Palabras claves: ENTRENADORES DEPORTIVOS/DIRECCION/PEDAGOGIA/PROFESORES DE EDUCACION FISICA

Título: Lo que cada entrenador debe saber.

Autor(es): Dr C. Mritha  Hechavarría Urdaneta

 

Texto completo

 

 

A mis hijos Raulito y Nelsideismy, la razón de ser de toda mi vida

A mis  nietas consentidas, Sheyla y Nelsy Alexandra

A mi querido esposo por tantos años de amor y cariño

A mis entrañables amigos, ellos saben quiénes son.


PRESENTACIÓN POR PARTE  DE LA AUTORA

 

El presente libro no pretende  dar recetas sobre todo lo que debe conocer y saber hacer el entrenador deportivo, sin embargo en él aparecen reflejadas nuestras experiencias profesionales  de más de 34 años, así como las de mis compañeros de  la Cátedra de Teoría y Metodología del Instituto Superior de Cultura Física “Manuel Fajardo”, Universidad del Deporte de Cuba, en la formación, capacitación y superación de profesionales nacionales y extranjeros vinculados directamente a la práctica de actividades deportivas.

 

Los contenidos que en él aparecen han sido motivo de discusión  y análisis en diferentes foros, eventos, especialidades deportivas, maestrías y reuniones científicas y metodológicas en Cuba y en otros países, Sin embargo el material que  presento. fundamentalmente  se desarrolla con las  siguientes intensiones:

 

-          Contribuir a la elaboración y mejoramiento del currículum para la formación  de los profesionales de la esfera de la Cultura Física,  esencialmente a lo referido a su componente más dinámico, el deporte.

 

-          Ofrecer herramientas de trabajo para aquellos entrenadores  que son empíricos para que puedan llegar a dirigir, controlar y evaluar  el proceso de entrenamiento deportivo de la manera más adecuada posible, sobre bases científicas y sin violar los principios de este proceso pedagógico.

 

-          Contribuir a la preparación profesional de aquellos atletas que cuando se retiran de su vida activa en el deporte, se dedican a la preparación de otros, ya que sienten la necesidad de aportar a los niños y jóvenes  sus conocimientos y experiencias, pero a veces, existen algunos con la creencia de que para esto es solamente suficiente  el dominio que alcanzaron desde el punto de vista  técnico- táctico de las habilidades motrices deportivas. (elementos técnicos)  de sus respectivos deportes, sin detenerse a pensar que precisamente, de lo que carecen es de aquellos conocimientos y  habilidades que implican el cómo hacer o de cómo trasmitir  ese dominio  de la manera más adecuada a  otros jóvenes atletas  que también seleccionaron  su mismo deporte.

 

-          Contribuir a que los profesores de Educación Física que se han dedicado fundamentalmente a esta actividad amplíen sus conocimientos sobre lo que debe saber hacer un entrenador, ya que muchas veces tienen la responsabilidad de preparar a los equipos deportivos de sus respectivas escuelas para representar a estas en diferentes eventos deportivos organizados precisamente con ese objetivo.

 

-          Comprometer a todos los que tienen la vocación de ser entrenadores deportivos o como en algunos deportes se les llama directores técnicos a que no olviden que aún y cuando se tenga mucha información sobre un deporte en específico  es necesario mejorar y ampliar su nivel de conocimientos, de habilidades y competencia profesional.

 

-          Y también ofrecer un material de consulta para cualquier persona o Institución interesados por conocer sobre  los conocimientos  y habilidades que debe tener un entrenador que tiene  la gran responsabilidad de preparar a los deportistas desde que inician su vida deportiva hasta que se retiran del deporte activo.

 

Entre estas  personas se pueden encontrar, los propios deportistas que reciben la influencia instructiva, educativa y de desarrollo de este profesional,  padres y familiares de los mismos, funcionarios y directivos del deporte o los responsables de la capacitación  y preparación de los entrenadores.

 

Esperamos y además somos conscientes de que con las críticas y sugerencias  que desde el punto de vista teórico, metodológico y práctico puedan hacer los especialistas, a esta obra, la misma  puede ser enriquecida o ampliada en otras oportunidades.

Gracias por los apoyos y colaboración que he recibido

Dra.C. Mirtha Hechavarría Urdaneta

 

 


TABLA DE CONTENIDOS

 

Introducción ………………………………………………………………………………………..

Capítulo 1 ¿Quién es el entrenador deportivo y cuál es su responsabilidad ante el proceso pedagógico que dirige?.........................................................................................

1.1        Rasgos o características que debe reunir el entrenador deportivo o director técnico del equipo.

1.2        Responsabilidad del entrenador deportivo.

 

Capítulo 2 Tendencias y cambios del entrenamiento deportivo en el presente milenio. Retos para el entrenador deportivo………………………………………………….

2.1        Reflexiones sobre el proceso de cambio en el Entrenamiento Deportivo.

2.2        Proyecciones o tendencias del Entrenamiento Deportivo en el presentes milenio.

2.3        Cambios del Entrenamiento Deportivo de acuerdo con sus tendencias en el presente milenio.

2.4        Algunos aspectos para enfrentar el cambio con un nivel aceptable en la Educación Física y el Entrenamiento deportivo.

2.5        Cambios que deben considerar las instituciones responsabilizadas con la formación, superación y capacitación de los profesionales de la Educación Física y el Deporte.

 

Capítulo 3 Un acercamiento a los estándares de calidad del Entrenador Deportivo y el profesor de Educación Física…………………………………………………………………

3.1        Estándares de calidad desde el marco pedagógico profesional.

3.2        Estándares de calidad desde el marco de la especialidad.

3.3        Estándares de calidad desde el marco investigativo (científico).

3.4        Estándares de calidad desde el marco de la competencia profesional (laboral).

 

Capítulo 4 Las habilidades pedagógico – profesionales que debe tener el entrenador o director técnico para alcanzar altos rendimientos deportivos…………………………..

4.1        Criterios didácticos metodológicos sobre las habilidades pedagógicas que definen el saber hacer de los entrenadores deportivos o directores técnicos.

4.2        La actividad pedagógica de los profesionales de la Cultura Física. Su estructura.

4.3        Clasificación de las habilidades profesionales que debe tener todo profesor, entrenador deportivo o director técnico.

4.4        Principales habilidades pedagógicas profesionales del profesor de Educación Física.

4.5        Principales habilidades pedagógicas profesionales del entrenador deportivo o director técnico.

 

Capítulo 5 Recomendaciones a los directivos y académicos responsabilizados con la adquisición y desarrollo de las habilidades profesionales de los estudiantes que se forman en sus instituciones…………………………………………………………………..

5.1         Estructura del modelo teórico para una disciplina o asignatura que desarrolla conocimientos y habilidades pedagógicas profesionales.

5.2         Criterios metodológicos que deben tenerse en cuenta para desarrollar las habilidades pedagógicas profesionales en las asignaturas que con esa orientación forman parte del plan de estudio del profesional de Cultura Física y Deporte.

5.3         El trabajo independiente como vía para desarrollar habilidades motrices y habilidades pedagógicas profesionales.

 

 

7

8

14

28

39

53

 

 

Capítulo 6 Otras dimensiones de análisis de la importancia del desarrollo de las habilidades pedagógicas profesionales  en la formación de los especialistas de la Cultura Física. ………………………………………………………………………………………

6.1 Desarrollo y perfeccionamiento de las habilidades pedagógicas mediante las actividades de superación de los docentes.

6.2  La investigación científica en la validación y perfeccionamiento de los programas tomando como indicador las habilidades pedagógicas profesionales.

6.3  Premisas para el análisis de la competencia laboral del entrenador deportivo o director técnico y su relación con las  habilidades pedagógicas  profesionales.

Capítulo 7 Consideraciones sobre la habilidad de los entrenadores para tomar e implementar sus decisiones……………………………………………………………………...

 

66

82

 

 

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

El Entrenamiento  Deportivo  como proceso eminentemente pedagógico,  que se ocupa del proceso de instrucción y educación de los deportistas  en función de que manifiesten en cada momento de su preparación los más destacados resultados en el deporte que se practique, sólo es posible si existe  una persona que tenga conocimientos sobre este proceso, que sepa hacer bien las cosas con vocación y responsabilidad, que tenga la competencia requerida,  la persona  a que nos referimos es al entrenador deportivo.

Hablar de la persona encargada de orientar de manera consciente y sistemática la preparación del deportista  con vistas  no sólo a que alcance los mayores  resultados en el deporte elegido, sino de que estos  recorran el camino más largo de perfeccionamiento deportivo de acuerdo con sus particularidades individuales y las características de su deporte, no es tarea  nada fácil, mucho más cuando las tendencias o proyecciones contemporáneas del entrenamiento deportivo requieren cada vez de mayor preparación en lo técnico y en lo pedagógico profesional, inteligencia y creatividad de esta persona.

Esto de ninguna manera quiere decir  que las aportaciones que aquí se presentan no tengan en cuenta determinados aspectos tradicionales en lo que diariamente hace el entrenador, lo que sí pretendemos es presentarlos  de la forma más actual o contemporánea posible.

Por otra parte,  esperamos  que los que consulten esta obra,  no pierdan de vista dos (2)  cosas:

  • Cuando hablamos del saber hacer de los entrenadores deportivos y directores técnicos nos referimos a sus habilidades pedagógico- profesionales, mismas que para que  se manifiesten,  tienen que existir  previamente conocimientos,  tanto pedagógicos como de la especialidad deportiva.
  • Y que se pueden tener esos conocimientos  y no tener habilidades, es decir no se sabe  hacer con ellos. En otras palabras no se saben aplicar en las condiciones en que  ellos son necesarios.

En la medida en que se van implantando nuevos records y marcas, en que se detecten y seleccionen talentos cada vez en edades más tempranas y que por supuesto surjan nuevas formas y métodos para  llevar a cabo el trabajo de la preparación en los entrenamientos y para las competencias, implica que se mejore el saber hacer de los entrenadores deportivos, visto en el sentido de las acciones pedagógicas profesionales que garanticen lograr los propósitos anteriores, lo cual se espera del análisis  por parte de aquellos especialistas que  han dedicado parte de su tiempo a la preparación formación y capacitación de los entrenadores deportivos.

CAPITULO 1

¿Quién es el entrenador deportivo y cuál es su responsabilidad ante el proceso pedagógico que dirige?

 

El entrenador deportivo es el técnico, es el maestro, es el pedagogo que dirige todo el proceso de preparación y competencia de los deportistas para lo cual estructura su actividad pedagógica de proyección o construcción, organizativa y comunicativa, además de ser el que toma las decisiones. Muchas veces es llamado director técnico del equipo deportivo.

Es un educador que a través de su plan de entrenamiento organiza todas las sesiones de acuerdo con el tiempo disponible para cumplir objetivos precisos, ya sea del equipo deportivo como  individuales.

Influye directamente en las actuaciones y comportamientos de los deportistas, ya que aparenta tener todas las respuestas a las interrogantes formuladas por sus atletas, por su preparación, experiencias, personalidad,  carisma, cultura (no sólo deportiva), etc.

El buen entrenador alienta a sus atletas a realizar proezas casi increíbles.

En tal sentido no hablamos de cualquier entrenador, sino de un entrenador deportivo de excelencia,   es decir de un entrenador deportivo de calidad superior, 100% profesional, el que tiene que ver con su atleta,  los resultados de su trabajo, lo que quiere, lo que espera y desea, el que satisface todas o casi todas las expectativas, respecto a la preparación de los deportistas,  en lo pedagógico, en lo profesional y en la especialidad deportiva.

Esto es  importante señalarlo,  porque en ocasiones hay atletas que se destacan por sus altos resultados, dado fundamentalmente  por sus potencialidades como talentos deportivos, no  precisamente por la preparación e influencia que de acuerdo a como pensamos, debe tener su entrenador. En este caso,  caben aquellos entrenadores que por lo general, lo son solo de un atleta, sin importarles  todo lo que pueden aportar a la preparación y educación de otros deportistas también con talento, que despuntan como relevos de las  figuras de primer nivel y que cuando éstas se retiran de su vida activa en el deporte, prácticamente ellos también desaparecen como entrenador deportivo.

Por ello,  si hablamos de un entrenador de calidad, éste  debe tener determinados rasgos o características, mismas que no esperamos que nadie vaya  a pensar,  que las que a continuación aparecerán relacionadas sean las únicas, sin embargo son las que de acuerdo con el criterio de numerosos atletas y otros especialistas son las más significativas que debe tener un entrenador que se considere de excelencia.

1.1 Rasgos o Características que debe reunir el entrenador deportivo o director técnico del equipo.

-          Tener conocimientos suficientes y profundos de la modalidad deportiva que entrena, así como del proceso pedagógico que dirige, para que a través de un proceso de instrucción y educación el atleta o el equipo alcancen los objetivos del alto rendimiento deportivo.

Los conocimientos sobre su deporte y que le permiten caracterizarlo, parten, de acuerdo con Ranzola, A (1999- 2000), de saber sobre éste lo siguiente:

Tipos de movimientos, Frecuencias en competencias, Duración de los movimientos, Capacidades físicas predominantes, Duración del evento, Rango de tiempo efectivo de trabajo, Duración del descanso. Frecuencia en competencias, Régimen de trabajo muscular, Sistema energético predominante, Rangos de frecuencia cardiaca, Descansos Inter.-encuentros, Rangos de lactato, Cualidades psicológicas, Porciento de grasa permisible,  masa muscular activa y  Composición corporal idónea.

-           Poseer la fuerza necesaria en término de conocimientos, habilidades y capacidades profesionales suficientes para poder crear la visión necesaria sobre los cambios actuales que se presentan en las formas, métodos y metodologías que se aplican en el entrenamiento deportivo en el presente siglo.

-           Poder desarrollar iniciativas en función de mejorar todo el proceso pedagógico y de preparación deportiva de los atletas.

-          Tener conocimientos y habilidades pedagógicas profesionales que lo lleven a que su atleta o equipo alcancen el mayor resultado deportivo, de acuerdo con la etapa dada.

-          Reunir determinados estándares de calidad (pedagógico, de la especialidad, investigativo y de  competencia profesional – laboral)  que lo acrediten y  merezca ser reconocido como entrenador deportivo.

-          Inspirar confianza, no sólo a sus atletas, sino también al equipo multidisciplinario que lo acompaña, a la institución  y sociedad o país que representa.

-          Tener tacto pedagógico, aspecto importantísimo que nos dice del trato adecuado a los deportistas de acuerdo con las particularidades de cada uno de ellos. No puede olvidar, en tal sentido que  a todos los atletas no se les puede hablar y en particular llamar la atención de la misma forma.  Por lo tanto tiene que tener mucha paciencia.

-          Poseer estabilidad emocional para enfrentar y resolver cualquier situación problémica que pudiera presentarse en los entrenamientos y competencias deportivas.

-          Motivar y estimular a sus atletas (sobre todo si estos son niños) a la práctica del deporte para que se sientan competentes, es decir capacitados para practicarlo, que se entretengan y  se diviertan.

-          Debe conocer las características o particularidades de cada uno de sus atletas, desde todos los puntos de vistas.

Esto es muy importante, ya que, este conocimiento puede llevarlo en determinadas circunstancias, por ejemplo, a cambiar sistemas de juegos o seleccionar  diversas variantes para así buscar el equilibrio necesario que daría más posibilidades de éxito.

Si el entrenador conoce los rasgos de la personalidad de los deportistas,  cómo éstos pueden controlar sus emociones puede entonces dirigir, controlar y evaluar  el resultado de las diferentes acciones motrices, cuándo y  en qué momento realizarlas, además de saber cómo concientizarlos para que estos vean, se preocupen y se ocupen de elevar el nivel de los diferentes componentes de la preparación deportiva. Física (general y especial), técnica, táctica, psicológica y teórica.

-          Saber gestionar su propio conocimiento a partir de las estrategias que se ha planteado para llevar a cabo el proceso de preparación de los deportistas.

-          Tener conocimientos científicos y metodológicos sólidos que le permitan en determinada medida contrarrestar el efecto de las carencias de tecnologías de punta (en los equipos e instrumentos deportivos y en las condiciones de las instalaciones), que puedan ser aplicados en todo el proceso de preparación de los atletas.

Claro que en este sentido, me estoy refiriendo  a la tecnología blanda, que ha permitido que nuestro país a partir de la preparación metodológica que tienen nuestros entrenadores de excelencia haya podido mantenerse entre los 10 países mejores ubicados en el deporte olímpico.

La tecnología metodológica concebida como tecnología blanda, es entendida como “el recurso metodológico que se crea para resolver problemas científicos metodológicos que tengan que ver con cualquier tipo de actuación  del profesional que tienda al incremento de la salud, de la educación física, el entrenamiento deportivo y la mejora de la calidad de vida. (Hechavarría M, Laza. M. A y Bequer, G, 2001, pág.2)

-          Tener ética y autoridad.

-          Ser reconocido como líder fundamentalmente  por sus atletas.

-          Adecuar a sus condiciones reales de trabajo las aportaciones de la ciencia y la tecnología.

-          Debe estar suficientemente motivado por el deporte que entrena, que domina, que le gusta enseñar y trasmitir todo su entusiasmo a los deportistas.

-          Dirigir el proceso de entrenamiento combinando adecuadamente los estilos de dirección pedagógica, los cuales por supuesto están relacionados con los estilos de enseñanza. Esos estilos tienen que ver con las acciones que realiza el entrenador durante los entrenamientos y competencias.

Un entrenador o director técnico autoritario, no fomenta la autonomía de sus atletas y hacen que estos se sientan menos competentes como deportistas, ya sea como voleibolistas, esgrimistas, nadadores, etc.

Por el contrario, si el entrenador estimula la autonomía de los atletas, eso redunda en consecuencias positivas desde el punto de vista  cognitivo, afectivo y conductual en los mejores resultados deportivos que sean capaces de lograr los deportistas por sus potencialidades orgánicas.

-          Saber inculcar constantemente valores a sus atletas, cuestión imprescindible en este milenio porque el mismo se presenta con mayor comercialización y profesionalismo en las diferentes disciplinas deportivas.

Entre otros se pueden mencionar: el amor a la patria, disciplina, respeto, valentía, espíritu de lucha, etc.

-          Destacarse por su gran sentido ético y autoridad, dado esto por su actitud ante la sociedad, sus atletas, su trabajo y por su ejemplo personal. (Ver de Hechavarría, M y O. Paulas, el Entrenador Deportivo de excelencia)

-          Saber tomar decisiones lo mismo  en los entrenamientos que en las competencias, para lo cual debe analizar dentro de las alternativas que tenga, cuál es la que debe seleccionar en el menor tiempo posible en función del objetivo que se persiga.

Tanto el entrenador como sus atletas, en la competencia muestran y son el reflejo del trabajo bueno, regular o malo que se ha hecho en los entrenamientos, independientemente de la estructura del sistema competitivo al que deben enfrentarse.

1.2 Responsabilidades del entrenador deportivo

El entrenador deportivo o director técnico, entre otras tiene que cumplir las siguientes responsabilidades:

  • Ofrecer al deportista los conocimientos y las condiciones necesarias y favorables para que puedan desarrollar la práctica de su deporte de manera exitosa, lo que se concreta en la competencia en resultados deportivos.
  • Aplicar la metodología del entrenamiento deportivo para lograr la instrucción, educación  y desarrollo de sus atletas independientemente de su edad, sexo y niveles de rendimiento físico y deportivo.
  • Como trabajador del deporte,  debe estar pendiente de la prevención y cuidado de la salud de sus atletas, lo que lo obliga a realizar un trabajo consecuente en la dosificación de la carga, sobre todo para evitar lesiones por muy leves que éstas sean.
  • Estructurar la actividad pedagógica que desarrolla utilizando los conocimientos que posee desde el punto de vista pedagógico y de la especialidad deportiva, todo con vistas a que el atleta alcance su más alto rendimiento deportivo en dependencia de la etapa y momento de la preparación en que se encuentre.
  • Cumplir con las orientaciones e indicaciones (metodológicas, administrativas, etc.)   que en cuanto al trabajo que debe realizar con su atleta o equipo le señalan las instancias superiores.
  • Evaluar sistemáticamente  su trabajo y el del  deportista.

Un entrenador deportivo de excelencia que trabaja en el alto  rendimiento deportivo y que reúna en términos generales las anteriores características, cumpla con  las responsabilidades mencionadas  y que siempre va en la búsqueda y selección de acciones de rendimiento, debe también conocer que estas acciones  de acuerdo con el criterio de  Heckhausen, H  (1977), son  aquellas que se producen sólo cuando se cumplen los siguientes requisitos:

  • La acción puede conducir a un resultado objetivable.
  • Se enjuicia de acuerdo con unas medidas de calidad y de cantidad.
  • El que ejecuta la acción puede registrar un triunfo o un fracaso (la acción no es para él ni demasiado fácil ni demasiado difícil).
  • El que ejecuta exige al resultado de su acción un determinado grado de aptitud.
  • El ejecutante se sentirá responsable de la realización de su acción de acuerdo con su  posición y esfuerzo.

En la misma dirección, el mencionado  autor expresa,  que para que el resultado de una acción pueda ser considerada como un rendimiento deben darse las siguientes condiciones:

  • La actividad debe poder tener éxito o fracasar.
  • Las actividades deben poder diferenciarse según su respectivo grado de dificultad.
  • Debe existir una medida previa de calidad, reconocida como válida para todos.
  • El efecto de la actividad debe repercutir sobre uno mismo considerado como persona.

En fin el entrenador deportivo de excelencia tiene que tener personalidad, destacando sus rasgos fundamentales como persona y como profesional  en la manera en cómo actúa y se comporta, no sólo en el deporte, sino en todo lo que tiene que ver con su entorno social.

En este sentido sobre todo el de alto rendimiento deportivo  es especialmente considerado, respetado y querido en muchos países de diferentes continentes.

BIBLIOGRAFÍA

-          Heckhausen, H. Leistungs motivation und Sport, en ADL-Kongress (Motivation in Sport, 1977).

-          Hechavarría, M  y O, Paulas. El Entrenador deportivo de excelencia. Monografía. (Material original 1999, ampliado en el 2002).

-          Hechavarría, M. M. Laza y G. Bequer. Análisis de la influencia de la tecnología blanda en la e3ducación física frente al proceso creciente de globalización en América latina. XVIII Congreso Panamericano de Educación Física, Julio del 200.

-          Inguanzo, R.F. Ganar o Peder en el deporte. Secretearía de Educación Pública. Guanajuato, México, 2004.

-          Ranzola, A. Aspectos a tener en cuenta para caracterizar un deporte.

Presentados en Reuniones metodológicas de la Disciplina Teoría y Metodología de la Educación Física y el Entrenamiento deportivo (1999-2000).

-          Roffé, M. Psicología del jugador de fútbol.”Con la cabeza hecha pelota”. Le Lugar editorial. Buenos Aires, 1999.

-          Ser campeones. Todo lo que implica. Investigación Cualitativa. Universidad del Fútbol, Pachuca, Hidalgo, México. Reporte de Investigación (2004).


CAPÍTULO 2

Tendencias y  cambios del entrenamiento deportivo en el presente milenio. Retos para el entrenador deportivo

2.1- Reflexiones sobre el proceso de cambio en el entrenamiento deportivo

 

Permítanme iniciar este aspecto con el siguiente planteamiento a partir del cuál he podido hacer algunas reflexiones sobre la persona que nos ocupa y la esfera en que la misma se desenvuelve.

 

“Cada uno de nosotros  debemos  ser el cambio que queremos ver en el mundo”.

