Titulo: Caracterización del ‘Knock out’ en Boxeo

Autor: M. Pic-Aguilar1, C.R. Sánchez-López y A. Blanco-Villaseñor

Resumen: El objetivo de este trabajo es identificar las cuatro últimas ac-ciones motrices emitidas (golpes) por boxeadores campeones del mundo de los pesos pesados y así poder caracterizar el ‘Knock out’ en boxeo. Para ello, hemos desarrollado una herramienta de observación que consta de cuatro criterios y 35 categorías. Para la selección de la muestra se tuvo en cuenta dos requisitos: haberse proclamado campeón del mundo del peso pesado durante el período que comprende 1921-2007 (desde Jack Dempsey hasta Ruslan Chagaev) y la disponibilidad digital de las imágenes para su aná-lisis. Se obtuvieron datos relativos a la secuencia de acciones motrices que anteceden a la finalización de los combates en boxeo, medido a través de los últimos cuatro golpes lanzados por el ganador. Los resultados del estudio muestran que el ‘Knock out’ en boxeo suele darse haciendo un uso ma-yoritario de ciertos golpes entre los contendientes, presentando diferencias significativas.

Palabras Claves: : boxeo, golpes, metodología observacional.

Introduccion

El boxeo es un deporte de participación simultánea entre dos púgiles, con incertidumbre procedente del contendiente (Parlebas, 1988, 2001). Los combates de boxeo son divididos en asaltos de tres minutos de duración, con un minuto de descanso entre asaltos. El objetivo principal de los boxeadores es doblegar al adversario mediante el lanzamiento de golpes sobre el rival. Si los boxeadores llegan a completar el número de asaltos pactados, son los jueces quienes deciden proclamar ganador al boxeador con mayor número de puntos acumu-lados a lo largo de los asaltos. Si uno de los dos boxeadores muestra incapacidad para seguir el combate, es otorgada la victoria al rival. El boxeo fue introducido en el programa olímpico en 1904, sin embargo existen evidencias que prueban su práctica en torno al año 5.000 A.C. (Gradopólov, 1979). El boxeo practicado en la actualidad, permite el uso de los puños en-vueltos en guantes para golpear al adversario desde la cintura hasta la cabeza, no permitiéndose los golpes dirigidos a la parte posterior de la cabeza o espalda.



Puede convenirse en ser señalada la dificultad en torno a la uniformidad de regulaciones o normativas en el mundo del boxeo. La cantidad de organismos dificultan una homogenei-dad reglamentaria precisa. Sin embargo, algunas nociones en relación al espacio y según la normativa vigente de la federa-ción española de boxeo profesional aluden a un cuadrilátero con dimensiones de 5,50 m x 5,50 m con una superficie de lona elevada de al menos 0,91 m del suelo pero no más de 1,20 m. Los boxeadores son clasificados según el peso, consi-derando que un púgil en torno a 80 kg sería considerado peso pesado, aunque según organismo y período histórico. La acciones motrices reveladoras de éxito han sido am-pliamente abordadas en el mundo del deporte (Blanco-Vi-llaseñor, y Oliva-Millán 2010; Garzón, Lapresa, Anguera y Arana, 2011). Sin embargo, salvo excepciones, el boxeo ha sido estudiado fundamentalmente desde un enfoque médico,
siendo frecuente el estudio de traumas oculares (Fernández, Rodríguez y Mesa, 2003; Curbelo, Triana y Medina, 2009)
o daños cerebrales (Roberts, Allsop & Bruton, 1990) producidos como consecuencia de su práctica.

