Palabras claves: BEISBOL/LANZAMIENTOS/TECNICA

Título: Nivel de eficiencia de componentes psicoreguladores del desempeño técnico en el equipo escolar de Béisbol categoría 13 – 14 años de la EIDE de Matanzas.

Autor: Lic. Manuel Mena Blanco 

Fecha de publicación: 4 de noviembre del 2011 

Resumen:  

En el presente artículo se brinda una reflexión sobre los resultados alcanzados en el proceso del control psicológico a los lanzadores de Béisbol escolares de la categoría 13 – 14 años de la EIDE de Matanzas, que comprendiera la concentración de la atención, el control propioceptivo del lanzamiento de rectas, la calidad del contenido de la representación motora en su componente de verbalización de la estructura técnica del lanzamiento y la percepción periférica lateral, aspectos de importancia vital para un buen desempeño en este deporte.

Texto completo

INTRODUCCIÓN

El equipo de Béisbol más joven de la EIDE matancera, a pesar de sus buenos resultados competitivos, presentaba algunas dificultades de carácter técnico en su cuerpo de lanzadores. Dada la imperiosa necesidad de realizar un mayor esfuerzo en la preparación de la reserva beisbolera de la provincia, debido a los pobres resultados alcanzados por las diferentes selecciones de primera categoría en las últimas décadas, se deseaba profundizar en el control deportivo con el área de trabajo con la cual el autor de este trabajo y entrenador principal de dicho equipo, no estaba plenamente satisfecho, decidiendo incursionar en el control psicológico, nunca realizado en este colectivo y en especial, en aquellos componentes que constituían la base psicoreguladora fundamental de los movimientos de los pitchers.

Se partió del criterio de que si varios de los lanzadores no presentaban buena precisión en sus pelotas, ello podía deberse a la incapacidad de los mismos de concentrar su atención durante los partidos, así como también a dificultades en el control propioceptivo de sus movimientos al efectuar sus envíos a una zona determinada y a posibles errores en la representación motora, por la cual se guiaban los mismos para efectuar sus ejecuciones, dada la falta de sistematicidad reconocida por el colectivo técnico de la aplicación de la preparación teórica. Por otra parte, los errores de control de los lanzamientos y la posible falta de concentración de los pitchers en los juegos también podía relacionarse con el constante cambio de dirección de la vista del home play a primera base, a fin de poder controlar a los jugadores contrarios que, situados en esta última, comenzaban a desplazarse en dirección a segunda, quedando fuera del campo visual del lanzador, cuando se concentraba en las señas del receptor o en el jugador contrario al bate, dada una deficiente percepción periférica lateral.

Por las razones antes expuestas es que el autor se trazó como objetivo determinar el nivel de desarrollo de estos cuatro componentes psicológicos en el equipo, para posteriormente, en aquellos que presentaran dificultades, poder trazar estrategias de trabajo concretas, a fin de dar solución a las deficiencias que se precisaran.

 

DESARROLLO:

Breve caracterización de los aspectos psicológicos investigados.

Sin un buen desarrollo de la atención no es posible percibir las acciones de juego claramente, procesar correctamente la información, pensar de manera productiva, reaccionar a tiempo ante los cambios de la situación táctica y controlar continuamente los movimientos.

Cuando el deportista dirige su atención hacia una acción que ejecuta, los centros corticales encargados de regir el movimiento poseen un foco de excitación concentrado en las zonas que regulan la misma.

A través de la vida, la propia actividad que realiza el sujeto va desarrollando las diferentes cualidades de la atención y desde su inicio en la práctica deportiva las mismas se intensifican notablemente, ya que el entrenamiento es uno de los medios más eficaces para su perfeccionamiento. Las cualidades atentivas son muy numerosas, pero entre las más representativas en el deporte se encuentran la concentración, la estabilidad, la distribución y la velocidad de cambio, siendo la primera de gran interés para el Béisbol, por su incidencia en todas las acciones del juego.