GANDI

El cambio es un aspecto que se da en nuestra vida  social, aunque no siempre nos percatamos de su influencia y sobre todo de sus efectos.

No es el cambio en si el que tiene una especial significación en la sociedad moderna que como persona y profesional hoy compartimos, sino el alcance de este en todos los ámbitos en que nos desenvolvemos.

Los avances de la ciencia y su impacto en el mundo a través de la tecnología influyen de manera decisiva en los cambios que se pueden dar en una esfera.

La esfera en que nosotros nos desenvolvemos  es la Cultura Física, considerando que esta es parte de la Cultura Universal y abarca  todos los conocimientos y el conjunto de valores materiales y espirituales creados por el hombre para desarrollarse de forma integral, mejorar su salud y en general su calidad de vida, a través de la Educación Física, el Deporte, la Recreación y otras manifestaciones de actividades  físicas tomando en cuenta el medio en que el se desenvuelve, las tradiciones, las costumbres y la potencialidades humanas (Reyes P. M. Hechavarría y O. Paulas, 1998. S.E.)

No pretendo ni abarcar o agotar todo lo que se puede analizar sobre el proceso de cambio en  el Entrenamiento Deportivo, pero si destacar algunos aspectos que considero importantes.

Las primeras reflexiones que quiero compartir tienen que ver con la consideración de que el cambio tanto  en la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo es un proceso de diferentes dimensiones .que implica transformaciones o alteraciones en las creencias, criterios, valores, puntos de vistas anteriormente asumidos por aquellas personas, que de una u otra forma están relacionados con ellos, ya sean de trabajo, formas de  hacer las cosas, de dirección y de materiales, medios o recursos que se requieren para cumplir estas actividades.

El cambio referido es un proceso de diferentes dimensiones  «multidimensional», porque abarca entre otros, los componentes fundamentales de estructuración de los procesos  pedagógicos correspondientes, al profesor y el entrenador, que son los que desarrollan estas actividades y deben responder por los resultados que se alcancen en función de sus objetivos, los alumnos y atletas que reciben toda la influencia instructiva, de desarrollo y educativa que la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo conllevan y los funcionarios y directivos que tienen que ver con la parte estructural, administrativa y organizativa que garantiza el soporte de estas áreas en los marcos del desarrollo de la Cultura Física del país.

Para que se dé el cambio en la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo es necesario que todos los profesionales tengan la fuerza suficiente para poder crear la visión necesaria, entendiendo que “Visión es nada más y nada menos que tener una idea del futuro con algún comentario implícito o explícito sobre los motivos por los cuales la gente debe esforzarse por crear ese futuro”.

No quisiera seguir avanzando en estas reflexiones sin detenerme en lo siguiente:

En ocasiones no se distingue entre los términos innovación y cambio. Estos no son sinónimos; al respecto comparto el criterio de Andrew Sparkes (1998) que citando a Kirls (1988) expresa que:

“Innovación se refiere a las nuevas y originales prácticas e ideas dentro de contextos particulares, aunque esto no implica que se produzca necesariamente un cambio; y agrega que ... es posible presentar una innovación que englobe alguna idea nueva sin que se produzca un cambio genuino en lo que se piensa o hace”.

Por ejemplo: al sustituir un deporte (como medio)  por otro, en Educación Física, sin que afecte sus objetivos, no quiere decir que haya un cambio genuino del currículum para el nivel correspondiente de la Educación.

El cambio implica transformación e iniciativas. Puede analizarse, entre otras,  de la siguiente forma: la dinámica competitiva actual trae como consecuencia que se cambien las formas de estructuración y planificación del entrenamiento y que entrenadores destacados tengan la iniciativa de presentar modelos de planificación para lograr un cambio importante en la preparación del deportista  en cuanto a esa dinámica; por otro lado, las altas marcas y nuevos records registrados implican iniciativas de cambio (por ejemplo: nuevas zapatillas de carrera, nuevos modelos de trajes de baño para la Natación, pelotas de colores en Voleibol, pelota fosforescente en Tenis de Mesa, etc.).

Si,  compartimos el criterio de que tanto la Educación Física como el Entrenamiento Deportivo son procesos pedagógicos, claro está, con objetivos, orientaciones y especificaciones diferentes como componentes fundamentales de la Cultura Física, entonces se puede plantear,  al acercarnos a los criterios de A. Sparkes (1997) que en dichos componentes se pueden dar dos tipos fundamentales de cambios:

* El cambio real o significativo, que es un proceso a largo plazo donde hay transformaciones en cada una de las dimensiones que se consideran en estos procesos pedagógicos (tal es el caso de los medios que se emplean para desarrollar los contenidos, en las formas en que estos se van a planificar, organizar y desarrollar); implica reorientación del profesor y el entrenador, porque se transforman sus creencias, criterios, etc., que darán forma a nuevas prácticas pedagógicas referidas a cómo desarrollar la Educación Física en la escuela y el proceso de entrenamiento.

* El cambio superficial, que no implica una reorientación de estos profesionales, puesto que no hay cambio en lo que piensan y hacen.

De acuerdo con el  autor mencionado, este tipo de transformación da la impresión de estabilidad pero de cambio, de diversidad pero también de uniformidad, por ejemplo cuando se utiliza un nuevo medio de enseñanza o entrenamiento, no parece que algo haya cambiado, pero objetivamente la situación no se presenta igual que siempre.

Cualquiera que sea la fuente y el tipo de cambio, éste siempre se experimenta de forma muy personal y es lo que nos da la dimensión subjetiva del cambio.

Sea cual fuere su fuente de procedencia, cada entrenador o profesor hará significativa cualquier propuesta de cambio en términos de lo que Hayle y Ponder (1977-1978), citados por A. Sparkes (1997), llaman la ética de la practicabilidad, la que será juzgada de acuerdo con los criterios que se aporten al dar respuesta a las siguientes interrogantes, que aprovechamos para acercar a nuestra esfera:

  • ¿El cambio atiende potencialmente a una necesidad? ¿Estarán los alumnos y atletas interesados? ¿Aprenderán algo?
  • ¿Está claro el cambio respecto a lo que el profesor de Educación Física y el entrenador deportivo tendrán que hacer? ¿La propuesta de cambio posee claridad en cuanto a cómo hay que proceder?
  • ¿Cómo afectará personalmente al profesor o entrenador en cuanto a tiempo, esfuerzo, motivación y competencia así como las interferencias con las prioridades establecidas? ¿Cuáles son los costos en cuanto a esfuerzo que tengan que realizar y qué recompensas personales recibirán?

 

2.2 Proyecciones o tendencias del Entrenamiento Deportivo en el presente milenio

No es posible adentrarnos en el proceso de cambio en el entrenamiento deportivo  a la  luz del nuevo milenio, si no reflexionamos sobre sus tendencias o proyección contemporáneas.

Alejandro López (1997) precisa  de forma acertada y esclarecedora para avanzar en estas reflexiones que “... lo contemporáneo no es un momento en el tiempo, sino una época que abarca  todo lo actual o moderno”.

En el caso del entrenamiento deportivo sus proyecciones o tendencias han sido planteados por diferentes autores, entre los que se encuentran Gambeta (1994),  García, Valdivieso y Ruíz (1996), A. Forteza (1999), E. Borroto (1999). Estos en dependencia de sus intereses y características del estudio que  presentan, han necesitado hacer alusión a los mismos; de ellos hemos analizado que tienen muchos puntos en común.

A partir de esos planteamientos y sin pretender abarcar todo lo que al respecto tanto estos, como otros autores han expresado, analizo lo siguiente como tendencias del entrenamiento deportivo a las puertas del nuevo milenio:

*       Sinergia: De acuerdo con el criterio de V. Gambeta, esto significa simplemente, que el todo es más que la suma  de las partes; en el sentido de que independientemente del  nivel de los deportistas, no hay ninguna dirección del entrenamiento que se trabaje aisladamente, ellos tienen que unificarse de forma armónica para alcanzar los objetivos en todas las estructuras del macrociclo de entrenamiento.

*        Crítica y validez del modelo de Matveev (periodización): el aumento del número y continuidad de competencias en que tienen que participar los atletas de alto nivel, no posibilita que se estructure el entrenamiento a través de periodos (periodización); por lo tanto se requiere de otras formas de proyección del entrenamiento. Sin embargo, este proyecto de Matveev es válido para entrenar a los jóvenes talentos porque en la periodización a partir de objetivos competitivos previamente trazados, se tienen en cuenta los aspectos prácticos de la preparación del deportista en concordancia con sus condiciones biológicas.

*        El deporte (como espectáculo) subordinado a intereses económicos, hace que aumente la dinámica competitiva respecto a la cantidad de competencias en una temporada.

*        Aumento cada vez mayor de la orientación individual del entrenamiento, por la biologización que cada vez más está caracterizando el proceso en esta tendencia, donde el entrenador tiene que ser capaz de, esas regularidades biológicas convertirlas en regularidades metodológicas.

*       Iniciación deportiva  y especialización temprana o precoz, aspecto que hay que tratar con mucho cuidado, pues una especialización de estas características con una pobre base psicomotora y física pueden tener consecuencias negativas en el futuro rendimiento de los niños, adolescentes y jóvenes.

*       Preparación para varias competencias fundamentales en una temporada,  lo que no permite estructurar el entrenamiento por periodos con una sola competencia fundamental

*       El desarrollo de la condición física a través de la técnica; esto tiene sus ventajas porque se puede trabajar con mayor precisión planos musculares y capacidades físicas que se requieren en las competencias; se aprovecha el tiempo de que se dispone para entrenar, el deportista se motiva más y el trabajo se acerca más a lo que acontece en la competencia, pero cuidado, con esta tendencia cuando del trabajo con los jóvenes talentos se trata.

*       El establecimiento de diferentes modelos de planificación. Esto implica un mayor control del proceso de entrenamiento y depende de cómo se encuentran los atletas al iniciar los entrenamientos.  En este sentido se debe atender a:

¨       nivel de preparación,

¨       maestría y aspiraciones de éstos,

¨       objetivos de la competencia

¨       y lugar y condiciones donde se van a celebrar las mismas.

*       El aumento de la dinámica competitiva e inclusión cada vez más, de profesionales en diferentes deportes, lo que implica una mayor preparación de los entrenadores para poder lograr una adecuada individualización de la carga de entrenamiento.

*       La aplicación del avance científico y tecnológico al proceso de entrenamiento y de competición.

*       Un mayor control del uso de fármacos y sus efectos. Es por ello, que sobre todo a atletas de alto nivel, se les examina con mucha atención tanto en el proceso de entrenamiento como en las competencias.

 

 

 

 

2.3 Cambios del Entrenamiento Deportivo de acuerdo con sus tendencias en el presente milenio.

El análisis de las anteriores proyecciones o tendencias  nos permite destacar los principales cambios que se dan en el proceso de entrenamiento, los cuales se presentan a continuación:

  1. En la planificación y organización de los diferentes ciclos del entrenamiento, lo que  ha dado paso a diferentes modelos de planificación por la necesidad de buscar varias formas competitivas en un corto periodo de tiempo.
  2. La utilización reiterada de periodos directos a competencia (P.D.C.) en deportistas y deportes de alto nivel.
  3. Marcado predominio de la preparación especial en la correlación de la carga de entrenamiento.
  4. Modificaciones en las reglas de algunos deportes.
  5. En la preparación especial y profesional de los entrenadores y el grupo multidisciplinario que lo acompaña.
  6. En todo el sistema metodológico de preparación deportiva.
  7. En la rigurosidad con que hay que dosificar la carga de entrenamiento, tanto individual como la del colectivo (tratándose de equipos deportivos).

Como puede verse, el  proceso  biopedagógico  que es el entrenamiento deportivo,  tiene que tener una nueva proyección, considerando los  cambios expuestos. Al respecto Verjoshanki, I. (1990) expresa que “el sucesivo aumento del ya por sí elevado nivel de los resultados deportivos actuales requieren un sustancial perfeccionamiento, tanto del nivel del sistema de preparación de los atletas de altísimo nivel, como de todo el sistema metodológico de la preparación a largo plazo”.

Por otra parte, cuando se someten a examen concepciones tradicionales a la luz del resultado de las investigaciones, que implican datos actuales sobre el estado de la ciencia, la tecnología y la práctica pedagógica,  se nos presentan nuevas perspectivas y proyecciones en estos ámbitos.

Si a partir de esas tendencias se evidencia, y así es, la necesidad de cambiar para buscar programas de calidad respecto a ellas, y hacer propuestas para llevar el proceso de cambio buscando una orientación en entrenadores y profesores, es importante, entonces, que estos estén predispuestos a adaptarse a las nuevas condiciones, a mejorar resultados, e igualmente a mejorar su posición pedagógica y metodológica para enfrentar las nuevas tendencias.

 

La cara negativa para enfrentar el cambio de acuerdo con las nuevas proyecciones puede evidenciarse en:

  • El derroche o falta de recursos de todo tipo, que asegura la calidad de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo (en sus objetivos y en el proceso pedagógico que hay que desarrollar para el logro de estos).
  • Profesores y entrenadores o directores técnicos poco preparados; (en relación con los conocimientos y habilidades de la especialidad y las pedagógicas profesionales).
  • Profesores y/o entrenadores agotados y/o frustrados.
  • Y directivos y funcionarios demasiado apegados a sus cargos.

Refiriéndose a esta problemática (cara negativa...) John P. Kotter expresa que hasta cierto punto, la cara negativa del cambio es inevitable porque cuando las personas se ven obligadas a adaptarse a condiciones cambiantes, nuevas, siempre habrá traumas, cosas que duelen de alguna manera.

2.4 Algunos aspectos para enfrentar el cambio con un nivel aceptable en la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.

1°  Establecer un nivel de preparación elevado sobre la necesidad de transformar el proceso que se venía llevando a cabo tanto en profesores, entrenadores, directivos y funcionarios deportivos y educativos, metodólogos y asesores.

2° Apoyar activamente el proceso de cambio que se pretende, lo que sólo se logra si todos los que tienen que ver con él, comprenden la naturaleza del mismo y la dinámica con que se presenta.

3° Tener una visión sensata (adecuada, correcta) para llevar a un cambio útil a la Educación Física y al Deporte, como componentes fundamentales de la Cultura Física y para que los intentos de transformación no se disuelvan.

Una visión adecuada ayuda a dirigirse hacia los objetivos  que se quieren alcanzar; sirve de inspiración y motivación de todos aquellos que están implicados en los componentes mencionados y en su proceso.

Con una adecuada visión se evitan muchos cuestionamientos sobre lo que se plantea alcanzar en el futuro, además de servir de guía para tomar decisiones adecuadas.

Esa visión va encaminada a que el proceso de transformación tenga la calidad requerida.

 

 

4°   Procurar eliminar todos los obstáculos que bloqueen la visión de cambio y la transformación en sí, por que las mismas posiciones teóricas, metodológicas y prácticas que tienen profesores y entrenadores, reforzadas por sus propios resultados (alcanzados ya), por su experiencia personal, resultados de investigaciones,  lo que han captado del material bibliográfico que con anterioridad han consultado, se convierten en frenos importantes, en elementos discordantes que bloquean la necesidad y el intento de cambios.

Por ejemplo, un entrenador o director técnico  que se niega a reconocer y a adaptarse a las nuevas circunstancias biológicas, pedagógicas y metodológicas en que en  la actualidad se desarrolla el entrenamiento y que no están en línea con sus posiciones y criterios, se convierte en un obstáculo que puede frenar todo el esfuerzo por cambiar, incluso no solo en sí mismo, sino tratando de imponer su criterio a otros, que quizás sobrevaloren sus resultados y no atiendan a las nuevas circunstancias (es decir, al cambio).

Si le preguntamos a cualquier profesor o entrenador de más de 20 años en su profesión, si es difícil llevar a cabo un cambio en las posiciones de partida, probablemente respondan que es difícil.

5°   Informar a todos los implicados en el proceso (fundamentalmente entrenadores, profesores, atletas, estudiantes y directivos), no sólo para que vean los beneficios del cambio sino  además para que tomen conciencia de que la transformación es necesaria y posible.

6°  Lograr la comunicación adecuada entre directivos y entrenadores deportivos, funcionarios educativos y profesores, entrenadores y atletas y entre profesores y alumnos, porque no hay un aspecto que afecte más al cambio que el comportamiento de las personas que juegan  un papel importante en el proceso que se está llevando a cabo;  que son precisamente las que hemos mencionado en los casos de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.

En este acápite es necesario tener en cuenta que aquél que no se siente implicado en el   proceso (comenzando por la suficiente información) no se siente atraído pero tampoco comprometido.

7° No pretender  cambiar o transformar las estrategias de  trabajo, ideas, concepciones, posiciones de los profesionales de la Educación Física y el Deporte en un corto periodo de tiempo, porque estas son transformaciones importantes que requieren tiempo.

El trabajar con mucho esfuerzo y durante un largo período no quiere decir que se ha logrado el cambio sustancial que se espera, pero tampoco que deje de destacarse (celebrar) las pequeñas mejoras que se van alcanzando en el desarrollo físico, en las capacidades físicas y el perfeccionamiento de las habilidades motrices de los atletas y alumnos, etc., a partir de las actuales proyecciones.

Es necesario, pues, proceder con mucho cuidado, para que no se frene todo el impulso que    llevemos para lograr la transformación deseada.

2.5- Cambios que deben considerar las Instituciones responsabilizadas con la formación,  superación y capacitación de los profesionales de la Educación Física y el Deporte.

Con el desarrollo de este epígrafe quiero detenerme a reflexionar en los necesarios cambios que deben darse en la formación y superación de los profesionales, si prestamos la debida atención a las tendencias actuales de la Educación física y el Deporte y los cambios que éstas han generado al interior de sus procesos, que a su vez originan determinados cambios en los objetivos directos e indirectos y los fundamentos de la Teoría y Metodología de la Educación Física y la Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo.

A. Ruiz (1985) expresa que estas metodologías al igual que las otras disciplinas pedagógicas tienen su objeto de estudio y sus objetivos a lograr.

El objeto de estudio de las Teorías y Metodologías referidas, lo constituye  las particularidades de los objetivos, tareas, contenidos, métodos, procedimientos y los medios que para la instrucción y educación de los niños y jóvenes estudiantes y/o atletas se plantean la Educación Física y el Deporte.

En correspondencia con sus respectivos  objetos  de estudio,  los objetivos directos de la Teoría y Metodología están orientados a:

a)      Contribuir al desarrollo multilateral y armónico de los niños y jóvenes, a partir de su participación consciente y activa bajo la consideración de que ese objetivo se logra fundamentalmente si la clase se caracteriza por su enfoque contemporáneo, en tanto “este enfoque está dado por su carácter multilateral, la atención a las diferencias individuales en la labor colectiva de aprendizaje y la contribución al desarrollo  de un pensamiento productivo”, según plantea A. López (1996).

b)      Contribuir al desarrollo de  los profesionales de la esfera tanto en su formación como en la capacitación de estos. En este caso es válida la consideración que al respecto planteo en mi tesis doctoral (1994), donde destaco que:

“La Teoría y Metodología estudia las regularidades específicas del proceso de enseñanza aprendizaje de la Educación Física y el Deporte y forma parte de las ciencias pedagógicas; es la didáctica especial de estos procesos, que plantea sus diferentes teorías sobre la base de la didáctica general, abordada por Pedagogía y tiene la responsabilidad de integrar y generalizar aquellos conocimientos, hábitos y habilidades pedagógicas profesionales de la carrera profesional, en relación con la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo...

Su particularidad fundamental consiste en simular y abordar todos aquellos aspectos pedagógicos, metodológicos, teóricos y didácticos que permiten la dirección de los procesos  mencionados, ya que, toda la teoría metodológica que brinda tiene una aplicación práctica inmediata.”

Por lo tanto, si específicamente hablando de deporte de alto rendimiento deportivo se manifiestan importantes cambios en las formas de estructurar y planificar los entrenamientos (fundamentalmente), de acuerdo con la dinámica competitiva y los nuevos escenarios en que se desarrolla el deporte, entonces, cualquier acción pedagógico – profesional de responsabilidad de esta ciencia, es imprescindible que se aborde bajo estas condiciones de cambio.

Entre los objetivos indirectos de la Teoría y Metodología de la Educación Física y del Entrenamiento Deportivo, se encuentran los siguientes:

a)      Contribuir al cumplimiento de las exigencias sociales planteadas para la Educación Física y para el deporte, (incluyendo el escolar y el de máximo rendimiento).

b)      Contribuir al desarrollo de las ciencias pedagógicas y a las que son  aplicadas al deporte, como por ejemplo, Fisiología, Psicología, Bioquímica, Biomecánica, etc.

Para crear un cambio en la Teoría y Metodología  (de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo), es importante formar un equipo fuerte que pueda dirigirlo.

J. Kotter (1999) refiere que para que ese equipo de trabajo al que llama coalición guía sea eficiente, debía considerarse las siguientes características, que enmarcamos en nuestra esfera específica como:

  1. Ubicar la fuerza profesional de que se dispone, es decir, que participen suficientes profesionales con experiencia en esta ciencia, de manera que las que queden fuera no puedan impedir el avance.
  2. Estar debidamente representados los diferentes puntos de vista, en términos de experiencia de trabajo, de instituciones, territorios, etc., que estén en línea con la tarea a resolver por esta ciencia, de acuerdo con sus objetivos dentro de la formación y superación de los profesionales, de manera que puedan tomar decisiones inteligentes y basadas en un nivel de información suficientemente convincente.
  3. Que el grupo cuente con suficientes profesores de prestigio en la especialidad, de manera que sus planteamientos sean tomados en cuenta por otros profesionales.
  4. Que en el grupo haya suficientes profesores que han demostrado ser líderes metodológicos y teóricos en el desarrollo de la Teoría y Metodología, y de los procesos que ellos abordan (profesores y entrenadores) para así poder concentrar ese motor impulsor de cambio en esta ciencia.

Esta última característica  (de liderazgo) es muy importante porque el equipo tiene que estar integrado por profesionales con habilidades para dirigir y para el liderazgo, lo que permite que se pueda trabajar en equipo, mantener el proceso bajo control e impulsar el cambio.

De este equipo no deben formar parte los profesionales que no dejen espacio para los demás. O que desconfíen del trabajo que se está realizando.

Para promover los cambios en Teoría y Metodología a la luz del nuevo milenio, los profesionales debemos mantenernos al ritmo con que se producen los cambios metodológicos y tecnológicos en la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.

  1. Otro aspecto a considerar es el siguiente: las posiciones teóricas, prácticas y/o metodológicas que se han cambiado pueden ser muy frágiles, si no alcanzan un equilibrio entre los criterios aportados y su utilización en la práctica, para que de esta manera se conviertan en el modo de pensar y hacer una Teoría y Metodología de la Educación Física y del Entrenamiento Deportivo realmente a la luz del nuevo milenio.

Los cambios que hemos referido del Entrenamiento Deportivo y en general en la Teoría y Metodología conllevan a que entrenadores o directores técnicos manifiesten determinada resistencia.

Resistencia vista como interacción entre sus propias experiencias vividas y lo nuevo que se le plantea; porque pueden ver desajustes importantes entre sus aspiraciones y la realidad, lo que también se puede extender a los directivos correspondientes.

Si interpretamos esta resistencia como conducta de oposición vale considerar lo que al respecto plantea Henry Giraux (1995) en el sentido de que, esta conducta debe ser analizada para ver si constituye una forma de resistencia, un punto central, para crear la base del diálogo y del análisis crítico, y sea teóricamente precursora en todos los argumentos que aportemos.