Método

Participantes
Para la obtención de los participantes acudimos a los listados de campeones del mundo de los pesos pesados de la National Boxing Association, y posterior reconversión en 1962 a la actual World Boxing Association, durante el período comprendido entre 1921 y 2007. El número de boxeadores campeones del mundo durante este período fue de 40 púgiles.
Finalmente fueron analizados 118 combates correspondientes con los historiales de 29 campeones del mundo del
peso pesado. No se dispuso de un número específico de combates por boxeador sino que fueron analizados todos los combates de campeones del mundo del peso pesado finalizados por ‘knock out’ con suficiente calidad fílmica para ser analizados, sin atender a la calidad de los adversarios y compuestos de un mínimo de cuatro golpes finales. La diferencia entre el número de combates analizados por boxeador respondió a los requisitos anteriores. Pero mientras por parte de boxeadores como Mike Tyson, fueron analizados 12 combates, de otros en cambio fueron analizados una menor cuantía de combates.
Los boxeadores con el lado preferente o dominancia del lado derecho fueron 25 con un total de 109 combates, mientras que por otra parte sus homólogos (dominancia lado izquierdo) fueron cuatro boxeadores  con 9 combates. Debemos precisar que, los boxeadores suelen emplear mayoritariamente el lado dominante pero con relativa frecuencia es
invertido este orden, por motivos estratégicos la utilización del lado opuesto al dominante es una práctica frecuente y en algunos casos exitosa.

Instrumentos

Instrumento de observación. Se construyó una herramienta observacional ad hoc  (sistema de categorías con formato de
campo), compuesta de cuatro criterios y 35 categorías. El instrumento utilizado es exhaustivo y mutuamente excluyente
para todos los criterios (González-Prado, Iglesias y Anguera2015). Nos hemos visto respaldados también por la praxio-
logía (Parlebas, 1988, 2001) para tomar como referencia el rol faceta y así desgranar las acciones motrices o categorías en que vienen a derivar los criterios originales.
Criterio 1: GOLPES (G). A través de este criterio compuesto de 12 categorías se caracteriza el tipo de ataque lanzado a través de los golpes. Para facilitar su comprensión agruparemos los golpes en tres grandes grupos: golpe recto o directo, crochet o swing y gancho o uppercut. Mientras los golpes rectos y ganchos son asociados a distancias largas
y escasa separación entre los púgiles respectivamente (Álvarez, Rodríguez y Brahim, 2014), la distancia media entre dos
boxeadores suele asociarse al golpe de crochet.
-   Golpe directo: Es un golpe recto de izquierda (DI) mientras que haciendo uso del brazo derecho el golpe lanzado se convertiría en un directo de derecha (DD). En caso de dirigir el golpe hacia el tronco del adversario entonces tendríamos el directo de izquierda al tronco (DIC) y el mismo lanzamiento pero desde el brazo derecho (DIDC).
Crochet o swing: es un golpe lateral con trayectoria pa-ralela al suelo. Encontramos el crochet de izquierda (CI), que de igual forma pero lanzado desde la derecha sería crochet de derecha (CD). Si tenemos en cuenta que estos mismos golpes pueden ser lanzados también en dirección al tronco del adversario, entonces encon-tramos el crochet de izquierda al tronco (CIC) y el cro-chet de derecha al tronco (CDC).

-    Gancho o uppercut: Es un golpe con trayectoria ascen-dente bien de izquierda (GI) lanzado desde la derecha sería (GD). Si el golpe es lanzado hacia el tronco del adversario entonces tendríamos el gancho de izquierda al tronco (GIC) mientras que el gancho de derecha al tronco lo identificaríamos la siguiente nomenclatura (GDC).

Criterio 2: CUERDAS (CU). Se compone de cuatro cate-gorías y hace referencia al espacio utilizado para acometer el ‘Knock out’. Cuando el boxeador que pierde toca las cuerdas mientras recibe los últimos golpes al caer, utilizaremos la codificación (P), mientras que si toca las cuerdas el boxeador que gana (G). Si ambos boxeadores tocan las cuerdas utiliza-remos (P-G), por el contrario si ningún contendiente toca las cuerdas se hará uso de (NO).

Criterio 3: CAIDA PREVIA (CP). El criterio caída pre-via se compone de cuatro categorías y se registran las caídas debidamente señalizadas por el árbitro. Para ello, utilizare-mos la categoría SI para registrar la caída del boxeador que finalmente pierde el enfrentamiento, mientras que por (NO) entendemos que ninguno de los contendientes cayó hasta que finalizó el combate. La caída previa del boxeador que final-mente gana el combate será (GANADOR) y por último, si ambos boxeadores caen al menos una vez, haremos uso de la categoría (AMBOS).

