspondientes al Tiro Deportivo en su conjunto, y no de cada una de las modalidades que lo comprenden, lo que nos permitirá establecer algunos de los patrones imprescindibles en los atletas de este deporte siendo este nuestro objetivo esencial. Para la optimización de la formación y superación es importante saber que funciones debe ejercer el hombre y cuales son los conocimientos y habilidades que forman la base de una ejecución adecuada. La realización del análisis de exigencias no solo forma la base de trabajo para resolver problemas psicológicos, sino para tratar todas las cuestiones respecto a la conformación y organización racional de todo el proceso de entrenamiento.

Texto completo
Resultados
Patrones  Psicológicos.
Inteligencia nivel medio superior.
Motivación elevada.
Atención, capacidad para :
elevado nivel de concentración.
estabilidad.
distribución.
Control emocional elevado; emociones positivas; nivel de excitación óptimo.
Temperamento: Sanguíneo o Flemático.
Capacidad para la representación ideo motora.
Elevada coordinación oculo-manual.
Desarrollo y percepciones especializadas:
dirección y fuerza del viento.
frecuencia de las acciones
tiempo idóneo de las acciones.
Elevadas cualidades volitivas:
valentía.                 c. disposición.               e. actitud positiva.
voluntad.                d. empeño.
Introducción
El Tiro Deportivo es de los deportes que se ubican en el grupo de Arte Competitivo. Entre sus características encontramos que es un deporte altamente técnico, toda la actividad se desarrolla de forma individual, los entrenamientos son monótonos y repetitivos, los objetivos son superar otros resultados. En este deporte se compite en varias modalidades, alcanzando los atletas un alto grado de especialización en determinada arma, desarrollándose una estrecha compenetración entre ellos.
Primeramente aclararemos los métodos utilizados para la obtención de la información necesaria e imprescindible para determinar el cúmulo de  exigencias psicológicas del Deporte. Con este objetivo se realizó entrevistas a todos los entrenadores y atletas integrantes de la Preselección Nacional, así como a algunos entrenadores y deportistas del  Equipo Nacional Juvenil. Posteriormente realizamos una comparación teniendo en cuenta cada uno de los criterios emitidos, para constatar cuales fueron las exigencias y aptitudes más señaladas por la muestra. Este método investigativo fue complementado con la observación en el terreno y el diagnóstico de personalidad realizado a cada uno de los atletas de la Preselección Nacional. La recopilación de los datos nos condujo a la conclusión de que existen algunas exigencias comunes para todas las modalidades, lo que nos puede permitir establecer algunos patrones indispensables en los atletas de este deporte. Es decir, teniendo como punto de partida el análisis de las exigencias psicológicas del Deporte como actividad, estableceremos algunos patrones psicológicos indispensables y necesarios para la práctica del Tiro Deportivo, especialmente en el Alto Rendimiento.
Discusión
El presente trabajo es un acercamiento a los patrones psicológicos de los Atletas de Tiro Deportivo; teniendo como punto de partida el análisis de las exigencias psicológicas de este deporte. Es necesario aclarar que las exigencias psicológicas que serán abordadas a continuación son las más generales de este deporte, sin tener en cuenta las especificidades de las diversas especialidades o modalidades que componen el mismo.
En primer lugar  encontramos la necesidad de poseer un alto Coeficiente de Inteligencia. Teniendo en cuenta algunos supuestos teóricos podemos afirmar, que la Inteligencia es entendida como la capacidad de los seres humanos de comprender, analizar y responder adecuadamente a los disímiles requerimientos de la vida cotidiana, de forma tal que les permita no solo su adaptación  a la situación sino la solución de la misma.
El Tiro Deportivo es un deporte eminentemente técnico, por lo que un elevado Coeficiente de Inteligencia, término medio o superior, permite primeramente comprender todos los requerimientos  técnicos de la actividad. La importancia de este parámetro radica en la propia ejecución de la actividad. Debemos tener en cuenta que las acciones en este deporte se realizan a intervalos, es decir, cada disparo es el final de un trabajo previo; exceptuando el Tiro Rápido donde la acción culmina con cinco disparos consecutivos, y el Skeet cuando ejecutan la acción sobre dos platillos; esta característica propia del deporte conlleva, a que el Atleta debe ser capaz de analizar cada una de sus acciones, tanto técnicas como mentales,  no solo al realizar el disparo como acción final, sino también en el transcurso de las acciones que anteceden al mismo, saber en que momento exacto se encuentra, si debe detenerse, continuar o comenzar nuevamente.