El que propicia o argumenta la necesidad de efectuar cambios en la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo desde los  puntos de vista teórico, metodológico y didáctico (incluye otros), tiene ante la resistencia que manifiestan profesores y entrenadores (sobre todo, ante los elementos que aportan los que son del criterio de que el cambio nos llevaría a experimentar procesos), que dirigir su atención hacia nuevas formas de entendimiento.

El fundamento requerido para argumentar el cambio tiene que ser riguroso, sustentado y útil en relación con la tarea fundamental a realizar. En el caso del Entrenamiento Deportivo, lograr resultados más relevantes en la vida deportiva de los atletas en correspondencia con su nivel, categoría y las nuevas marcas o records.

Por otro lado, tienen que buscar y presentar toda la argumentación posible que demuestre que la Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo en general y de los deportes específicos en particular, no son procesos ni estáticos ni concluidos, y considerar que la resistencia al cambio propuesto puede llevar a que no se implementen correctamente las nuevas estrategias, a atrincheramiento y a la adopción de una posición defensiva.

En este orden, es conveniente entender, que el cambio por vía autoritaria no funciona. El autoritarismo no es compatible con la reflexión que requiere el cambio como auténtica forma de progreso social y personal.

Por último queremos hacer las siguientes precisiones:

  1. La implementación de cualquier cambio de importancia en la Cultura Física a la luz del nuevo milenio requiere que todos los que tengamos que ver con este proceso entremos en acción con nuestras iniciativas, conocimientos y experiencias prácticas y que entendamos que una transformación exitosa implica reflexiones, mejoras definidas,  precisas en el desempeño de todas las metas.
  2. La clave de todo el proceso de cambio que a la luz del nuevo milenio realicemos, está en comprender el motivo por lo que es necesario cambiar, cuáles son las personas u organizaciones que se resisten a los cambios necesarios y sobre todo comprender por qué el liderazgo que se requiere para conducir ese proceso, va mas allá de la dirección pedagógica del Entrenamiento Deportivo por parte de entrenadores o directores técnicos en este caso.
  3. El profesor y el entrenador pueden mostrar cambio de actitud y comportamiento ante las     tendencias planteadas, donde “el cambio de actitud se sitúa en el orden del ser y del pensamiento, mientras que el cambio de comportamiento lo encontramos en el orden del hacer y de la acción”. (Henry L’amour, s/a).
  4. De acuerdo con las actuales tendencias o proyecciones del  Entrenamiento Deportivo es urgente que enfrentemos los cambios que esto implica y se lo expresemos a los colegas; solo así todos cooperaremos con nuestra experiencia y nos impulsaremos a favor del cambio.
  5. Una sensación compartida de lo que nosotros esperamos sea el Entrenamiento Deportivo y en términos más abarcadores la preparación deportiva de los deportistas, no sólo motiva sino que sirve de elemento para coordinar las acciones que dan lugar a las transformaciones.
  6. Si al compartir estas reflexiones con los colegas implica a su vez análisis, debate y reflexión, entonces se habrá cumplido lo que esperamos con estos planteamientos, partiendo de la premisa de que los cambios que de forma vertiginosa se dan en el ámbito de la vida social, no deja atrás a la Cultura Física como fenómeno social y mucho menos al Deporte como su expresión más dinámica.

 

BIBLIOGRAFIA

-          Borroto, Evelina.- Rasgos que caracterizan el entrenamiento deportivo en los equipos nacionales de Voleibol de Cuba a tenor de la dinámica competitiva actual. Tesis en opción al grado de Master en Teoría y Metodología del E. Deportivo, ISCF, 1999.

-          Calderón, C.- Bases científico – metodológicas de los aspectos principales del proceso de Educación Física, ACCAFIDE, 1994

-          Calderón, C.- Bases científico metodológicas de los aspectos principales del proceso de educación física.  ACAFIDE, 1994

-          Devíz, J. C. Peiró.- Nuevas perspectivas curriculares en Educación Física: la salud y los juegos modificados. Publicaciones INDE, España, 1997

-          Forteza, A.- Entrenamiento deportivo. Alta metodología. Edic. Komeki, Medellín, Colombia, 1999

-          Fritzler, W.- Nuevas tendencias del entrenamiento deportivo. Mesa Redonda. Primer Congreso Internacional, ENED, México, DF, 1998

-          Gambeta, V.- Nuevas tendencias en el  entrenamiento deportivo. Revista Rev. Entrenamiento Deportivo, Edit. Boidecanto. No.8, pág.4-5, Barcelona, 1994

-          García, M., M. Navarro y J. A. Ruiz.- Planificación del entrenamiento deportivo. Edit. Grijalbo, España, 1996

-          García, M., M. Navarro y J.A. Ruiz.- Bases teóricas del entrenamiento deportivo. Principios y aplicaciones. Edit. Gymnos, España, 1999.

-          Giraux, Henry.- Teoría y resistencia en educación. Prólogo de P. Freire. Siglo Veintiuno Editores, México, 1995

-          Hechavarría, M. La formación de experiencias previas pedagógicas en los estudiantes como base para la asimilación de los conocimientos y habilidades planteadas por la Disciplina Teoría y Metodología de la E. Física y el Entrenamiento Deportivo. (tesis en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas), C. De La Habana, 1994).

-          Hiabman, Craig.- Razón y pasión. ¿Manager o líder? Economía y Empresa. Edic. Grijalbo. S.A. Barcelona, 1991

-          Kotter, J.P.- Lidereando el cambio. MINIL. Servigraf, Ciudad de La Habana, 1999.

-          Laza, M. Análisis de las Estrategias Económicas del COI que fomentaron cambios en esa Institución. Tesis presentada en opción al título de Master en Administración y gestión del Deporte. Tutor. Dra. C Mirtha Hechavarría Urdaneta, Ciudad de la Habana, Enero del 2001

-          López Alejandro.- La clase de educación física. Actualidad y perspectivas. Ediciones Deportivas Latinoamericanas, México. DF, 1997

-          López, A.  y  C. Vega.- La clase de E. Física. Actualidad y perspectivas. Edic. Deportivas Latinoamericanas, México, DF, 1997

-          Reyes, P., M. Hechavarría y O. Paulas.- Hacia una cultura física de excelencia. Educación Física, México, 1998 (Original)

-          Ruiz Aguilera, A. Y otros.- Metodología de la Enseñanza de la E. Física. Edit. Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana, 1985

-          Salgado Araujo, J.- Revisión de la literatura actual sobre la continuidad del cambio de conducta en relación a la actividad física. Rev. De R. Física y Deportes, (54) (66-77), España, 1998

-          Verjoshanki, I. Entrenamiento Deportivo. Planificación y programación. Edit. Martínez Raca. S.A., Barcelona, España, 1990

-          Weinlik, J.- Entrenamiento Óptimo. Ed. Hispano Europea, S.A. Barcelona, España,1998

 

 


CAPÍTULO 3

Un acercamiento a  los estándares de calidad del entrenador deportivo  y el profesor de educación física.

3.1- Ante la necesidad de que cada vez, los entrenadores o directores técnicos deportivos y profesores estén mejor preparados para que obtengan los resultados previstos.

Todo profesor de Educación Física y entrenador deportivo o director técnico aspira a realizar bien su trabajo y además, a sentirse orgulloso por esto, considerándose en términos generales, como educadores deportivos eficaces.

Eficacia entendida en el sentido de que logran alcanzar profesionalmente las metas y fines propuestos, siempre y cuando estos hayan sido bien y claramente definidos, y que abarquen los modos, acciones y funciones profesionales que tanto los profesores como los entrenadores deben desarrollar.

Considerando que la formación, superación y capacitación de éstos debe estar orientada y sustentada a partir del establecimiento de determinados estándares de calidad que engloben los aspectos, parámetros y criterios que en términos generales, a la vez que garantizan,  permiten caracterizar a un buen profesor o entrenador, es por lo que,  con capítulo  tenemos la intención de lograr un acercamiento a los estándares mencionados.

Los estándares de calidad del entrenador o director  técnico deportivo y el profesor de Educación Física constituyen aquellos parámetros o criterios de referencia que cuantitativa o cualitativamente permiten de una forma bastante acertada expresar que estos profesionales están lo suficientemente  preparados con los conocimientos y habilidades de la especialidad y los pedagógico-profesionales que le permiten resolver los problemas que se presentan en estos procesos pedagógicos con la competencia requerida.

Los  estándares de calidad tienen que ser tenidos en cuenta en los centros de formación  y capacitación y son establecidos en el marco pedagógico, de la competencia laboral, investigativa y de la especialidad.

Precisamente en las instituciones hay que lograr que todas las acciones que se desarrollen desde el punto de vista académico y científico, se dirijan a la formación de profesionales de calidad, la que también se recoge en los estándares correspondientes.

De esta manera, los estándares de calidad en la formación del profesional constituyen aquellos parámetros cuantitativos y cualitativos que permiten establecer en qué medida se están cubriendo las expectativas y necesidades sociales y académicas del futuro profesional de manera eficiente, todo lo cual se extiende a su superación y capacitación.

En la formación de profesionales en la esfera de la Cultura Física, los principales parámetros de referencia lo constituyen: el modelo académico con el plan de estudio correspondiente y los estudiantes, razón de ser de cualquier institución educativa. (Hechavarría, M. y  O. Paulas, 1998).

Los estándares entonces, son los que invitan a renovar o cambiar los programas en dependencia de las necesidades que tengan que satisfacer estas instituciones.

Los profesores de educación física, entrenadores deportivos o directores técnicos tienen que cumplir determinadas funciones que no se limitan a la asignación de ejercicios para la enseñanza y perfeccionamiento de la  técnica de los deportes y otras habilidades motrices y para el desarrollo de las capacidades físicas. Ellos en conjunto y  en  primer lugar, tienen que actuar como maestros en función de instruir y educar a los alumnos y atletas, pero también tienen que actuar como dirigentes, científicos, administradores, asistente social, como estudiante y por supuesto como amigo.

Para ello deben estar preparados  desde el punto de vista pedagógico, investigativo (científico) y de la especialidad, para poder cumplir con los objetivos que tienen la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo. En suma, tienen que caracterizarse por una alta profesionalidad.

Los estándares de calidad de profesores y entrenadores que deben medir la profesionalidad de éstos, constituyen la senda  para alcanzar la excelencia deseada  y están encaminados a mejorar integralmente a dichos profesionales.

En esta oportunidad que estamos abordando el problema de la calidad en los componentes de la cultura física, dejamos esclarecido que, para el establecimiento de estándares de calidad en cualquiera de sus componentes, hay que utilizar el método científico, porque no solo posibilita la aplicación de la metodología adecuada en su determinación, sino también porque acrecientan la confiabilidad, de su objetividad y validez establecimiento, lo que se puede lograr por tres vías:

  • A través del diagnóstico
  • A través del método  o criterio de experto y perito
  • Mediante la combinación del diagnóstico  y el método de experto.

 

DIAGNOSTICO:

Se puede proceder de la siguiente forma:

v      Aplicar un  instrumento basado en técnicas y métodos de investigación para conocer la realidad del objeto de estudio

v      Analizar los resultados (tanto cualitativos como cuantitativos)

v      Determinar los estándares a partir de la situación real presentada

v      Valorar los estándares determinados por medio de un pilotaje

v      Redefinir los estándares sin perder de vista los aspectos cualitativos y cuantitativos emanados del pilotaje

 

CRITERIOS  O MÉTODO DE EXPERTO:

Se puede establecer el siguiente proceder:

v      Seleccionar a los expertos

v      Establecimiento de los estándares por los expertos seleccionados (considerando la realidad del objeto de estudio, pero mucho más a partir de sus propias experiencias)

v      Validación de esos criterios (a partir del Método de Perito, los cuales también son expertos).

v      Precisar los estándares (sin perder de vista la validación realizada)

 

COMBINACION DEL DIAGNOSTICO Y EL METODO  O CRITERIOS  DE EXPERTO:

Su proceder permite:

v      Definir los estándares preliminares por el método de experto

v      Aplicar instrumentos para realizar el diagnóstico (conocer la realidad del objeto de estudio)

v      Extraer del diagnóstico aquellos elementos que permiten enriquecer los estándares preliminares.

v      Conciliar los criterios establecidos a través del diagnóstico con lo planteado por los expertos.

v      Someter el resultado a los criterios de interpretación establecidos para definir los estándares con su criterio de medida.

 

Los estándares de calidad de los profesionales de la Cultura Física, entre otros, deben tener las siguientes características:

*        Deben ser medibles

*       Deben ser evaluados en el desarrollo de la actividad pedagógica que dirigen estos profesionales

*       Deben servir de guía para mejorar el desempeño

*       Deben ser establecidos considerando los criterios que para la Educación Física y el Deporte tiene una sociedad determinada.

 

Cuando se habla de estándares de calidad es imprescindible contar con criterios que midan la calidad correspondiente, lo cual se hace a través de aquellos indicadores de excelencia que son los que evalúan cuantitativamente o cualitativamente a los profesores de E. Física y Entrenadores o técnicos  deportivos, por lo que, si queremos saber si mantienen o han mejorado su calidad como profesionales de la cultura física, es necesario el control sistemático de los indicadores seleccionados.

El Dr. A. Ruíz (1999), citando a L. Campistrus al respecto, expresa: “el indicador es una variable que permite indicar a los valores de otra variable, o sea, sus valores indican los valores de otra variable... es una variable directamente medible cuyos valores se determinan con relativa facilidad..., los valores del indicador determinan los valores de la variable que se está midiendo.”

Un estándar de calidad referido a los profesores y entrenadores o técnicos  deportivos requiere más de uno o dos indicadores para que él sea significativo y represente de la forma más clara posible el estándar correspondiente.

Si como ya dijimos, un estándar tiene varios indicadores, cada uno debe representar de manera coherente las diferentes dimensiones en que es posible valorar el referido estándar.

Para que puedan contribuir a valorar los estándares deben ser precisados y darles el valor que les corresponde desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo, o sea, categorial  y/o matemático.

Al considerar que los estándares deben ser específicos (orientados a tipos de competencia), servir de criterio para evaluar a los profesores y entrenadores, presentar requisitos que evidencien competitividad profesional y a su vez tienen que permitir el control de la calidad de estos y  su acceso como profesor de educación física y/o entrenador deportivo, es que presentamos diferentes estándares agrupados en las categorías o marcos pedagógico, de la especialidad,  investigativa y de competencia laboral.

3.1 Estándares de calidad desde el marco pedagógico profesional.

Ellos caracterizan la calidad que en esta área deben alcanzar profesores y entrenadores o técnicos respecto a diferentes parámetros, proyecciones  y categorías que influyen en la evolución de sus acciones, al estructurar la actividad pedagógica que desarrollen, para alcanzar objetivos instructivos, educativos y de desarrollo en la Educación Física y el Deporte y controlar sus resultados.

 

Dentro de estos estándares se pueden mencionar los siguientes:

  • Conocimientos sobre las regularidades pedagógicas, didácticas y metodológicas del proceso de enseñanza de las acciones motrices.
  • Dominio de las habilidades pedagógicas profesionales.
  • Dominio de los componentes de la actividad pedagógica que se desarrolla en la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.
  • Dirección del proceso de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo de forma tal que estimule el pensamiento creativo e independiente de los alumnos.
  • Interés por transmitir a los alumnos y atletas la experiencia de la actividad creadora.
  • Dominio de las categorías pedagógicas (objetivos, contenido, método, medios, evaluación) y la relación que debe existir entre ellas.
  • Dominio de los principios pedagógicos y didácticos.
  • Dominio de los métodos para la detección y corrección de los errores.

EJEMPLO DE: ESTANDAR E INDICADORES DESDE EL MARCO PEDAGOGICO

Estándar de calidad:

Dominio de los componentes de la actividad pedagógica que se desarrolla en la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.

Indicadores:

  • Estructuración de la actividad de proyección y/o construcción (Se refiere a todo lo relacionado con la planificación del proceso, ya sea de la Educación Física o del Entrenamiento Deportivo).
  • Estructuración de la actividad organizativa.
  • Estructuración de la actividad comunicativa.

3.2 Estándares de calidad desde el marco de la especialidad.

Estos estándares tienen que ver con los contenidos propios de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo, es decir, con los conocimientos y habilidades motrices relacionados con la Gimnasia. Los Juegos y los Deportes, que son las manifestaciones más generalizadas de la ejercitación,  reconocidos por su influencia en la capacidad física del individuo y la conservación y mantenimiento de su salud.

Dentro de estos estándares de la especialidad se encuentran:

  • Conocimientos sobre la técnica de ejecución de los ejercicios físicos, tanto los que utiliza la Educación Física para cumplir sus objetivos (profesores) como el deporte para alcanzar los mejores resultados (entrenadores y técnicos deportivos)).
  • Conocimientos sobre los contenidos de Teoría y Metodología de la Educación Física (profesores) y Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo (entrenadores).
  • Dominar la técnica de ejecución de los ejercicios físicos (habilidades motrices básicas y fundamentalmente las deportivas) que enseña o entrena.
  • Conocimientos sobre las ciencias aplicadas a la Educación Física y al Deporte.
  • Entre las que se encuentran: Fisiología del Ejercicio, Psicología del deporte, Biomecánica, Bioquímica, Higiene del deporte, Sociología deportiva, etc.
  • Conocimientos sobre las características de  los atletas de su deporte (entrenadores).
  • Saber cómo detectar y seleccionar los talentos en su deporte (entrenadores).
  • El entrenador que reúne este estándar nunca está satisfecho con lo que sabe y sabe hacer de su deporte, siempre está en constante búsqueda de cuánto se ha avanzado en el mismo.

 

EJEMPLO DE: ESTANDAR E INDICADORES DESDE EL MARCO DE LA ESPECIALIDAD

 

Estándar de calidad:

Dominio de las habilidades motrices deportivas

Indicadores:

  • Realizar  la habilidad motriz  (elemento técnico y/o táctico) sin errores (ni fundamentales ni parciales)
  • Realizar la habilidad motriz con fluidez
  • Realizar la habilidad motriz con efectividad

 

3.3 Estándares de calidad desde el marco investigativo (científico):

La determinación de estos  estándares permite que profesores y entrenadores puedan enfrentar con la utilización del método  científico, los múltiples problemas que el desarrollo social demanda a la Educación Física y al Deporte en todas sus dimensiones.

En este grupo de estándares se encuentran:

  • Determinar  los elementos fundamentales del proceso de investigación y sus etapas.
  • Aplicación de la metodología de investigación teniendo en cuenta las características del diseño.
  • Dominio de las habilidades que le permiten elaborar su diseño investigativo
  • Utilizar los recursos científico – metodológicos  que ofrecen otras ciencias para elevar el rigor de las investigaciones que tienen que ver con la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.
  • Relación adecuada del problema científico con la hipótesis o preguntas científicas, objeto de estudio y objetivos.
  • Aplicación de los métodos y técnicas de investigación relacionados con el objeto de estudio.
  • Objetividad en la recolección de datos y el análisis de los resultados.
  • Evidenciar el suficiente basamento teórico que le permita descubrir, seleccionar y plantear problemas investigativos como condición necesaria para contribuir al desarrollo exitoso de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.
  • Hacer diagnósticos y pronósticos del proceso pedagógico que dirige.
  • Realizar estudios científicos de diferentes tipos (descriptivo, experimental, exploratorio, evaluativo) evidenciando una clara definición de las variables y sus indicadores.
  • Desarrollo de habilidades del pensamiento lógico.

 

EJEMPLO DE: ESTANDAR DE CALIDAD E INDICADORES DESDE EL MARCO

INVESTIGATIVO:

 

Estándar de calidad:

Aplicación de métodos y técnicas de investigación relacionados con el objeto de estudio

Indicadores:

  • Conocimientos sobre los métodos de carácter empírico
  • Conocimientos sobre los métodos de carácter teórico
  • Selección de métodos empíricos
  • Selección de métodos teóricos
  • Aplicar métodos empíricos
  • Aplicar métodos teóricos
  • Combinar métodos empíricos y teóricos de acuerdo con el objeto de estudio

 

 

 

3.4 Estándares de calidad desde el marco de la competencia laboral (profesional)):

En este marco se evidencian o más bien se concretan los estándares de calidad de índole pedagógica, de la especialidad e investigativo, si tomamos en cuenta que “competencia significa la aplicación efectiva de destrezas  técnicas, conocimiento  práctico y comprensión, la habilidad de lidear con tareas rutinarias e innovar y actuar bien en nuevas circunstancias” (Translad Technology LTD, 1995).

Sin embargo, en nuestra  opinión, la  competencia laboral  (profesional) de los entrenadores Deportivos o directores técnicos y profesores de Educación Física va más allá de la definición anteriormente expresada, porque estas personas realizan su trabajo en una Institución educativa o deportiva, pero concretamente en la dirección de estos procesos pedagógicos con todo lo que ello implica. Esto presupone la preparación y el dominio de elementos especiales, que  tienen que tener en cuenta  a la hora de desempeñar eficientemente su trabajo. Entre ellas: las particularidades físicas, psíquicas y motrices de los niños, adolescentes y jóvenes con quienes trabajan y la formación y fomento  de sus valores sin perder de vista las características de los contenidos que estos deben asimilar; por otro lado, tienen que actuar bien y crear en los casos que sean necesarios, a partir de las habilidades profesionales que al respecto posean, pues de todos es conocido que la dirección y control del proceso pedagógico de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo no es una tarea sencilla.

De esta manera, estamos en condiciones de expresar que los estándares de competencia laboral de profesores y entrenadores se manifiestan por el dominio de los conocimientos y habilidades de los contenidos que enseña o entrena y de los pedagógico profesionales, para resolver las diferentes situaciones problémicas que se presentan en la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo; y en la toma de decisiones, que implica el adaptar un determinado curso de acción entre diversas variantes.

Estos estándares se  manifiestan en:

  • El papel que juega el profesor o entrenador para que las personas que realizan las actividades físicas y deportivas, cumplan los objetivos de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.
  • La realización exitosa de su actividad pedagógica, dada por sus capacidades y habilidades para dirigir y controlar esos procesos.
  • La acertada toma de decisiones ante los problemas presentados.

Los estándares de competencia del profesor de Educación Física y el Entrenador Deportivo le permiten entender como profesionales, lo que se espera de ellos, cómo van a ser medidos y evaluados y por qué son importantes para  el Organismo que en un  país determinado, dirige el desarrollo deportivo, para su profesión y para el resto de los profesionales que laboran en esta esfera.

Un entrenador con competencia profesional  debe ser reconocido por su buen hacer técnico profesional.

Al deportista se le pide alcanzar rendimiento deportivo, al entrenador los mayores éxitos en su trabajo (Orientar al deportista a que alcance su mayor rendimiento).

No siempre vale una magnífica actitud ante el trabajo hay que tener conocimientos y habilidades como variables importantes para lograr la competencia profesional referida.

ESTANDARES DE CALIDAD EN EL MARCO DE LA COMPETENCIA PROFESIONAL (LABORAL)

 

*       Análisis de los problemas que se presentan en la práctica profesional

*       Identificación de los problemas que se presentan en la práctica profesional

*       Solución a los problemas que se presentan en la práctica profesional

 

EJEMPLO DE: ESTANDAR E INDICADORES DESDE EL MARCO DE LA COMPETENCIA PROFESIONAL

 

Estándar:

Analizar los problemas que se presentan en la práctica profesional.

Indicadores:

  • Determinación del marco en que se presenta el problema profesional
  • Delimitar los aspectos que están influyendo en el problema detectado
  • Estudiar cada aspecto delimitado
  • Delimitar estructura y composición de los aspectos que inciden en el problema profesional detectado.

