Palabras claves: BEISBOL/ENTRENAMIENTO DEPORTIVO/DEPORTES CON PELOTA/PITCHEO

Título: Béisbol : El Entrenamiento del pitcher

Autor: Reynaldo Costa

Texto completo


Calentamiento
La entrada en calor como el calentamiento General y el Especial en un lanzador deben ir acompañados por el entrenador de pitcheo.

En condiciones normales ambas duran de 30 a 40 minutos, produciendo efectos fisiológicos como ser aumento de temperatura corporal, frecuencia cardíaca, volumen respiratorio y sistólico, junto con la dilatación de arterias y capilares que irrigan la masa muscular.

Simultáneamente mejora el control y la regulación motora en las acciones específicas. Una adecuada entrada en calor, no se puede olvidar además de los factores tácticos y psíquicos que predisponen a la competencia.

imagen1

El nivel de la entrada en calor varía en función de la temperatura y humedad ambiente, nivel de preparación atlética, edad y hora del día. En término gral. el calentamiento comienza con un trabajo de movilidad articular realizado por el mismo lanzador, donde pone en función todas las articulaciones del cuerpo, donde el líquido sinovial va a hacer su trabajo de lubricación: desde los tobillos a los hombros.

Luego trotes suaves de 20 a 30 m, elevando la frecuencia cardíaca hasta valores próximos a las 120 pulsaciones/min.

Deberán alternarse diferentes mecánicas, alternando carreras laterales, saltos, giros y frenos. Al finalizar estos desplazamientos, el lanzador deberá elongar los músculos fundamentales del tren superior e inferior. El trabajo de la reacción motriz sobre cortos desplazamientos en diferentes direcciones (de 8 a 10 repeticiones) se debe hacer antes de elongar.

Después de la elongación vienen los ejercicios especiales, como ser los movimientos de imitación de frente y de lado, fildeo de rolling y de toque. A continuación comenzarán los lanzamientos, comenzando de corta distancia hasta larga distancia, buscando que su brazo y sus movimientos tengan la suficiente fluidez. Luego siguen los lanzamientos a la distancia requerida, donde hará dos o tres antes de botar la bola. Volverá a preparar su bola rápida intercambiando con curvas hasta los 4 ó 5 últimos lanzamientos que los hará a su máxima velocidad; todos estos lanzamientos no excederán un total de cuarenta.

Después de haber finalizado los lanzamientos vendrá el tiempo de recuperación (entre 5 y 8 min.) donde el entrenador aprovechará para actualizarlo sobre los tres primeros bateadores, esto relajará su brazo y estimulará su actitud agresiva; luego todo lo que resta serán 4 a 5 lanzamientos desde el montículo.


Lanzamiento
El objetivo de este curso es que los entrenadores conozcan la correcta aplicación de la técnica de lanzar de frente y de lado.


Lanzamiento de Frente

  1. Los atletas deben asumir una postura cómoda, situar el pie de contacto sobre la placa de lanzar, de forma tal que la planta de este descanse sobre la tierra y el talón sobre la placa de lanzar; el pie libre puede estar encima o detrás de la placa, el peso del cuerpo repartido equitativamente sobre ambas piernas y su cuerpo completamente recto, para evitar movimientos innecesarios del tronco. Así, ya está listo el lanzador para tomar las señas y poder elegir que lanzamiento va a seleccionar.
  2. A continuación se realiza el movimiento del pie libre para el paso hacia atrás de la placa, (no en forma lateral) donde se traslada el peso del cuerpo hacia la pierna de pivot. Luego comienza la parte mecánica del movimiento; se comienza la elevación de la pierna de péndulo y se gira la cadera manteniendo adecuadamente el centro de gravedad del cuerpo, esto permite un equilibrio armónico del movimiento que ayudará a que el cuerpo no se quede atrás ni se vaya hacia adelante prematuramente.