En el caso del las modalidades de Skeet, Tiro Rápido, Blanco Móvil  y el Duelo en la Pistola Dama, el análisis deber realizarse con mucha mayor rapidez que en el resto de las modalidades, las cuales se enmarcan más en la precisión, esto se debe a que el atleta una vez comenzado el funcionamiento del conjunto de acciones no puede detenerse, ya que de hacerlo recibiría la puntuación más baja, por lo que el análisis y su posible rectificación debe realizarse sobre la marcha. Esto solo lo pueden hacer los atletas con mayor maestría, aunque el análisis más profundo se realizará  al finalizar la serie correspondiente.
En segundo lugar encontramos la necesaria elevada Motivación, la cual es entendida como la forma en que la Personalidad asume sus diversas necesidades, las que elaboradas y procesadas, encuentran su expresión en sus distintas manifestaciones concretas, de tipo conductual, reflexivo y valorativo, las cuales le dan sentido, fuerza y dirección a la Personalidad.
El alto nivel motivacional es imprescindible para la asimilación y adaptación a la monotonía del entrenamiento, es decir, para el enfrentamiento diario de la actividad. También es de vital importancia para el desarrollo  del interés profesional, así de la constante búsqueda de la autoperfección, contribuyendo al auto conocimiento, mediatizando los estilos de enfrentamiento a la actividad y el desenvolvimiento en la misma, desarrollando la fuerza y el sentido de su personalidad, conduciendo a esta en su proyección futura.
Lo anterior resalta por sí solo la importancia de la existencia de un elevado nivel  motivacional para los atletas de este deporte. Además podemos ver a esta cualidad como necesaria para el enfrentamiento a otras exigencias del deporte.
Como tercer aspecto encontramos la actitud y capacidad para alcanzar la máxima concentración de la atención. Para lograr la concentración de la atención absoluta primeramente es necesario un elevado interés individual por la actividad que se va a realizar, ya que la atención solo se concentra en lo que es interesante.
La capacidad de concentrar la atención máxima en una actividad implica una desconexión automática de lo ajeno a la misma. La concentración de la atención tiene entre sus características la de ser limitada y discriminativa, por lo que es casi imposible concentrarse en dos objetos diferentes a la vez.
En su accionar diario, dígase entrenamiento, controles y competencias, los atletas tienen un objetivo a cumplir. Hacia la obtención del mismo el deportista dirige todos sus esfuerzos, pero si su concentración de la atención no alcanza el punto máximo en  los medios para alcanzar dichos objetivos, influenciado por la distracción debido a la existencia de otros elementos, el atleta nunca alcanzara sus objetivos.
Es necesario que el deportista sea capaz de concentrarse al máximo en el cómo para lograr el objetivo final; es decir, en las distintas acciones consecutivas que debe realizar, con un margen de error casi nulo, y sin elementos perturbadores, además debe desarrollar la capacidad de hacer más discriminativa la atención, ya que si uno de los elementos del conjunto de acciones merece que se dirija hacia él  la concentración esto debe hacerse, revisado y reorganizado dicho elemento este debe integrarse al resto del conjunto de acciones de forma general. Debemos tener presente que la capacidad de concentrar la atención hasta su punto máximo se desarrolla sistemáticamente pero de este aspecto estaremos hablando en próximos trabajos.
 El elevado control emocional constituye otro de los parámetros  psicológicos indispensables para los tiradores. Las emociones son reacciones psicológicas de intensidad particular y aparecen como resultado de la implicación del deportista en una relación que afecta su sistema de necesidades. Actúan sobre la conducta motora acompañadas de fenómenos orgánicos. En la actividad deportiva existe la noción del nivel de excitación emocional, bajo este término se comprende el grado de agitación en que se encuentra la persona.
Cuando el nivel de excitación es elevado el atleta sufre una gran agitación, que lo conduce a la pérdida de la concentración de la atención, también de la  secuencia  y frecuencia de las acciones, y se deteriora un aspecto muy importante: la eficiencia durante la ejecución de la actividad. Cuando el nivel de excitación es mínimo, el atleta pierde interés  por la actividad lo que implica grandes perjuicios cognitivos y de su estado de ánimo.
Esto nos conduce a la siguiente conclusión: la actitud deportiva puede ser eficaz, si transcurre sobre la base del nivel de excitación óptimo para la actividad.
