Palabras claves: EJERCICIOS/BEISBOL/PERCEPCION DEL ESFUERZO

Título: Ejercicios para el desarrollo de las percepciones en el béisbol en alumnos principiantes.

Autor(es): Lic. Yanniel Pupo Martín

                  Lic. Jesús  Rodolfo Almerás García

Fecha de publicación: 21 de octubre del 2011 

Resumen:

Percepción

Se le denomina percepción al proceso psíquico mediante el cual se reflejan íntegramente los objetos y fenómenos y acontecimientos de la realidad  en forma de imágenes concretas e inmediatas .La percepción y su resultado la imagen se produce mediante  el ordenamiento y la unificación en la conciencia de las sensaciones provenientes de un mismo objeto o fenómeno.

La imagen perceptual surge en el individuo ante la presencia del objeto que la estimula.

La percepción es un proceso psíquico cognoscitivo que se alcanza durante la obtogénesis como resultado de la maduración y adaptación a las condiciones de vida de determinadas estructuras anatomofisiológicas del sistema nervioso.

La percepción sería imposible si no se contara con la experiencia anterior .Tiene como características más importantes la objetivización, integridad, constancia,  racionalidad y selectividad.

 

percepcion

Texto completo

Caracterización del deporte de Béisbol

Introducción

El Béisbol es un deporte de competición que se practica con una bola dura y un bate entre dos equipos de nueve jugadores cada uno. En Cuba se considera Deporte Nacional, debido a su fuerte tradición y gran popularidad; también se juega en muchas partes del mundo (Estados Unidos, Japón, Canadá, Italia, países latinoamericanos, etc.), por personas de todas las edades. Es uno de los deportes mas antiguos y populares y el juego, tal como se le conoce hoy, se desarrollo con carácter aficionado a principios de 1800.

“Un partido de béisbol se divide en nueve periodos de juego, cada uno de los cuales se llama inning (entrada). El equipo que anote más carreras a lo largo de las nueve entradas gana el partido. El juego comienza cuando un jugador, denominado pitcher (lanzador), lanza la bola hacia el bateador del equipo contrario, quien intenta batear (golpear con el bate) la bola hacia el interior del terreno de juego. Los jugadores anotan carreras bateando la bola y corriendo

alrededor de una serie de bases, antes de que les elimine algún jugador de campo del equipo contrario. Los bateadores y corredores pueden ser eliminados de diferentes maneras. 

Las entradas están divididas en dos mitades, llamadas principio y final de entrada. Durante el principio de una entrada, un equipo batea mientras el otro esta en el campo. Cuando el equipo que batea tenga tres jugadores eliminados, los dos equipos intercambian sus papeles y comienza el final de una entrada. Si el resultado permanece empatado al final de nueve entradas, los dos equipos continúan jugando hasta que, al final de una o más entradas suplementarias, uno anote más carreras que el otro.

El Béisbol se juega en un campo nivelado, que ocupa normalmente alrededor de 0,8 hectáreas. El terreno de juego se divide en infield (campo interno) y outfield (extracampo). Estas dos áreas juntas constituyen la fair (zona buena), mientras que el resto del campo se llama foul (zona mala).

El infield es un terreno en forma de cuadrado, llamado ‘diamante’, de 27 m de lado, una de cuyas esquinas esta marcada por una pieza de goma, con forma de pentágono irregular, llamada home play (meta). Los bateadores, dependiendo de sus preferencias, golpean la bola desde una posición situada al lado derecho o izquierdo de la meta. En las otras tres esquinas del campo interno, moviéndose desde la meta en dirección contraria a las agujas del reloj, se encuentran la primera, segunda y tercera bases, cada una marcada con una almohadilla. 

El montículo del lanzador, un trozo de terreno levemente elevado, se encuentra cerca del centro del campo interno entre la meta y la segunda base y tiene una banda de goma clavada en lo más alto del mismo, a una distancia de 18,4 m del home (la meta); los lanzadores deben tener un pie en contacto con la banda cuando ponen la bola en juego.