Por su parte, para que la técnica de un movimiento alcance un alto grado de maestría se requiere de una gran nitidez del control propioceptivo y ello significa que el deportista debe sentir finamente los esfuerzos de sus planos musculares que hacen posible la realización del movimiento en cuestión, ya que ello determina la precisión de la acción.

En un inicio, cuando se comienza a entrenar un movimiento nuevo, las sensaciones propioceptivas son poco claras, ya que por la irradiación de la excitación en la zona motora de la corteza, se encuentran interviniendo fibras musculares que no poseen responsabilidad alguna en la acción. En la medida que se lleva a cabo un trabajo de perfeccionamiento técnico con el deportista, estas sensaciones se tornan cada vez mas precisas y constituyen elementos esenciales de la regulación de sus acciones y del modelo interno de las mismas.

También el modelo interno que posea el lanzador de los elementos que comprenden la técnica del lanzamiento juega un papel fundamental en la calidad de sus acciones. El deportista por lo tanto, efectúa su ejecución guiado, no por lo que el entrenador le haya explicado y demostrado, sino por lo que haya quedado grabado en su cerebro producto de estas informaciones, permitiéndole crear una guía mental contra la cual compara su realización, con  la cual regula su movimiento, en tanto que le sirve de pauta en su labor. La representación motora constituye el modelo interno de la acción que, como patrón ideal, permite al deportista la orientación directa durante la ejecución del movimiento técnico.

Por último, un papel importante en el desempeño de un lanzador lo posee la amplitud de la percepción periférica lateral que posea el mismo, la cual es altamente entrenable, pero que en ocasiones, sobre todo en los deportistas varones, se encuentra pobremente desarrollada. Cuando el mismo, por ejemplo, presenta deficiencias en captar estímulos por los laterales, sin tener que girar la cabeza y desviar la vista hacia esa dirección, no le es posible controlar los desplazamientos de los corredores, en su afán de robar determina base.

Por todo lo planteado es que se imponía un proceso de control psicológico de los mencionados parámetros, para poder precisar el nivel de desarrollo de los mismos en cada uno de los lanzadores con que contaba el equipo estudiado.

 

Resultados del control psicológico.

Al conjunto de lanzadores del equipo 13 – 14 años de la EIDE de Matanzas se les aplicaron cuatro mediciones, que comprendieron la concentración de la atención, la precisión de lanzamientos de recta, la calidad de la descripción oral de los elementos de la estructura técnica del lanzamiento, relacionado con la representación motora y la percepción periférica lateral. A continuación se analizan los resultados alcanzados en cada una de las pruebas efectuadas.

 

Resultados del test de concentración de la atención.

Como se explicara en el capítulo 1, la función del lanzador en el equipo de Béisbol requiere en gran medida de un buen nivel de expresión de la concentración de la atención y es por ello que en el diseño metodológico del presente trabajo se incorporó la aplicación del Test Cabedo – Salas, que brinda sus resultados en segundos.

lanzadores

Figura 1: Resultados de la aplicación del Test de concentración de la atención.

Leyenda:

Excelente= 120 segundos o menos.

Bien = 121 – 150.

Regular = 151 – 180.

Mal = Más de 180.

Como se observa, los mejores resultados en la concentración de la atención los alcanzan los sujetos 7 y 9, evaluados de excelente, ya que cumplieron la tarea formulada en dicho test en 120 segundos o menos. También se encuentran bien evaluados los lanzadores escolares que poseen los números 1, 8 y 11, todos por debajo de 150 segundos. Los peores resultados los alcanzan los sujetos 2, 4 y 6, con valores por encima de 180 segundos de cumplimiento de tarea.

En sentido general se constata que la mitad de la muestra obtiene valores de concentración de la atención entre excelente y bien, aunque la otra mitad de la misma se encuentra evaluada en este componente psicológico tan importante para la función del pitcher en el juego de regular o mal.

valores_porcentuales

Figura 2: Valores porcentuales de los resultados de la concentración de la atención en los lanzadores estudiados por niveles de la escala valorativa del test.