Este nivel de excitación óptimo tiene un carácter individual y consciente. Es  indispensable que el atleta conozca  cual es su nivel óptimo  para cada actividad. Esto implica un profundo autoconocimiento y posibilita que el deportista siempre que no se encuentre en este nivel óptimo, debido a una excitación o inhibición elevada, emplee estrategias para alcanzar el mismo.
El nivel de excitación óptimo es uno de los aspectos más importantes  que permiten alcanzar la concentración máxima de la atención, además en el organismo surgen modificaciones beneficiosas, muchos elementos comportamentales se automatizan y no requieren su concientización especial, el atleta relaciona cosas espontáneamente, sin pensar y siempre con certeza.
Otro de los aspectos relacionado con las emociones en el deporte, es el referente a las emociones negativas o positivas. Las emociones negativas surgen cuando en las apreciaciones de los deportistas aparecen señales amenazadoras, conflictivas o frustrantes. Entre este tipo de emociones encontramos el miedo; este aumenta el nivel de excitación y a menudo el atleta pierde  su propio dominio  y descoordina sus movimientos, y comienza a ver las exigencias  preestablecidas de la actividad como imposibles; la concentración de la atención  disminuye gradualmente y dirigen toda su actividad a evitar el fracaso.
En cambio las emociones positivas implican que el atleta sienta placer por la actividad que realiza, esto estimula su interés por lo que la concentración de la atención buscará su punto máximo, lo que facilitará la obtención de los resultados esperados. El deportista estará motivado hacia el éxito, luchará por la perfección técnica y por el más alto nivel de maestría correspondiente a su actividad. Todo esto se convierte en la plena satisfacción por la actividad realizada.
Uno de los aspectos más polémicos por su diversidad, dentro del Equipo Nacional, lo constituye el temperamento, el cual es considerado como el conjunto de propiedades psicológicas relativamente estables que caracterizan el dinamismo de la actividad de la Personalidad, y que permanecen relativamente constantes frente a los diferentes contenidos, motivos  y fines de la actividad.
Las características temperamentales se manifiestan en el grado de afectividad ante los estímulos y también en la forma en que se manifiesta en su conducta.
El Tiro Deportivo es un deporte que se caracteriza  por la monotonía de sus acciones, así como  por el constante autoanálisis de los tiradores. Esto nos hace pensar que el Temperamento Sanguíneo es decir un sistema nervioso fuerte, equilibrado y móvil favorece la ejecución de la tarea. Los atletas con este temperamento tienen gran capacidad para la realización de tareas prolongadas y que requieren de gran concentración, su capacidad para establecer buenas relaciones interpersonales mediatiza en buena medida su comunicación social también su entusiasmo es fácil de despertar y la  facilidad con que se adaptan  a situaciones nuevas los hace idóneos para el deporte de Alto Rendimiento y en especial para el Tiro Deportivo.
Por otra parte los atletas que poseen un Temperamento Flemático, (sistema nervioso fuerte, equilibrado y lento) también pueden ser magníficos en la práctica de la actividad  deportiva en cuestión. Estos se apoyan en su paciencia, ecuanimidad y autodominio, además pueden trabajar intensamente alcanzando elevados niveles de concentración de la atención, la que le es muy difícil desviar ya que sus procesos y reacciones psíquicas en general son algo lentos.
Ambos Temperamentos se caracterizan por buscar soluciones eficaces, con diferencia en su rapidez de acción, a los problemas que le impone la situación dada, mostrando facilidad para salvar los obstáculos en el logro de sus objetivos.
Tanto el Temperamento Melancólico como el Colérico constituyen los extremos del Sistema Nervioso, del dinamismo de la actividad de la Personalidad. Si tenemos en cuenta la experiencia social, donde todos los extremos son malos, aquí en el Deporte no estamos exentos de este proverbio. El primero de ellos se caracteriza por la elevada sensibilidad, su rigidez para adaptarse a los cambios, su poca capacidad para alcanzar elevados niveles de concentración  de la atención disminuyendo mucho sus posibilidades en la actividad deportiva.
Por otra parte el Temperamento Colérico se caracteriza por su excesiva excitación emocional, movilidad e inquietud, por lo que no pueden alcanzar elevados niveles de concentración ni lograr la estabilidad adecuada de la misma, evidenciando grandes dificultades en su autocontrol emocional, ya que “se explotan fácilmente” de forma incontenible.