“Las líneas de base se extienden desde la meta hacia la primera y la tercera base, con prolongaciones llamadas líneas de falta, que llegan alargándose hasta el borde exterior del outfield y dividen el terreno de falta y el fair. Las líneas de base se extienden también desde la primera a la segunda y la tercera base, marcando el pasillo de un corredor. El extracampo detrás de la primera base se llama campo derecho, el de la segunda, centro del campo, y el de la tercera, campo izquierdo.Una valla recorre el limite mas lejano del extracampo. Un equipo de Béisbol tiene nueve jugadores de campo, en donde cada uno de ellos es responsable de una posición particular. El lanzador pone la bola en juego  lanzándola hacia home. Cada tiro se llama lanzamiento.

Sujetando la bola de forma especial y ajustando sus efectos, los lanzadores pueden ejecutar lanzamientos variados, combinando estas técnicas con cambios de velocidad en los lanzamientos, para hacer más difícil a los bateadores golpear la bola. El receptor recibe la bola y la devuelve al lanzador a menos que el bateador logre golpear la bola antes. El receptor defiende el también la meta cuando un corredor trata de anotar una carrera.

Los jugadores de primera base, segunda base y tercera base están situados en una base o cerca de ella, mientras que el short stop se encuentra entre la segunda y la tercera base. Son responsables de atrapar la bola cuando es bateada al campo interno o infield y de eliminar a los corredores cuando intentan avanzar alrededor del diamante. Tres outfielders (exteriores) se sitúan individualmente en el campo derecho, centro del campo y campo izquierdo, siendo responsables de atrapar las bolas golpeadas hacia el outfield o extracampo. 

Mientras un equipo esta en el campo, el otro realiza su turno de bateo: un jugador detrás de otro, de acuerdo con un orden especificado previamente. Las reglas de bateo varían ligeramente en las diferentes Ligas Nacionales. El bateador designado, cuando hay intercambio de papeles, no ocupa posición en el terreno de juego.

Por la importancia de las percepciones espaciales en las acciones del lanzador y además, por ser el contenido central de este trabajo, a continuación se brinda una caracterización de las mismas.

Según House, T. (2000), “no hay otra posición tan crucial para el éxito de un equipo como la del lanzador, (….) la cual ocupa para muchos el 90% de las posibilidades de triunfo.”  

Desde el principio hasta el final del partido, el juego gira alrededor de la acción

entre el lanzador y el bateador. El lanzador tiene la primera oportunidad de eliminar al bateador. Los lanzadores intentan lanzar la bola por dentro de la zona de strike, área situada directamente encima del home, dirigiéndola aproximadamente a la zona que hay entre los codos y las rodillas del bateador.

Los lanzamientos dentro de esa área que no sean golpeados por el bateador se denominan strikes o bolas buenas. Son también strikes: los lanzamientos que el bateador intenta golpear sin conseguirlo y las dos primeras veces que el bateador  golpea la bola hacia terreno de falta. Un bateador es eliminado después de tres strikes. Los lanzamientos fuera de la zona de strike que el bateador no intente golpear, se llaman bola mala o simplemente bola. Si un lanzador lanza cuatro bolas, al bateador se le concede la primera base, lo que se conoce como base por bolas o walk. Un árbitro determina si los lanzamientos son strikes o bola.

Si un bateador alcanza una base bateando una bola de forma que los jugadores del equipo contrario no consigan atraparla con éxito, el jugador ha conseguido un hit, y el corredor intenta avanzar, sin que le eliminen, el mayor numero de bases posible. El hit con el que el bateador consigue alcanzar la segunda base se llama doble; con el que alcanza la tercera, se llama triple.

Los bateadores pueden alcanzar la primera base de varias formas además de por hits y base por bolas. Las mas usuales son: cuando el bateador es golpeado por un lanzamiento; cuando una bola, que ha sido bateada a terreno fair y que puede ser atrapada con un esfuerzo razonable, no es atrapada por el jugador de campo y, como consecuencia, el bateador alcanza la base (jugada conocida como un error); cuando el receptor interfiere al bateador al ir a batear la bola y, por ultimo, cuando al receptor se le cae la bola correspondiente al tercer strike y el bateador alcanza la primera base antes de que un jugador de campo, en poder de la bola, toque la almohadilla de la base o al corredor.