Criterio 4: ASALTO (AS). Con este criterio, dividido en

15 categorías, se registra el asalto de finalización del combate. Cada número de la categoría se corresponde con el asalto de finalización del enfrentamiento. Por tanto, si el combate con-cluyó en el asalto número tres, los observadores marcarían tres, correspondiente con el nombre de la categoría.

Instrumentos de registro y análisis de datos. Se utilizó la herramienta de registro Match Vision Studio (Castellano, Pe-rea y Alday, 2005), el programa Generalizability Study GT, v.2.0E (Ysewijn, 1996), el paquete estadístico SAS (v. 9.1.3), y el SPSS (v. 21).

Diseño y Procedimiento
Es un estudio de seguimiento, nomotético y multidimensional (Anguera, Blanco, Hernández y Losada, 2011).
Se llevó a cabo un seguimiento del historial de cada boxeador proclamado campeón del mundo de los pesos pesados
mediante el servidor http://boxrec.com/ de los combates correspondientes con estos campeones, previamente identificados. Seguidamente accedimos a las imágenes a través del portal youtube y la digitalización de combates procedentes de
colecciones privadas.

En relación al criterio golpe, el primer golpe observado por los observadores coincidía con el primer golpe de los cuatro últimos que compusieron el ‘knock out’, mientras que el cuarto de los golpes lanzados por los boxeadores coincidía con la última acción registrada por los observadores.
El número de golpes mínimos para completar el registro fue de cuatro golpes finales, sin pausas. Es decir, si tras ser
reanudado un combate el boxeador fuera derribado mediante un solo golpe, no sería este combate susceptible de análisis.
Pero sí, en caso de completar una secuencia de cuatro golpes antes del ‘knock out’.
En definitiva, se registraron los últimos cuatro golpes recibidos por el adversario que perdió el enfrentamiento, posibles caídas previas de ambos contendientes, la cercanía a las cuerdas del boxeador que finalmente pierde a través de observar si toca las cuerdas, así como el número de asaltos transcurridos
hasta el desenlace final. Empleamos una sesión para explicar a los observadores elfuncionamiento del registro, tras lo cual se hicieron varias pruebas para contrastar la calidad de los registros. A partir del momento en que se empezaron a mejorar valores en torno a 0.9 entre observadores, utilizando el coeficiente Kappa de Cohen decidimos dar por finalizado el proceso de entrena-miento y adiestramiento de los observadores. Así, tras con-cluir con el primer registro de la muestra objeto de estudio y pasado un mes, volvimos a repetir la observación con los mismos observadores.
Además de esto se pidió a los observadores que registraran combates de púgiles con menor peso, haciendo especial
hincapié en los últimos golpes lanzados por el boxeador que gana el combate, puesto que es necesaria cierta pericia para su apreciación, debido a la rapidez gestual de los boxeadores.
De esta forma, nos aseguramos que los observadores serían capaces de apreciar el tipo de golpe empleado, ya que a lo
largo de la historia ha habido boxeadores de peso pesado con una rapidez más propia de boxeadores de menor peso.
Se calculó la fiabilidad interobservadores mediante un diseño de  facetas (observador y categorías = C:O). La faceta observador dispuso de 2 niveles (observador 1 y observador 2), mientras que las categorías utilizadas fueron 35. Estimamos los componentes de varianza de manera infinita y el análisis pone de relieve que la procedencia inequívoca de variabilidad vendría de la faceta categoría con un 100% mientras que la faceta criterio obtendría un 0%. Por tanto, la faceta observador no presentaría variabilidad alguna, siendo el coeficiente de generalización absoluto y relativo de 998.
Para determinar la fiabilidad intra-observador procedimos a realizar un diseño de dos facetas (momento, categoría C:M). La faceta momento se compuso de dos niveles, mientras hicimos uso de treinta y cinco categorías. La estimación de los componentes de varianza fue realizado de forma infinita, mostrando su análisis un 100% de varianza correspondiente con la faceta categoría. Por tanto, no existiría variabilidad que señale a la faceta momento como responsable de la
variabilidad encontrada. Coinciden también, al igual que en la fiabilidad interobsevador, los coeficientes de generalizabilidad absoluto y relativo obtenidos para la faceta momento
con un .998.
Para el segundo observador, la fiabilidad se halló de forma análoga, realizamos un diseño de dos facetas (momento, categoría= C:M). La faceta momento dos niveles, mientras que utilizamos treinta y cinco categorías de la segunda faceta. La estimación de los componentes de varianza se hizo de manera infinita, mostrando su análisis que un 99% de varianza venía a corresponder a la faceta categoría, mientras que un 1% sería asociado a la interacción entre la faceta momento-categoría. Así, la variabilidad encontrada no es relacionada directamente con la faceta momento. Los coeficientes de generalizabilidad absoluto y relativo del segundo observador fueron de
.995 Con respecto a la validez del instrumento se utilizó, desde una perspectiva cualitativa, el consenso alcanzado por dos profesionales retirados del mundo del boxeo para obtener coherencia interna entre los criterios y las categorías utilizadas.

