Palabras claves: EDUCACION/VALORES/ENSEÑANZA/APRENDIZAJE

Título: Dr. José Elías Entralgo Vallina: Apología de las 7 de la Mañana; incentivo de la Cultura Física en la Universidad de La Habana.

Autor: MSc. Profesor Asistente José Bárbaro Ricardo Pérez 

Fecha de publicación: 9 de octubre de 2012 

Resumen:  

Dr. Elías Entralgo Vallina, profesor de la Universidad de La Habana, compilador de Enrique José Varona en los momentos actuales, está vigente en la educación y la cultura cubana con Apología de las 7 de la mañana  (Lección inaugural  en el Aula Magna del año académico 1950-51 en la Cátedra de “Historia de Cuba” de la escuela de Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana) que aporta a la  cultura física en la escuela y contribuye en los niveles de enseñanza superior a la educación en valores de los estudiantes y a cultivar la motivación y vocación pedagógica de los futuros profesores para lograr más eficiencia en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Se traza como objetivo contribuir al conocimiento y la divulgación de este importante documento.

Considerado el profesor Dr. Elías Entralgo, una maravilla y su lección “Apología de las 7 de la Mañana”; joya de la educación cubana en la formación profesional y actuación ética. Siendo más capacitados, y con resultados eficientes, los que fueron sus alumnos: la Dra. María Dolores Ortiz, Dra. Lidia Turner Martí, Dra. Carmen Gómez García, Dra. Graciela Pogolotti, Dra. Juanita Conejero, Dr. Roberto Fernández Retamar, Dr. Ricardo Alarcón, entre otros que han transcendido en la educación y la cultura durante décadas educando en valores éticos a las jóvenes generaciones de estudiantes universitarios.

Texto completo

Introducción

Apología de las 7 de la Mañana (Lección inaugural en el Aula Magna del año académico 1950-51 en la Cátedra de “Historia de Cuba” de la escuela de Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana)

¿Qué más sucederá en esta clase de las siete de la mañana? Yo vengo obligado- más que por el Reglamento de nuestra Escuela, por la Orden No. 266, en la que Enrique José Varona vació en 30 de Junio de 1900 su plan de reforma universitaria, todavía no sustancialmente alterada y en gran parte incumplida- a proyectar en cada una de ustedes una investigadora, una narradora y una profesora de Historia de Cuba.

… Festejaremos el 10 de Octubre con una velada en el Aula Magna… La asistencia a ese acto es obligatoria y esta sujeta al pase de lista y a una puntuación especial dentro de la señalada por la Facultad para tal aspecto .… Tres alumnas de la asignatura leerán otros tantos trabajos. La Srta. Amelia Iglesias estudiará a Los Hombres del 10 de Octubre, la Srta. Concepción Alzóla a Los Hechos del 10 de Octubre y la Srta. Carmen Gómez a Las Ideas del 10 de Octubre. …Es preciso que la Universidad vaya destacando la labor de esta clase de alumnos en sus actos públicos y así el país entero no seguirá ignorando la presencia en nuestras aulas de estudiantes mucho mejores…

… Rememoraremos también el 24 de Febrero con otra velada. Por el trabajo del curso escogeremos a otras tres alumnas distinguidas para que conferencien sobre los hombres, los hechos y las ideas de esa fecha famosa en nuestra historia (1).


Desarrollo

Su texto más célebre fue la Apología de las 7 de la Mañana. A esa hora en punto, según su reloj comprado en Suiza con dinero de su bolsillo, cerraba la puerta del aula. Ningún pretexto era válido para una llegada tardía. Se aprendía así la puntualidad y en el mejor de los casos, el habito de ver despuntar el sol.

