Palabras claves: JUDO/APRENDIZAJE/TECNICA

Título: El error durante el aprendizaje de los elementos técnicos del Judo.

Autor(es): Lic. Carlos Alberto Ruesca Gámez.

                  M.Sc Juan Carlos Suárez Sosa.

Fecha de publicación: 5 de octubre del 2011 

Resumen:

El error constituye un elemento presente en todas las facetas de la actividad humana; reducir al mínimo su ocurrencia ha sido y es  una preocupación constante de los gobiernos, organizaciones, instituciones pedagogos e individuos. Para hablar de error debe tenerse como referencia un modelo ideal de conducta a seguir.  Se puede afirmar que el concepto de error forma parte de un sistema par de categorías: modelo-error. Es imposible definir el significado del segundo sin referirse al primero. En el presente trabajo se abordan diferentes definiciones del concepto error, tanto de forma general como su acepción especifica en el ámbito deportivo; aparece un análisis  de las distintas clasificaciones de los errores, el error como instrumento educativo, su detección, prevención y corrección.  Además se trata el tema del error en la literatura relacionada con su corrección en el Judo.

Texto completo

INTRODUCCIÓN.

El judo es un arte marcial milenaria oriunda de Japón, este e deporte  puede ser considerado   arte y  filosofía .Su práctica estimula las facultades físicas y  mentales.  La palabra Judo se compone de  dos términos: Ju, que significa principio de la suavidad y amabilidad, Do, que simboliza la vía, el camino. Así se considera que el judo es el camino de la suavidad. Dicha arte marcial nos enseña a utilizar de manera eficiente toda nuestra energía mental y física. Para lograrlo, la práctica nos pondrá de   manifiesto que en el mismo instante, es necesario concentrarlas ambas, hacia un mismo y, único objetivo. El juicioso y regular entrenamiento provoca un sano desenvolvimiento de las facultades intelectuales, un temperamento dotado de rápidos reflejos, habituado por consiguiente, a las prontas reacciones de carácter decisivo y de un juicio equilibrado y esencialmente práctico. El espíritu de tolerancia y de  justicia es también con el pleno auto-control, las características básicas del buen judoka. El judo, por su propia manera de ser, impacta a los que se entregan seriamente a su estudio, un sentido y una noción exactos del valor de las cosas y de su aspecto relativo; la seriedad y  penetración que están por encima del promedio normal, lo que contribuye a formar elñ carácter y a definir y consolidar la personalidad. Los dos principios fundamentales sobre los que se apoya el judo son: el equilibrio y la no resistencia.

Desde su introducción en Cuba en 1951 de manera organizada, es uno de los deportes estratégicos en nuestro país, por los resultados obtenidos en la arena internacional.

Para continuar por este sendero victorioso, es necesario crear las bases técnicas de este deporte desde edades tempranas.

 

Desarrollo.

Es de vital importancia el proceso de enseñanza- aprendizaje en los judokas  para que no existan errores que disminuyan la eficiencia de las técnicas, para ello los profesores deben ser capaces de realizar una correcta demostración, explicación de las técnicas y de sus elementos básicos.

El judo  está dentro de los deportes olímpicos que poseen mayor arsenal técnico; oficialmente  la Federación Internacional de dicha disciplina (IJF)   reconoce 99 técnicas oficiales (ver anexo 1); sin contar las variantes de las mismas y otras que producto de la influencia de diferentes formas de luchas se han incluido en las acciones competitivas y aún no han sido reconocidas por la organización que rige este deporte en el mundo.

El número elevado  de elementos a aprender y la complejidad coordinativa de las acciones a ejecutar; en las cuales se requiere  la acción  ordenada  de casi todos los músculos y palancas óseas del cuerpo humano, hacen imprescindible la dirección científicamente fundamentada de los procesos de enseñanza-aprendizaje  y perfeccionamiento de las acciones correspondientes al deporte en cuestión.  La asimilación  eficiente de las habilidades ahorra tiempo y esfuerzos a entrenadores y atletas; constituyendo uno de los soportes imprescindibles para las acciones tácticas y el rendimiento competitivo.