imagen2

El trabajo de los brazos se puede efectuar de dos maneras; levantando las manos por encima de la cabeza o llevando las manos a la altura del pecho. Para esto es necesario el despegue de las manos (esto se debe hacer al unir las piernas con los brazos) cuando estas vayan subiendo y los brazos bajando, o en cualquiera de los dos casos. Siempre se debe despegar en el centro del cuerpo, esto nos obliga a que los brazos giren hacia atrás junto con la cadera. La extensión del brazo hacia atrás se tiene que realizar con los dedos sobre la bola, no con la bola sobre los dedos, ya que los lanzadores más efectivos son aquellos que mantienen la bola sobre la zona baja. La muñeca se debe mantener relajada, desde aquí comienza a ejecutarse el lanzamiento; se debe tratar y se tiene que lograr lanzar con la mayor velocidad posible, es aconsejable no tratar de forzar el brazo haciendo un movimiento más rápido o con más fuerza que de costumbre, si se hace esto puede ocasionar lesiones graves en su brazo de lanzar. Al perder coordinación cuando ya vamos a realizar el envío hacia el plato hay que mover el hombro y la cabeza hacia el receptor, esto ayuda a que no abra el hombro prematuramente y por consiguiente la cadera.

Recuerde que si no tiene un equilibrio total del centro de gravedad del cuerpo, es seguro que se queda atrás o vaya hacia adelante muy rápido, esto le hace perder control, velocidad, fuerza y además está forzando el hombro y el codo.

Es muy importante que al caer, la pierna de péndulo describa un giro hacia el home, y tenemos que tener punteando hacia la tierra la punta del pie para que la caída sea con la punta o la planta del pie. El caer con el talón ocasiona perder la zona de strike y el resto de las capacidades coordinativas, y nos puede ocasionar una severa lesión en los músculos de la espalda.

Al soltar la bola el codo debe estar por encima del nivel del hombro y delante de la mano de lanzar, la rodilla debe estar flexionada en su articulación para evitar caer con el talón; recuerde que al caer con el pie de péndulo debe estar alineado con una línea imaginaria con el pie de pivot, no debe dar el paso en otra dirección para evitar lanzar cruzado o abierto.

Cuando efectuamos el lanzamiento hay un movimiento fuerte de la muñeca hacia abajo. Esto se hace ya que la velocidad está dada por:

  1. La rotación hacia atrás de la bola. Lógicamente a mayor rotación, mayor velocidad.
  2. La acción correcta de la muñeca hacia abajo.
  3. La rapidez con que pasa el brazo por delante del cuerpo.

Ya realizado lo antes expuesto, el movimiento sigue a la bola para lograr hacer el lanzamiento con todo el cuerpo, logrando así un menor esfuerzo del codo y el hombro. Si hacemos esto lograremos poner la espalda detrás del lanzamiento; el pecho se pega al muslo y la espalda está paralela al piso, el brazo de lanzar pasa por al lado de la rodilla de la pierna de péndulo.

Siempre hay que caer lo más de frente posible al home para poder fildear cualquier toque de bola o batazo por el centro del terreno, no volvernos una máquina de tirar pelotas nada más; hay que defender el juego también.

La mecánica de lanzar de frente se definiría de esta forma:

  1. Los pies encima de la placa.
  2. El paso hacia atrás.
  3. El traslado del peso del cuerpo con giro de la pierna de pivot.
  4. Subir la pierna de péndulo como mínimo a la altura de la cintura o cadera.
  5. El traslado de la pierna de péndulo hacia abajo y adelante haciendo una flexión con la pierna de pivot para abajo buscando acumular fuerza para el paso final.
  6. La caída y pase de brazo: En la caída las piernas deben estar semi flexionadas, la de péndulo y la de pivot; hasta que se gire la pierna de pivot que le da continuación al pase de brazo, y terminamos en la posición de fildeo.


Lanzamiento de Lado (Posición SET)

Al tomar las señas los pies se colocan: el de pivot haciendo contacto con la placa y el otro al frente, dejando una separación como el ancho de los hombros.

En esta posición, con corredores en bases, hay que realizar una parada reglamentaria. En dicha situación se descansa el peso del cuerpo ligeramente sobre la pierna de contacto, esto nos beneficia en dos razones:

  1. Hacer el lanzamiento rápido al home.
  2. Virarse rápidamente.

Así no se pierde tiempo en transferir el peso del cuerpo hacia atrás. Para realizar el viraje a 1ª base, lleve el pie libre directo a la base y lo más rasante al suelo que pueda, con el objetivo de no perder tiempo si eleva mucho el pie de péndulo.