Finalmente respecto a  los estándares de calidad establecidos para los profesores de Educación Física, directores técnicos   o entrenadores deportivos  agregaremos lo siguiente:

Los mencionados estándares permiten:

  • Contar con parámetros de referencia que posibiliten saber cómo va el profesional en su preparación y cuánto están preparados una vez graduados.
  • Ellos junto con sus respectivos indicadores pueden ser considerados como criterios importantes para el establecimiento de normas de competencia profesional (laboral) de los profesionales directamente vinculados con la Esfera o de la Educación Física o del deporte.
  • Percatarse el profesor y el entrenador, así como las instituciones de cuáles aspectos de su preparación no satisfacen las necesidades que a los profesionales de la cultura física plantea la sociedad, quiere decir, que estos estándares sirven de guía  orientadora de la acción formativa y de superación.
  • A través de los estándares establecidos se puede valorar con qué competencia profesional cuentan los entrenadores, directores técnicos y profesores para resolver los problemas que se presentan en la Educación Física y el Entrenamiento  Deportivo, considerando que dicha competencia es la habilidad para aplicar todos los conocimientos que se poseen en el contexto laboral que obviamente distingue la personalidad del personal competente.

BIBLIOGRAFIA:

  • Álvarez, C.- Fundamentos teóricos de la dirección del proceso de formación del profesional de perfil amplio. Universidad Central de Las Villas, 1988
  • Andrew Gonegi y J. Alhanosov.- Estructura general de la educación basada en competencias. (material fotocopiado)
  • Coca, Santiago. Hombres para el fútbol. Editorial Gymnos. España, 1985
  • Chávez,  A. Propuesta de un modelo para evaluar la calidad educacional de las instituciones formadores de los profesionales de la Educación Física, el Deporte y la Recreación en México. Tesis presentada en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias pedagógicas. Tutor, Dra. C. Mirtha Hechavarría Urdaneta. República de Cuba, 2003
  • Gutiérrez, U. Angela. El postcurriculum y las competencias profesionales. Conferencias impartidas en la Facultad de Filosofía y Letras. Colegio de Pedagogía. UNAM (C.U.), México, DF, Sept. De 1998
  • Hechavarría, M.- Sobre la selección de talentos deportivos. Universidad de Cundinamarca,, Colombia, 1997
  • Hechavarría, M. Y O. Paulas.- Consideraciones sobre el proceso de calidad en la Cultura Física. (material original), 1998
  • Hechavarría, M. Y O. Paulas.- El entrenador deportivo de excelencia. (Monografía), 1995
  • Hechavarría, M. El Entrenador deportivo requerido para enfrentar los cambios en el  nuevo milenio. Evento Internacional. Perspectiva del Deporte y la Educación Física en Latinoamérica ante los retos del nuevo milenio. Universidad Agraria de la Habana. Fructuoso Rodríguez Pérez. Facultad de Cultura Física, Nov. 2000
  • .Hechavarría, M. y M. A Laza. La resignificación de la Teoría y Metodología del  Entrenamiento Deportivo y la Educación Física en la dimensión del conocimiento. I Congreso Internacional y II Cubano de Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo y la Educación Física. Matanzas. 2002
  • Pedagogía de las actividades físicas (material fotocopiado)
  • Ruíz,  A.  La investigación educativa. Editora Grifos, Brasil, 1999
  • Tiana, A.  Cuadernos de Pedagogía. No. 256, Marzo, 1997
  • Transcend Technology Limited y APPT, S.A. de E. U.- Desarrollo e implementación de estándares de competencia. Seminario Introductorio con el Consejo de Normalización y Certificación de competencia laboral (CNCCL), México, 1995.

 

CAPÍTULO 4

LAS HABILIDADES PEDAGÓGICO- PEROFESIONALES QUE DEBE TENER EL ENTRENADOR O DIRECTOR TÈCNICO  PARA ALCANZAR ALTO RENDIMIENTO DEPORTIVO

Las habilidades que debe tener  una persona para desenvolverse en  cualquier esfera del conocimiento, tiene que ver directamente con el perfil profesional  que se le exige. Perfil que se caracteriza por el saber, saber hacer y saber ser.

Precisamente el saber hacer tiene que ver desde el punto de vista de la adquisición de esas habilidades con la organización de los contenidos curriculares  conceptuales, procedimentales y actitudinales que fueron seleccionados para desarrollar durante el período que dure su formación profesional que conjuntamente con el saber ser, es lo que permite que los entrenadores alcancen la competencia profesional requerida para lograr los resultados previstos con sus atletas independientemente de sus particularidades individuales y de los momentos de preparación y competencias.

En relación con lo anterior en términos generales e introductorios  de este capítulo, puede considerarse el criterio aportado por, Lou Hotis, el  que entre otras consideraciones  plantea que la habilidad es lo que permite hacer ciertas cosas, la motivación determina lo que se hace y la actitud determina cuan bien se hace.

 

4.1. Criterios didácticos metodológicos sobre las habilidades pedagógicas que definen el saber hacer de los entrenadores deportivos o directores técnicos.

 

El entrenador deportivo o director técnico, así como el profesor de Educación Física es el que ejerce la enseñanza y perfeccionamiento  de las actividades físicas y deportivas como profesión, lo cual lo distingue de otras profesiones y profesionistas de otras áreas del conocimiento.

Ellos están preparados desde el punto de vista cultural, técnico y metodológico y habilitado para estimular, reforzar, controlar y evaluar todas las etapas de aprendizaje y perfeccionamiento de sus deportistas y alumnos respectivamente, a través de la estructuración adecuada de su actividad pedagógica.

Su figura debe caracterizarse por un preciso y reconocido profesionalismo.

Las instituciones responsabilizadas con la formación de dichos profesionales  y de otras áreas de la cultura física tienen necesariamente que partir de un modelo académico sustentado en un perfil amplio que le garantice al futuro profesional una formación sólida y profunda, la que le posibilite enfrentar con éxito las proyecciones y cambios actuales que se presentan en sus actividades, así como desarrollar diferentes funciones en una amplia gama de actividades que se relacionen con la cultura física.

En la formación de los entrenadores o directores técnicos la adquisición de conocimientos y habilidades propios de la especialidad y las pedagógicas profesionales ocupan un lugar fundamental y determinante, esto es porque no sólo es asimilar conocimientos sino como aplicarlos  en variadas condiciones, lo cual sólo es posible a través de las habilidades.

Si de desarrollar el proceso  de preparación de los deportistas se trata, a través de un  proceso pedagógico como es el entrenamiento deportivo es menester detenernos  a reflexionar sobre las habilidades pedagógicas profesionales, lo cual haremos tomando como referencia los estudios y criterios que aparecen definidos en mi  tesis de doctorado. (1994)

En ella expreso  citando a otros autores que para cumplir con éxito cualquier tarea hay que tener habilidades, pero que esas tareas se dan en los marcos de actividades específicas.

Desde el punto de vista filosófico la actividad es un modo específico humano de relación con el mundo, que constituye el proceso en el curso del cual el hombre reproduce y transforma creativamente la naturaleza convirtiéndose de esa manera en sujeto activo, y convirtiendo los fenómenos y procesos de la naturaleza que asimilen en objetos de su actividad.

Desde el punto de vista psíquico, la actividad está estimulada por la necesidad y orientación al objeto de la satisfacción del individuo llevándose a cabo mediante un sistema de acciones.

En dependencia de la diversidad de motivos y necesidades del hombre y la sociedad surge también la diversidad de los tipos concretos de actividad.

A. M. Leontiev (1976) expresa que cada actividad concreta se puede distinguir de los demás por su forma, los procedimientos de su realización, etc., pero que el objeto de la misma es la que la diferencia de los demás porque le confiere una orientación determinada y que la acción está estrechamente vinculada con su objetivo, es decir, con el resultado que ha de alcanzarse.

N. Talízina respecto a lo anterior señala que los conceptos de acción y operación son relativos, ya que lo que en una etapa de enseñanza interviene como acción, en otra es operación y que en el caso de la acción, esta puede convertirse en actividad y al contrario.

En relación con este último N. Talízina quiere precisar que una actividad se cumple a través de la realización de varias acciones y que una misma acción puede formar parte de diferentes actividades.

 

 

4.2 La actividad pedagógica de los profesionales de la Cultura Física. Su estructura.

 

La actividad pedagógica de los profesionales de la cultura física se desarrolla fundamentalmente en Educación Física y en el Entrenamiento Deportivo, ya que al ser estos procesos pedagógicos su desarrollo se garantiza a través de la actividad constructiva o de proyección, organizativa y comunicativa.

¿Qué es la actividad pedagógica?

Es donde se instruye y educa al hombre, además de apreciar como en el proceso de desarrollo de la misma, el maestro o profesor requiere de un determinado nivel de conocimientos, hábitos, habilidades y capacidades pedagógicas para lograr los resultados esperados en la formación de los niños y jóvenes.

Estructura de la actividad pedagógica del profesor de Educación Física y el entrenador deportivo.

imagen1

 

La estructura de la actividad pedagógica del profesor de Educación Física y el entrenador deportivo está conformada por la actividad por la actividad constructiva, organizativa y comunicativa.

La actividad constructiva o de proyección (abarca todo lo relacionado con la planificación) comprende toda la concepción del trabajo relacionado con el desarrollo físico y motriz de los niños y jóvenes  en el curso o año escolar y de la preparación de los deportistas en el macrociclo, teniendo en cuenta  los objetivos a alcanzar, tareas a  desarrollar, así como de los medios y recursos  de que se disponen ,estableciendo para ello la integración de todos los aspectos que inciden en el éxito de la actividad pedagógica propuesta.

La actividad organizativa comprende todo el ordenamiento, las relaciones, integración,  mantención y funcionalidad de  todos los elementos que forman parte y tengan  directamente que ver  con  la actividad que vaya a desarrollar el entrenador y  el profesor, de manera que a la vez que se manifiesta estabilidad   en toda su propuesta,  también propicie flexibilidad  respecto a lo que se vaya  a hacer.

La actividad comunicativa le permite al profesor, entrenador o director técnico concretar lo que ha planificado y organizado, donde precisa los aspectos relacionados con la dirección, control y evaluación del proceso de preparación de los deportivas independientemente de su edad, nivel de rendimiento y del deporte practicado.

Es precisamente a través de esta actividad dónde se manifiestan las habilidades para trasmitir información, para relacionarse con los demás, establecer adecuadas relaciones interpersonales, de escuchar, etc., donde el tacto pedagógico juega un papel fundamental.

Para tener éxito en su actividad pedagógica, es menester que el entrenador posea ciertas habilidades desde el punto de vista pedagógico profesional.

Abdulina, A.O. expresa que las habilidades pedagógicas constituyen el dominio de los métodos y procedimientos de enseñanza y educación fundamentados en la utilización consciente de los conocimientos psicopedagógicos y metodológicos.

Por otra parte, Glastomiu, V.A. plantea que las habilidades pedagógicas son sistemas de acciones pedagógicas vinculadas entre sí por determinadas relaciones y dirigidas hacia la solución de distintas tareas en condiciones cambiantes.

Ellas se clasifican sobre la base del principio de los componentes de la actividad pedagógica (de proyección, organización y comunicación).

 

 

Las habilidades de un nivel suficientemente alto de complejidad y generalización se caracterizan por la densidad de aspectos, agilidad y precisión en el cumplimiento de las acciones pedagógicas.

 

En mi tesis doctoral defino la habilidad pedagógica profesional en los marcos de la Cultura Física como el conjunto de acciones intelectuales, prácticas y heurísticas, correctamente realizadas desde el punto de vista operativo por el profesor de Educación Física o el entrenador deportivo para resolver las tareas de su actividad pedagógica (constructiva, organizativa y comunicativa).

Ella constituye el dominio de las acciones de la dirección socio-pedagógica que garantizan el logro de los resultados de la instrucción y la educación en el entrenamiento deportivo y la Educación Física y también en otras esferas de la cultura física, donde el ejercicio físico es el medio fundamental para que se cumplan los objetivos propuestos.

 

4.3- Clasificación de las habilidades que debe tener todo profesor, entrenador deportivo o directos técnico.

Habilidades pedagógicas de proyectar.

  • Habilidades pedagógicas constructivas.
  • Habilidades pedagógicas gnósticas.
  • Habilidades pedagógicas organizativas.
  • Habilidades pedagógicas comunicativas.

 

Las habilidades pedagógicas de proyectar permiten anticipar el sistema interrelacionado de objetivos de desarrollo de las capacidades físicas y habilidades motrices que hay que lograr a corto y más largo plazo, durante el proceso docente-educativo de la educación física y del entrenamiento deportivo.

 

Las habilidades pedagógicas constructivas se manifiestan en los procedimientos que utiliza el profesor o el entrenador deportivo para el ordenamiento de la composición de los conocimientos, hábitos y habilidades motrices que debe alcanzar el alumno en las actividades relacionadas con la educación física y el entrenamiento deportivo.

 

Las habilidades pedagógicas gnósticas (cognoscitivas) se manifiestan en las habilidades para valorar adecuadamente el estado de los alumnos o atletas  desde el punto de vista físico, psíquico y fisiológico, los potenciales de su actividad docente o de entrenamiento y el nivel de la actividad propia.

 

Las habilidades pedagógicas organizativas se manifiestan a través de los procedimientos de dirección de la actividad, concretadas en la habilidad para exponer ordenadamente el contenido, habilidad para mantener o variar su conducta en dependencia de la situación docente que se este presentando, habilidad para utilizar las diferentes  formas y procedimientos organizativos de acuerdo con los objetivos a lograr, medios disponibles y cantidad de alumnos.

 

Las habilidades pedagógicas comunicativas constituyen aquellas acciones y procedimientos que el profesor  o el entrenador deportivo pone  de manifiesto al aplicar sus conocimientos pedagógicos y de la asignatura en la dirección y control del proceso de enseñanza de la educación física y del entrenamiento deportivo, a la vez  que evidencian el carácter de las relaciones que el profesor  establece con los estudiantes y en el caso del entrenador con los atletas. Ellas permiten ejecutar lo que se ha planificado y organizado.

 

Estas  habilidades  son  fundamentales por que la vía  fundamental que tienen los profesionales mencionados para desempeñar su  papel en el proceso pedagógico  que dirigen es la comunicación.

Ellas permiten interactuar adecuadamente con otras personas y nos dan la vía más adecuada para llevar a cabo un proceso de comunicación afectivo.

Las habilidades comunicativas permiten que  los profesores y entrenadores puedan contestar las interrogantes que sobre diversos temas que tienen que ver con el proceso de preparación y competencias o de cualquier otra índole puedan hacerle los deportistas, el público, los diferentes medios de comunicación, etc.

 

4.4 Principales habilidades pedagógicas profesionales del profesor de Educación Física.

 

1-  Habilidades necesarias para planificar el trabajo docente en educación física.

1.1        Utilizar los documentos que determinan el desarrollo del proceso de la educación física.

1.2        Aplicar los principios fundamentales de la planificación.

1.3        Analizar con profundidad los objetivos de la educación física en los diferentes grados.

1.4        Utilizar los documentos que orientan el desarrollo de la preparación metodológica en la cátedra.

1.5        Relacionar adecuadamente los aspectos instructivos y educativos del proceso de enseñanza.

1.6        Realizar la derivación gradual de los objetivos.

1.7        Pronosticar los resultados que se esperan obtener en las diferentes actividades.

1.8        Realizar la planificación anual macrocíclica en cualquiera de sus variantes.

1.9        Realizar la planificación por etapas.

1.10    Distribuir adecuadamente el tiempo designado a las actividades por los programas en cada una de las etapas o períodos.

1.11    Aplicar los documentos normativos para controlar y evaluar el trabajo docente en educación física.

1.12    Concebir el trabajo del monitor en las diferentes actividades.

1.13    Analizar las condiciones en que se desarrollará el trabajo docente.

2- Habilidades para planificar su propia actividad.

2.1     Concebir la conducta a seguir en las diferentes actividades.

2.2     Seleccionar el momento adecuado para llevar a cabo las diferentes actividades.

2.3     Seleccionar los momentos en que se preparará para la clase, tanto desde el punto de vista teórico como práctico.

2.4     Precisar cómo transmitir los conocimientos de acuerdo con los objetivos de los programas.

2.5     Determinar cómo valorar críticamente el resultado de su trabajo.

2.6     Determinar la conducta a seguir al valorar los rendimientos de los alumnos.

 

3- Habilidades para planificar la clase.

3.1         Distribuir adecuadamente el contenido en cada parte de la clase.

3.2         Distribuir adecuadamente el tiempo designado a las actividades por los programas en la clase.

3.3         Utilizar la bibliografía en correspondencia con el contenido a desarrollar.

3.4         Aplicar los principios didácticos y pedagógicos.

3.5         Seleccionar las formas y procedimientos organizativos en correspondencia con los medios disponibles.

3.6         Seleccionar correctamente los ejercicios del calentamiento general y específico.

3.7         Seleccionar correctamente los ejercicios preparatorios.

3.8         Interrelacionar los aspectos instructivos y educativos en la clase.

3.9         Hacer corresponder adecuadamente la forma en que se expondrá el contenido con los objetivos propuestos.

3.10     Seleccionar adecuadamente los métodos de acuerdo con los objetivos.

3.11     Interrelacionar el proceso de desarrollo de las habilidades motrices con el de las capacidades físicas de acuerdo con los objetivos.

3.12     Determinar cómo valorar el resultado de su trabajo al concluir la clase.

3.13     Seleccionar adecuadamente las tareas que deben cumplimentar los alumnos fuera de la clase.

3.14     Aplicar el principio del aumento gradual y progresivo de la carga.

3.15     Determinar las características que tendrá la demostración de los ejercicios.

3.16     Relacionar adecuadamente las tareas que se cumplirán en cada parte de la clase.

3.17     Determinar la forma en que se controlará el rendimiento físico de los alumnos.

3.18     Relacionar las tareas de la clase que se va a desarrollar teniendo en cuenta las cumplimentadas en clases anteriores.

4-  Habilidades para organizar su propia actividad.

4.1         Establecer en qué orden llevará a cabo la explicación de las diferentes actividades.

4.2         Determinar en qué orden o secuencia realizará las diferentes demostraciones tanto de los ejercicios físicos como de habilidades.

4.3         Determinar cómo interesar y motivar a los alumnos.

4.4         Disponer cómo controlará y valorará su trabajo.

4.5         Disponer cómo y cuando realizar el análisis de los controles realizados a los alumnos.

4.6         Ordenar la conducta que seguirá en cada parte de la clase para que se cumplan los objetivos propuestos.

4.7         Disponer cómo aprovechar el tiempo en que realizará su preparación para la clase.

4.8         Determinar el orden lógico en que utilizará los medios de enseñanza.

4.9         Determinar cómo presentar el contenido a los alumnos.

 

5- Habilidades para organizar la actividad de los alumnos.

5.1         Disponer los medios de enseñanza de acuerdo con los objetivos a lograr por los alumnos.

5.2         Disponer los medios de enseñanza de acuerdo con la cantidad de alumnos.

5.3         Distribuir adecuadamente a los alumnos de acuerdo con los objetivos propuestos.

5.4         Redistribuir a los alumnos cuando se presenten situaciones imprevistas.

5.5         Organizar el trabajo del monitor para la clase.

5.6         Ordenar adecuadamente los contenidos de acuerdo con su complejidad.

5.7         Disponer como atender las diferencias individuales.

5.8         Seleccionar las formas y procedimientos teniendo en cuenta los objetivos propuestos.

5.9         Reorganizar las actividades que se tenían para la clase, en caso de presentarse situaciones imprevistas (lluvia, etc.).

6-  Habilidades comunicativas. Habilidades para transmitir la información.

6.1         Explicar con precisión los objetivos de la clase.

6.2         Poder determinar el momento en que serán utilizados los medios de enseñanza al transmitir la información.

6.3         Utilizar el vocabulario adecuado de acuerdo con el nivel de los alumnos.

6.4         Utilizar la terminología propia del deporte que se enseñan o de la capacidad física que se desarrolla.

6.5         Determinar los errores más generales cometidos por el grupo clase.

6.6         Seleccionar los medios y métodos más adecuados para corregir los errores de los alumnos.

6.7         Mantener la atención de los alumnos en el transcurso de toda la clase.

6.8         Explicar claramente las diferentes actividades que se desarrollan en la clase.

6.9         Demostrar correctamente los diferentes ejercicios y habilidades.

6.10     Determinar cuando es necesario volver a explicar y/o demostrar un ejercicio o habilidad.

6.11     Poder auxiliarse del trabajo del monitor en el desarrollo de la clase.

6.12     Aprovechar las potencialidades instructivas y educativas del ejercicio físico dentro de la clase.

6.13     Mantener el interés de los alumnos.

6.14     Lograr mantener la disciplina de los alumnos durante el desarrollo de la clase.

6.15     Realizar el control y evaluación del aprendizaje.

6.16     Elaborar los instrumentos de evaluación.

6.17     Aplicar los documentos normativos para controlar y evaluar el proceso docente educativo de la educación física.

6.18     Poder brindar conocimientos teóricos necesarios en relación con la habilidad motriz deportiva que se está enseñando.

6.19     Poder explicar rápidamente los motivos por lo que hay que cambiar los planificado y prever las consecuencias.

6.20     Aplicar los conocimientos que tiene acerca de los alumnos al cambiar lo planificado.

6.21     Determinar cuando es necesario cambiar los métodos de enseñanza por presentarse situaciones imprevistas.

6.22     Lograr una clara orientación de los objetivos durante la clase.

6.23     Aprovechar óptimamente el tiempo disponible para la clase.

6.24     Aplicar medidas diferenciadas en la clase, dentro de la integralidad del proceso docente-educativo.

6.25     Observar la actitud de los alumnos durante la transmisión de los conocimientos y dar solución a los problemas detectados.

6.26     Determinar el momento en que debe insistir en aspectos relacionados con el contenido que se expone.

6.27     Determinar los errores fundamentales cometidos durante el aprendizaje de un ejercicio físico o habilidad motriz deportiva.

6.28     Controlar la conducta de los alumnos.

6.29     Controlar las preguntas y respuestas de los alumnos, en relación con los ejercicios físicos y las habilidades motrices que se enseñan.

6.30     Autocontrolar su actividad al transmitir los conocimientos.

6.31     Aplicar en las clases la relación intermaterias.

6.32     Realizar correcciones de errores.

6.33     Aplicar los principios didácticos en la clase.

 

Habilidades comunicativas. Habilidades para establecer relaciones afectivas (Relación profesor-alumno).

6.34     Ayudar a los alumnos para evitar que se accidenten dentro de la clase.

6.35     Establecer relaciones adecuadas tanto dentro de la clase como fuera de ella.

6.36     Analizar las situaciones de carácter problémico que se presenten en la relación establecida de un alumno con otro y tomar las medidas necesarias.

6.37     Conducir adecuadamente las relaciones entre los alumnos.

 

4.5 Principales habilidades pedagógicas profesionales del entrenador deportivo o director técnico

  1. Respecto a las habilidades para planificar su propia actividad, pueden considerarse las mismas que en relación con éstas  se plantearon  para el profesor de Educación Física.

No olvidemos que la mayoría de los profesores en muchas ocasiones son también entrenadores

  1. Habilidades para planificar el proceso de entrenamiento a corto, mediano y a largo plazo, así como la sesión o clase.

2.1         Analizar profundamente los resultados deportivos alcanzados en el macrociclo anterior.

2.2         Determinar los objetivos a cumplir en cada sesión de acuerdo con los objetivos de la etapa correspondiente.

2.3         Determinar estado de las preparaciones de los deportistas para establecer tiempo de duración de cada período o ciclo.