Los corredores también pueden avanzar ‘robando base’ bajo ciertas circunstancias, como cuando el lanzador esta ejecutando un lanzamiento, o cuando al receptor se le cae la bola. Para evitar los robos, los jugadores deben tocar a los corredores con la bola.

Un corredor anota un tanto, llamado ‘carrera’, cuando recorre con éxito todas las bases y cruza la meta sin haber sido eliminado. Una carrera es normalmente el resultado de una combinación de saques o bateos, base por bola o sacrificio; habilidad corriendo las bases y errores del equipo a la defensiva. A veces el bateador consigue todas las bases con un solo hit, jugado que se conoce como un home run; normalmente se consigue cuando el bateador golpea la bola y la envía por encima de la valla del extracampo. En raras ocasiones el bateador consigue recorrer todas las bases sin batear la bola por encima de la valla, lo que se conoce como inside-the-park home run. Si hay corredores en las base s cuando se produce el home run, estos recorren las base libremente y anotan también, mientras que si hay corredores en las tres bases (bases cargadas), cuando el bateador logra el home run, el equipo anota cuatro carreras y la jugada se llama grand slam.

No se ha intentado brindar todas las características de este deporte tan complejo como es el Béisbol, sino solo sus aspectos fundamentales. A continuación se abordan teóricamente los componentes psicológicos seleccionados para realizar esta investigación en los jugadores escolares de Béisbol.

 

Desarrollo

 

Características  de la percepción

Objetividad: Es la representación subjetiva del mundo real ya que a través de ella el  hombre refleja las relaciones formales entre los elementos (extracción de la imagen hacia fuera).

Integridad: Los objetos que nos rodean son generalmente complejos, los integran diferentes partes  y propiedades sin embargo se perciben como un todo único.

Constancia : El objeto puede mostrarse bajo múltiples y diferentes aspectos muchos de los cuales depende inclusive de los movimientos del propio sujeto sin embargo el objeto se percibe como relativamente estable en lo que se refiere a su forma , tamaño y color .

Racionalidad: Se comprueba que el proceso cognoscitivo es uno solo y que se separa únicamente para poderlo estudiar, el hombre que percibe no deja de pensar y tiene un conocimiento generalizado de la realidad a través del lenguaje y se relaciona de inmediato la imagen con los conceptos y juicios formados por la experiencia durante el desarrollo de los procesos del pensamiento.

Selectividad: Esta determinada por la relación con  la atención, es decir, la orientación selectiva voluntaria o involuntaria de los procesos síquicos hacia determinados objetos o fenómenos.

 

Importancia de las percepciones espaciales en el Béisbol:

Como se ha definido en varias investigaciones realizadas en Europa y los EE.UU., el éxito de las acciones (técnico - tácticas) y estrategias deportivas, dependen en un alto nivel de la precisión con que se perciben las distintas intenciones y actuaciones de los deportistas, de las situaciones del enfrentamiento competitivo y del nivel de las habilidades de los propios atletas.

Las percepciones especializadas permiten él calculo del tiempo, orientación de la distancia y capacidades de movimiento de cada acción técnico - táctica o estrategia deportiva, posibilitándole a los deportistas la posibilidad de hallar los momentos adecuados para ejecutar una técnica con rapidez, fuerza o exactitud, así como el momento ideal para realizar una acción .

Las percepciones espaciales “…son el reflejo en el cerebro del hombre de los objetos y fenómenos de la realidad en su contexto espacial” 10 y comprende “…la percepción de la forma, el tamaño, el volumen de los objetos, la distancia que media entre estos, su mutua disposición, la lejanía y las direcciones en que se encuentran”constituyendo, como ya se ha hecho mención en la introducción, la percepción mas compleja del hombre.

El campo de las percepciones espaciales - en el deporte en general y en el

Béisbol en particular - es abordado con poca frecuencia en la bibliografía científica y se carecen de datos que permitan abordar esta temática con rigurosidad, a fin de proveer a los entrenadores de conocimientos teórico – prácticos que favorezcan un mejor trabajo en dicha esfera, en función de la obtención de mejores rendimientos. No obstante, se pueden encontrar a partir de la década del70 del pasado siglo, algunas publicaciones que muestran los resultados de investigaciones llevadas a cabo en esta esfera, aunque no siempre realizadas con deportistas de juegos con pelotas; ejemplo de esto son los trabajos de Puni (1972), Rudik, (1974), Mahlo (1976), Kunath (1978), Doil (1977), Abelaskaya (1979), Rodionov (1984) y Munzert (1992).