Hay otros tipos de virajes a las bases que sirven para (acomodar) darle confianza al corredor (no se determine, en realidad, como se va a virar) por ejemplo:

  1. Dando el salto.
  2. Sacando el pie de pivot hacia atrás de la goma.
  3. Dando el paso directamente hacia la base.

Pero recuerde algo muy importante. A 1ª base siempre hay que realizar la tirada, sino se comete BALK. Unicamente no es BALK si se da un paso hacia atrás de la placa con el pie de contacto; de esta forma dejamos de ser lanzador para convertirnos en jugador de cuadro.

Si nos viramos a 2ª o 3ª base y no completamos la tirada, no es BALK.

Con corredor en 2ª base, al realizar la parada reglamentaria, asumimos la misma técnica que con corred. en 1ª base. Hay que cuidar que el pie libre no esté muy abierto hacia la 1ª base o cerrado hacia la 3ª base.

Si ya se está listo para lanzar hacia el plato se realiza la sig. mecánica de movimiento:

Al elevar el pie de péndulo, haga una ligera flexión en la articulación de la rodilla del pie de contacto y elevación de la pierna de péndulo simultáneamente. Esto es para realizar el lanzamiento con el 100% de velocidad y a su vez, el o los corredores no ganen mucho tiempo si salen al robo de base. En este momento es fundamental tener absoluto control del equilibrio del cuerpo, al igual que en la posición de frente. De aquí en adelante observaremos:

  1. 1. La separación de la bola y el guante se realizan al mismo tiempo que la elevación de la pierna de péndulo y la flexión de la articulación de la rodilla del pie de contacto.
  2. 2. Al llevar su brazo de lanzar hacia atrás hágalo con los dedos sobre la bola y no la bola sobre los dedos (esto último solo lo hacen los lanzadores que son especialistas en bola de nudillos).
  3. 3. Que la cabeza y el hombro, cuando vienen hacia adelante, estén en línea recta con el receptor, lo que nos indica que no se está lanzando en posición abierta o cerrada.
  4. 4. Al caer es fundamental hacerlo en la punta o planta del pie, esto hace que pueda flexionar sus rodillas, ayudarse con la espalda, tener más coordinación, control, lanzar más en la zona baja, y evitar lesiones en el codo o en el hombro. No es recomendable caer con el talón ya que:
  • Frena el movimiento.
  • Pierde el control sobre la zona baja.
  • La vista se mueve.
  • Pierde coordinación.
  • Puede producir lesiones en el tobillo, rodillas, codo y hombro.
  • La mayoría de los lanzamientos son en la zona alta.


El Entrenamiento Táctico

Tradicionalmente la figura del lanzador se vio sometida a las decisiones estratégicas de los catchers. Esta absurda fórmula, en la que uno aportaba la mente y el otro apenas su brazo, fue superada al paso del tiempo por los lanzadores, quienes demuestran sus habilidades y capacidades.

El pitcher deberá entrenar su capacidad para resolver los problemas que genera el juego seleccionando información precisa. Del reporte de datos (score, outs, innings, cuenta del bateador, corredores en base, jugadores involucrados y el uso de "patrones de generalización") tomará los elementos para establecer el plan de pitcheo.

El staff de lanzadores estudiará junto a su coach a los bateadores rivales, llevarán estadísticas, buscarán las tendencias y analizarán a fondo las virtudes ofensivas. Este ejercicio intelectual otorga un amplio registro comparativo, compulsado por la situación percibida y las múltiples soluciones especuladas. El cotejo entre parámetros reales e ideales establece un pronóstico de resultados, una respuesta mental anticipada, asociativa y creadora.

Más allá de la influencia estratégica del entrenador, debe estimularse la previsión, reconocimiento y aprovechamiento de la acción. Estas deberán permanecer ligadas al pensamiento e iniciativa del pelotero aunque se ejecutan combinaciones invariables.

El proceso de tratamiento de la información responde a lo siguiente: historial del bateador, historial del lanzador, procesamiento de la información, información del juego, situación estratégica. Todo esto da una respuesta táctico-técnica.

Los pasos metodológicos recomendados para el entrenamiento táctico de los lanzadores son los siguientes:

1º. Información teórica. En un clima de atención, el entrenador explica teóricamente las variables que determinan la selección de lanzamientos. Podrá usar medios auxiliares; como gráficos o video.

2º. Análisis del rival. Por medio de las planillas de scouting se estudia a cada uno de los bateadores a enfrentar en el juego. Se confrontan debilidades de los de los bateadores con las habilidades del lanzador. Para la determinación final de este plan prevalece la propia capacidad del pitcher sobre el patrón standard de situación y los registros del bateador.