Leyenda:

1= Excelente

2= Bien

3= Regular

4= Mal

Se impone situar tareas de intervención dentro de las sesiones de entrenamiento que permitan mejorar el nivel de expresión de dicho componente psicológico, en aras de una mayor eficiencia de sus acciones. Dado que estos resultados provienen de condiciones de reposo, sin que medie ningún estímulo perturbador, es de suponer que durante los juegos competitivos, ante la presión generada por el marcador y los variados estímulos que inciden sobre los lanzadores, debido a la gran responsabilidad que contraen en los partidos, la concentración de la atención se verá afectada por ello, con  la consiguiente influencia en la precisión y control de los pitchers, de ahí lo necesario de atender el desarrollo de este componente psicológico.

 

Resultados de la prueba de precisión de los lanzamientos de recta (control propioceptivo).

Los sujetos de la muestra realizaron 20 lanzamientos de recta al centro de la zona de strike y fueron registrados la cantidad de arribos al lugar deseado, así como en aquellas áreas donde se recibió la bola, por desvío de dichos lanzamientos, lo que era un indicador de un pobre control propioceptivo.

En la figura 3 se muestran los valores porcentuales alcanzados por los lanzadores estudiados ante la exigencia de colocar la bola en el centro de la zona de strike en 20 ocasiones. Como se observa, en el 36,5% de los casos la pelota llegó a las manos del receptor en el lugar indicado, mientras que se desvió del mismo en el 63,5% de las ocasiones, lo que denota un pobre control del lanzamiento, una baja precisión del mismo, que indica dificultades en el control propioceptivo que se encuentra en la base de la eficiencia de esta acción.

valores_porcentuales_1

Figura 3: Resultados de la prueba de precisión de lanzamientos de recta a la zona de strike.

Leyenda:

1= centro, 2= centro alta, 3= centro baja, 4= centro derecha, 5= centro izquierda, 6= alta derecha, 7=alta izquierda, 8= baja derecha, 9= baja izquierda.

Los errores de precisión que predominan en esta muestra de sujetos se relacionan con desvíos de la bola en la zona central hacia arriba y hacia abajo, aunque también se constatan arribos de la misma en dicha zona hacia ambos lados. En el 23% de los lanzamientos propuestos hacia el centro de la zona de strike los pitchers estudiados colocaron la bola en las zonas altas, tanto a la derecha, como a la izquierda, así como en las zonas bajas, en ambos laterales, estos últimos con mayor protagonismo.

También en este caso es necesario incorporar tareas en el entrenamiento que permita el logro de una mayor precisión de los movimientos, pues a pesar de que se trata de lanzadores de la categoría escolar menor, con poca experiencia en la posición, se requiere de crear con los mismos los hábitos motores eficientes que permitan automatizar aun más las acciones correctas, dado que, no solo dicha imprecisión conduce a producir mayor cantidad de lanzamientos clasificados como “bolas”, con lo cual favorece el arribo del bateador a la primera base, sino que además se debe tener en cuenta que estos resultados que se analizan, al igual que la prueba anterior, fueron realizados en condiciones de entrenamiento, sin la presión de un juego competitivo, por lo que se puede suponer que las tensiones psíquicas competitivas influyan negativamente sobre estos pitchers tan jóvenes, disminuyendo aun más la precisión de sus envíos.

 

Resultados de la descripción de los elementos técnicos del movimiento de lanzamiento de rectas (DOEV).

La técnica ideal del lanzamiento comprende 32 elementos técnicos, agrupados en seis fases del movimiento. Los resultados alcanzados, producto de la aplicación de la prueba de descripción oral con estimulación verbal de dicha técnica a los sujetos de la muestra pueden encontrarse en la figura 4, donde se brindan en forma de representación gráfica los valores promedio alcanzados por cada uno de los elementos técnicos descritos por estos escolares.

calidad

Figura 4: Valores promedio de la calidad de verbalización de los elementos técnicos del lanzamiento de rectas.