El régimen de participación competitivo de los judokas cubanos abarca  las categorías pioneriles, escolares, juveniles y mayores; los atletas juveniles pueden participar en las competencias de primera categoría. En ocasiones se hace demasiado énfasis en los componentes competitivos durante el proceso de formación del judoka en sus primeras etapas, relegándose  a segundo plano el dominio adecuado de los modelos técnicos correctos. Aunque la Federación Cubana de Judo ha establecido, como exigencia previa al enfrentamiento competitivo en las categorías pioneril y escolar, la aprobación de un examen  mediante el cual se evalúan los objetivos pedagógicos; investigaciones realizadas muestran como resultados bajos índices de efectividad; dados por la manifestación de un elevado número de errores técnicos que disminuyen la eficiencia competitiva de los judokas matanceros, lo que entorpece la lógica aspiración de llegar a  la cima de la pirámide de los altos rendimientos y el trabajo posterior de los entrenadores de los equipos nacionales.

“El por ciento de efectividad por marcaje fue de 1.95 para la Koka, 10.55 para el  Yuko, 4.69 para el Wazari, y 4.30 para el Ippón. Lo que se traduce en una efectividad general de 21.48 puntos porcentuales, debido a 55 acciones efectivas de 256 efectuadas.”(12, 63)

 

Los deportistas ejecutan las acciones alejándose considerablemente de los patrones ideales del movimiento, según los esquemas biomecánicos del mismo; lo que conduce a la aplicación  excesiva de fuerza, la pérdida de los valores estéticos propios del Judo, el aumento de lesiones y la consiguiente disminución de la vida deportiva de los mismos, empeora las anteriores dificultades  la insuficiente información científica sobre los errores técnicos que ocurren durante la ejecución de las habilidades correspondientes al 4to kyu en judokas pioneriles de la zona occidental.  

Definición del concepto error.

El error constituye un elemento presente en todas las facetas de la actividad humana; reducir al mínimo su ocurrencia ha sido y es  una preocupación constante de los gobiernos, organizaciones, instituciones pedagogos e individuos. Para hablar de error debe tenerse como referencia un modelo ideal de conducta a seguir.  Se puede afirmar que el concepto de error forma parte de un sistema par de categorías: modelo-error. Es imposible definir el significado del segundo sin referirse al primero.

Como modelo se entiende la guía, el camino ideal a seguir o  reproducir mediante la conducta o la actividad práctica. En el caso   del deporte son  las representaciones teóricas particulares de complejos movimientos del cuerpo; que llevados a la práctica forman  los medios determinantes de la victoria.

La enciclopedia  ENCARTA, al referirse a la palabra modelo expresa: (Del it. modello). m. Arquetipo o punto de referencia para imitarlo o reproducirlo. || 2. En las obras de ingenio y en las acciones morales, ejemplar que por su perfección se debe seguir e imitar. || 3. Representación en pequeño de alguna cosa. || 4. Esquema teórico, generalmente en forma matemática, de un sistema o de una realidad compleja, como la evolución económica de un país, que se elabora para facilitar su comprensión y el estudio de su comportamiento. || 5. Objeto, aparato, construcción, etc., o conjunto de ellos realizados con arreglo a un mismo diseño.