2.4         Aplicar los principios del entrenamiento deportivo.

2.5         Seleccionar los medios adecuados de acuerdo con las particularidades de los deportistas y la etapa de entrenamiento.

2.6         Seleccionar los métodos adecuados de acuerdo con las particularidades de los deportistas y la etapa de entrenamiento.

2.7         Utilizar la bibliografía en correspondencia con el contenido a desarrollar.

2.8         Aplicar los principios didácticos y pedagógicos. (recordar que el entrenamiento deportivo es un proceso pedagógico).

2.9         Seleccionar las formas y procedimientos organizativos en correspondencia con los medios disponibles.

2.10     Seleccionar correctamente los ejercicios del calentamiento general y específico.

2.11     Seleccionar correctamente los ejercicios preparatorios.

2.12     Interrelacionar los aspectos instructivos,  educativos y de desarrollo en la sesión.

2.13     Hacer corresponder adecuadamente la forma en que se desarrollará  el contenido con los objetivos propuestos.

2.14     Interrelacionar el proceso de desarrollo de las habilidades motrices deportivas (técnicos y tácticas) con el de las capacidades físicas de acuerdo con los objetivos de las etapas de preparación.

2.15     Combinar los diferentes métodos adecuados de acuerdo con los períodos de entrenamiento y nivel de preparación de los deportistas.

2.16     Determinar tipos de controles a aplicar en las diferentes etapas de entrenamiento.

2.17     Determinar forma y momento en que serán aplicados los diferentes controles de entrenamiento.

2.18     Realizar plan general de entrenamiento.

2.19     Realizar plan escrito de entrenamiento.

2.20     Realizar plan gráfico de entrenamiento.

2.21     Utilizar los documentos necesarios para poder realizar la planificación del entrenamiento.

2.22     Aplicar los principios de la planificación.

2.23     Distribuir adecuadamente el contenido en las diferentes partes de la sesión de entrenamiento.

2.24     Distribuir adecuadamente el tiempo designado a las actividades teniendo en cuenta las características de los períodos.

2.25     Seleccionar las formas y procedimientos organizativos en correspondencia con los objetivos a lograr y la etapa de entrenamiento.

2.26     Seleccionar las formas y procedimientos en correspondencia con los medios a utilizar.

2.27     Seleccionar las formas y procedimientos en correspondencia con el nivel de preparación de los deportistas.

2.28     Seleccionar las formas y procedimientos en correspondencia con las características de los deportistas.

2.29     Interrelacionar los aspectos instructivos, educativos y de desarrollo a lograr en el proceso de entrenamiento.

2.30     Controlar las preguntas y respuestas  que pueden hacerle los atletas en relación  con los ejercicios físicos, la carga de entrenamiento y en general otros aspectos relacionados con su preparación.

2.31     Determinar como valorar el resultado de su trabajo al concluir la clase.

2.32     Seleccionar adecuadamente las tareas que de forma independiente deben  cumplimentar los atletas  fuera de la sesión.

2.33     Determinar las características que tendrá la demostración de los ejercicios.

2.34     Relacionar adecuadamente las tareas que se cumplirán en cada parte de la clase o sesión de entrenamiento.

2.35     Determinar la forma en que se controlará el rendimiento físico y deportivo  de los atletas.

2.36     Relacionar las tareas de la clase que se va a desarrollar teniendo en cuenta las cumplimentadas en clases anteriores.

 

3.  Habilidades para organizar su propia actividad.

3.1    Pueden ser consideradas las planteadas para el profesor de Educación Física, pero en lugar de referirse a los alumnos, en este caso debe ser a los atletas o deportistas.

 

4.  Habilidades para organizar la actividad de los deportistas.

4.1   Disponer los recursos  necesarios de acuerdo con los objetivos a lograr por los atletas

4.2   Disponer dichos recursos de acuerdo con la cantidad de atletas.

4.3   Distribuir adecuadamente a los atletas de acuerdo con los objetivos propuestos.

4.4   Redistribuir a los atletas cuando se presenten situaciones imprevistas.

4.5   Ordenar adecuadamente los contenidos de entrenamiento con su complejidad, etapa de preparación y particularidades de los deportistas.

4.6   Disponer cómo atender las diferencias individuales.

4.7   Reorganizar las actividades que se tenían propuestas para la sesión, en caso de presentarse situaciones imprevistas (lluvia, enfermedad, problemas personales de los atletas, etc.)

 

5.  Habilidades comunicativas. Habilidades para transmitir información

5.1         Explicar  con precisión los objetivos de la sesión y de las diferentes etapas y ciclos de preparación y competencias.

5.2         Poder determinar el momento en que serán utilizados los medios de que se disponen.

5.3         Utilizar el vocabulario adecuado de acuerdo con el nivel y experiencia de los deportistas.

5.4         Utilizar la terminología propia del deporte que se entrena.

5.5         Determinar los errores más generales cometidos por los atletas o equipo.

5.6         Seleccionar los medios y métodos más adecuados para corregir los errores de atletas o equipo.

5.7         Mantener la atención, interés   y motivación  de los atletas en el transcurso de toda la clase o sesión de entrenamiento.

5.8         Explicar  claramente las diferentes actividades que se desarrollan en la clase o sesión.

5.9         Demostrar correctamente los diferentes ejercicios y habilidades motrices deportivas (técnicas y tácticas).

5.10     Determinar cuando es necesario volver a explicar y/o demostrar  un ejercicio o habilidad motriz deportiva.

5.11     Poder auxiliarse del trabajo de los atletas de mayor rendimiento y experiencia.

5.12     Aprovechar las potencialidades instructivas, educativas y de desarrollo del ejercicio físico dentro de la clase o sesión.

5.13     Lograr mantener la disciplina de los atletas durante el desarrollo de la clase o sesión.

5.14     Realizar el control y evaluación de los logros alcanzado.

5.15     Elaborar los instrumentos de evaluación (test pedagógicos de evaluación).

5.16     Aplicar los documentos normativos para controlar y evaluar el proceso de entrenamiento.

5.17     Poder brindar conocimientos teóricos necesarios en relación con el trabajo que se va realizando.

5.18     Poder explicar rápidamente los motivos por lo que hay que cambiar lo planificado.

5.19     Aplicar los conocimientos que tiene acerca de los atletas al cambiar lo planificado.

5.20     Determinar cuándo es necesario cambiar los métodos de entrenamiento por presentarse situaciones imprevistas.

5.21     Autocontrolar su actividad al transmitir los conocimientos.

5.22     Aplicar en las clases la relación intermaterias.

5.23     Realizar correcciones de errores.

5.24     Aplicar los principios didácticos en la clase.

 

Habilidades comunicativas. Habilidades para establecer relaciones afectivas (Relación entrenador- atleta).

 

5.25     Ayudar a los atletas  para evitar que se accidenten durante el entrenamiento.

5.26     Establecer relaciones adecuadas tanto dentro  como fuera de la clase o sesión.

5.27     Analizar las situaciones de carácter problémico que se presenten en la relación establecida de un deportista  con otro y tomar las medidas necesarias.

5.28     Conducir adecuadamente las relaciones entre los atletas.

5.29     Decir a los atletas lo que piensa de él, sin herirlo.

5.30     Observar y analizar, antes de ofrecer su punto de vista.

5.31     Lograr intereses mutuos (el logro del mayor rendimiento deportivo).

5.32     Hacer críticas constructivas.


Capítulo 5

Recomendaciones a los directivos y académicos responsabilizados con la adquisición y desarrollo de las habilidades profesionales de los estudiantes que se forman en sus instituciones.

 

5.1 Estructura del modelo teórico para una disciplina o asignatura que desarrolla los conocimientos y habilidades pedagógicas profesionales.

IDEA RECTORA

La formación de las habilidades pedagógicas necesarias para la dirección eficiente del proceso docente educativo de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo esta determinada por el desarrollo de habilidades de planificación, organización y comunicación durante la formación del profesional de Cultura Física.

imagen2  imagen3

Unidades lógicas relacionadas con la actividad constructiva y planificación.

 

-          Planificación de la clase.

-          Planificación de las actividades extractases.

-          Planificación de las actividades extradocentes.

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales principales de construcción y planificación.

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales secundarios de construcción y planificación.

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales antecedentes de construcción y planificación.

 

Unidades lógicas relacionadas con la actividad organizativa.

 

 

-       Organización de la clase.

-       Organización de las actividades extractases.

-          Organización de las actividades extradocentes.

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales principales de tipo organizativo.

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales secundarios organizativo.

 

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales antecedentes organizativo.

 

Unidades lógicas relacionadas con la actividad comunicativa.

 

 

-          Dirección y control del proceso de enseñanza.

 

 

 

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales principales de comunicación.

 

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales secundarios de comunicación.

 

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-profesionales antecedentes de comunicación.

 


Las unidades lógicas constituyen el conjunto o grupos de conocimientos y habilidades pedagógico- profesionales que están íntimamente relacionadas y que al ser asimiladas por los estudiantes les posibilita  desarrollar con éxito la dirección del proceso docente educativo de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.

 

Los elementos del conocimiento constituyen la menor información respecto a los conocimientos y habilidades que en relación con la estructura de la actividad pedagógica del profesor, debe recibir el estudiante que se está formando como profesional de la Educación Física y el Deporte.

Conocimientos y habilidades pedagógico-  profesionales principales. Son aquellas que deben alcanzarse por los futuros maestros, profesores o entrenadores en un nivel suficiente de desarrollo para enfrentar con éxito la responsabilidad a ellos asignada, cuando culminen sus estudios en el centro pedagógico.

Son invariantes de conocimientos y habilidades, es decir lo que no debe dejar de abordarse como objetivo y contenido de los diferentes programas que tienen esa orientación en la carrera.

 

Conocimientos y habilidades pedagógico-  profesionales secundarias pedagógico- profesionales. Se relacionan directamente con el logro de las principales que deben alcanzarse en el centro formador de profesores y entrenadores, los mismos se desarrollan mediante el aprovechamiento de todas las vías o posibilidades que brinden las diferentes actividades realizadas antes y durante la disciplina o asignatura que tengan  alguna correspondencia  con el ejercicio de la profesión.

Conocimientos y habilidades pedagógico-  profesionales antecedentes pedagógico- profesionales. . Se relacionan directamente con el logro de las secundarias  que deben alcanzarse en el centro formador de profesores y entrenadores, las mismas  también se  desarrollan mediante el aprovechamiento de todas las vías o posibilidades que brinden las diferentes actividades realizadas antes de la disciplina o asignatura que tengan  alguna correspondencia  con el ejercicio de la profesión.

 

 


5.2 Criterios metodológicos que deben tenerse en cuenta  para desarrollar las habilidades pedagógicas profesionales en las asignaturas que con esa orientación  forman parte del plan de estudio del profesional de Cultura Física.

 

  1. Definir qué habilidades pedagógicas aparecen en los programas como objetivos a lograr en el mismo. (En nuestro criterio esas son habilidades pedagógicas principales, que en la mayoría de los casos son muy complejas).
  2. Determinar qué acciones pedagógicas (abilidades más sencillas o simples) forman parte de esas habilidades principales.
  3. Precisar el tiempo de ejercitación de esas habilidades pedagógicas de acuerdo con el que se dispone para dar clases prácticas. (Ya sea en el laboratorio, en el aula o salón de clases o en el terreno deportivo)
  4. Clasificar las habilidades en secundarias y antecedentes de acuerdo con la incidencia de éstas en el logro de la habilidad principal. (Recordemos que las primeras son las más simples o sencillas)
  5. Precisar qué habilidades pedagógicas se pueden ejercitar tanto dentro como fuera de la clase o en ambos.
  6. Concretar cada habilidad o acción en tarea a cumplimentar por cada alumno para lo cual se tendrán en cuenta los requisitos ya mencionados con anterioridad.
  7. Tener en cuenta la autovaloración que hacen los alumnos de sus propias ejecuciones para

propiciar la regulación del proceso según sus necesidades.

(Esta autovaloración formará parte del sistema de tareas)

 

5.3 EL TRABAJO INDEPENDIENTE  COMO VÍA PARA DESARROLLAR HABILIDADES MOTRICES Y PEDAGÓGICAS PROFESIONALES.

La complejidad del conocimiento actual, el creciente desarrollo que se ha producido en la ciencia, la técnica y los procesos económicos, obligan a las Instituciones a introducir cambios en el proceso de formación de las nuevas generaciones. Esto presupone la modificación del contenido de la enseñanza, así como el modo de considerar las particularidades de la estructura de la actividad cognoscitiva del alumno.

Cada día se hace más necesario que la escuela sea capaz, no solamente de proporcionar los conocimientos a los alumnos, sino de formar hombres capaces de alcanzar, por sí mismos, nuevos conocimientos, analizarlos, en fin, prepararlos para el trabajo en la sociedad.

Un factor determinante en la eficiencia del trabajo de la escuela es la calidad con la que se logra la asimilación de los contenidos, es decir, los conocimientos, hábitos y habilidades. Es por ello que la elevación de la calidad en el aprendizaje de los alumnos constituye un objetivo fundamental de la educación y es, por tanto, una de las más importantes tareas que deben impulsar y desarrollar todos los educadores independientemente del nivel de enseñanza en que imparten los contenidos.

Entre los requisitos fundamentales en la adquisición de nuevos conocimientos, profundización y consolidación de éstos se impone la búsqueda de las vías idóneas para el estímulo del interés cognoscitivo de los alumnos, aspecto que sólo es posible lograr mediante un adecuado sistema de enseñanza. El trabajo independiente es uno de los eslabones fundamentales en este sentido.

La efectividad del cumplimiento del trabajo independiente en el proceso de enseñanza por los alumnos, como es sabido, depende en gran medida, de las condiciones de su organización, contenido y carácter de los conocimientos, de la lógica de la exposición y demostración, de la fuente de conocimientos, de la interrelación de los conocimientos existentes, así como de la cantidad de los resultados alcanzados por el alumno durante el cumplimiento de cada tarea.

El trabajo independiente proporciona la unión entre el pensamiento independiente del escolar, y la solución independiente de sus actividades físicas e intelectuales. Es por ello que el trabajo independiente se concibe como el cumplimiento de una tarea determinada, en la cual trabaja el estudiante sin la participación directa del maestro o profesor, pero bajo su dirección. La actividad independiente puede ser incluida en cualquier eslabón del proceso docente,  en relación con las especialidades del material de estudio, el nivel de preparación de los alumnos para estas actividades y la lógica del proceso docente. Al mismo tiempo, la actividad independiente sirve de eslabón o punto de unión entre la escuela y la autoinstrucción, sin la cual es imposible el desarrollo cultural del hombre.

Aspectos relacionados con el trabajo independiente de los alumnos en el proceso de enseñanza han sido investigados por numerosos pedagogos especialistas en educación física y otros componentes de la Cultura Física.

 

  • Formación de las bases teóricas del trabajo independiente de los alumnos.

El gran valor didáctico y educativo de la actividad independiente no ofrece actualmente objeción alguna, ya que uno de los aspectos a desarrollar por el profesor es enseñar a pensar a los alumnos, a ampliar sus capacidades para la actividad cognoscitiva independiente.

Este es uno de los problemas fundamentales al que deben dar solución las metodologías de las diferentes disciplinas y asignaturas.

La introducción de métodos, procedimientos y formas de organización que tengan como base la participación de los alumnos en el proceso docente contribuyen al logro de la efectividad en la organización y estructuración de la actividad cognoscitiva independiente.

La noción sobre la importancia del trabajo independiente en la educación, surgió hace muchos años en diferentes escuelas en el mundo bajo la influencia de prestigiosos pedagogos.

Estos propugnaron la necesidad de que los alumnos participaran activamente y conscientemente en el proceso de enseñanza y precisaron que el papel del pedagogo no sólo consiste en la explicación de los conocimientos, sino garantizar la asimilación y desarrollo de los hábitos y habilidades necesarias para que la actividad práctica tenga la requerida efectividad.

En el siglo XIX, Ushinski, K.D. (1949-1960. pág.2 y 8),  expresó que la condición fundamental de los alumnos en la enseñanza era la actividad del pensamiento. Su labor investigativa estuvo dirigida a la actividad del alumno en el aprendizaje, a crear en ellos inquietudes que contribuyeran al desarrollo de habilidades, capacidades que les posibilitarían recibir nuevos conocimientos (aún, en ausencia del profesor). Este autor se manifestó contra la pasividad de los alumnos en el proceso de enseñanza y demostró la importancia del trabajo independiente, defendiendo la idea de la independencia cognoscitiva, señalando que a los alumnos se les debe dar la posibilidad de que reciban nuevos conocimientos sin el profesor.

Consideró importante organizar el proceso docente sobre la base de la actividad independiente de los alumnos, expresando que esta es “la única base firme para cualquier estudio fructífero”.

Después de 1940, se manifiestan importantes trabajos relacionados con el aspecto metodológico de la organización del trabajo independiente, su esencia y su clasificación. Se destacaron en este sentido los pedagogos R.M. Mikelson (1940), E.Y. Golant (1969), V.P. Yesipov (1949, 1961, 1967) M.N. Stakin (1966), V.P. Stresikosin (1964) y otros.

R.M. Mikelson (1940) fundamenta, que es necesaria la organización del trabajo independiente en la clase, así como la comprobación de sus resultados.

El pedagogo E.Y. Golant (1969. pág.36) considera que, en el centro del trabajo independiente, se presupone “la existencia de determinada tarea docente, compuesta de algunas acciones, la preparación del trabajo sin la dirección directa del maestro y la comprobación por éste de cada acción”. Es evidente que estos rasgos se encuentran en el trabajo independiente de los alumnos, pero el autor no logra revelar la esencia, en toda su profundidad, en sus pasos iniciales.

Gran importancia tienen también los criterios expuestos por V.P. Yesipov y A. Danilov en su libro Didáctica. Los autores se refieren a tres direcciones en el análisis del trabajo independiente de los alumnos.

La primera dirección se manifiesta en la elevación del nivel de dificultad del trabajo docente, a la cual debe darle solución el alumno de forma independiente, durante la asimilación y aplicación de los conocimientos.

La segunda establece una relación con el sistema de trabajo independiente para determinadas asignaturas, el lugar y el significado de sus tipos y formas en el proceso docente.

En la tercera se relacionan las formas de la actividad intelectual de los alumnos y los métodos del pensamiento en el proceso de enseñanza.

Estas ideas manifiestan tres aspectos esenciales en el análisis del problema: a) el incremento en el nivel de dificultad de los trabajos, b) la necesidad de un sistema de tareas y c) la relación entre la actividad cognoscitiva y los métodos del pensamiento.

V.P. Yesipov (1961. pág.15), en su libro El trabajo independiente de los alumnos en las clases define que “es aquel que se realiza sin la participación directa del maestro, pero por orientación del mismo, en un tiempo establecido y durante el cual los alumnos se esfuerzan conscientemente por lograr los objetivos planteados, manifestando sus fuerzas y reflejando, de una forma u otra, los resultados de sus acciones físicas o mentales (o ambas)”.

De significativa importancia han sido las ideas aportadas por P.I. Pidkasisty en relación con el trabajo independiente de los alumnos. Este autor lo define como “un medio para la inclusión de los alumnos en la actividad cognoscitiva independiente, como un medio de su organización lógica y psicológica” (1972. pág.42) y  agrega además, que “el trabajo independiente se puede considerar como un medio de organización y preparación por los alumnos de determinadas actividades en correspondencia con la tarea planteada” (op.cit. pág.42).

Para Pidkasisty, el núcleo central del trabajo independiente en los alumnos es la tarea docente o cognoscitiva, y constituye el elemento inicial de la actividad cognoscitiva independiente de los alumnos. Esta incluye en sí misma “la necesidad de encontrar y aplicar nuevos conocimientos por procedimientos conocidos, o la relación, determinación y búsquedas de nuevas vías, de procedimientos para alcanzar los conocimientos” (ibid. pág. 42).

Otros autores consideran que cualquier tarea cognoscitiva, propicia una situación conflictiva entre el hecho y lo que busca. En la estructuración de los tipos de trabajo independiente, la tarea se manifiesta como un elemento de organización del material docente y está determinada por los objetivos generales y específicos de la enseñanza.

También en el campo de la educación física, diferentes pedagogos exsoviéticos M. Scheptitiskiy (1980) y A.N. Nacarov (1986) y en trabajos más recientes, Paulas, O. S. (Cuba 1992), Hechavarría, M. (Cuba 1994) y Reyes, P. E (México 1997), se han dedicado a las investigaciones acerca del trabajo independiente. Estos autores con toda razón, plantean que la formación de las habilidades motrices deportivas y las pedagógicas profesionales, se logran mediante el trabajo independiente en la clase y fuera de la clase, y éste tiene que ser un objetivo fundamental de las clases de educación física y de las instituciones formadoras de profesionales de la esfera de la Cultura Física.

En contraste con los grandes adelantos que en el campo de la pedagogía y la metodología que ocurría en otros países, el tratamiento del concepto trabajo independiente en Latinoamérica hay que analizarlo desde el punto de vista histórico como un proceso progresivo en el incremento de la calidad en la clase.

Es importante resaltar las ideas pedagógicas aportadas por diferentes especialistas latinoamericanos las cuales estaban dirigidas al pensamiento independiente y creador del niño y su concepción de la formación multilateral del hombre. Esta labor creadora en busca de formas y métodos que revolucionaran la enseñanza, fue apareciendo mediante el trabajo abnegado de profesores y maestros, aportando sus primeras ideas sobre la necesidad de desarrollar la actividad y el pensamiento independiente.

Si nos detenemos a reflexionar en la Educación Física en estos últimos años, vemos que la misma  como asignatura que se imparte desde los grados iniciales de la escuela ha presentado, diferentes cambios como respuesta al avance de la ciencia y la técnica y a la introducción de las tendencias contemporáneas de la educación física como ya se explicó.  Este proceso ha exigido crear nuevas condiciones para elevar la efectividad  en  la  dirección de la asimilación del contenido por los alumnos y la calidad del proceso de enseñanza.

El desarrollo de una asignatura depende de la adecuada selección de los contenidos, de los métodos y procedimientos y de la orientación del material de estudio por parte del profesor, para la correcta ejecución de las acciones por los alumnos. Todos estos aspectos contribuyen a que ellos aprendan a actuar y a hacer realidad la elevación de la efectividad del aprendizaje.

En la medida en que se perfeccionen los métodos y procedimientos que garanticen la actividad cognoscitiva, independencia e interés cognoscitivos  y se busquen vías que contribuyan a éstos, se obtendrán mejores resultados en la asimilación de los contenidos, para ello, el trabajo independiente extraclase constituye uno de los factores esenciales en este sentido.

A partir de la revelación de su esencia y de la definición abordada por P.I. Pidkasisty (ibid.pág.42, de que el trabajo independiente es “el medio para la inclusión de los alumnos en la actividad cognoscitiva independiente, como un medio de su organización lógica y psicológica”, el trabajo independiente extraclase se puede decir que es el complemento directo, que contribuye a la profundización y consolidación de la asimilación de los conocimientos en la Educación Física y en el proceso de Entrenamiento Deportivo, teniendo como objetivos principales, el desarrollo de los conocimientos teóricos, capacidades físicas y habilidades motrices deportivas.

Es evidente que el trabajo independiente en los anteriores procesos pedagógicos mencionados  se presenta en dos etapas; en la clase y fuera de la clase. En el primer caso se manifiesta mediante la reproducción de los ejercicios, explicados y demostrados por el profesor, que se lleva a cabo en la clase y en la sesión, mediante la utilización de los métodos y procedimientos para el cumplimiento de los objetivos propuestos.