Resultados


Espacio entre los boxeadores

La figura 1 muestra cuál ha sido el uso espacial que los boxeadores hacen con respecto al rival, tomando el tipo de golpe utilizado. En líneas generales vemos que, el golpe asociado a la distancia media (crochet) es el más utilizado para llegar al ‘Knock out’ con un 45,76% (n=216), el segundo es la distancia larga con un 27,33% (n=129) y por último la distancia corta con un 26,90% (n=127). Sin embargo para realizar el primer golpe, los boxeadores seleccionan más bien la distancia larga con un 37,3% (n=44) mientras que para el segundo, tercer y cuarto golpe, la distancia media es la más utilizada con un 49,2% (n=58), 41,5% (n=49) y 59,3% (n=70) respectivamente.

Golpes con dirección frontal o cuerpo del adversario

La mayor parte de los golpes realizados se dirigen a la parte alta del adversario con un 87,07% (n=411) frente a los que se dirigen a la parte baja, un 12,93% (n=61). La dirección del golpe cuatro hacia la parte alta del rival es la más utilizada con un 92,4% (n=109) mientras que el golpe menos utilizado,
dirigido a la zona alta del rival es el golpe tres con un 82,2 % (n=97).
Con respecto a esta dimensión y teniendo en cuenta el orden de los golpes solo existen diferencias significativas entre los momentos tres y cuatro. Así, entre ambos momentos y en relación con los golpes dirigidos a la zona frontal del boxeador, existen diferencias significativas [z=-2,352, p=,018, α=,05] al igual que en relación con los golpes dirigidos a la zona baja [z= 2,352; p=, 018, α=,05]. Como puede evidenciarse, mayores porcentajes de golpes registrados hacia la parte frontal en el cuarto golpe 92,4% (n=109) caracterizan el ‘knock out’ en relación al golpe lanzado en tercer lugar (momento tres) 82,2% (n=97). Al revés sucede con los golpes hacia el tronco,pasando del tercer golpe (momento) desde 17,8% (n=21) a 7,6% (n=9).

Discusión

Se ha cumplido con el objetivo de identificar las secuencias de golpes empleadas por campeones del mundo del peso pe-sado. Desde la faceta golpe, desvelar qué acciones mostraban cambios significativos desde los distintos momentos según espacio, lateralidad y dirección, supuso el principal reto del presente trabajo.

Se contrastó la viabilidad del empleo de la metodología ob-servacional (Gutiérrez-Santiago, Prieto, Camerino, y Angue-ra, 2011a; Gutiérrez-Santiago, Prieto, Camerino, y Anguera, 2011b; Blanco-Villaseñor, Castellano, Hernández -Mendo, Sánchez-López, y Usabiaga, 2014) para el estudio y análisis de acciones motrices en boxeo profesional. A pesar del avance que supone conocer las claves a las que parece obedecer la or-denación de golpes o fórmula más empleada por campeones del peso pesado, hubiera supuesto un objetivo más ambicioso disponer de información relativa a otras facetas, mostradas en la herramienta de registro pero inabarcable en este trabajo por motivos de extensión. Contrastar o refutar la vinculación entre la faceta ‘golpe’ con otros criterios hubiera significado poder contextualizar la variable de interés (cuatro últimos golpes previos al ‘knock out’).