La Dra. Ortiz relata: La Historia de Cuba era una asignatura que se daba en el cuarto año de la carrera. Me parece estar viendo ahora todavía. Su rostro sonriente y sorprendido, lo que no fue obstáculo para que un día me cerrara la puerta del aula porque me retrasé unos segundos. Las clases de Historia de Cuba del Dr. Elías Entralgo, comenzaban con puntualidad absoluta a las 7 de la mañana. Esa hora tenían que marcarla todos los relojes. Así como García Lorca decía en su llanto por Ignacio Sánchez Mejía que la muerte del célebre torero había ocurrido a las 5 en punto de la tarde, que eran las 5 en todos los relojes.

El primer día de clases, al que acudimos todos un poco asustados, explicaba él las razones de la hora, medida en su reloj Longiness, comprado por él en la ciudad de Ginebra, lo que además, se encuentra bien justificado en su famoso trabajo Apología de las 7 de la Mañana, que mi grupo reimprimió en modesta edición, costeada por nosotras mismas, y que aún conservo como uno de los más gratos recuerdos de mis años de estudiante universitaria.

Ese primer día hacía escribir en una hoja de papel los títulos de los 10 libros que cada uno considerara más importante, lo cual decía lo haría conocer mejor a cada estudiante de la misma manera que la autobiografía que debíamos entregarle en días siguientes (cada vez que en mi vida he tenido que escribir una autobiografía, y han sido unas cuantas veces, se lo he agradecido mucho al Dr. Elías Entralgo).

Verdadero formador que fue el Dr. Entralgo nos enseñó hacer puntuales, hábito que nunca he podido dejar (cosa en que este país es algo bien difícil) y a cómo el maestro debe conocer los intereses, características y personalidad de sus discípulos para poder establecer con ellos una verdadera comunicación (2).

Las clases de historia del Dr. Entralgo eran magníficas. Además hacía que sus alumnos y alumnas practicaran algún deporte; el softball o el ajedrez, en  los cuales, él resultaba ser, un excelente jugador. Sus estudiantes podían escoger entre jugar pelota o ajedrez.

Me verán una vez por semana, los viernes a prima noche, en la casa de algunas de ustedes, reunido con sus compañeras del barrio, siguiendo las peripecias de! torneo de ajedrez que vamos a ordenar (3). Deportes de los cuales, había que escoger uno obligatoriamente. Yo, que nunca he podido estar tranquila mucho tiempo, escogí naturalmente, el softball y era muy divertido practicarlo sobre todo por ser tan pésimos jugadores en tardes tranquilas en el estadium universitario en compañía del propio profesor, él si vestido con uniforme de softbolista.

Algún otro deporte, este de índole física, habrá que organizar. Nuestra Escuela, no porque tenga la obligación de formar profesoras, puede perder de vista su misión general preparatoria de buenas madres de familia y cumpliendo con ese cometido les demostraré a lo largo del curso que me preocupo porque tengan la inteligencia ágil y el cuerpo en línea por el propio esfuerzo. El deporte brinda salud y ofrece, a la vez, libertad y dominio de sí mismo. La cultura física debe armonizarse con la intelectual para cumplir con el justo apotegma latino de la mente sana en el cuerpo sano.(4).

Su proyecto como profesor universitario se alejaba de clases memorísticas, conferencias  impenetrables, descargas intelectuales e iba más bien dirigido a una profunda renovación o  revalorización de los métodos de enseñanza universitaria. Sus objetivos docentes, constituían una revolución que cambió esquemas, introdujo avances  y enfatizó conceptos sobre la educación integral de los estudiantes universitarios.

Las actividades humanas se dividen fundamentalmente en juego y trabajo. (Claro que cuando decimos juego estamos descartando todo lo que tenga que ver con ganancias o pérdidas monetarias). El juego tiene mucha más importancia de lo que, a simple vista, se supone. Kant lo asimiló al arte y Friederich Schiller y Herbert Spencer le encontraron origen a éste en aquel. (5).

Para Entralgo, la cultura física debía armonizarse con la intelectual,  para que se cumpliera el apotegma latino de "mente sana en el cuerpo sano".

