Palabras claves: BEISBOL/LANZAMIENTOS
Título: La efectividad del lanzador. Un reto del pitcheo contemporáneo
Autor (es ): Lic. Manuel Alvarez Lorenti, MSc Esther Lidia Barroso Ampudia
MSc Antonio Saavedra Chavéz, MSc César Martel Saavedra
y MSc Ramón Negrín Pérez
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Texto completo:
Introducción
El béisbol en Cuba es algo más que el deporte nacional, es parte de nuestra nacionalidad, de nuestra identidad. Es algo, totalmente inexplicable para alguien que no sea cubano.
Por este motivo ha sido visto como proceso espontáneo, que no necesita ni de la ciencia ni de cualquier cosa que no sea puro béisbol. Pero los tiempos cambian y los compromisos internacionales se van haciendo cada vez más disputados sobre todo, a partir de la inclusión de jugadores profesionales en distintos eventos. Esto hace que muchos de los hombres ...
de ciencia que estamos vinculados a este deporte pongamos todos nuestros conocimientos y esfuerzos en función de buscar nuevos caminos que nos permitan buscar resultados óptimos en el desempeño atlético.

Desarrollo
El béisbol es un deporte variable en cuanto al uso de los sistemas energéticos pues aunque por su duración es básicamente aeróbico, todas las acciones ofensivas y defensivas son anaerobias alactácidas pues ninguno, aún las más largas, sobrepasan los 10 segundos de ejecución. Esto permite que los atletas se mantengan en juego alrededor de dos horas y media durante cada partido sin grandes esfuerzos físicos. Pero para el lanzador las cosas no son tan fáciles, su actividad física es realmente extenuaste. Según datos referidos en el Tratado de Fisiología de Moretones, un jugador de béisbol gasta 250 kcal/h, un lanzador 390 kcal/h y un trabajador dando pico y pala 400 kcal/h. Nótese la diferencia entre el gasto energético de los diferentes grupos posiciónales del béisbol y el obrero que trabaja arduamente.
Creemos que debido a las características de los lanzadores, que deben trabajar durante un largo tiempo y requieren un gran nivel de resistencia, pero que a la vez deben realizar movimientos rápidos y potentes durante el lanzamiento, una buena proporción de fibras musculares pudiera ser 40/60 con predominio de fibras tipo I.
El predominio de fibras con contracción lenta, aparentemente paradójica, si pensamos en las características del movimiento de impulsión, se justifica con el tiempo de permanencia en el box y la gran fuerza estática que debe desarrollar un lanzador. Además, los jugadores de tenis de campo, un deporte de gran afinidad con el béisbol, tienen proporciones similares.
Durante la actividad del lanzamiento se ven implicados grandes grupos musculares que van desde los músculos lumbricales de los dedos, ínter óseos, oponente y abductor del pulgar (encargados del agarre de la pelota), pasando por los músculos extensores y flexores de la muñeca, así como el grupo de los pronadores y supinadores ante braquiales (rotadores) hasta el importante grupo de músculos que forman el manguito rotador del hombro (pertenecientes a la musculatura escapulohumeral, sub-grupo profundo, escapulotuberales). Estos son músculos subescapular, supraespinoso y redondo menor.
Además de los músculos propios del miembro superior debemos recordar que la progresión corporal con la relación a la extremidad de transporte del implemento tiene mucho que ver en la impulsión de la pelota de béisbol, pues unido a la rotación, torsión del tronco amplía su carácter de resorte y acelera el eje de rotación, intervienen los músculos que actúan contrarios a los músculos principales que se contraen. Este es el caso de los músculos transversos espinosos, oblicuo externo del abdomen, largo del cuello, escaleno y esternocleidomastoideo, Además intervienen músculos que actúan en la rotación del mismo lado que los músculos principales que se contraen durante la acción. Ellos son el músculo iliocostal y el músculo oblicuo interno del abdomen. Los miembros inferiores juegan un papel fundamental durante el lanzamiento pues constituyen la base de sustentación del sistema.
En la propulsión del sistema y sobre todo la propulsión con aceleraciones fuertes, la musculatura glúteo se convierte en el enlace fundamental entre las potencialidades musculares que establecen la extensión de la pierna y la estabilidad o consolidación vertebral.