Se evidencia que la emisión de DI como primer golpe de la serie, podría suponer la preparación hacia golpes más contundentes. Puede que conjuntamente, la variable espacial (Parlebas, 1988; 2001) y su vinculación con la solución mo-triz (golpe), den cuenta del plan estratégico del boxeador de manera indisoluble. La importancia espacial para la selección de golpes en boxeo ya fue sugerida (Hristovski, Davids, Araú-jo y Button, 2006) desde un enfoque de sistemas no lineales.

En boxeo, no parece ser novedad el estudio del espacio de disputa ni tampoco la vinculación entre golpes directos con distancias largas y ganchos con distancias más cercanas al adversario (Degtiariov, 1992; Álvarez, Rodríguez, y Brahim, 2014). Sin embargo, aludir a la importancia del empleo de distancias medias frente a distancias cortas, como confirma el estudio, sí podría tener alcance, con posibles consecuencias para la iniciación deportiva o entrenamiento. En otras pala-bras, desvelar cómo fluctúa el empleo espacial para resolver los combates podría ser relevante para el boxeo profesional pero también para la iniciación al boxeo.

Los golpes más empleados por los boxeadores para acabar los combates según los datos fueron DI (directo izquierda)-CI (Crochet Izquierda) o CD (Crochet derecha)-CI (Crochet izquierda)-CD (Crochet-Derecha). Mientras que los golpes con mayores cambios estadísticamente significativos fueron por este orden: CD, DI y DD. De estos golpes identificados, solo DI se corresponde con el empleo de una distancia larga, lo cual sería una aparente contradicción con otras investiga-ciones, al sostener que la mayoría de acciones en boxeo son realizadas desde la distancia larga (Balmaseda, 2011). Sin
 

embargo se debe precisar que mientras nuestro reto son las acciones de finalización, dicha investigación se interesó por analizar combates completos de boxeo, siendo más probable el empleo de distancias largas.

En relación al desequilibrio entre el lanzamiento de golpes a la parte frontal e inferior los resultados muestran asimetría. La mayoría de los boxeadores seleccionan la parte superior del rival, quizá debido a la necesaria rapidez de las acciones (Ma-hlo, 1969) de los boxeadores para lanzar un golpe al cuerpo del adversario y escapar sin ser golpeado. No podemos olvidar, que los participantes del estudio pertenecen al peso pesado y quizá una investigación con pesos más ligeros equilibraría este desigual reparto entre golpes entre la parte frontal y baja del cuerpo. Las diferencias significativas encontradas entre el tercer y cuarto golpe podrían indicar la preferencia de los boxeadores por concluir el combate mediante golpes lanzados a la parte alta del cuerpo debido a los motivos de seguridad señalados, unido a que quizá los golpes dirigidos a la zona frontal pueden provocar, quizá más fácilmente, la pérdida de consciencia del rival.

Se ha propuesto un acercamiento a la fórmula del éxito en boxeo, siguiendo planteamientos similares al estudio de otros deportes de contacto (Oleguer, Prieto, Lapresa, Gutiérrez-Santiago e Hileno, 2014; González-Prado, Reig y Anguera, 2015) mediante la identificación de los últimos cuatro golpes. Otras variables o indicadores que ayudan a comprender la sucesión de golpes serían el espacio, lateralidad y dirección de estos. El reto consiste en trasladar estos resultados a la rutina del entrenamiento o la iniciación (Usabiaga, Castella-no, Blanco-Villaseñor y Casamichana, 2013) de este deporte. Algunas pistas apuntadas parecen sugerir, en relación al es-pacio que el aprendizaje en la utilización de técnicas desde distancias largas pero sobretodo medias son claves, así como concluir los combates mediante golpes dirigidos a la parte frontal y de derecha. Mientras algunos golpes han aparecido de forma estadísticamente significativa, otros han permane-cido estables; lo que animaría a prestar atención sobre qué transiciones entre golpes deberían ser más entrenadas y/o qué golpe enseñar en primer lugar.