En Cuba existen muy pocas publicaciones sobre el papel de las percepciones

espaciales en el deporte, incluyendo a los juegos deportivos, aunque en la ultima década se han desarrollado en el tema varias investigaciones asesoradas por la Facultad de Cultura Física del territorio - Penate, C. (1999), Velez, A.M. (2002), Ayaquica, M. (2002), Cortes, E. (2002) Cuamatzin, L. (2002) y Escudero, D. (2002) - y en la literatura extranjera a la cual se ha tenido acceso, vinculada al Béisbol, tampoco se hace referencia a esta temática. Alguien tan prestigioso como Tom House (2000), reconocido mundialmente como una de las mas grandes autoridades del pitcheo y Dr. Psicología, miembro de la Asociación de Peloteros de las Ligas Mayores, del Colegio Americano de Medicina Deportiva y de la Asociación para el Desarrollo de la Psicología aplicada al deporte, en su libro Entrenamiento de Pitcheo solo destaca desde el punto de vista psicológico en sus 9 capítulos, de forma muy breve, el papel de las disposiciones mentales y la motivación para que un buen lanzador pueda cumplir con su cometido en el box.

En el hombre la visión comprende cuatro funciones: la visión de las formas (que puede conseguirse con un solo ojo), de las distancias (binocular), de los colores y la del movimiento. En todas ellas, de una forma o de otra, se encuentran interviniendo los diferentes tipos de visión, tanto la central como la periférica.

“Cuando un jugador percibe con su analizador visual cualquier estimulo de la realidad, que se desarrolla en el terreno de juego, debe poder diferenciar claramente entre la reacción al movimiento como fenómeno vital, y la percepción del movimiento, que es un fenómeno psíquico. Lo primero se encuentra relacionado con la estructura anatomofisiologica que interviene en el proceso de la visión en el analizador óptico, el cual esta compuesto por una porción periférica, el ojo; de una sección conductora, el nervio óptico; y de una porción central, una zona de la corteza del lóbulo occipital de los hemisferios cerebrales, y lo segundo se vincula con percepciones complejas del desplazamiento y movimiento de objetos en el espacio.”  

Según Tatarinov (1987), “en la retina se efectúa la percepción de las excitaciones luminosas. La excitación originada es transmitida por el nervio óptico al cerebro. En la corteza cerebral se realiza el análisis de las excitaciones luminosas y surgen las sensaciones visuales, base de las percepciones espaciales.”  

Cuando un pitcher observa al bateador que se encuentra en la zona de home esperando su lanzamiento, lo percibe claramente con su visión central, pero cuando capta periféricamente un jugador contrario avanzando de primera base, en dirección a segunda, lo percibe mucho menos nítido. Ello se debe a que “…la retina contiene aproximadamente 125 millones de bastones y 5,5 millones de conos; sin embargo, contados por el microscopio de luz, solo salen de la retina unas 900,000 fibras ópticas, de manera que en promedio 140 bastones y 6 conos  convergen en cada fibra nerviosa óptica. Sin embargo, hay diferencias importantes entre la retina periférica y la retina central, pues cuanto más cerca de la fovea, cada vez es menor el número de bastones y conos que convergen en cada fibra óptica y ambos también son más delgados. Estos dos efectos aumentan progresivamente la agudeza de la visión hacia el centro de la retina.

Esto explica el alto grado de agudeza visual en la porción central de la retina, en comparación con la poca agudeza en las porciones periféricas.”  

En todos los jugadores de Béisbol y en particular en los lanzadores, ambas percepciones espaciales le permiten, cuando se encuentran bien desarrolladas, la realización de acciones más eficientes. Cada lanzamiento que ejecuta el pitcher lleva implícito un esfuerzo muscular encaminado a vencer la distancia que lo separa del objetivo a alcanzar con el mismo, y de la precisión con que dichos esfuerzos se realicen, depende en mucho el alcance efectivo de la pelota al lugar previamente seleccionado. Pero el control propioceptivo presente en este esfuerzo, va a depender de que la percepción de distancia sea correcta, pues si la misma presenta errores, ello necesariamente influenciara en la mayor o menor intensidad que se le imprima a la bola. Por su parte, en una posición tan importante como la del lanzador, el mismo deberá de forma constante, durante todos los innings en que se encuentre actuando como abridor o relevista para su equipo, deberá controlar visualmente de forma periféricamente un sinnúmero de estímulos visuales (objetos, sujetos estáticos, sujetos en movimiento, etc.), y de su claridad de esta percepción dependerá en mucho su respuesta táctica.