El control, dominio y localización de los lanzamientos, son pre-requisitos estratégicos. El seguimiento del rival y la situación podrán solicitar bola de tenedor o sinker, para dominar un bateador clave. Pero solo funcionarán si el pitcher es capaz de controlarlos. Si esto no es posible, no hay estrategia que valga.

Se codifican señas defensivas, que luego se ponen en práctica durante la competencia o juego. Este trabajo se realiza en conjunto con los catchers y jugadores del cuadro. En esta instancia se entrena también los volteos.

El ajuste técnico-táctico se crea con ejercicios de control, precisión en la zona de strike, en enfrentamiento en túneles de bateo o en el mismo terreno de juego, donde el coach de pitcheo sigue de cerca el rendimiento de sus atletas, lanzamiento por lanzamiento.


Competencias de control

En juego de entrenamiento, con reglamentación adaptada, o partidos de exhibición previos a la temporada oficial, los lanzadores ensayarán las habilidades adquiridas, en una situación libre de stress. Se controlará la evolución de la velocidad de pitcheo, el control a diferentes zonas, cuentas conflictivas, variaciones con o sin corredor en base, decisiones estratégicas, etc.


Volteo
En el volteo, amarre y sincronización, hay varios tipos de volteo, pero todos se hacen con el propósito de mantener lo más cerca posible al corredor que está en base,

  1. Sacando el pie y convirtiéndonos en infield (jugador de cuadro).
  2. Dando un paso directamente hacia la base.
  3. Dando el salto.

Es oportuno recordar que es obligatorio lanzar la bola a 1ª base (únicamente no se lanza en el caso No.1).

El volteo podrá variar la velocidad de giro. Esto varía según el corredor en base, para que no pueda tomar el tiempo de secuencia entre lanzamiento y lanzamiento. Debe voltearse las veces que sean necesarias. Cuando sea para sorprender debe ser lo más rápido posible para que tenga éxito.

En los lanzadores zurdos a 1ª, es un arma principal para retener corredores peligrosos. El zurdo que voltea a 1ª debe alternar entre: Mirar al corredor y lanzar a home; mirar a home y voltear, y las acciones de voltear o lanzar con mirada previa. Todas estas variantes requieren el amarre del inicialista.

Aquí se ponen en función el trabajo táctico, donde se trabaja todo el infield, hasta el receptor, donde también pondrá en práctica las señas que tenga con el lanzador.

El volteo doble es una sincronización entre el lanzador y la 1ª base, (corredores 1ª y 3ª o 3ª y 2ª) esto resulta efectivo cuando coincide con la orden de robo a bases llenas y la cuenta máxima de 3 y 2 donde los corredores salen prematuramente. Esta jugada debe realizarse a la base más atrasada (la 1ª) donde tendrá un éxito de un 50% de resultado.


Intervención en algunas jugadas

El lanzador debe desarrollar un movimiento automático sin posibilidad alguna de olvido. Cuando un batazo es conectado al sector derecho del cuadro, siempre deberá correr a cubrir la inicial.

1ª situación: Si el 1ª base resuelve el problema, el pitcher no intervendrá quedándose en mitad del terreno.

2ª. Cuando el pitcher cubre la 1ª base, siempre sale en línea recta hacia el cajón de coach, donde hace un ángulo hacia la base.

3ª. El pitcher pisará el borde interno de la base.

4ª. El pitcher intentará recibir la bola antes de llegar a la inicial, para no detener su carrera en esta base.

5ª. Si cuando se produce la jugada, se encuentra otros corredores en base, el pitcher deberá girar rápidamente y enfrentar al infield, luego de pisar la inicial.

6ª. En situación de doble play 3-6-1 el pitcher correrá directamente a la base, puesto que el tiempo de ejecución se reduce. Al llegar a la 1ª jugará como un inicialista.

En la jugada de doble play el pitcher tendrá en cuenta las jugadas técnico-tácticas; deberá anticipar la situación pensando la dirección de la doble matanza, y su tiro será lo más perfecto posible para que tenga éxito la jugada.


Foto 1: Raúl Mondesi (outfielder dominicano) y Martín Farinola (Argentina), Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
En la cancha de Texas Rangers en Repúplica Dominicana
Foto 2: Chicos jugando al Beisbol en las calles de Santo Domingo.