Entre las limitaciones del trabajo, la muestra podría re-sultar escasa y asimétrica en relación al número de combates analizados por boxeador. Por otra parte, abordar exclusiva-mente la faceta ‘golpe’ pudo suponer una limitación, pues el cruce con otras variables hubiera supuesto conocer mejor el ‘knock out’ en boxeo.

Para concluir, parecen haberse identificado algunas fór-mulas de éxito en boxeo. Este logro permitió desvelar que las combinaciones de golpes empleadas por los boxeadores no fue aleatoria sino que, algunos golpes se mostraron más relevantes que otros para finalizar los combates del estudio y así, conocer mejor el fenómeno del ‘knock out’ en boxeo. Algunas aplicaciones prácticas de los resultados parten de conocer estas fórmulas, que no aseguran ‘per se’ el éxito de futuros boxeadores sin embargo, si pueden ayudar a entre-nadores en la realización de rutinas de trabajo, estableciendo mayor sintonía con las acciones verdaderamente decisivas en el boxeo. Precisar, un comportamiento estratégico concreto para finalizar los combates, podría ayudar a enfocar el dise-ño de situaciones de aprendizaje acordes con las acciones de finalización concretas.


Agradecimientos.

Expresamos nuestro agradecimiento a los ex-boxeadores y actuales profesores de boxeo Alfredo Arrojo Rodríguez y Héctor Moreira Calzada, por su desinteresada y valiosa contribución en la realización del presente trabajo.

Esta investigación ha sido financiada por el proyecto Obser-vación de la Interacción en Deporte y Actividad Física: Avan-ces Técnicos y Metodológicos en Registros Automatizados cualitativos-cuantitativos, que ha sido subvencionado por la Secretaría de Investigación, Desarrollo e Innovación del Mi-nisterio de Economía y Competitividad [DEP2012-32124], durante el trienio 2012-2015. Investigadora principal: Dra. M. Teresa Anguera Argilaga.

Referencias

1.    Álvarez, L.M., Rodríguez, A., y Brahim, M. (2014). Las principa-les distancias de combate en la serie mundial de boxeo semipro-fesional. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires (19)192. http://www.efdeportes.com/efd192/las-principales-distancias-de-combate-en-boxeo.htm

2.    Anguera, M. T., Blanco-Villaseñor, A., Hernández-Mendo, A. y Losa-da, J.L. (2011). Diseños observacionales: ajuste y aplicación en psicolo-gía del deporte. Cuadernos de Psicología del Deporte, 11(2), 63-76.
3.    Anguera, M. T. (2004). Posición de la metodología observacional en el debate entre las opciones metodológicas cualitativa y cuantitativa. ¿En-frentamiento, complementariedad, integración? Psicologia em Revista, Belo Horizonte, 10(15), 13-27.

4.    Anguera, M. T., Blanco, A. y Losada, J. L. (2001). Diseños observa-cionales, cuestión clave en el proceso de la Metodología Observacional. Metodología de las Ciencias del Comportamiento 3(2),135-160.
5.    Balmaseda, M. (2011). Análisis de las acciones técnico-tácticas del boxeo de rendimiento. Tesis Doctoral sin publicar, Universidad del País Vasco, Vitoria, España.

6.    Blanco-Villaseñor, A., Castellano, J., Hernández-Mendo A., Sánchez, C.R. y Usabiaga, O. (2014). Aplicación de la TG en el deporte para el estudio de la validez, Fiabilidad y estimación de la muestra. Revista de Psicología del Deporte, 23(1), 131-137.

7.    Blanco-Villaseñor, A., y Millán, C. . (2010). Generalización de la ac-ción de éxito en fútbol. Revista Iberoamericana de Psicología del Ejerci-cio y el Deporte, 5(2), 283-296.

8.    Camerino, O., Gutiérrez, A., Prieto, I., Hileno, R., & Lapresa, D. (2014). Detección de T-patterns en la observación de deportes de com-bate. Revista de Psicología del Deporte,. 23, 147-155.