En los movimientos pendulares de la extremidad inferior (típicos durante la fase de impulsión y aceleración del movimiento de lanzar en el béisbol), las acciones musculares de sustenta en la extensión - retroversión de la otra extremidad (pivote), en la cual el grupo glúteo interactúa con el del lado opuesto. De este modo la estabilidad de la cintura inferior, se garantiza para facilitar otras acciones rotacionales y antevectoras de la extremidad en péndulo o vuelo, en las que las acciones musculares tienen obligatoriamente que partir de centros proximales. Los músculos del grupo coxofemorotibial (cadera - rodilla) fundamentalmente el músculo cuádriceps femoral y bíceps femoral, así como el tensor la fascia lata y los músculos del grupo femurotibial (muslo - pierna) donde incluimos el músculo poplíteo y los músculos gemelos son fundamentales durante la sustentación del peso corporal sobre una sola pierna y posterior propulsión del sistema, sobre todo partiendo de la extremidad en extensión. En estas acciones de soporte y propulsión tiene un papel fundamental el pie como sistema copular y los músculos y ligamentos propios del mismo, así como, los de la articulación del tobillo.
Como puede apreciarse la implicación reiterada de grandes grupos musculares alrededor de once lanzamientos por entrada para los atletas de gran nivel, ocasiona necesariamente una gran movilización de las reservas energéticas y activación endocrina a través de la estimulación del eje hipotálamo - hipofisiario con la producción de catecolaminas por la médula suprarrenal. Estas actúan en el control circulatorio, provocando cambios en la frecuencia cardiaca y en la presión sistólica. Cuando existen buenos hábitos de vida como es la estabilidad psicológica con el medio de interacción habitual, sueño adecuado en cantidad y calidad, dieta requerida, ausencia de hábitos tóxicos, etc. y un entrenamiento bien organizado estructuralmente individualizado y con buena relación trabajo - descanso, así como, el uso de los diferentes métodos de recuperación, el lanzador está preparado para enfrentar y soportar mejor este régimen de acción.
El objetivo primordial de este trabajo es abordar un aspecto que consideramos de mucha importancia en el juego, el Picheo y dentro de éste el relevo.
El pitcher es el encargado de controlar la ofensiva y debe estar preparado desde todo punto de vista, pitchear es un arte de dominar al bateador y para ello de conocer las bolas que conectan los bateadores rivales y por ende, las que les hacen daño, además debe saber donde poner la bola en cada uno de los lanzamientos, esta es una de las técnicas de su éxito, también debe concentrarse mucho y olvidar lo que ocurre fuera del terreno de juego.
Cuando un pitcher sale del Bull - Pen, en la mayoría de los casos, este ocurre en una situación engorrosa para su equipo, por lo que es importante que el lanzador este claro del conteo del bateador y la situación del juego, para saber que tipo de lanzamiento es el más indicado realizar.
El control de la zona Strike es fundamental, es de vital interés para el lanzador relevista, contar con un magnífico control, hacer un adecuado calentamiento mientras se está en el Bull - Pen, practicar con mucha insistencia la posición de pitcher de cuando los corredores están en circulación para mantenerlos cerca de las colchonetas, tener buen sistema de señas con el receptor y conocer y estudiar bien a los contrarios.
Cuando valoramos en un pitcher su fortaleza (fuerza, resistencia, rapidez, flexibilidad y las capacidades coordinativas bien desarrollada, creemos que ese jugador está listo o preparado para un mayor desempeño y obviamente la mayoría fracasa, ¿Entonces qué es lo que sucede? ¿Por qué ese atleta no llega a planos superiores? Entonces nos preguntamos ¿Qué importancia y que relación existe con el Rendimiento? ¿Tiene las capacidades físicas y coordinativas?
Somos del criterio que los factores más importantes que inciden en el rendimiento son los del tipo psicológico; son los que representan un porcentaje mayor. Porque se puede ser muy fuerte, muy rápido tener un potente brazo, buena curva y control, pero una cosa es tener estas capacidades desarrolladas y otra es aplicarla dentro del juego de béisbol.
A veces vemos un atleta el cual nos hace pensar que llegará lejos en el béisbol, sin embargo se queda en el camino, pues no supo aplicar, o no lo enseñaron a aplicar este potencial natural. En cambio otros logran llegar y superar barreras, ganan el desafío del contrario que le impide llegar.