En la segunda etapa, que es el trabajo independiente fuera de la clase, su esencia radica en las tareas extraclase como parte integrante de un sistema en el proceso de enseñanza y entrenamiento. Este contribuye al desarrollo de la independencia, cualidad de la personalidad determinada por diferentes elementos como son la adquisición de conocimientos, habilidades, hábitos, interacción de los alumnos en la actividad, los resultados que se obtienen y las condiciones para su realización.

La esencia de la efectividad del trabajo independiente extraclase en la Educación Física  y el Entrenamiento Deportivo para el desarrollo de la independencia cognoscitiva consiste en su carácter de sistema en el que deben considerarse las medidas didácticas dirigidas a:

  1. La asimilación consciente del material de estudio.
  2. La formación de diferentes niveles de desarrollo de la habilidad motriz deportiva.
  3. El desarrollo y consolidación de los conocimientos.
  4. Propiciar una tendencia a la creatividad y búsqueda independiente de nuevos conocimientos.

 

  • El sistema de tareas extraclase en la  formación de habilidades motrices y pedagógicas profesionales.

 

La tarea extraclase es parte indisoluble del trabajo independiente extraclase, es el elemento rector en el sistema, el cual no se puede analizar de forma aislada, o como un simple cúmulo de actividades para el desarrollo de las habilidades motrices deportivas. Al referirse a ésta, hay que concebirla en forma de sistema, ya que una depende de la otra, es decir tiene que estar vinculada en el proceso de desarrollo de la habilidad motriz deportiva.

Para concebir este sistema de tareas extraclase en la formación de habilidades motrices  , hay que tener presente las fases del proceso de la formación de la habilidad, para ello es importante considerar como punto de partida, lo planteado por el doctor Kurt Meinel (1979. pág.312)  en su libro “Didáctica del movimiento” , en el que señala, que la primera fase es la adquisición de la forma tosca inicial: coordinación primitiva del movimiento, como segunda, la corrección, afinamiento y diferenciación: coordinación elaborada del movimiento y la tercera fase es el afinamiento y adaptación a condiciones cambiantes: estabilización.

Este criterio es luego ratificado por un colectivo de autores cubanos dirigidos por el Dr. Ariel Ruíz Aguilera y los Drs. Mirtha Hechavarría Urdaneta (1994) y Reyes Vilchis Pedro E. (1997 y 1998) en diferentes artículos e investigaciones científicas, en la “Metodología de la educación física” (8), los cuales tratan en esencia los mismo aspectos que Meinel, K.

El sistema de tareas extraclase en la educación física, hay que concebirlo también, desde el punto de vista metodológico para la enseñanza de las habilidades motrices deportivas, atendiendo a su concepción lógica estructural.

La estructura del sistema se inicia en la práctica y consolidación de las habilidades aisladas de cada deporte, con ejercicios sencillos y previos, y su complejidad se refleja desde la realización en el lugar, hasta ejecutarlo en movimiento en los juegos deportivos y en los deportes individuales por partes de la acción.

En la segunda etapa de este sistema, los elementos se unen para formar habilidades combinadas o complejos de habilidades, es decir la unión de dos o más elementos del deporte y su complejidad se manifiesta desde la forma estándar hasta la variada, en los juegos deportivos, en los deportes individuales radica en la propia unión de los elementos, hasta ejecutarlo como un todo. Su conclusión se manifiesta en su aplicación en la competencia o actividades recreativas.

Toda esta concepción estructural responde a la necesidad de que el sistema de tareas extraclase, se vincule a las fases de formación de la habilidad motriz deportiva.

En cuanto a la formación de las habilidades pedagógicas profesionales el sistema debe estructurarse considerando la relación entre habilidades principales (constituyen las invariantes del conocimiento y la habilidad que como objetivo de los programas deben adquirir los profesionales que se encuentran en proceso de formación), las habilidades pedagógicas profesionales secundarias, de las cuales depende directamente la adquisición y desarrollo de las principales y las antecedentes de la cual depende directamente el desarrollo de las secundarias. (VER ESTRUCTURA DEL MODELO TEORICO PARA UNA DISCIPLINA O ASIGNATURA QUE DESARROLLA CONOCIMIENTOS Y HABILIDADES PEDAGÓGICAS PROFESIONALES)

Precisamente, la estructura y relaciones establecidas en  el  Modelo teórico propuesto y validado en mi Tesis Doctoral manifiesta las fases que pueden considerarse en la formación de habilidades profesionales en términos generales en cualquier esfera del conocimiento..

En los trabajos investigativos desarrollados por la Dra. C. Mirtha Hechavarría Urdaneta sobre la tarea extraclase en la Educación Física, en su Tesis doctoral en 1994 y su aplicación posterior en la Universidad de Cundinamarca, Colombia (1996-1997) así como en el año 1998 en la elaboración del instructivo del Plan de Estudio de la Licenciatura en Cultura Física de Baja California Sur México hace referencia que:

El trabajo independiente realizado por los alumnos tanto dentro como fuera de la clase es una vía por medio de la cual se pueden desarrollar las habilidades y capacidades tanto  motrices como pedagógicas profesionales; pero para que este trabajo sea efectivo hay que concretarlo en tareas pedagógicas, las cuales deben estar convenientemente estructuradas y cumplir los siguientes requisitos:

  • Deben estar relacionadas con los objetivos de la clase.
  • Deben ser seleccionadas cuidadosamente.
  • Deben responder al trabajo realizado en las clases, es decir estar en correspondencia con el grado de asimilación del contenido desarrollado.
  • Deben orientarse sistemáticamente.
  • Deben formularse de un modo correcto, en términos claros, definidos, sencillos y breves, pero con suficiente orientación que incluye qué, por qué y cómo realizarla.
  • Debe servir para resolver determinados problemas cognoscitivos que estimulen la actividad mental de los alumnos.
  • Deben motivar a los alumnos.
  • Deben indicar tiempo de que disponen para su realización con fecha de cumplimiento.
  • Ser accesibles, tanto en volumen como en complejidad.
  • Deben ir aumentando su complejidad.
  • Establecer el criterio para su evaluación ya sea cualitativa o cuantitativamente.
  • Debe controlarse y evaluarse el cumplimiento de la misma haciendo un análisis de las diferentes vías utilizadas por los alumnos para cumplirla.
  • Debe existir un reconocimiento tanto individual como en colectivo de la calidad alcanzada en su cumplimiento.

 

El planteamiento de la tarea a los alumnos tiene lugar en el marco de la clase, pero su cumplimiento puede darse tanto dentro como fuera de la misma.

Aunque los maestros y profesores se empeñen en mejorar la calidad de sus clases y por este fin aplican los métodos, procedimientos y los medios más eficaces de enseñanza, no pueden olvidar que los hábitos de estudio se adquieren y perfeccionan a través de la realización de las tareas orientadas para la casa, que no son más que aquellas que hay que cumplir fuera de la clase:

Con dichas tareas la función del docente no se limita solamente a enseñar sino que asume la función de enseñar a aprender, propiciar el estudio de los alumnos y habituarlos a ampliar su información mediante la búsqueda de datos.

En la clase siempre falta tiempo para ejecutar suficientemente y para la realizar algunos trabajos, por lo que es necesario aumentar la productividad de la clase y planificar cuidadosamente la carga docente para la casa planteando tareas concretas que los estudiantes puedan realizar.

Desde el punto de vista general las tareas deberán estar presentes en la adquisición de los nuevos conocimientos, en la aplicación de los mismos para el desarrollo de hábitos y habilidades así como su comprobación en la práctica, ya sean estas desde el punto de vista del aprendizaje deportivo o pedagógico-profesional.

 

BIBLIOGRAFIA

  • Adjundov, P.A. Investigación sobre la actividad independiente en la actividad motriz . P.A. Adjundov. Moscú, 1970 p. 30.
  • Brito Fernández, Héctor. Habilidades y capacidades. Revista Varona (Ciudad de La Habana) 6: 75, 1984.
  • Carrera Santos, Lázaro. Incidencia del trabajo independiente extraclase en el ritmo de desarrollo de las habilidades motrices deportivas del deporte Atletismo en 6to. Grado de la enseñanza primaria  / Lázaro Carrera Santos; Omar Paulas González, tutor. Trabajo de diploma; ISPEJV. 1988.
  • Dairi, N.O. Acerca de la esencia del trabajo independiente. Revista Educación Popular (Moscú) 5, 1963.
  • Danilov, M.A. y P. Yesipov. Formación en los escolares de la independencia y la actividad creadora en el proceso de enseñanza. Revista Pedagogía Soviética (Moscú) 6, 1961.
  • Didáctica / M.A. Danilov, P. Yesipov. Moscú. Editorial Academia de Ciencias Pedagógicas de la RSFSR. 1967.
  • Dorta Sasco, Alberto F. Habilidades y hábitos / Alberto F. Dorta Sasco. En su Nociones de psicología de la educación física y el deporte. Ciudad de La Habana. Editorial Pueblo y Educación, 1983. 99
  • Estudio de la actividad motriz / D. Scheptitisky. Moscú. (s.n.), 1976. P. 15-21, it.
  • Golant, E.Y. La independencia cognoscitiva en el proceso de enseñanza /E.Y. Golant. En su Sobre el desarrollo de la independencia y la actividad creadora de los alumnos en el proceso de enseñanza en educación de la independencia y la actividad cognoscitiva de los alumnos. Moscú. Editorial Pedagógica, 1969. P. 36.
  • Golant, E.Y. Significado del trabajo independiente en los escolares. Revista Pedagógica Soviética (Moscú) 4, 1971.
  • Hechavarría, M. La formación de experiencias previas pedagógicas en los estudiantes como base par la asimilación de los conocimientos y habilidades, planteados por la disciplina teoría y metodología de la educación física y el entrenamiento deportivo 1994.
  • Hechavarría,  M. Las habilidades pedagógicas profesionales, problema de actualidad y necesidad para elevar la profesionalidad de profesores y entrenadores deportivos. Material mimeografiado. I.S.C.F. Manuel Fajardo. 1995.
  • Llano, M. Organización de la actividad cognoscitiva independiente de los alumnos en la enseñanza de la biología durante el estudio de los temas “Célula Procariota” y “Célula Eucariota” en la enseñanza general media Mirtha Rosa del Llano Meléndez; Carlos Rojas Arce, tutor. Tesis de Grado (C. Dr. en Ciencias pedagógicas); Instituto Central de Ciencias Pedagógicas; 1982.
  • Meinel, K. Didáctica del Movimiento. Editorial Orbe. Ciudad de la Habana. 1879.
  • Mikelson, R.M. Acerca del trabajo independiente de los alumnos en el proceso de enseñanza / R.M. Mikelson. Moscú. Editorial Utspedguis, 1940. P. 28.
  • Orille Azcuy, Lidia y Dulce María Escalona. Maestros de Maestros. Revista Varona (Ciudad de La Habana) 3. 7, 1997.
  • Paulas O. S. El trabajo independiente extraclase en la educación física. Tesis Doctoral 1992. Ciudad de La Habana I.S.P. Enrique J. Verona. Cuba.
  • Pidkasisty, P.I. La Actividad cognoscitiva independiente de los alumnos en la enseñanza / P.I. Pidkasisty. Moscú. Editorial pedagógica, 1960. Texto Ruso.
  • Pidkasisty, P.I. La Actividad cognoscitiva independiente de los alumnos en la enseñanza / P.I. Pidkasisty. Moscú. Editorial pedagógica, 1927. P. 27.
  • Reyes, P. E. Estrategias para el desarrollo de las actividades físicas y deportivas de la DGETI de México. Tesis  Doctoral. Tutor Dra. C. Mirtha Hechavarría Urdaneta. Ciudad de La Habana Cuba.1996.
  • Rojas, C. El trabajo independiente de los alumnos, su esencia y clasificación. Revista Varona (Ciudad de La Habana) 1, 1978.
  • Rojas, C. El trabajo independiente en los alumnos /Carlos Rojas Arce. La Habana. Palacio de las Convenciones, (s.a.). p.86.
  • Statkin, M.N. Actuación de la actividad cognoscitiva de los alumnos en la enseñanza / M.N. Statkin. Moscú. Academia de Ciencias Pedagógicas de la RSFSR, 1966.
  • Talizina, Nina  Los fundamentos de la enseñanza en la educación superior , La Habana (s.n.), 1984. Conferencia.
  • Talizina, Nina T. Psicología de la enseñanza /Nina T. Talizina. Moscú. Editorial Progreso, 1988.
  • Valls, A. Las 12 habilidades directivas clave. Ediciones Gestión 2000, S.A, Barcelona, 1998.
  • Yesipov, B.P. El trabajo independiente de los alumnos en las clases/ B.P. Yesipov. Moscú. Editorial Utshpedguis, 1961. P. 15.

 

 


CAPÍTULO 6

Otras dimensiones de análisis de la importancia del desarrollo de las habilidades pedagógicas profesionales  en la formación de los especialistas de la Cultura Física.

6.1 Desarrollo y perfeccionamiento de las habilidades pedagógicas mediante las actividades de superación de los docentes.

 

No caben dudas que para alcanzar la maestría pedagógica, hay entre otros aspectos que lograr un alto nivel en el desarrollo de las habilidades pedagógicas profesionales, por cuanto, esta maestría abarca la integración de las cualidades que debe tener todo maestro.

 

¿Qué responsabilidad tiene la institución en la formación de profesores y entrenadores deportivos en este sentido?

 

El egresado de nivel medio o superior de la carrera pedagógica relacionada directamente con la Educación Física y  el Entrenamiento Deportivo no culmina sus estudios en el centro con un nivel elevado de maestría, por lo que para lograrla es necesario que aproveche al máximo las diferentes formas de Educación Postgraduada; considerando en este sentido su experiencia profesional.

Entre las actividades de superación postgraduadas de los profesionales de la Educación Física y el Deporte se encuentran los cursos de Teoría y Metodología de estas especialidades que abarcan los contenidos referidos a las formas pedagógicas de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo y también se encuentran las especialidades deportivas tales como Voleibol, Baloncesto, Béisbol, Atletismo, etc., en Programas de Postgrados que abarcan las regularidades pedagógicas y específicas  de ellos.

En el caso de la Teoría y Metodología sus objetivos y objeto de estudio les permiten a los profesionales la integración de los conocimientos y habilidades pedagógicas necesarias para llevar a cabo la planificación, organización y la dirección y control de dichos procesos.

Por lo expresado anteriormente y por los problemas que en la actualidad presentan muchos profesionales respecto a las habilidades pedagógicas, los Cursos, Estudios y Entrenamientos de Postgrados de esta ciencia pedagógica, al igual que los de las diferentes modalidades deportivas tienen necesariamente que cambiar su concepción actual y ocuparse en lo fundamental en cómo proceder, cómo accionar, con cada uno de los conocimientos que aparecen en los programas correspondientes, para lo cual tienen que desarrollarse un gran número de clases prácticas con esta orientación. Recordemos que las habilidades sólo se alcanzan con la ejercitación sistemática.

Todo esto se plantea porque consideramos que en la actualidad el estudio individual resulta insuficiente para elevar el desarrollo de las habilidades pedagógicas de los profesores y entrenadores deportivos.

Sin embargo, este  planteamiento en las condiciones actuales de desarrollo de la ciencia y la tecnología,  nos obliga a detenernos por la  particular importancia y actualidad  que tiene en la formación de maestros, profesores y entrenadores  en  la Teoría y Metodología de la Educación Física y Teoría y metodología del Entrenamiento Deportivo.

En mi tesis doctoral y en el trabajo que como coautora presentamos en el I Congreso Internacional y II Cubano de Teoría y metodología del Entrenamiento Deportivo y la Educación Física (2002) ,  sobre la resignificación de estas asignaturas o disciplinas en  la dimensión de la gestión del conocimiento, insistimos en las siguientes ideas:

“En los diferentes planes de estudio desarrollados por las instituciones que forman profesores de Educación Física y Deportes, a la Disciplina Teoría y Metodología de la Educación  Física y el Entrenamiento Deportivo (algunas veces nombrada de formas diferentes) le pertenece el estudio de las regularidades específicas del proceso de enseñanza aprendizaje de la Educación Física y Deporte, como parte de las ciencias pedagógicas y por constituirse en la didáctica especial de estos procesos, derivada de la didáctica general que aborda la Pedagogía.

Esta disciplina tiene la responsabilidad de integrar y generalizar aquellos conocimientos, hábitos y habilidades pedagógicas de la carrera en relación con la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo, lo que significa que los objetivos que se plantean en estos programas definen los conocimientos, habilidades pedagógicas profesionales a lograr en el futuro profesional en el centro de formación de profesores y que son necesarias a la profesión.

Si nos auxiliamos en la definición de teoría, vemos que su primera acepción hace alusión al "… sistema de conocimientos fidedignos sintetizados que ofrece una representación íntegra de las regularidades y concatenaciones esenciales de la realidad y que describe, explica y predice el funcionamiento de un conjunto determinado de sus componentes”.

Esta cita nos informa que es de vital importancia considerar el conocimiento para entender el funcionamiento de los componentes de un sistema. En el caso específico de la metodología, la definimos como el proceso mediante el cual se pueden adquirir, desarrollar o aplicar determinados conocimientos y habilidades con un orden lógicos de realización, que aporta los procedimientos lógicos que orientan cómo realizar las diferentes actividades (en la enseñanza o el perfeccionamiento) de cualquiera de los componentes o procesos que se dan en la Cultura Física.

Desde esta perspectiva, la aplicación de una metodología correcta en la Educación física o el Entrenamiento Deportivo permite todo un conocimiento general de esos procesos pedagógicos, la interrelación de elementos, las regularidades de su estructura y métodos de trabajo que al ser dominados por los profesores y entrenadores deportivos pueden desde este punto alcanzar competencias metodológicas a partir de la gestión que hagan de los conocimientos que les aportan dichas disciplinas.

Castro Díaz-Balart (2001) citando a Deuham, considera que el término gestión del conocimiento se relaciona entre otros, con  conceptos como competencias basadas en el conocimiento. Además agrega que tales conocimientos no sólo cimentan éstos, sino también las habilidades, ideas e intuición de las personas,  al éstas utilizar la información y los datos de que dispone.

Estas competencias deben estar claramente definidas para nuestra profesión, ya sea como profesores, entrenadores o directores técnicos, y deben abarcar tanto el pensamiento como la acción. Estas acciones profesionales se tornan más complejas a partir de las proyecciones y cambios que se dan en los procesos pedagógicos de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo, ya que necesariamente tienen que ver con las funciones que los profesionales han de cumplir en un momento o dirección determinada.

No es igual, por ejemplo, las funciones que un entrenador deportivo cumple con un equipo de nivel de base que con uno de alto rendimiento , como no son iguales las funciones a cumplir por el profesor de Educación Física en el desarrollo de estos procesos en la escuela (específicamente en la clase) que las que cumple en el deporte participativo.

En nuestra opinión la Teoría y Metodología contribuye al logro de las competencias profesionales  que tienen que ver con la solución de problemas que de diversa índoles se presentan en nuestra esfera, la gestión directiva del proceso pedagógico y las correspondientes para tomar decisiones al respecto. De ahí su importancia en la superación de los profesionales de la Cultura Física.

De acuerdo con estos planteamientos y retomando textualmente los criterios que relacionado con esto, planteamos conjuntamente con la Dra.C. María Antonieta Laza Rodríguez, en el I Congreso Internacional y el II Cubano ya mencionado, La Teoría y Metodología analizada y resignificada en  la dimensión de la Gestión del conocimiento:

  • Brinda toda una teoría metodológica de aplicación inmediata para la asimilación de los contenidos que los alumnos y atletas deben asimilar.
  • Crea bases sólidas en la personalidad del profesional de la Cultura Física, ya que incide en su preparación científica, teórica y metodológica.
  • Abarca todas las exigencias lógicas que posibilitan la dirección exitosa del proceso de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo, es decir, aquellos conocimientos y habilidades que garantizan el éxito y desarrollo de la actividad pedagógica en nuestra especialidad.
  • Aporta, además de argumentar estándares de competencia que deben caracterizar al profesor o entrenador deportivo, acorde con los cambios que los procesos pedagógicos que dirigen, demandan en estos tiempos.
  • Posibilita un uso más eficiente de todo el arsenal de conocimientos que ella facilita a los profesionales de la educación física y el deporte.
  • Incrementa su valor teórico, metodológico y práctico.
  • Posibilita la creación de nuevos conocimientos en el orden teórico, metodológico y práctico.
  • Posibilita la solución de problemas didácticos y organizativos ante los cuales se enfrentan profesores y entrenadores.
  • Fomenta el dominio de las habilidades pedagógicas profesionales tanto de profesores de Educación Física como de entrenadores deportivos.
  • Posibilita alcanzar cada vez mayores resultados durante el desarrollo del proceso aún y cuando se encuentren limitados los recursos terminados de punta.
  • Posibilita un mayor desarrollo de las investigaciones relacionadas con su objeto de estudio.
  • Requiere una mayor relación de colaboración entre los profesionales.
  • Contribuye a la formación y transferencia de conocimientos que pueden ser válidos o tenidos en cuenta tanto en la Teoría y Metodología de la Educación Física como del Entrenamiento Deportivo.
  • Enriquece los conocimientos para adaptarse a las tendencias y cambios de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.
  • Garantiza contar en todo el momento con el personal de amplio conocimiento profesional en la educación física y el deporte.

La resignificación desde la dimensión de la gestión del conocimiento permite saber no solo cuáles son las tendencias sino saber cómo interactuar con ellas desde el momento de la concepción de la clase de Educación Física o Entrenamiento Deportivo y su canalización en la práctica.

Por último no se puedo dejar de decir lo siguiente,  poseer información no significa poseer conocimientos. El conocimiento necesita métodos de análisis que le permitan integrarse al sistema (en este caso de la Teoría y Metodología) y ser utilizados, compartidos y generalizados al total de profesionales del sistema  de la Cultura Física  y sus salidas.

Todos los conocimientos que brinda la teoría y metodología son importantes, por lo tanto es menester saber cómo emplearlos y en qué momento; es decir, en qué situación particular de la Educación física y el Entrenamiento  Deportivo, lo cual permite valorar la competencia del profesional de la Cultura Física.

Abordar la Teoría y Metodología en la dimensión de la gestión del conocimiento contribuye a la creación de una cultura de mejoramiento continuo, desde el punto de vista pedagógico-profesional  y metodológico en los profesionales de la Educación Física y el Entrenamiento Deportivo.

 

6.2 La investigación científica en la validación y perfeccionamiento de los programas tomando como indicador las habilidades pedagógicas profesionales.

No pretendemos en este aspecto profundizar en los diferentes métodos de investigación que se emplean para validar los diferentes programas que se desarrollan para la formación de profesores y entrenadores deportivos, sino específicamente referirnos al trabajo científico metodológico en función de la validación y perfeccionamiento de los programas de estudio tomando como indicador las habilidades pedagógicas profesionales.

En la actualidad investigar y determinar todo lo relacionado con la enseñanza se hace sobre una base científica sólida, por eso es que es importante realizar un trabajo científico metodológico serio en los contenidos (conocimientos y habilidades) que se plantean en los programas de los diferentes asignaturas.

El resultado de todos los esfuerzos que se realicen en este sentido contribuyen en forma decisiva a mejorar la calidad de los profesores y entrenadores que se forman en las Escuelas e Instituciones de Cultura Física.

Si la investigación científica se relaciona armónicamente con la actividad docente y el trabajo científico metodológico se pueden precisar y erradicar las insuficiencias y deficiencias que aún y cuando se ha llevado a cabo un perfeccionamiento de los planes y programas en estos centros, todavía se presentan.