 

Caracterización de la percepción de distancia

Es una percepción especializada en el deporte. Refleja la distancia a la que se encuentran los objetos en relación al sujeto que percibe. El deportista que posee un buen nivel de expresión del sentido de la distancia tiene por lo general una buena concentración de la atención. Cuando esta se altera, también se afecta dicha percepción especializada.

En el sentido de la distancia juega un papel esencial las sensaciones propioceptivas de los músculos oculares. “Lo lejano o cercano que se encuentre un compañero de equipo o un contrario, lo capta el ojo porque se mueve, funcionando como un dispositivo métrico.”  

También es importante la existencia en la retina de ambos ojos de puntos no idénticos, toda vez que un objeto se refleje en ellos. Este fenómeno es el que permite captar los objetos en la profundidad.

“El cristalino juega un papel decisivo en esta percepción; su curvatura se torna más pronunciada o se aplana en función de la distancia a la cual se encuentren enfocada la visión de ambos ojos.”

“Así mismo se encuentra en la base de la percepción de distancia la existencia en la retina de ambos ojos de puntos no idénticos, toda vez que un objeto se refleje en ellos. Este fenómeno es el que permite captar los objetos en la profundidad y permite la visión tridimensional en el espacio. “

Otro elemento que influye en el sentido de la distancia es la convergencia ocular. Se contraen los músculos oculares para que el objeto (pelota, jugador, etc.) pueda converger en ambos ojos en el lugar más a agudo de la visión. Cuanto mas próximo se halla el objeto, tanto mayor ha de ser la convergencia, es decir, el movimiento hacia dentro de los ejes oculares. Por ello las sensaciones de la contracción muscular se asocian con la percepción de profundidad, con su componente propioceptivo De ahí que los deportistas que poseen dificultades de convergencia ocular, presentan en su mayoría grandes dificultades para la realización exitosa de los lanzamientos, recibos a tiempo, y todo tipo de acciones que dependan de la percepción de la distancia.

El sentido de la distancia se manifiesta diferente ante los diversos estímulos cromáticos. En una investigación proyectada en la Facultad de Cultura Física de Matanzas (Sainz de la Torre, N. y Santana, G., 1998) con un equipo de Jockey sobre Césped pudo obtenerse que los resultados de las mediciones de esta percepción especializada varían atendiendo al color de la camiseta que porte el jugador. Así, son muy diferentes los valores que se alcanzan con vestuario blanco que con rojo, a favor del primero. Posteriormente se llevaron a cabo varias investigaciones, donde los jugadores de diversos deportes se les midieron la calidad de la percepción de distancia ante diferentes colores del uniforme deportivo (blanco, azul, rojo, negro, amarillo y verde), siendo este último color el que alcanzo invariablemente los peores resultados.

Las diferencias psicológicas de genero confirman que “los ojos de los hombres suelen ser más grandes y su cerebro los ha configurado para un tipo de visión túnel a larga distancia, por lo que puede ver precisa y claramente todo cuanto esta enfrente suyo, aunque este muy retirado (…) El varón, esta dotado además de una habilidad espacial localizada en el hemisferio derecho del cerebro, que le permite separar e identificar el movimiento de otros objetos que se encuentran  delante o detrás en la distancia.” 19 Es por ello que el desarrollo de la percepción exacta de la distancia en los lanzadores de Béisbol puede llevarse a cabo mas fácilmente que si fueran deportistas femeninas, que no tienen potencialmente tantas posibilidades como los varones para ello.