Dividía las actividades humanas en juego y trabajo y coincide con las palabras de Juan  Huizinga, el  historiador  holandés: “Una cultura auténtica no puede subsistir sin cierto contenido lúdico, porque la cultura supone cierta autolimitación y cierto  autodominio, cierta capacidad de no ver en las propias tendencias lo más excelso, en una palabra, el reconocer que se halla encerrada dentro de ciertos límites libremente reconocidos.”

Para el profesor Entralgo, el juego era  energía primordial y  lo que nos queda gratamente cuando fuimos niños para el resto de la existencia. No tan niños, pero sí muy jóvenes,  sus alumnas recordamos aquellos graciosos partidos de softball,  en los cuales él era el pícher con su gorra  y  espléndida mascota  y nosotras,  en los jardines incapaces de coger un fly. Estimulaba la práctica  de  excursiones, no sólo para respirar aire puro y admirar el paisaje, sino para buscarle, decía,  alguna relación con los placeres espirituales a que nos dedicábamos.

La Filosofía es amor a la sabiduría, a todo el saber, físico, moral e intelectual y citaba al mexicano José Vasconcelos,  cuando expresaba  que la divisa de las Facultades de Filosofía,  era la exigencia y la alegría de la Totalidad,  porque  “la cabeza total piensa en grande y exige concatenación, necesidades lógicas, regularidades empíricas, vislumbres poéticas y revelación religiosa”. Hablaba de una muy estrecha relación entre el juego y el trabajo e insistía en la importancia de trabajar a gusto y  de disfrutar placenteramente  la labor que se realiza. “El trabajo gustoso”,  conferencia dictada  por Juan Ramón Jiménez en la Habana,  fue muy apreciada por   Entralgo,   a  la que  calificó como  “bella peroración”.

Admiraba  al alumno talentoso y trabajador, tenía piedad por el torpe, se divertía a costa del que simula inteligencia o torpeza, pero era implacable con el haragán. Como  el poeta Luaces decía: Todo el trabajo salvador invita/como a ley inviolable.

El profesor Elías Entralgo Vallina, fue un gran educador,  su ejemplo,  está vigente a más de 100 años de su nacimiento, fruto de su labor educacional; coincidiendo también la Universidad de La Habana con la Universidad de la Ciencia, la Cultura Física y el Deporte y en las otras Universidades del país; de ahí el agradecimiento que lo convierte en líder pedagógico incentivador de la práctica del deporte.

 

CONCLUSIONES

Esta investigación que comenzó desde el año 2010, se aplicó desde el curso escolar 2010-2011 en la Universidad de Ciencias, de la Cultura Física y el Deporte “Manuel Fajardo. Se sustenta en el estudio de la personalidad del Dr. José Elías Entralgo Vallina y su labor educacional para el conocimiento de los estudiantes y docentes de la enseñanza superior. Ya que se comprobó que su labor educacional era desconocida.

En  su  función  de  profesor  de  Historia de  Cuba  e  historiador, fue  fiel a los documentos sobre  los que  se volcó en busca de  la  verdad.

Él es de los que insiste en la fuerza  decisiva  de  la  educación,  en  particular  de  la  educación moral, la práctica de deporte como elemento estructurador de las relaciones sociales y guía de los actos humanos.  Desde muy joven se distinguió por su posición antiimperialista, por su profundo amor a lo cubano,  por  su  actitud  cívica  ejemplar,  por  su  sentido  de  justicia  y  equidad.