Teniendo en cuenta lo expresado proponemos que para investigar el comportamiento del perfeccionamiento que se ha llevado a cabo en los centros de Cultura Física, también se consideren las siguientes tareas investigativas.

Tareas

1.   Precisar el lugar que ocupa la asignatura en la disciplina y en plan de estudio.

  1. Definir o relacionar aquellos conocimientos y habilidades de la asignatura que den respuesta al programa profesional de acuerdo con la estructura de la actividad pedagógica del profesor (constructiva o la planificación, organizativa y comunicativa).
  2. Modelar el sistema de conocimientos y habilidades pedagógicas profesionales de la asignatura teniendo en cuenta los criterios teóricos y metodológicos siguientes:

(definir la idea Rectora de la asignatura, las unidades lógicas, y los elementos del conocimiento y de las habilidades relacionadas con la estructura de la actividad pedagógica del profesor y el entrenador deportivo)

  1. Derivar del problema profesional aquellas habilidades (las más integrales) que le den respuesta al mismo.
  2. precisar las acciones que forman parte de esas habilidades.
  3. Determinar las operaciones que forman parte de esas acciones.
  4. Analizar la concepción de la planificación de la asignatura en cuanto al tiempo para las diferentes formas de docencia (tipos de clases)  con la concepción metodológica que den respuesta a las habilidades que están relacionadas con el problema profesional.
  5. precisar las vías de ejercitación de aquellas habilidades pedagógicas de acuerdo  con el tiempo que se dispone para las clases prácticas.
  6. Precisar qué habilidades se pueden ejercitar tanto dentro como fuera de la clase o ambos.
  7. Concretar cada habilidad o acción en tareas a cumplimentar por cada estudiante.
  8. Experimentar o explorar empíricamente el sistema de tareas en cada asignatura.
  9. Contrastar las conclusiones y recomendaciones a que se han arribado con los nuevos programas de asignaturas y disciplinas que se elaboren.

 

6.3 Premisas para el análisis de la competencia laboral del entrenador deportivo o director técnico y su relación con las  habilidades pedagógicas  profesionales.

En la actualidad resulta muy común escuchar que una persona tiene para desempeñarse adecuadamente en su esfera, la competencia laboral o profesional requerida.

En ese sentido, coincido plenamente con  el criterio planteado por Cejas, E (2005. pág.5), en cuanto a que el concepto de competencia laboral engloba el de competencia profesional, planteamiento justificado por el hecho de que lo laboral implica todo lo relacionado  con el mundo de trabajo, ya sea como profesión o como oficio.

En el caso por ejemplo, de los profesionales o técnicos de la Cultura Física , el mundo de trabajo de los que aquí pertenecemos, es bastante amplio, ya que está integrado por maestros y profesores de Educación Física, entrenadores e instructores de deportes, de recreación, de Gimnasia, directivos, funcionarios, metodólogos, asesores, masajistas, etc.

Sobre las competencias laborales o profesionales en estos últimos tiempos, se han destacado muchos investigadores cubanos y de otros países, aterrizando sus trabajos fundamentalmente en la Educación Técnica y Profesional, pero en la esfera de la Cultura Física y específicamente relacionadas con el trabajo que realizan los entrenadores deportivos, no conocemos que se haya trabajado mucho esta temática, es decir no ha sido suficientemente estudiada.

En términos generales, los diferentes autores consultados tienen puntos de vistas diferentes al definir dichas competencias, algunos lo hacen como habilidad, otros como capacidad, aptitud,   sistema de componentes, como configuración psicológica y así,  de acuerdo con su objeto de estudio.

Nosotros,  para definirla en nuestro marco y ser coherente con la definición que de ésta hicimos como estándar de calidad que debe reunir el profesor de Educación Física y el entrenador deportivo (en el Capítulo III), nos afiliamos a la definición que da al respecto el autor anteriormente mencionado,  misma,  que al interpretarla en nuestra esfera ocupacional, nos lleva a la consideración, de que, la competencia  laboral del entrenador deportivo o director técnico debe ser analizada en el desempeño eficiente de la preparación de sus atletas o equipo, evidenciado en mayores logros deportivos y en cumplimiento de sus responsabilidades y funciones, demostrando su idoneidad en este sentido, a partir de que incorpore el sistema de componentes cognitivo, motivacional,  metacognitivo y las cualidades de su personalidad.

Si seguimos acercando los criterios  que tomamos del mismo  autor  de referencia (op.cit. Pág.70), al respecto se pude expresar  que lo cognitivo está determinado por el sistema de conocimientos, hábitos  y habilidades (pedagógicos profesionales y de la especialidad deportiva), que tiene necesariamente que tener el entrenador, considerando los procesos que transcurren en su cerebro (sensaciones, percepciones, pensamiento, etc.).

El aspecto metacognitivo, se refiere a la reflexión y regulación metacognitiva.

Esta reflexión, es vista como desarrollo de proceso del  sujeto, acerca de cómo construye su conocimiento, así como los factores que determinan su eficacia.

La regulación metacognitiva, se refiere a todos los procesos de planificación, evaluación y corrección de las acciones propias de su actividad laboral y de aprendizaje.

Estos aspectos son particularmente significativos en el marco de la actuación del sujeto como entrenador deportivo o director técnico, porque contribuyen a la autorregulación de su desempeño como tal, entendiendo por  éste, la expresión concreta de todos aquellos recursos   (técnicos, metodológicos,  experiencias investigativas, cultura general, etc.) que dichas personas  ponen en juego,  para llevar a cabo su actividad y que ponen el énfasis en el uso de lo que deben hacer, de lo que saben y   no del conocimiento aislado, en las condiciones en que el desempeño sea relevante.

Precisamente,  ésta puede ser una de las razones que le originan la idea a  un entrenador a que se  crea  que es muy competente al desempeñarse como tal,  cuando en realidad no lo es tanto.

Desde esta perspectiva y de lo que en relación con esto expresan  Huerta, J y otros (S.A. pág. 2), lo importante no es la posesión de determinados conocimientos, sino el uso que se haga de ellos, lo que obligaría  a las Instituciones en que se forman estos profesionales a replantear lo que comúnmente han considerado como formación, para que de ésta manera se pueda  determinar  si un entrenador deportivo es competente o no lo es. Lo que no puede obviarse y no  debe ser analizado de  manera superficial, son las  condiciones en que su desempeño tiene sentido (por ejemplo, en la planificación,  organización,  dirección y control de la preparación de sus atletas, en la participación de éstos en los diferentes eventos y competencias, en su formación deportiva,  la formación de valores, en el desarrollo de cada una de las sesiones de entrenamiento,  etc.) en lugar del cumplimiento formal de una serie de objetivos de aprendizaje que en ocasiones no tienen relación directa con el contexto.

Lo motivacional, está determinado por los motivos  que movilizan y orientan su conducta en todos los momentos y actividades que se relacionan con las funciones que realiza, también éstos pueden verse en las actitudes, autovaloración y expectativas.

Las cualidades de la personalidad expresan las actitudes que tiene hacia sus atletas, el  trabajo

que realiza, así como  ante cualquier realidad que tenga relación con su especialidad deportiva y el contexto en que él se desenvuelve como persona o como entrenador deportivo.

Por otro lado, también  es muy común encontrarnos con el hecho de que al plantear las competencias de cualquier profesional, su enunciado se hace en los mismos términos en que estamos acostumbrados a ver y a referirnos a las habilidades profesionales (en nuestro caso,  habilidades pedagógicas profesionales), todo lo cual también crea determinada confusión, es decir, no nos percatamos con claridad cuando nos estamos refiriendo a una (las habilidades) o a otra (las competencias).

Esto se puede explicar, si se consideran las siguientes razones:

 

-          Tanto las competencias laborales como las habilidades implican acciones a realizar (por eso se plantean en infinitivo),  pero en las competencias se incluye el aspecto actitudinal  del sujeto frente al problema a resolver.

-          Las competencias laborales se manifiestan por la actuación del sujeto  en  función de resolver una situación problémica,  para lo cual tiene que  aplicar todo lo que sabe, sabe hacer  y es.

-          En el caso de las habilidades pedagógicas  profesionales se  tiene que dominar todas las acciones y su forma de realización.

-          Las competencias  laborales no se manifiestan si no existen habilidades profesionales

-          Las habilidades pedagógicas   profesionales no se adquieren si no existen conocimientos de la especialidad  y pedagógicos

-          Las competencias laborales relacionadas con la Cultura Física, como su nombre lo indica,  se manifiestan sólo en el contexto laboral donde se desarrollan dichas actividades.

-          El dominio de las habilidades se puede manifestar tanto dentro como fuera del contexto laboral

-          Y Tanto las habilidades pedagógicas profesionales  como las competencias laborales  están muy relacionadas.

imagen4

 

HABILIDADES PROFESIONALES

 

COMPETENCIAS LABORALES

Saber hacer utilizando los conocimientos y hábitos que se poseen

En éstas el criterio de desempeño está determinado por el dominio de las formas o procedimientos necesarias para  realizar la acción profesional

Saber actuar utilizando todos los recursos (conocimientos, hábitos habilidades, valores

Cualidades de su personalidad, etc.) demostrando con ello su idoneidad para resolver diferentes problemas que se presentan en el contexto en que desarrolla su trabajo.

En éstas, precisamente el criterio de desempeño está dado  por el uso que hace de todo  lo que sabe.

Por eso es imprescindibles que ellas se describan en términos de resultados y normas de ejecución.

Si pretendiéramos analizar los problemas que se le presentan a un entrenador deportivo o director técnico y en los que  se requiere de su competencia profesional para resolverlos, vemos que estos son innumerables, si embargo nos atrevemos a mencionar como principales, a los siguientes, sin orden de prioridad:

-          Con la planificación del proceso  de entrenamiento.

-          Con la integración de las personas o equipo multidisciplinario que tiene que ver con la preparación deportiva de los atletas o equipo que entrena.

-          Con la aplicación de los principios del entrenamiento, principalmente el de la individualización,  en relación con los objetivos de las diferentes sesiones de entrenamiento

-          Con la distribución y dosificación de la carga de entrenamiento en el macrociclo y en la sesión.

-          Con la educación deportiva de los atletas, tanto los de alto rendimiento como los que se inician en la práctica sistemática de una modalidad deportiva.

-          Con la toma de decisiones en el menor tiempo posible, sobre todo en los momentos en que están participando en las competencias más importantes.

-          Con el desarrollo de proyectos de investigación en función de mejorar los resultados deportivos de los atletas.

-          Con la aplicación de los resultados investigativos aportados por otras ciencias o por otros colegas,  con el objetivo de mejorar todo el proceso de preparación deportiva.

 

Somos también de la opinión, que como a los entrenadores deportivos,  a los profesores de Educación Física se le presentan diversos problemas que requieren de su competencia profesional para resolverlos, entre los que se pueden destacar, los que a continuación se relacionan:

-          La consideración de que el aspecto  psicomotriz  sólo debe ser motivo de estudio y preocupación en los niños y en la Educación Física y no de otros grupos etáreos y otros componentes de la Cultura Física.

-          La utilización de métodos participativos en la clase.

-          La atención a las diferencias individuales y a la diversidad dentro del proceso docente educativo.

-          Lograr que el niño, adolescente o joven sea sujeto y objeto de su propio aprendizaje.

-          Dirigir el proceso de enseñanza- aprendizaje, sólo buscando desarrollo físico y motriz sin tener en cuenta otros aspectos importantes, como: el desarrollo del pensamiento y la comunicación.

-          La dosificación de la carga física de los alumnos de acuerdo con el tiempo disponible para la clase.

-          El planteamiento de los objetivos a lograr en la clase considerando los diferentes niveles de  desarrollo de las habilidades motrices.

-          La formación de valores a través de la clase de Educación Física.

-          Aprovechar las potencialidades del ejercicio físico desde el punto de vista instructivo y educativo, evidenciado desde el planteamiento de los objetivos de la clase.

 

Las necesidades actuales de maestros y profesores de Educación Física para las escuelas, tanto para las que tiene establecida el Sistema nacional de Educación como las comunitarias de Educación Física. Deporte y Recreación, nos lleva a la reflexión sobre la conveniencia o no de diseñar un currículum por competencias profesionales para vincular  a los interesados con el entorno laboral al que tienen que enfrentarse.

Competencias que pueden ser evaluadas considerando el desempeño de esos profesionales o técnicos pero que requieren una clara precisión del contexto en que ellos van a desarrollar sus actividades.

En tal sentido, la Transced Technology Limited plantea, que debe existir un vínculo entre evaluación, competencia y aprendizaje, que da el estándar explícito de competencia para determinar cuando un sujeto es o no competente.

Tomando en cuenta esta consideración y desde nuestro punto de vista, los estándares de competencia abarcan todos aquellos que con sus indicadores determinan la calidad de los profesionales de la Cultura Física. (Ver Capítulo III).

 

 

Estándar de Competencia laboral (Profesional)

 

imagen5

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Respecto a lo planteado, ndicadores determinan la calidad de los perofesionales de la Cultura Fpor supuesto, que existen experiencias en especialidades de la Educación Técnica y Profesional, en Cuba y en otros países,  que como ya  se expresó en otro momento, bien pueden tomarse de referencia.

Desde el punto de vista de la formación de profesionales, Parra, I (2002 pág.27), destaca  que “las competencias profesionales se comienzan a desarrollar desde la formación inicial del profesional”, siendo una de ellas y para nosotros sumamente importante, la competencia didáctica, porque en el caso tanto de los profesores de Educación Física como de los entrenadores deportivos, es la que permite estructurar y desarrollar su actividad pedagógica con una dirección sistémica, conveniente y eficaz,  a la vez que puede desempeñarse  de manera flexible y asumiendo grandes compromisos con el proceso y sus resultados. Desde el punto de vista del proceso docente educativo  en el caso  de los profesores y de la preparación deportiva en el de los entrenadores.

En correspondencia con lo anterior, si nos decidiéramos proponer un diseño curricular por competencias laborales o profesionales, de acuerdo con las condiciones socioeconómicas

imperantes en determinado momento,  consideramos apropiado,  conciliar las  experiencias en cuanto a la formación de profesionales en la Cultura Física que tienen muchos de nuestros colegas , con lo  planteado por Cejas, E (Ibid. pág. 36),  respecto a las consideraciones metodológicas a tener en cuenta para hacer un diseño con estas características.:

  1. Diagnosticar el nivel inicial de los estudiantes que ingresan en la carrera de Cultura Física como graduado de nivel superior o técnico de cualquiera de sus ramas, para el desarrollo de la formación por competencias laborales, desde el punto de vista cognitivo, metacognitivo, motivacional y en las cualidades de la  personalidad.
  2. Crear un clima psicológico adecuado para desarrollar la comunicación entre los que participan en el proceso, potenciando el respeto a las características individuales de los estudiantes así como la cooperación entre los mismos.
  3. Relacionar las dimensiones académicas,  laboral e investigativas.
  4. Lograr que los alumnos se preparen adecuadamente para el desarrollo de las diferentes actividades docentes y extradocentes.
  5. Evaluar el desarrollo de los procesos y los resultados a partir de los criterios de desempeño (estos criterios están relacionados con las funciones que como entrenador va a ocupar una vez graduado ya sea como primer entrenador, entrenador auxiliar, director del equipo, auxiliar del director del equipo, etc.).
  6. Facilitar la autoevaluación del estudiante de acuerdo a los criterios de desempeño referidos.
  7. Potenciar el trabajo independiente de los estudiantes con tareas teóricas, prácticas y teórico-prácticas, con un enfoque problematizador (al respecto debe tenerse claridad en todo lo analizado anteriormente sobre trabajo independiente).
  8. Dar seguimiento al diagnóstico individual de cada estudiante.
  9. Que en el proceso docente educativo se considera todos los niveles de desarrollo de los conocimientos y habilidades (asimilación, profundidad, y sistematicidad).
  10. Aprovechar todo momento para abrir un espacio de reflexión a los estudiantes sobre su desempeño como entrenador deportivo  que abarque todos los niveles en que este profesional labora, como política y necesidades planteadas por la institución que rige el desarrollo del deporte en el país.
  11. Garantizar la participación activa de los representantes del sector laboral.
  12. Garantizar que todos los que tengan que ver con la formación de los estudiantes, interactúen de manera conveniente (profesores, representantes del sector laboral, la familia y las organizaciones).
  13. Aprovechar todas las potencialidades instructivas, educativas y de desarrollo que aportan los contenidos en las diferentes clases, de acuerdo con los diferentes programas, haciendo énfasis de  forma significativa en: el desempeño profesional, la dimensión ambiental, la salud, el trabajo político e ideológico, la formación de valores y el uso de la lengua materna.
  14. Trabajar creadoramente con los medios de enseñanza para que las clases,  cada vez, cumplan en toda su amplitud los objetivos planteados.
  15. Determinar los núcleos de contenido vinculados directamente con los problemas que se presentan en nuestra esfera de actuación.
  16. Los contenidos deben desarrollarse con un enfoque interdisciplinario.
  17. Poner ejemplos en el desarrollo de las diferentes actividades.
  18. Enseñar a los estudiantes a aprender y a establecer sus estrategias de trabajo y de aprendizaje.
  19. Utilizar diferentes técnicas para el desarrollo de la creatividad de los estudiantes.
  20. Estructurar el plan de estudio con una concepción modular.
  21. Desarrollar proyectos de investigación en todos los módulos.
  22. Confeccionar guías de estudio y de clases prácticas con toda la orientación requerida.
  23. Lograr que en todo momento los alumnos tengan un papel activo como responsables de su propio aprendizaje.
  24. Propiciar la base orientadora de la acción profesional de manera completa e independiente, para que el alumno pueda cumplir las tareas y la autopreparación de manera eficiente.
  25. Que toda la concepción del plan de estudio y los programas contemplen los problemas pedagógicos profesionales que se puedan presentar en las diferentes dimensiones en que  se  estructura su actividad, de proyección  y/o  constructiva, organizativa y comunicativa.

 

Las competencias laborales para el desempeño profesional que requiere el profesor de  Educación Física, tiene que corresponderse con las necesidades del desarrollo que ha alcanzado la  Educación  Física  en nuestro país dentro del Sistema Nacional de Educación, por contribuir al desarrollo integral de los niños y jóvenes.

Las que requiere el entrenador deportivo o director técnico deben corresponderse, entonces, con el desarrollo  deportivo  alcanzado también por nuestro país, manifestado en la ubicación que tiene Cuba a nivel Mundial y Olímpico en diversas modalidades deportivas.

Lo anterior, seguramente nos lleva a nuevas reflexiones sobre el tema  que permitan dar respuestas a la siguiente pregunta:

¿Qué significa ser un profesor de Educación Física o entrenador deportivo competente?

 

BIBLIOGRAFIA

  • Arana, M y otros. Los  valores en el desarrollo de competencias profesionales. En Monografías virtuales.  Línea Temática: Universidad, profesorado y ciudadanía. Número 3. octubre- Noviembre del 2003.
  • Castro, F.  Ciencia, Innovación y futuro. Ediciones especiales. Instituto Cubano del Libro. La Habana, 2001
  • Cejas, C.  La formación por competencias laborales: Proyecto de diseño curricular para el Técnico en Farmacia Industrial. Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias pedagógicas Tutores: Dra. Margarita León García y Dr. Rafael Castaño Oliva. Ciudad de la Habana, 2005.
  • . Hechavarría. M La formación de experiencias previas pedagógicas en los estudiantes como base par la asimilación de los conocimientos y habilidades, planteados por la disciplina teoría y metodología de la educación física y el entrenamiento deportivo. Tesis para optar por el  título de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Tutor: Dr.C. Ariel Ruíz Aguilera. 1994
  • Hechavarría, M. Criterios didáctico- metodológicos sobre las habilidades pedagógicas profesionales a la luz de las tendencias contemporáneas de la Educación Física. Monografía. 1996.
  • Hechavarría, M. Habilidades profesionales del técnico de la Educación Física, el entrenador deportivo y el directivo del equipo. I Congreso de Diversidad. La Habana. Octubre del 2000
  • Hechavarría, M. Informe de Oponencia a la Tesis presentada en opción al grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas titulada: La formación por competencias laborales: Proyecto de diseño curricular para el técnico en Farmacia Industrial. Del Autor: Ms. C. Enrique Cecilio Cejas Yanes. Tutores: Dra. Margarita León García y Dr. Rafael Castaño Oliva. Ciudad de la Habana, 2005.
  • Hechavarría, M. Las habilidades pedagógicas profesionales, problema de actualidad y necesidad para elevar la profesionalidad de profesores y entrenadores deportivos. Material mimeografiado. I.S.C.F. Manuel Fajardo. 1995.
  • Hechavarría, M. y M. A Laza. La resignificación de la Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo y la Educación Física en la dimensión del conocimiento. I Congreso Internacional y II Cubano de Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo y la Educación Física. Matanzas 2002
  • Huerta, J y otros. Desarrollo curricular por competencias profesionales integrales. S.A.
  • ISCF. “Manuel Fajardo”. Productos Académicos Internacionales 2002-2005. Experiencia de Campeones. Cubadeportes S.A.
  • Los valores en el desarrollo de competencias profesionales. Monografías Virtuales. Ciudadanía, democracia y valores en sociedades prurales. Línea temática: Universidad, profesorado y ciudadanía. No. 3 Octubre- Noviembre de 2003
  • Ministerio de Educación Superior. Dirección de Formación de profesionales. Documento base para la elaboración de los planes de Estudio. (Planes “D”). Junio del 2003
  • Ortiz, E. Competencias y valores profesionales. Soporte magnético. Universidad de Holguín. S.A.
  • Parra, I. B. Modelo didáctico para contribuir a la dirección del desarrollo de la competencia didáctica  del profesional de la Educación en formación inicial. Resumen de  la Tesis presentada en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Tutores: Dra. C Berta Fernández Rodríguez y Dra. C Julia García Otero.  La Habana, 2002.
  • Plá, L. las competencias profesionales para el desempeño del docente en  la educación de los alumnos desde un enfoque integrador. Notas del curso 5ª. Congreso internacional Pedagogía 2205. IPLAC. Ciudad de la Habana.
  • Rico, E. Competencias laborales. Página Web Terra.  http: // www.terra.com.mx/noticias/artículo/+104960.htlm.
  • Talizina, N  Los fundamentos de la enseñanza en la educación superior, La Habana (s.n.), 1984. Conferencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CAPÍTULO 7

Consideraciones  sobre la habilidad de los entrenadores para tomar e implementar sus decisiones”.

No existe duda al plantear  que los entrenadores deportivos más calificados, con una gran maestría para planificar, organizar y dirigir los entrenamientos y competencias, se caracterizan por un gran dominio de sus habilidades profesionales, dentro de las que se encuentra la habilidad de tomar y hacer efectivas sus decisiones. Este aspecto tiene una singular importancia en todo el proceso de entrenamiento, momentos antes, durante y después de la competencia, debido a que implica adaptar un determinado curso de acción entre diversas variantes.

Los entrenadores tienen una gran responsabilidad al tomar e implementar sus decisiones y temen equivocarse, preocupándose no solo por el error que se pueda cometer, sino también por la valoración y cuestionamiento que de su competencia profesional se pueda realizar.

Somos de la opinión que el tener que tomar una decisión,  implica ganar y perder al mismo tiempo. Esto es,  porque las malas decisiones tomadas y ejecutadas en la planificación, dosificación de la carga de entrenamiento, selección de los métodos y medios, en la dirección de los encuentros o competencias, etc.,  puede influir en los resultados del atleta o equipo.