Microsoft® Encarta® 2008. © 1993-2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos. (26)

El diccionario de filosofía, colectivo de autores de la Editorial Progreso, Moscú, 1984, Pág. 294 plantea al referirse a modelo: “Entre el modelo y el objeto que interesa al investigador debe existir cierta semejanza, que puede consistir o bien en la similitud de las características físicas del modelo y el objeto, o bien en las analogías de las funciones del modelo y el objeto…” (10,294)

En el vocabulario relacionado con los procesos de enseñanza y perfeccionamiento de las habilidades deportivas las palabras modelo y error están muy relacionadas con el concepto de técnica deportiva, dicho concepto se maneja regularmente para definir el modelo de movimiento ideal específico de una disciplina deportiva, en algunos deportes es común utilizarlo también para nombrar la realización practica de dicho modelo. Grosser y Neumaier, 1990 plantean al referirse al concepto “técnica deportiva”:

“Como técnica se entiende en el deporte:

1ro- El modelo  ideal de un movimiento relativo a la disciplina deportiva. Este movimiento ideal se puede describir basándose en los conocimientos científicos actuales y en las experiencias prácticas, verbalmente, de forma gráfica, de forma matemático-biomecánico, anatómica-funcional y de otra formas.

2do. La realización del movimiento ideal al que se aspira, es decir, el método para realizar la acción motriz óptima por parte del deportista”. (13,11)

Otros autores plantean al referirse al anterior concepto:

“La técnica es un sistema de movimientos simultáneos y sucesivos, orientado hacia una organización racional de interacciones de juegos internos y externos… con el objetivo de aprovechar y alcanzar altos resultados en el deporte.”(28,3)

“Colegas calificados como Zech, Matin, Pietka-Spitz, Ter Owannesjan y Weineck entre otros, entienden a la técnica como el conjunto de procesos desarrollados generalmente por la práctica para resolver más racional y económicamente un problema motor determinado. La técnica de una modalidad deportiva corresponde a un cierto tipo motor ideal, En el lenguaje cotidiano, en nuestro medio laboral, concebimos a la técnica como sinónimo del fundamento o el gesto deportivo. (1)

Todas las definiciones giran alrededor de las ideas: organización racional, movimiento ideal, modelo  ideal, acción motriz óptima, resolver más racional y económicamente un problema motor determinado.

Por otra parte el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (XXI edición, 1995), expresa como definiciones del termino “error”:

“Error: Concepto equivocado o juicio falso.//2. Acción desacertada o

equivocada.//3. Cosa hecha erradamente.//4. Der. Vicio del consentimiento causado por equivocación de buena fe, que anula el acto jurídico si afecta a lo esencial del mismo o de su objeto.” (7, 201).

Partiendo de lo anteriormente expresado puede afirmarse que en la terminología deportiva podemos definir el error como: la  desviación de los parámetros ideales (dinámicos  y cinemáticos) del movimiento expresado en el modelo técnico ideal que afecte la eficiencia en el cumplimiento del objetivo de dicha acción, (si no afecta la eficiencia, entonces puede catalogarse dicha desviación como estilo de ejecución).

1.2 Clasificación de los errores técnicos en las actividades deportivas.

Un aspecto de suma importancia  para garantizar la calidad del proceso de prevención y corrección de errores es la clasificación de los mismos con el objetivo de establecer el sistema de acciones preventivas y correctivas, fundamentado en las posibles causas que pueden darle origen. Existen varias clasificaciones, dentro de ellas tenemos las ofrecidas por el Dr. Antonio Jesús Pérez Sierra y la Dr. María Luisa Zagalaz Sánchez, ellos  ofrecen una clasificación de los errores mediante dos gráficos; el primero (citando a Absialimov, 1977). (2

tipicos

En el segundo se cita a (Matveev, 1983).

 

principales

En el Material Complementario para la Maestría en Juegos Deportivos y Ciencias Aplicadas elaborado por el Doctor Luís Cortegaza Fernández, 2003, ( se ofrece una útil clasificación de los errores.