Las deficiencias del sentido de la distancia son naturalmente entregables, pero también pueden ser compensadas, aunque en el caso de los lanzadores de Béisbol dicha compensación se dificulta mucho. Por ejemplo, en deportes de combate, si el deportista es rápido en sus reacciones puede ser bueno en el juego si se apoya en la velocidad de sus acciones. Por tanto, este no presta tanta atención a mantener la distancia correcta entre el y su contrario, pues confía en su velocidad de reacción para escabullirse ante un ataque. Ello no sucede así en las acciones que lleva a cabo el lanzador, el cual necesita un buen desarrollo de dicho sentido de la distancia, para poder ejecutar con acierto sus lanzamientos.

Los entrenadores con experiencia pueden reconocer fácilmente en la práctica los indicadores que permiten comprobar si los deportistas presentan un correcto desarrollo de esta percepción especializada. Si los pitchers no se caracterizan por elevados promedios de lanzamientos altos y/o bajos - sin habérselos propuesto.

Caracterización de la percepción periférica

La capacidad de percibir los estímulos por las zonas periféricas, alejadas del punto central de la visión (arriba, abajo, a la izquierda, a la derecha, oblicuo arriba y a la derecha, etc.), cuando el sujeto se encuentra con la vista mantenida al frente, es muy diferente en cada deportista , pero esta posibilidad de ver objetos en movimiento o fijos en la distancia – y en esos ángulos - en ocasiones es premisa indispensable para la anticipación requerida a la jugada del contrario, En el caso de los lanzadores de Béisbol, constituye un componente importante de las acciones tácticas, especialmente hacia los laterales, dada su implicación en las reacciones que debe brindar el mismo ante los desplazamientos de los jugadores contrarios que han logrado alcanzar primera o tercera base. Es por ello conveniente caracterizar brevemente este fenómeno perteneciente a la percepción espacial que, cuando se encuentra mal desarrollado, puede ocasionar numerosos errores en la acción táctica.

La percepción periférica depende de la disposición de los conos y bastoncillos (células responsables de la sensibilidad visual) en la retina y constituye el marco externo del campo visual, por lo que a mayor visión periférica, mayor campo visual poseerá el deportista.

“Se va desarrollando a través de la vida. Los niños hasta los 6 – 7 años poseen lo que se denomina visión tubular, ya que su campo visual es muy estrecho, no captan los estímulos periféricos. Por esto, las actividades físicas y PRE -deportivas con ellos deben programarse teniendo en cuenta esta situación.”

La diferencia de género es otro de los aspectos que se deben tener en cuenta en el entrenamiento de la percepción periférica en lanzadores y en deportistas en general. Según Bárbara y Alan Pease (2003), psicólogos investigadores norteamericanos “…mientras que los varones poseen mejor visión en la distancia, las mujeres presentan una visión periférica más amplia” 19 y ello esta dado por una causa evolutiva, atendiendo a las diferentes acciones que caracterizaron los géneros humanos a través de su desarrollo por espacio de 180,000 anos. En casi todos los casos, los varones - aun con semejante experiencia deportiva presentan menores valores de visión periférica en comparación a sus compañeras de deporte, por lo que requieren de mayor volumen de tareas para el desarrollo de la misma en equipos masculinos.

La visión periférica es posible de entrenar, llegando a alcanzar magnitudes, en ocasiones impresionantes y depende en mucho del tipo de deporte que se practique.

“El tiempo de reacción ante los estímulos r recibidos en la periferia es mayor que ante aquellos captados en la región central, pero el panorama visual es mas amplio y la percepción se ejecuta mas tempranamente, lo que compensa el retardo de la reacción.”

Al igual que se señalaba en la percepción de la distancia, la percepción periférica varia en un mismo sujeto atendiendo a las características cromáticas del estimulo. Es decir, jugadores con camisetas blancas, azules o rojas no se captaran de igual forma en el terreno de juego por las zonas periféricas de la visión y aun así, se reaccionara ante ellos mas rápidamente que si estuvieran jugando con camisetas verdes, moradas, negras, etc.

Plou, Sherman, Seiderman y Scheinder (1991), dentro de una tabla que confeccionaron, referida a habilidades visuales deportivas, “sitúan a todos los juegos con pelotas entre los deportes donde el campo visual y la visión periférica ocupan un lugar esencial para la eficiencia de las acciones en el juego.”