Precisamente,  el objetivo del presente capítulo es compartir algunas reflexiones sobre tan discutida problemática,  reflexiones que hemos elaborado a partir del análisis de la actuación en competencias nacionales e internacionales  de entrenadores de diferente nivel y países, y por supuesto, con la ayuda de las fuentes.

La toma de decisiones se da en cualquier momento y esfera de la vida; nos vamos a centrar en aquellas decisiones que tienen que ver con el proceso pedagógico que es el entrenamiento deportivo, el cual tiene al deporte como medio y fin.

En el desarrollo de su actividad pedagógica (constructiva o de planificación, organizativa y comunicativa) el entrenador pone de manifiesto sus conocimientos y las  habilidades propias de su deporte y las pedagógicas profesionales, ya esto lo hemos expresado con anterioridad,  pero lo reitero de man

era intencional.

Dentro de estas últimas se encuentra la de tomar e implementar sus decisiones.

 

Esta habilidad puede definirse como el conjunto de acciones que manifiesta el entrenador al percatarse de la existencia de un problema, resolverlo o aprovechar una oportunidad en la búsqueda de los mejores resultados deportivos de sus atletas o su equipo.

No resulta fácil exponer y organizar nuestras reflexiones sobre la toma de decisiones porque de ellas se puede hablar desde puntos de vista diferentes, en su generalidad, particularidad o singularidad. Se debe tener en cuenta además, que muchos especialistas, sobre todo de Dirección y Administración,  la abordan como un proceso y nosotros desde el punto de vista de las acciones que hay que desarrollar en esos procesos.

Teniendo en cuenta este criterio como punto de partida, consideramos que en él se integran diferentes habilidades profesionales que al hacerse cada vez más complejas, nos permiten entonces hablar de la habilidad del entrenador para tomar decisiones durante el proceso de entrenamiento y competencia.

Cuando de la habilidad de tomar decisiones se trata, nos referimos no sólo a saber tomarlas, sino a hacerlo en el momento preciso, lo cual en nuestra opinión, es muy pero muy complejo. Esto ocurre,  debido a que entran a formar parte no solo las acciones profesionales que tiene que llevar a cabo el entrenador, sino también su responsabilidad en el resultado, bueno o malo de la misma.

Es bueno aclarar esto, porque se ha constatado que muchas veces se expresan criterios en nuestro entorno deportivo, sobre la toma de decisiones en términos generales (como si fuera una unidad) donde el solo hecho de hacer referencia a la misma, se considera tomar la decisión e implementarla o ponerla en práctica.

La complejidad referida, está dada no sólo por la necesidad de tomar la decisión y aguardar el resultado esperado. También intervienen las acciones (que como habilidades profesionales, aisladas o más sencillas o simples, cualquiera de los términos puede ser utilizado), debe llevar a cabo el entrenador, para poder no solo tomar la decisión, sino ejecutarla, es decir, llevarla a vías de hecho.

Esto es de suma importancia, pues la mayoría de las veces se toman malas decisiones porque no se ha procedido de forma conveniente en el desarrollo de las acciones.

Una decisión será buena o mala no sólo en dependencia de la información de que se disponga; hay que tener en cuenta las operaciones o procedimientos que domina el entrenador para lograr la misma, valorarla, seleccionar las alternativas y para elegir la que señala mas posibilidades de éxito.

Los especialistas en Administración hablan de dos tipos de decisiones: las programadas y las no programadas.

En el caso de los deportes, las decisiones programadas están dadas por las reglas de cada uno de ellos o algunas decisiones establecidas por los directivos para ser empleadas cuando se dé el momento.

Las decisiones no programadas se relacionan con los problemas y situaciones imprevistas que se pueden presentar en condiciones de competencia, las cuales no son rutinarias.

Precisamente como resultado de estas decisiones,  es donde muchos entrenadores muestran diferentes emociones, tales como: depresión, indignación, asombro, entusiasmo, angustia, altanería, etc.

Un entrenador que toma decisiones con certidumbre no sufre, no se agita; en fin, no tiene grandes preocupaciones. Cuando actúa bajo esas condiciones, conoce el objetivo de la decisión, tiene información exacta y sobre todo confiable sobre el resultado al que lo puede llevar cualquiera de las alternativas que considere para resolver la situación que se está presentando. Esto puede ocurrir, por ejemplo: al cambiar el sistema de juego y combate, o de jugadores (cuando cambia algún regular por uno de la reserva o de la posición que venía ocupando en el equipo).

Sin embargo, otros elementos influyen en los entrenadores al tomar decisiones que retomamos de la Monografía, “El Entrenador Deportivo de Excelencia” (ampliada en el 2000). Esos elementos pueden ser muchos, pero en nuestra opinión los que más preocupan a los entrenadores o a los directores técnicos son:

¨       Decisión y responsabilidad

¨       Decisión e incertidumbre

¨       Decisión y riesgo

 

Decisión y responsabilidad

 

Lo que está dado por ser el entrenador o el director técnico la máxima autoridad, por su derecho a dictar órdenes pero que no lo exime de que por el resultado de la decisión tomada, no tenga que responder ante sus propios atletas, colectivo de entrenadores y funcionarios y directivos deportivos y aceptar el cuestionamiento de sus acciones, aspecto en que se suman periodistas, comentaristas deportivos y también los aficionados.

 

 

Decisión e incertidumbre

 

Hay incertidumbre por parte del entrenador o director técnico en una decisión cuando no conoce las alternativas o sus resultados, es decir, no cuenta con la información suficiente, por lo que es casi seguro que la situación presentada se va fuera de control,  aún y cuando el objetivo de la decisión está claro para él.

Quiere esto decir, que hay mayor incertidumbre cuando tiene menos información sobre las características técnica y táctica de los contrarios.

Imagínense, con cuanta incertidumbre se encuentra un entrenador o director técnico de Béisbol cuando le sacan, un lanzador, al cual nunca ha visto, no sabe que variedad de lanzamiento domina, etc., esto es importante para él, para poder mover a sus jugadores y  qué orden van a tener al bate.

Aún y cuando no se sepa lo que el contrario va a hacer se puede estimar lo que es probable que haga.

El entrenador conjuntamente con sus atletas tiene que saber cuáles son los puntos débiles y fuertes de los equipos contrarios, para que el nivel de incertidumbre sea menor a la hora de decidir la conveniencia o no,  de utilizar determinadas acciones o sistemas ofensivos y defensivas.

Las decisiones tomadas por el entrenador al cambiar por ejemplo, un jugador regular por uno de la reserva, o un sistema de juego a la ofensiva por otro se mueven en la inseguridad, porque él no domina los resultados probables, sino las razones y las causas por las que tomó la decisión.

Desde nuestro punto de vista,  lo más preocupante es  que el nivel de incertidumbre que tenga el entrenador lo pueda trasladar a sus atletas.

Considerando y resumiendo los criterios aportados por F. Sánchez Bañuelos (1992) es posible disminuir el nivel de incertidumbre:

-          determinando las variables que intervienen en las decisiones

-          determinando las posibilidades de cada variable

-          haciendo la valoración de las diferentes posibilidades en términos de eficiencia

-          y diseñar la estrategia de la decisión (en el caso del ejemplo , la actuación del equipo)

“El que decide con incertidumbre total no asume riesgo sino desastre”  (citado en el Entrenador deportivo de excelenci3), todo lo cual influye en el dominio de acciones que forman esta habilidad

 

Decisión y riesgo

Bajo las condiciones de riesgo,  el entrenador no es capaz de prever con certeza el resultado de las alternativas que se pueden plantear para solucionar el problema, sin embargo tiene suficiente información como para conocer la probabilidad de que una de ellas le permite solucionar el mismo, es decir que lo lleve al resultado deseado.

Debe en estas condiciones de riesgo analizar cuán mal se sentirán los atletas por la decisión que se va a tomar,  si ésta no resulta y qué pensarán éstos al respecto, así como dar pautas concretas de cómo actuar con seguridad.

En otro orden de ideas,  el entrenador debe analizar riesgos reales, que son los que implican sobre todo en las competencias, grandes e importantes decisiones.

Precisamente son estas decisiones complejas, en que el entrenador para tomarlas tiene que tener en cuenta muchos aspectos para lograr que sus atletas logren un resultado favorable.

Este tipo de decisiones se presentan fundamentalmente en  las competencias, sobre todo aquellas que son significativas por el  lugar o la marca que hay que lograr.

En estas condiciones, con tantas cosas que tiene en la cabeza y donde además las situaciones que se presentan no les son suficientemente familiares y al contar con un tiempo mínimo para decidirse, sus decisiones pueden ser lentas y lo que es peor inadecuadas.

El entrenador deportivo o director técnico que tome cualquier decisión durante el proceso de entrenamiento deportivo, ya sea en relación con los ejercicios, métodos, carga física aplicada, etc., o en la competencia.  como cuando se cambia el sistema ofensivo o defensivo que hasta ese momento se venía realizando, se arriesga, pero al asumir ese riesgo tiene que precisarlo, calcularlo, actuar con valentía, apoyarse en los elementos conocidos para establecer probabilidades también conocidas, alcanzar el dominio de la situación y actuar en consecuencia.

Para tomar una decisión el entrenador tiene, está obligado a determinar las diferentes posibilidades que puedan ocurrir para establecer la estrategia de acción de su equipo, considerando el riesgo calculado, en función de ganar ventaja, la que por ejemplo pueda ser en la posición de los jugadores, dominio del balón, etc.

De alguna manera ya hemos dejado sentado,  que cuando se habla de toma de decisiones se observa un proceso en que el entrenador debe realizar varias acciones.

 

 

Estas  acciones o habilidades simples encierran en sí muchas operaciones o procedimientos, entre los cuales se pueden señalar las siguientes:

  1. Definir el problema
  2. Identificar los objetivos
  3. Diagnosticar las causas
  4. Determinar las alternativas que pueden resolver el problema
  5. Valorar cada una de ellas en función de la situación concreta que se requiere resolver
  6. Seleccionar las más adecuadas
  7. Planear o proyectar cómo debe ser introducida
  8. Reexaminar la decisión para afrontar los riesgos e incertidumbre que se presentan
  9. Ejecutar (implementar) el plan establecido, es decir, poner en práctica la decisión

 

Consideramos que las 8 primeras acciones, abarcan tener la intención de hacer algo (tomar la decisión).

La N° 9 se refiere a hacerlo finalmente (es decir, implementar la decisión).

Cuando vemos que un entrenador tanto en el desarrollo del proceso, como en la competencia, toma una decisión, esto siempre va acompañado del criterio valorativo de muchos, acerca de si ha sido adecuada o no.

Por ejemplo, cuando el entrenador o director técnico sienta a un jugador cuando este es el máximo anotador del  equipo.

En esta situación a los espectadores puede no gustarle, pero por alguna causa el entrenador decide sacarlo,  considerando entre otras cosas que el juego que se está desarrollando no es el espectáculo del atleta. Éste es parte de un equipo y de ninguna manera el solo es el equipo en sí.

Hay que especificar que la consideración de lo adecuada de una decisión, depende en lo fundamental de los conocimientos y experiencias que tengan esas personas sobre el deporte y su desarrollo, y de las posibilidades de los atletas, junto con su tolerancia al riesgo. Recordemos que en términos generales, hay individuos más arriesgados que otros.

En este sentido, lo más significativo en la toma de decisiones e implementar lo decidido, es la rapidez (el mínimo tiempo) en que se realizan estas acciones. Cuando la decisión se toma tardíamente y no se implementa en el momento preciso, no se resuelve el problema.

A manera de recordatorio, debemos tener en cuenta que un problema tiene que ver con la situación que se produce, cuando lo que realmente se presenta (se manifiesta) difiere del estado normal de los factores que intervienen o del resultado que se desea.

El entrenador puede percatarse que hay un problema en el desenvolvimiento del atleta(s) cuando por ejemplo: en una competencia ellos están actuando de manera diferente a lo acostumbrado, en cuanto a estilo o forma de realizar sus acciones técnico-tácticas, fuerza o dirección de los movimientos, desarrollo motriz alcanzado, etc.

Puede verse también cuando en términos generales, los deportistas se han desviado del plan, estrategia o proyecciones a seguir por los diferentes miembros del equipo, cuando siendo inferiores los contrarios (en cuanto a desarrollo de capacidades o habilidades motrices), les imponen su ritmo o sistema de juego, obligándolos a seguir las acciones que ellos desean. De igual forma, cuando los miembros del equipo se desempeñan diferente a las necesidades de los otros jugadores y de los objetivos previamente establecidos.

No es fácil para un entrenador o director técnico detectar problemas, sobre todo cuando  éstos se presentan en el propio desarrollo de las competencias. Los menos experimentados en su detección, o cuando se percatan que llegó el momento de tomar una decisión y temen hacerlo, entre otros,  pueden cometer los siguientes errores:

Û    No asociar todos los acontecimientos que se están dando en las acciones que se desarrollan en el juego, sobre todo cuando éstos se repiten una y otra vez.

Û    Formarse falsas expectativas sobre las posibilidades de sus atletas sin tener en cuenta las posibilidades de los contrarios que también se han preparado para la misma competencia y también quieren obtener el triunfo.

Û    No percibir con claridad la realidad de la competencia, el nivel de los diferentes atletas  y las condiciones concretas en que cada equipo o atleta está realizando sus acciones.

En este último caso, por ejemplo, cuando hay atletas regulares que merman el rendimiento de sus acciones y los entrenadores por falta de experiencia (o a lo mejor por otras circunstancias) no sustituye a éstos por los de reserva, y temen tomar e implementar la decisión adecuada que exige el momento.

Precisamente lo anterior, es lo que permite valorar el dominio de esta complejísima habilidad por parte de los entrenadores deportivos o directores técnicos.

Hay ocasiones en que de acuerdo con el problema, se toma la decisión adecuada, pero finalmente todo se pierde, porque ésta se ejecuta tarde, cuando ya se presenta un nuevo problema o quizás otros de forma sucesiva, entonces, es ahí cuando decimos, el atleta o el equipo perdió por malas decisiones tomadas y/o ejecutadas por el entrenador.

El entrenador que toma decisiones para resolver un problema puede ser catalogado de negligente o de miedoso  al sentir la presión del problema  en sí  y/o de las personas que están convencidos de que él es el máximo responsable de la preparación deportiva de sus atletas.

La mejor decisión tomada por el entrenador no es sólo la que es capaz de tomarse en el más breve tiempo posible, sino la que está más cercana al origen del problema detectado.

Por una mala decisión, un entrenador puede conducir a sus atletas a una rotunda victoria o a una inesperada derrota.

Hay entrenadores demasiado cautelosos que pierden tiempo en  tomar decisiones, lo que muchas veces incide en los resultados de su atleta o equipo; esto en definitiva los convierte en negligentes.

El tiempo de la  decisión, es el tiempo que transcurre cuando el entrenador piensa en las acciones que puede hacer su atleta o equipo, aplicando la lógica adecuada de acuerdo con las posibilidades de éstos respecto a los contrarios, lo que tiene una gran incidencia.

A veces,  ese tiempo es tan demorado que no se da nada ventajoso para el equipo.

En el deporte, claro está, hay momentos en que no se cuenta con tiempo para pensar y hay que reaccionar de cualquier manera. Para enfrentar esto, respecto al tema que tratamos, insistimos en que el entrenador debe tener suficientes conocimientos para poder tomar decisiones y ser lo suficientemente creativo.

Esto determinará en las decisiones que tome; por lo que tiene que conocer,  entre otros, sobre el deporte, en particular sus características competitivas, sus atletas, el proceso de entrenamiento deportivo, del ambiente y condiciones donde se van a celebrar los encuentros.

Desde otro punto de vista, casi se puede asegurar que cuando los entrenadores o directores técnicos toman malas decisiones, a veces no es solo porque se percatan tarde de los problemas que se han presentado como ya se dijo, sino también porque basan éstas en sus ilusiones o caprichos; mientras que las mejores decisiones, las basa en realidades que reconoce, que comparte con sus atletas y con el colectivo de trabajo que lo apoya.

Eso da la medida de  que en el proceso de entrenamiento y competencia se dan también decisiones compartidas, lo cual no es solamente necesario sino también conveniente.

Es importante compartirlas con los atletas porque éstos por su experiencia motriz y deportiva pueden tener excelentes razones para oponerse a la decisión, como puede ser: haber considerado algunas características de determinados oponentes, que en su análisis no haya tenido en cuenta el entrenador deportivo.

Si él no convence a los miembros de su equipo no puede haber una actitud de cooperación por parte de ellos.

Por otro lado, si tampoco cuenta con sus atletas para que esa decisión sea cumplida al pie de la letra con fidelidad y finalmente los resultados no son los esperados, es entonces, muy probable que la decisión tomada tampoco lo fuera.

La participación de los atletas en la toma de decisiones permite el aumento de la autoestima de éstos a la vez que se sienten bien porque se reconoce la importancia de su participación en la solución de los problemas.

La aceptación de una decisión por parte de los atletas está en lo fundamental dada, por el tipo de decisión, la necesidad de ser tomada y por la persona que la realiza, en este caso su entrenador o director técnico, él que junto con ellos comparte todos los triunfos y derrotas.

Para que los entrenadores tomen decisiones correctas pueden seguir o proceder racionalmente orientándose a través de las respuestas que puedan dar a las siguientes interrogantes:

  1. ¿Cuáles son los problemas que se están presentando (cualquier desviación del trabajo que se debe realizar)?
  2. ¿Cuáles son las causas para que se presente dicho problema?
  3. ¿Cuáles son los objetivos de su decisión?
  4. ¿Cuáles alternativas (creativas) pueden resolver el problema?
  5. ¿Cuál de ellas es la que ofrece una solución satisfactoria?
  6. ¿Cómo introducirla e implementarla sin que afecte el desenlace esperado en la competencia?

Las respuestas a dichas interrogantes contribuyen a que se tomen las mejores decisiones, para lo cual, los entrenadores deben asegurarse que persiguen una verdadera necesidad. Estas tienen que ver con aquello que es esencial para el éxito, concretado en mejorar la posición, pasar a la próxima fase de la competencia, mejorar la marca personal, quedar entre los tres primeros o ser el ganador de la competencia, sea ésta de cualquier nivel. Por estas razones, el entrenador siempre tiene que tener presente qué necesita, qué resulta de la decisión tomada, tanto para él, los atletas, como para todos los que desean que se alcance el éxito.

Poner en práctica la decisión es mucho más que dar simplemente órdenes a los deportistas de lo que éstos tienen que hacer, responsabilizando a cada quien con lo que le corresponda.

Darle seguimiento a la decisión ejecutada o implementada por el entrenador o director técnico significa valorar cómo están actuando los atletas conforme al plan acordado, cómo reacciona el contrario a partir del cambio operado en las acciones de su equipo, si están los contrarios actuando según lo que el entrenador espera.

Los entrenadores casi nunca están conformes con los buenos resultados de una decisión, siempre piensan que otras también pudieran ser buenas y hasta mejores.

Inconformidad que se muestra de diferentes formas, con expresiones tales como: finalmente reaccionaron o lo hicieron bien, pero pudieron haberlo hecho mejor o en menos tiempo.

Sin embargo, no podemos dejar pasar por alto que en nuestro ámbito deportivo, por su dinámica competitiva, se presentan innumerables problemas, para muchos de los cuales, los entrenadores o directores técnicos han tomado muy buenas decisiones que han dado resultados satisfactorios pero también ha sucedido lo contrario, lo que consideramos pudo haber sido porque en esos momentos han incidido otros elementos que no estaban entre las primeras causas que analizó el entrenador , dada la problemática específica que en principio intentó resolver.

Como ya se ha expresado, el proceso de toma de decisiones requiere de muchas acciones (habilidades), por lo que es imprescindible que en los Centros Formadores de estos profesionales se tomen las medidas necesarias para que éstas lleguen a dominarse. De ahí que recomendemos que a los estudiantes en las diferentes asignaturas y desde los primeros años se les asignen tareas que impliquen las acciones citadas, que forman parte de la toma de decisiones. Tareas que pueden ser teóricas, prácticas o teórico - prácticas, que pueden irse integrando paulatinamente, culminando con toma de decisiones lógicas.

Recomendamos esto, porque consideramos que no existe un método para que los entrenadores tomen decisiones correctas para la solución de los diversos problemas que se les pueden presentar. El cumplimiento de tareas con esa orientación - que de hecho son de tipo problémicas - puede facilitar la ejercitación de los procederes que operativamente son más eficaces de acuerdo con las condiciones presentadas, ya sean de juego, competencia o que tengan que ver con la planificación y organización del proceso de preparación de los deportistas.

Para finalizar insistiré en lo siguiente:

  1. La toma de decisiones por parte de los entrenadores es una habilidad profesional importante porque les permite accionar correctamente en la solución de un problema o para aprovechar una oportunidad en el marco específico del trabajo que realizan.
  2. Para que los entrenadores tomen las mejores decisiones es menester que realicen un profundo análisis del contexto en que ésta tiene que ser tomada, diciendo a todo lo que va en dirección a la verdadera necesidad y no a todo lo que no tenga que ver con ella.
  3. La toma de decisiones junto con la cantidad de conocimientos, habilidades, así como la capacidad suficientemente creativa para transferirlas a los atletas permite garantizar su preparación a lo largo de todo el macrociclo.
  4. De  acuerdo con el criterio de Antonio Valls (1998) y conociendo a muchos entrenadores que toman buenas y malas decisiones, podemos considerar que cuando  éstos toman una decisión, implica  que mantienen despiertas sus facultades, las que están  dadas por: el conocimiento de ellos mismos, de sus capacidades y limitaciones, de  la contrastación de sus posibles respuestas, contra su sistema de valores y su priorización (es decir, aprender de él mismo) de su imaginación (es decir, visualizar lo más detalladamente posible todos los pormenores) y, la capacidad para elegir con libertad ( sin sentirse presionado por otras personas y circunstancias)

BIBLIOGRAFIA:

-                Administración. 5ª Edición. Primera parte

-                Comas, M. Baloncesto. Más que un juego. Organización y objetivos. Cómo entrenamos y para qué. Editorial Gymnos. Madrid, España. 1991

-                El proceso de toma de decisiones. Su contexto. Material mimeografiado. s.a.

-                Hechavarría, M. as habilidades pedagógicas profesionales, indicador imprescindible para valorar la maestría de los profesores de E. Física y Entrenadores Deportivos. ISCF “Manuel Fajardo”, Ciudad de La Habana. 2001 (original para publicar)

-                Hechavarría, M y O. Paulas.  El entrenador deportivo de excelencia. Monografía. ISCF “Manuel Fajardo”, C. De La Habana. 1995

-                Hechavarría, M. y O. Paulas. Las habilidades profesionales gerenciales en la preparación de los directivos de Cultura Física. Ponencia presentada a la III Conferencia Científica Nacional de Gestión Empresarial y Administración Pública. Ciudad de La Habana. 1999.

-                Hechavarría Urdaneta, M. Análisis de los resultados  de la Guía de observación sobre toma de decisiones a los entrenadores  deportivos.

-                Hechavarría, M. La formación de experiencias previas pedagógicas en los estudiantes como base para la asimilación de los conocimientos y habilidades profesionales planteadas por la Disciplina Teoría y Metodología de la E. Física y el Entrenamiento Deportivo. Tesis en opción al Grado Científico de Doctor en Ciencias Pedagógicas. Tutor: Dr. C  Ariel Ruíz Aguilera. 1994

-                Jhonson, S. Si o No. Guía para tomar las mejores decisiones. Editorial Grijalbo. Barcelona, España. 1993

-                Valls, A. Las 12 habilidades directivas claves. .Ediciones Gestión 2000. S.A., Barcelona, 1998.