Plantea el Doctor Cortegaza la siguiente clasificación:

  • “Típicos y no típicos.
  • Fundamentales y no fundamentales.
  • Principales y derivados.
  • Automatizados y no automatizados.” (6,13)

- Errores típicos son aquellos que ocurren regularmente durante el aprendizaje de los distintos elementos técnicos. Por ejemplo durante el aprendizaje del ippon seoi nage, en Judo, casi todos los alumnos cometen los siguientes errores: no flexionar las piernas, colocar los pies incorrectamente y no controlar el hombro con la articulación del codo. Tiene gran significación para los entrenadores  tener definidos los errores típicos, sus causas, métodos, procedimientos y tarea específicas para cada causa que facilite el proceso de detección, prevención o corrección de las desviaciones típicas de los parámetros ideales de los modelos generalmente aceptados, las cuales disminuyan la eficiencia en el cumplimiento del objetivo de la acción motora.

-Errores no típicos. Aparecen esporádicamente durante el aprendizaje, no por ello es menos importante registrarlos y elaborar los algoritmos necesarios para su detección, prevención o corrección.

-Errores fundamentales. Son las desviaciones de los parámetros ideales del movimiento que afectan considerablemente la eficiencia en el cumplimiento de los objetivos del movimiento.

-Errores no fundamentales. Son los errores que no afectan considerablemente la eficiencia en el cumplimiento de los objetivos de la acción técnica. Están más relacionados, con aspectos estéticos y el estilo particular de cada atleta.

-Errores principales. Estos son los causantes  de que ocurran otros errores: los derivados. Es  necesario tener determinados los errores principales que ocurren  regularmente durante la enseñaza y el perfeccionamiento de cada habilidad, sistema de habilidades y acciones tácticas ya que  generalmente se mantienen ocultos a la observación y al análisis superficial.

-Errores derivados. Constituyen efectos de los errores principales; solamente se pueden eliminar corrigiendo sus causas.

Errores automatizados. Su aparición es consecuencia del incorrecto o insuficiente control operativo del entrenador sobre el proceso de enseñaza del hábito motor. La repetición de la técnica con errores da lugar a la automatización de los mismos. Son muy difíciles de corregir.

Errores no automatizados. Son aquellos que son detectados a tiempo, esto impide que se automaticen.

Partiendo del  análisis de las clasificaciones ofrecidas anteriormente, se puede  afirmar que la más completa, teniendo en consideración  los aspectos  que asume, es la ofrecida por el Dr. Cortegaza. La diferencia fundamental de esta última con las restantes es que ofrece las categorías en forma de pares, lo que resulta muy útil en el caso de los errores principales y derivados; ya que estos están relacionados como cusas y efectos. El error principal determina el derivado, es necesario eliminar el primero para que desaparezca el segundo que constituye la consecuencia del mismo. La determinación del sistema de causas de cada error derivado y las  tareas que pudieran prevenirlos o corregirlos sería de gran utilidad en el proceso de enseñaza y perfeccionamiento del sistema de habilidades deportivas

 

1.3 - El error; sus implicaciones durante la enseñanza  de la técnica deportiva.  

El error como desviación de los parámetros ideales de la realización del movimiento, que afecta la eficiencia con que se cumple el objetivo de la acción, tiene consecuencias negativas sobre la eficiencia del proceso de aprendizaje técnico-táctico y los resultados competitivos.

CONSECUENCIAS DE LOS ERRORES TÉCNICOS EN LA PREPARACIÓN DEL DEPORTISTA.

  1. Aumentan innecesariamente el tiempo de enseñanza y perfeccionamiento del sistema de habilidades deportivas.

La ocurrencia de errores hace más difícil para  atletas y entrenadores el proceso de enseñanza-aprendizaje. Se pierde tiempo y esfuerzos, que de optimizarse el proceso, podrían dedicarse a otras actividades concernientes a la preparación del deportista.

  1. Disminuyen la eficiencia de las acciones competitivas, en cuanto al cumplimiento de los objetivos tácticos y estratégicos.
  2. Aumentan considerablemente el número de lesiones debido al uso inadecuado de las estructuras astro-musculares.
  3. Reducen significativamente el contenido estético del espectáculo deportivo.
  4. Limitan, y en ocasiones  interrumpen, el desarrollo pleno de las potencialidades motrices y psicológicas del atleta.
  5. Dificultan el aprendizaje y aplicación competitiva de las acciones tácticas.
  6. Disminuyen notablemente la motivación y autovaloración de los atletas durante el proceso de enseñanza y perfeccionamiento de las habilidades técnico-tácticas.