Precisión de los lanzamientos y control propioceptivo

La eficiencia en los lanzamientos de la bola en el Béisbol, ya sea de los pitchers en sus intentos por ponchar a los bateadores o de los jugadores del campo corto y los jardineros, depende no solo del nivel de desarrollo de la percepción de distancia central, sino también de otros componentes psicológicos de la regulación ejecutora de los movimientos, como son la atención, la calidad de la representación de la estructura de la técnica y en especial, del control propioceptivo. En el caso de los lanzadores es, dicha esta precisión propioceptiva juega un papel aun mas destacado.

Las sensaciones propioceptivas constituyen el elemento primario de la técnica deportiva y reflejan el nivel de los esfuerzos musculares que requiere el deportista cuando ejecuta una acción motora, así como también la posición y desplazamiento de los diferentes segmentos del cuerpo en el espacio.

Se consideran la base de la coordinación motora, ya que regulan la gradación de los esfuerzos de cada uno de los planos musculares que intervienen en la acción.

La pobre exactitud de estas sensaciones conlleva a la desintegración parcial o total de la coordinación del movimiento. Sus receptores se encuentran en músculos, huesos y articulaciones y por ello reciben los estímulos que se produce n en las regiones profundas de los diferentes tejidos del aparato locomotor.

En la base neurofisiológica de las mismas se encuentra el denominado mecanismo de retroaferentación, que se relaciona con la información de retorno del aparato locomotor a corteza cerebral, lo cual permite al deportista crear su propia experiencia motora, nutrir sus imágenes de movimiento y por tanto, poder regular su ejecución, ya que se efectúan totalmente conscientes.

Al igual que en el caso de las percepciones espaciales, el control propioceptivo

individual presenta por lo general una tendencia típica de error, la cual conlleva a que los deportistas apliquen mas fuerza a sus acciones (tendencia al exceso) o menos fuerza a las mismas (tendencia al defecto), por lo que, en el caso de los lanzadores, cuando los mencionados errores son de gran magnitud, influyen notablemente en la precisión de los lanzamientos de la bola al home play, ya que la misma llega al final de su recorrido o muy alta, o muy baja, situación que tiene su base en un equivocado calculo perceptual de distancia, como ya se ha explicado anteriormente. También la bola puede desviarse hacia alguno de los laterales, debido a imprecisiones de este control muscular fino, fenómeno que es responsable de numerosas pérdidas de juegos competitivos.

Ejercicios para el desarrollo de la percepción en el béisbol en alumnos principiantes.

 

Visión periférica

  1. El profesor se colocara al lado del alumno  (en un área  preferentemente donde  no  se pueda reflejar sombra) y comenzara a realizar  movimientos con sus manos que el alumno deberá  repetir. Para este ejercicio el atleta deberá permanecer siempre con la cabeza al frente  y en la medida que pueda describir los movimientos que realiza el profesor este comenzara aumentar la distancia que lo separa con el alumno. Estos ejercicios se deberán realizar tanto por el lado derecho con por el izquierdo.
  2. Se realizara el ejercicio anterior pero con la variante de tapar primeramente  un ojo  al alumno y después el otro.
  3. El profesor se colocara en 1ra base con objetos de diferentes colores u objetos diferentes, el lanzador estar en el montículo de lanzar en la posición de lado, el profesor comenzara a mostrarles los objetos y este tendrá que ir nombrándolos, en la medida que el lanzador vaya describiendo adecuadamente los colores u objetos el profesor aumentara la distancia entre el y la  1ra base. Para lanzadores zurdos se utilizara la 3ra base.
  4. El lanzador se colocara en posición de lado, el profesor colocara en la 1ra base un alumno  que comenzara a caminar y el lanzador tendrá que contar los pasos que va dando este alumno, el profesor variara la estatura del alumno que colocara en la 1ra base a un mismo lanzador con el objetivo de que este pueda ir relacionando talla con  distancia  o cantidad de pasos de los corredores .Para lanzadores zurdos se utilizara como referencia la  3ra base.
  5. El  lanzador se colocara en la posición de lado con la vista hacia 3ra base, se colocara en la 1ra base un alumno que avanzara unos pasos  como si estuviese en el juego, a la señal  del profesor el lanzador tendrá que mirar hacia la 1ra base y decir cuantos pasos  piensa haya adelantado el corredor. Este ejercicio al igual que el anterior le servirá para relacionar la talla del corredor  con la distancia o cantidad de pasos que este  da y su posibilidad real de poderlo cuidar  para evitar  una posible jugada.