Otro de los patrones encontrados es la capacidad del tirador para la representación ideomotora, unido a la elevada coordinación oculo-manual. Si tomamos como punto de partida, el alto requerimiento técnico del Tiro Deportivo; nos permite una mejor comprensión de estas exigencias.
La representación ideomotora es el proceso idóneo para elevar la precisión. Ya que acelera el dominio de las estructuras motoras, predisponiendo al Sistema  Nervioso a traducir las imágenes visuales en reflejos específicos. Es decir; el atleta es capaz de realizar en su mente todo el proceso técnico ideal de la actividad, desde la posición a asumir, hasta ver el disparo en la diana; elevando así, su nivel técnico.
Es aquí donde se inserta la otra exigencia, elevada coordinación oculo-manual. La realización mental del ejercicio técnico ideal, implica que el tirador adquiere una imagen visual referente a la diana orientándose por las miras posteriores y frontal, de las cuales obtiene la información del momento exacto en que debe realizar el disparo, en ocasiones este no se realiza en dicho momento por varias causas. Cuando el atleta alcanza una alta coordinación oculo-manual, en ella convergen percepción y acción, lo que le permite expresar resultados de gran nivel. Todo este proceso es analizado y perfeccionado desde la representación ideomotora.
Otro de los requerimientos importantes del deporte lo constituye el desarrollo de un conjunto de percepciones especializadas de la actividad, entre ellas encontramos la fuerza y dirección del viento, el tiempo idóneo para cada una de las acciones y la frecuencia que debe establecer el atleta para la  continuidad de las acciones, así como percatarse de las características fundamentales del proyectil o bala que debe usar. Estas percepciones se alcanzan y desarrollan con el decursar del tiempo, constituyendo uno de los indicadores de la maestría deportiva.
Como última exigencia psicológica queremos señalar el desarrollo de las cualidades volitivas. El tirador puede tener un alto nivel técnico y magnificas habilidades cognoscitivas, pero si no tienen la voluntad y la valentía para enfrentar el reto que le imponen la misma actividad diariamente y las competiciones, las situaciones peligrosas e inhabituales y vencer el miedo; nunca podrá alcanzar un gran nivel y jamás será un atleta de respeto.
De forma general hemos expuesto una serie de exigencias psicológicas que nos permiten establecer algunos de los patrones fundamentales del tirador, es necesario resaltar que el deportista debe poseer las aptitudes indispensables para  el enfrentamiento efectivo a las exigencias antes mencionadas. Debemos tener bien claro que la simple suma de estas características o cualidades no son  la”receta exacta” para obtener un atleta de gran nivel, sino las mismas deben  combinarse de una manera especial y armónica  en cada individuo, respetando a su vez el carácter individual, único e irrepetible de los mismos; además, su expresión y desarrollo debe estar mediatizada por el proceso de enseñanza y aprendizaje puesto en práctica.
Bibliografía
Schaarschmidt, U; del Prado,R: Introducción a la Psicología del Trabajo; Tomo I.  Edit  Félix Varela. La Habana, 2002.
Allport, G: La Personalidad. Su configuración y desarrollo. Edit. Revolucionaria, Instituto Cubano del Libro, 1971.
González Rey, F: Psicología de la Personalidad. Edit. Pueblo y Educación. La Habana,1985.
Cofino, J. A: Trabajo de Diploma: Estudio de las cualidades motivacionales presentes en los atletas del Equipo Nacional Juvenil de Salto, de Atletismo. La Habana, 2001.
Alekseev, A. V: A superarse. Edit Pueblo y Educación, 1991
Plamero, F y Fernández-Abascal, E.G: Emociones y adaptación. Barcelona. Ariel, 1998.
Lasa Aristu, A: Recensión de: Estrés y Emoción. Manejo e implicaciones en nuestra salud" de R.S. Lazarus. Bilbao: Descleé De Brouwer, 2000. La Habana, 1991
García Ucha, F: Artículo: El papel de las emociones en el deporte.La Habana, 2000
Núñez de Vllavicencio, F: Psicología Médica. Tomo I. Edit Pueblo y Educación, 1987.
Colectivo de Autores: Psicología, L. T. Edit Fiskultura y sport. Moscú, 1974
 Bibliografía tomada de Internet
http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 8 - N° 51, Agosto de 2002.
http://www.sportsite.com/ar/motiv.html.
http://www. monografias.com/trabajos/concentracion.html
http://www.monografias.com/trabajos/carácter.html