Durante  los  casi  seis   años  que  vivió  después  de  1959, Entralgo  se  reveló  no  sólo  como  un  destacado  promotor  cultural  sino  también incentivador de la cultura física en la Universidad de La Habana, líder pedagógico y un revolucionario. Entre otras personalidades de la educación y la cultura nacional vigente en la actualidad que fueron sus alumnos, nos brindan sus testimonios, presente entre nosotros la Dra. María Dolores Ortiz, Dra. Lidia Turner Martí, Dra. Carmen Gómez García, Dra. Graciela Pogolotti, Dra. Juanita Conejero, Dr. Roberto Fernández Retamar y el Dr. Ricardo Alarcón, entre otros.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. José Elías Entralgo Vallina. Apología de las 7 de la mañana. Lección inaugural en el Aula Magna del año académico 1950-51 en la Cátedra de “Historia de Cuba” de la escuela de Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana. (págs. 1, 5, 8)
  2. María Dolores Ortiz. Testimonio. Folleto Coloquio por el Centenario del natalicio del destacado intelectual y profesor universitario Elías Entralgo Vallina. Celebrado el 28 de marzo del 2003 en la Universidad de La Habana.
  3. José Elías Entralgo Vallina. Apología de las 7 de la mañana. Lección inaugural en el Aula Magna del año académico 1950-51 en la Cátedra de “Historia de Cuba” de la escuela de Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana. (págs. 9 y 10).
  4. José Elías Entralgo Vallina. Apología de las 7 de la mañana. Lección inaugural en el Aula Magna del año académico 1950-51 en la Cátedra de “Historia de Cuba” de la escuela de Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana. (pág. 10).
  5. José Elías Entralgo Vallina. Apología de las 7 de la mañana. Lección inaugural en el Aula Magna del año académico 1950-51 en la Cátedra de “Historia de Cuba” de la escuela de Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana. (pág. 10).

BIBLIOGRAFÍA

  1. Aguirre, Sergio. “Huellas de un maestro”. En: Revista Universidad de  la Habana. No. 181, septiembre- octubre, 1966.
  2. ___________  Elías Entralgo. En: Revista Vida Universitaria, octubre 1966.
  3. Augier,  Ángel.   Reseña  Bibliográfica  sobre  el  libro  Lecturas  y  Estudios del profesor Elías Entralgo. En: Revista Universidad de la Habana. 1965
  4. Colectivo de autores. Coloquio por el centenario del natalicio del destacado intelectual y profesor universitario Elías Entralgo Vallina. Folleto. Celebrado el día 28 de marzo del 2003. La Habana, 2003.
  5. Entralgo, Elías. Apología de las 7 de la mañana. Lección inaugural en el Aula Magna del año académico 1950 – 1951 en la Cátedra de Historia de Cuba de la escuela de Filosofía y Letras de  Universidad de La Habana.
  6. ___________, Artículos periodísticos. Selección de Elías Entralgo. Habana. Dirección de Cultura, 1949 (IX Feria del Libro).
  7. Marinello, Juan.    Elías Entralgo. En: Revista Vida Universitaria. no. 194 Octubre 1966.
  8. Pichardo Viñals, Hortensia. Documentos para la Historia de Cuba, Editorial Pueblo y Educación, La Habana 2001.
  9. Portuondo, Fernando. Historia de Cuba de 1492 hasta 1898, Editorial del Consejo Nacional de Universidades, La Habana, 1965.
  10. Ricardo Pérez, José B. Ramiro Guerra Sánchez: Sin Buenos Maestros, no habrá educación posible”. En CD (Libro magnético). Orígenes del pensamiento revolucionario de la generación del centenario. Educación Cubana. La Habana, 2008.
  11. ___________. Enrique José Varona, Maestro de la juventud estudiantil cubana de los años 20 e inicios del 30 del siglo XX. Sistema de Talleres. Soporte digital. Museo Casa Natal de Rubén Martínez Villena, Alquízar, La Habana, 2010.
  12. ___________.Vida y obra de Villena: Símbolo de nuestra juventud. Soporte digital. Museo Casa Natal de Rubén Martínez Villena. Alquízar, La Habana, 2010.
  13. ___________. Sistema de talleres sobre Enrique José Varona y su labor educacional. Tesis presentada en opción al grado de Master en Didáctica de las Humanidades. Universidad de Ciencias Pedagógicas. 2010.

14.  Tuner Martí, Lidia. Folleto Coloquio por el Centenario del natalicio del destacado intelectual y profesor universitario Elías Entralgo Vallina. Celebrado el 28 de marzo del 2003 en la Universidad de La Habana.