En dicha figura se observa que en sentido general el equipo de lanzadores poseen una clara representación de cada uno de los elementos comprendidos en la mencionada técnica de lanzamiento, ya que la mayoría de los valores alcanzan promedios superiores a 2,5, lo cual, en una escala de 3, representan buenas cifras, inclusive en un elemento (el 4 = los  ojos en línea con el receptor) todos los sujetos de la muestra logran una descripción perfecta, seguidos muy de cerca por los elementos 13, 24 y 27 (rotación de la pelvis, rotación interna y máxima extensión del brazo y máxima extensión del codo), que logran un valor promedio en el equipo de 2,9. Estos resultados denotan un correcto trabajo de preparación teórica y de corrección de errores por parte de los entrenadores de este grupo de jugadores escolares.

El elemento de la técnica del lanzamiento que los pitchers estudiados presentan mal representados en su imagen motora es el 32, que corresponde a la extensión de la rodilla delantera, al finalizar la acción, en la fase 6. Esta deficiencia en el modelo interno de casi todos los lanzadores indica que sobre este particular los entrenadores no han hecho hincapié alguno y es por ello que se impone un trabajo específico, dirigido a explicar y demostrar claramente el mismo, a fin de hacer consciente en estos deportistas la necesidad de adoptar esta posición en dicha pierna delantera.

En una menor medida, se presentan dificultades en la descripción de varios sujetos de la muestra en los elementos 7 y 20 (dar el paso hacia el home plate; del metatarso del pie de apoyo (pívot) hasta el metatarso del pie delantero (pie de contacto) - inclinación lateral del tronco y su correspondencia con el ángulo de aceleración del brazo).

Si se analizan estos resultados de forma individual se constata que el lanzador que posee un mejor contenido de la representación del movimiento de lanzamiento en todos sus elementos es el 6, con 2,9 de valor promedio en la descripción de los 32 aspectos que comprende la técnica ideal (como se constata en la figura 5), mientras que los de más bajos resultados – y por lo tanto denotan errores de representación motora – son el 1 y el 7, con valor promedio de 2,3. No obstante, estos resultados pueden considerarse como favorables, sobre todo si se tiene en cuenta la edad de los sujetos investigados.

valores_promedio

Figura 5: Valores promedio individuales de la descripción de los elementos técnicos del movimiento de lanzamiento.

La fase mejor representada en el modelo interno de los lanzadores estudiados fue la 5, con 2,72 de valor promedio, como se observa en la figura 6, mientras que la peor descrita corresponde a la última, con 2,25, como muestra la figura 6.

 

fases_de_la_tecnica

Figura 6: Valores promedio de la descripción de la técnica del lanzamiento por fase de la misma.

También la prueba DOEV permite conocer los niveles de conciencia en los cuales se encuentran grabados en la memoria motora de estos lanzadores cada uno de los elementos técnicos del movimiento estudiado, que indica el grado de atención con lo cual lo realizan. En la figura 7 se muestran estos resultados.

elementos_tecnicos

Figura 7: Nivel de atención dirigida a cada uno de los elementos técnicos del lanzamiento (en valores porcentuales).

Se constata que la gran mayoría de los elementos que constituyen la estructura técnica del lanzamiento se encuentran fijados a nivel mental, sin que medie atención alguna hacia ellos o dirigiéndose poca consciencia a los mismos. Solamente los elementos 13 y 14 (rotación de la pelvis y rotación del torso superior) muestran que el 30% los tienen en cuenta, los describen de inmediato al preguntársele por el contenido de esa fase, aunque el nivel de inconsciencia es muy alto. Se observa con preocupación que a 11 de los elementos (el 34,3% de los mismos), el grupo de lanzadores estudiados no le presta atención alguna, encontrándose dentro de estos el elemento 32, el cual, como ya se ha explicado, se encuentra mal representado en casi la totalidad de los sujetos y ello contribuye a mantener el error de forma permanente, de no tomarse medidas al respecto.