9.    Castellano, J., Perea A. y Alday, L. (2005) Match Vision Studio v3.0. In Abstracts 5th International Conference on Methods and Techni-ques in Behavioral Research. Measuring Behaviour. Wageningen, The Netherlands.

10.    Curbelo Concepcion, D., Triana Casado, I. y Medina Perdomo, J.. (2009) Comportamiento de los traumatismos oculares en pacientes ingresados en el Instituto Cubano de Oftalmología: Una necesidad impostergable. MediSur [online], 7 (3), 32-37.

11.    Cronbach, L.J., Gleser, G.C., Nanda, H., & Rajaratnam, N. (1972). The dependability of behavioral measurements: theory of generalizability for scores and profiles. New York: John Wiley and Sons.
12.    Degtiariov, P. (1992). Boxeo: manual para los institutos de cultura física.

Madrid: Rubiños.

13.    Fernández Sánchez, A., Rodríguez Rodríguez, B. N., y Mesa Hernán-dez, E. (2003). Lesiones traumáticas de los Anexos y del segmento an-terior del ojo en los boxeadores. Revista cubana de oftalmología, 16(1), 1.
14.    Fernández, J., Camerino, O., Anguera, M. T., & Jonsson, G. (2009). Identifying and analyzing the construction and effectiveness of offen-
 



sive plays in basketball by using systematic observation. Behavior Re-search Methods, 41(3), 719-730.

15.    Garzón, B., Lapresa., D., Anguera, M.T., y Arana, J. (2011). Análisis observacional del lanzamiento de tiro libre en jugadores de baloncesto base. Psicothema, 23(4), 851-857.

16.    González-Prado, C., Iglesias, X. y Anguera, M. T. (2015). Detección de regularidades en taekwondo de alto nivel. Cuadernos de Psicología del Deporte, 15(1), 99-109.

17.    Gradopólov, K. (1979). Reseña histórica sobre el desarrollo del Boxeo. En: Boxeo. Libro destinado a los institutos de cultura física. Moscú: Ra-duga.

18.    Gutiérrez-Santiago, A., Prieto, I., Camerino, O. & Anguera, M.T. (2013). Sequences of errors in the judo throw Morote Seoi Nage and their relationship to the learning process. Journal of Sports Engineering and Technology, 227(1), 57-63.

19.    Gutiérrez-Santiago, A., Prieto, I., Camerino, O., & Anguera, M.T. (2011a). The temporal structure of judo bouts in visually impaired men and women. Journal of Sports Sciences, 29(13), 1443-1451.

20.    Gutiérrez-Santiago, A., Prieto, I., Camerino, O. y Anguera, M.T.(2011b). Identificación y análisis del aprendizaje del judo me-diante la metodología observacional. Apunts. Educación Física y Depor-tes,104(2), 46-55.

21.    Hernández-Mendo, A., & Anguera, M. T. (2002). Behavioral structu-re in sociomotor sports: Roller-Hockey. Quality & Quantity, 36, 347-378.

22.    Hristovski, R., Davids, K., Araújo, D., & Button, C. (2006). How boxers decide to punch a target: emergent behaviour in nonlinear dynamical movement systems. Journal of sports science & medicine, 5(CSSI), 60.

23.    Lavega, P., Filella, G., Lagardera, F., Mateu, M. y Ochoa, J. (2013). Juegos motores y emociones. Cultura y Educacion, 25(3), 347-360.

24.    Navarro, V. (1995). Estudio de conductas infantiles en un juego de reglas. Análisis de la estructura de juego, edad y género. Tesis Doctoral. Univer-sidad de Las Palmas de Gran Canaria.

25.    Morin, E. (2001). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Ge-disa.

26.    Mahlo, Friedrich. (1969). L’acte tactique en jeu. Paris: Vigot.

27.    Parlebas, P. (1988). Elementos de sociología del deporte. Málaga: Unis-port.

28.    Parlebas, P. (2001). Juegos, Deporte y sociedad. Léxico de praxiología mo-triz. Barcelona: Paidotribo

29.    Pic-Aguilar, M., y Morales, N. S. (2012). Rol, clinch y espacio en el combate de boxeo: mohammed ali contra george foreman (1974). Ac-ción motriz. (10), 16-32.