 

Conclusiones

Precisión de los lanzamientos

  1. Desde la posición de rodillas  a corta distancia realizar lanzamientos con una pelota pequeña hacia un cuadro o señalización haciendo énfasis en la posición del brazo.
  2. Realización del ejercicio anterior pero con un ojo tapado, deberá alternarse el ojo que se tapa buscando un mejor desarrollo en cuanto a la acomodación visual.
  3. Desde la posición de pie lanzamientos  a corta distancia entre 2 alumnos hacia un lugar especifico del cuerpo, posteriormente aumentar la distancia entre ellos.
  4. Realización del ejercicio anterior  pero tapando un ojo de forma alterna.
  5. Realizar imitación de movimientos de lanzar con ambos  ojos tapados realizar lanzamientos hacia una zona determinada con ambos ojos tapados  a diferentes distancias. En este ejercicio con en el anterior es muy importante la señalización verbal de lo que esta ocurriendo y la rectificación por parte del profesor pues va hacer la referencia a tomar por el alumno.
  6. Repetición de lanzamientos hacia una misma zona.
  7. El lanzador realizara caminata alrededor del montículo  y durante esta recibirá la orden  de lanzar hacia una determinada zona la cual deberá realizarlo en el menor  tiempo posible luego de recibida la orden y con la mayor eficiencia. En este ejercicio también el profesor puede sustituir la caminata por la muestra  de objetos de diferentes tipos o colores que el lanzador tendrá que nombrar  y realizar el lanzamiento. El objetivo de ello es logro de una rápida concentración por parte del  lanzador.

Referencias Bibliográfícas:

1. Ayaquica, M. “Influencia de las condiciones especificas de la actividad de juego en la modificación de la percepción de la distancia en jugadoras del equipo Águilas del Instituto Mexicano de Seguro Social”. 2002: Tesis de Maestría en Ciencias y Juegos Deportivos, Puebla.

2. Cortes, E.: “Prueba modificada de terreno para el diagnostico de la visión periférica lateral utilizando gradometro de piso”. 2002 Tesis de Maestría en Ciencias y Juegos Deportivos. Puebla.

4. Microsoft R Encarta R 2009. c 1993 -2009 Microsoft Corporacion.

5. House, T.: “Entrenamiento de pitcheo”. 2000 del Deporte, 2001 No. 4, Artículo 28. Disponible en:http://www.lictor.com/revista/index.php3?articulo=28.

9. Romero, E.: “Influencia de la percepción de la distancia y el control Propioceptivo en la efectividad de los tiros de corta, mediana y larga distancia en el equipo de Baloncesto femenil de la BUAP”. 2002 Tesis de Maestría en Ciencias y Juegos Deportivos, Puebla.

10. Rudik, P. A. “Psicología..” Editorial Planeta, Moscú. 1990:Pág.118-128, N.: “Algunas consideraciones sobre la visión periférica en los juegos deportivos. 2004” Disponible en http://www.EFDeportes.com.

12. Sainz de la Torre, N. “Percepción de distancia central y periférica. su importancia en los juegos deportivos.” Monografía en CDROM Ciencias de la actividad Física. UMCC. Matanzas. 2005:

13. Sainz de la Torre, N.: “Temas de Psicología para entrenadores.” Material docente del curso de Maestría en Psicología del Deporte. I.S.C.F. Manuel Fajardo. Ciudad Habana. 2006.

14. Vera, Y.: “Influencia en los pases de Baloncesto de la percepción de distancia central y periférica, con objetivos diagonales al centro de la visión.” 2006 Trabajo de Diploma en opción al titulo de Licenciado en Cultura Física. Facultad de Cultura Física de Matanzas. Matanzas.

15. Verges, R. C. “La Percepción visual.Que vemos y como lo vemos?” Disponible en: http://www.oftalmo.com/secoir2002/rev02 -4/02d-02.htm.

16. Núñez de Villavicencio P, F. Psicología y salud. ECIMED. Ciudad de la Habana 2001.Pág. 11-17