Y, ¿cuál es el contrario?
Una de las cosas que más daño le hace a los atletas es la inestabilidad como lanzador. Los cuales se preguntan:
¿Por qué un día lanzó bien y otro no?
¿Por qué me preparo y no tengo los resultados esperados por mí?
¿Por qué mi rendimiento es tan inestable?
¿Por qué otros lanzadores con menos que yo son más ganadores?
¿Qué me falta?
¿Por qué pierdo la concentración?
¿Qué tengo que hacer para buscar la estabilidad?
Lo que un lanzador tiene que hacer para mejorar en su rendimiento, son cuatro aspectos fundamentales:
1. Una buena Preparación Física.
2. Una buena Técnica.
3. Una buena Preparación Táctica.
4. Siendo lo más importante, tener una buena Preparación Psicológica.
La consistencia como lanzador llega cuando existe logra la conexión “mente - cuerpo”.
En tal sentido que su rival más difícil es usted mismo: Pues lo más importante es tener el talento Físico y poder desarrollarlo en el juego. Usted será siempre su peor enemigo, el mayor obstáculo entre usted y su meta para ser un gran pitcher, será usted.
Para lograr ganar el desafío a usted mismo tiene que trabajar duro, superar obstáculos, ser mejor que usted todos los días, tiene que tener auto disciplina y confianza en sí mismo. Usted puede ser mejor diariamente, por lo que su esfuerzo personal lo llevara a su máximo “rendimiento” como lanzador, aún estado de mente y cuerpo que se ponen de manifiesto dentro del juego de béisbol.
El estado mental puede variar grandemente, pero nuestras capacidades no. Lo que cambia es nuestro estado, no nuestras capacidades.
Para lograr mejorar el rendimiento deportivo y su estabilidad, los psicólogos establecen la imposición de “metas”, que es la forma más eficaz conocida, pues nos enseña a desarrollar planes de entrenamiento para vencer y alcanzar objetivos. Su éxito como pitcher depende de su entrega para comprometerse con las metas propuestas por usted mismo, con el fin de encontrar “estabilidad” y “resultado”. La imposición de metas es eficaz para su desarrollo como lanzador de béisbol, resolviendo diariamente sus imposiciones para alcanzarlas.
Las metas son eficaces por muchas razones
1. Nos obliga a trabajar con esfuerzo y sentido útil.
1. Somos más fuertes y más capaces.
2. Buscamos diariamente una forma para alcanzar los resultados del trabajo.
3. Cuando logramos nuestros objetivos aumenta la “confianza” en uno mismo.
Clave para ser un pitcher estable: La elaboración de metas 1. Anote su objetivo más importante como pitcher.
2. ¿Qué objetivo tiene usted para este campeonato? Haga un listado por orden.
Existen dos tipos de meta
1. De resultado: Ganar 10 juegos, lanzar para un buen promedio de carreras limpias, hacer el Equipo CUBA, esto es lo que intentamos realizar, ahora bien. ¿Qué tenemos que hacer para lograr estos resultados?
2. De ejecución: Entonces es cuando aparecen los objetivos de ejecución, las cuestiones técnicas, físicas y mentales que se necesitan para lograr estos resultados.
Cuando uno realiza las metas de resultado las cuales son muy buenas, pues nos excitan, nos motivan para seguir hasta el final, osea, realizar las cosas especifica del entrenamiento deportivo para llegar a su objetivo de resultado.
Concentrándose en las cosas técnicas, físicas y mentales que forman a un buen pitcher.
La imposición de metas es poco a poco, paso a paso, de fácil a lo difícil, desafíos que pueden realizarse de forma precisa en los elementos que usted tiene que superar. Realizando Test para medir sus resultados y su progreso día a día.
Después de esta breve explicación vuelva a examinar sus objetivos de Campeonato.
•    ¿Qué son las cosas que necesito realizar?
•    ¿En qué aspecto tengo que trabajar más?
Usted debe realizar una lista de estos aspectos tanto técnico como físico los cuales tienen que mejorar.
Después ordene los objetivos a su gusto, que sean fáciles según usted debe alcanzar, prior izando los que tiene que trabajar primero o sea ordenar según el grado de dificultad a vencer.
Hay que conocer que los objetivos a vencer tienen que ser fuertes pero alcanzables, trabajar con los porcientos claros y asequibles para poder medir sus resultados.
Los objetivos tienen que ser
1. De corto plazo
2. Medibles
3. Realista
4. Positivos
5. Específicos.
Ya a partir de aquí usted y su entrenador pueden elaborar su plan de trabajo hacia su meta de forma más clara y precisa.
Para esto usted debe
1. Determinar su objetivo de ejecución.
2. Definir su objetivo de ejecución.
3. Realizar su plan de entrenamiento.
4. Ubicar los Test para medir su mejoría.
Los objetivos tienen que ser de ejecución, no de resultado.
Planificar ¿Qué es lo que hará? ¿Cuando? Así como el tiempo que dispone.
En unión de sus entrenadores todos los objetivos de ese macro. La estrategia a desarrollar por usted para mejorar su resultado los puede aplicar incluso en su vida diaria y futura.

Conclusiones

1. Para el desarrollo de una buena efectividad en el lanzador se deben tener una correcta preparación Física, técnica -táctica y psicológica.

2. El atleta y su entrenador deben elaborar su plan de trabajo hacia metas de forma más clara y precisa.

Bibliografía
•    Arnaiz Espinoza, Ricardo. Algunas consideraciones sobre la influencia de la práctica del baseball en la provincia de Ciego de Avila. Trabajo de Diploma. ISCF 1989.
•    Cema. Baseball avileño: Boletín informativo. Cema: Centro de Información del deporte. Ciego de Avila, 1993.
•    Ealo de la Herrán, Juan. Baseball, la Habana. Ed Pueblo y Educación. 1984.
•    Forteza de la Rosa Armando. Base Metodológica del entrenamiento deportivo. Ed. Ciencia y Técnica. Cda Habana.1988.
•    Hernández Corvo, Roberto. Morfología Funcional Deportiva. Ed. Cientifico-Tecnica. La Habana. 1986
•    Meinel, Kurt. Didáctica del movimiento. Ed Orbe.1977.
•    Menschinkov, Volkov. Bioquímica. Ed. Mir. Moscú. 1991.