 

Resultados de la prueba de percepción periférica lateral.

La figura 8 brinda la magnitud de la percepción periférica lateral de cada uno de los lanzadores estudiados, donde se puede observar que es más amplia dicha percepción por la izquierda que por la derecha.

grados

Figura 8: Resultado en grados de la percepción periférica lateral de la muestra de lanzadores.

Esta situación es favorable, pues tienen una mayor incidencia en el juego los jugadores contrarios que se encuentran en primera base y tienden a avanzar en dirección a segunda, a fin de intentar realizar el robo de la misma. Cuando se posee una amplia percepción periférica lateral izquierda, desde la posición del lanzador no es imprescindible girar la cabeza de forma constante para controlar los movimientos del corredor que avanza hacia segunda, pues periféricamente el pitcher recibe estos estímulos de movimiento. Los mejores valores por la izquierda los presentan los sujetos 3 y 5, con 119 y 114,3 grados respectivamente, mientras que los valores promedios más bajos los alcanzan los lanzadores 4 y 11, con 90 y 85 grados.

Por su parte, por la derecha los lanzadores presentan valores promedio de percepción periférica muy parejos, sobresaliendo en cierta medida los jugadores 8 y 10, con 93 y 93,3 grados respectivamente. Esta posibilidad de percibir periféricamente por la derecha los corredores que se encuentran en tercera base y los desplazamientos que pudieran realizar para el robo de home es también importante. En ambos casos, el hecho de que el lanzador frecuentemente mueva su foco de atención del lanzamiento que debe realizar y lo dirija a un jugador contrario desplazándose por sus laterales, le conduce a una distracción de su actividad fundamental, que puede incidir negativamente en la precisión de sus envíos y es por ello que la percepción periférica lateral debe ser desarrollada en los pitchers, ya que es altamente entrenable.

En la figura 9 se brindan los valores promedio de esta medición con los lanzadores estudiados, constatándose que por la izquierda este grupo posee 100,2 grados de amplitud periférica, mientras que solo alcanza 88,6 grados por la derecha.

zona_lateral

Figura 9: Valores promedio generales de la muestra de la prueba de terreno de percepción periférica lateral.

Leyenda:

1= Izquierda

2= Derecha


CONCLUSIONES:

En todos los componentes psicológicos controlados se manifiestan dificultades individuales, que afectan el buen desempeño de los lanzadores en los partidos, ya que la mitad de los mismos presentan deficiencias en la concentración de la atención, el control propioceptivo en los envíos presenta muy baja eficiencia, en varios de los elementos de la estructura técnica del movimiento a nivel de representación se manifiestan errores de descripción y la percepción periférica lateral debe ser aun más amplia, por lo que se requiere de tareas de intervención psicológica en el entrenamiento, a fin de poder favorecer el desarrollo de estos componentes psicoreguladores de las acciones.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Comisión Provincial de Béisbol. (2009) Informe del servicio científico técnico al Béisbol. Facultad de Cultura Física de Matanzas.
  2. Hernández, Y. (2009) Caracterización de los componentes psicológicos de la regulación ejecutora en lanzadores escolares de la ESPA “AURELIO YANET” de Matanzas. Trabajo de Diploma en opción al título e Licenciado en Cultura Física.
  3. Rudik, P. A. (1990) Psicología. Libro de texto. Moscú. Editorial Planeta.
  4. Sainz de la Torre, N. (2011) Psicología de la Educación Física y el deporte escolar.
  5. Sainz de la Torre, N. (2007) Temas de psicología para entrenadores deportivos. Material docente de la Maestría en Psicología del deporte.