1.4- El error como instrumento educativo.

El error; aunque indeseable para  estudiantes, atletas y entrenadores, ocupa un lugar central en todo proceso pedagógico y constituye un asunto de primordial importancia para los entrenadores deportivos; por una parte hay que crear condiciones para prevenirlos o corregirlos y por otra, ya surgidos, son un medio útil para la preparación psicológica  y en la educación de las cualidades positivas de la personalidad del deportista.

Apoyándose en  la frase de Goethe: “El hombre yerra mientras busca algo”  Leon Guzman plantea “El error, muy al contrario, presenta siempre un lado “bueno” o positivo. La literatura nos brinda innumerables ejemplos en los que el error se asume como hecho humano y natural, e incluso como principio de mejora…” (23,33)

Es necesario durante el proceso de corrección de errores ver el surgimiento de estos como un aspecto propio del proceso de aprendizaje, el profesor  o entrenador deportivo tiene que estar convencido que la responsabilidad por la aparición de los mismos recae fundamentalmente sobre su persona, debido a que debe preveer y tratar de eliminar  todos los factores que incidan  negativamente  sobre el proceso de formación y perfeccionamiento del hábito motor. Al manifestarse el error entonces es necesario utilizar las potencialidades educativas que pude ejercer el tratamiento del mismo en la formación de la personalidad del deportista.

El atleta debe desarrollar las posibilidades para enfrentarse a situaciones temporales de fracaso sin perder su equilibrio emocional y la confianza en el triunfo; durante  el proceso de superación del error  el profesor o entrenador deportivo puede ir preparando al atleta sobre la base de la autoconfianza en la superación de las dificultades.

Es muy beneficioso durante la niñez y adolescencia de los talentos deportivos que obtienen resultados rápidos en la asimilación y aplicación de las habilidades, utilizar los errores como medio de educación para imponerse durante la aparición de situaciones de fracaso, que tanto afecta a estos individuos en dichas edades; determinando en ocasiones su frustración y abandono  de la práctica del deporte para el que tienen capacidades excepcionales.

En resumen podemos  afirmar  que la aparición de errores no debe significar motivos de pesar o preocupación para alumnos, atletas y entrenadores; estos deben utilizarse positivamente, con maestría; por parte de los profesores y entrenadores deportivos en el desarrollo de la  modestia, autoconfianza, espíritu critico, autocontrol, perseverancia y en la preparación del individuo para mantener el equilibrio emocional en situaciones de stress. Lo anterior no significa que la aparición de los errores se deje a la espontaneidad, es necesario prevenir la mayor cantidad de errores y lo ideal sería que se planifique el grado de dificultad de los ejercicios de manera tal que mediante la individualización hacer cometer un error  al educando cuando sea necesario para desarrollarle la perseverancia, modestia, espíritu crítico, etc.

“Aprender de los errores: si ante un error golpeamos la raqueta contra el suelo o nos maldecimos, lo único que podemos conseguir es descentrarnos y sobrepasar el nivel idóneo de activación. Si, por el contrario, al cometer un error (ej: pelota a la red) analizamos el porqué y visualizamos (o gestualizamos) cuál debería haber sido el golpe para no fallar …, entonces el error se convierte en una fuente de aprendizaje que nos ayudará a evitar este error, y de esta forma le sacamos provecho al error.”

Carlos García Cordal. (4,3).


1.5 El control; la detección, prevención y corrección de los errores.

La enseñanza-aprendizaje del sistema de habilidades técnico-deportivas forma parte de  la preparación del deportista, la cual es un proceso de dirección cuyas fases fundamentales son.

  1. Planificación.
  2. Organización.
  3. Orientación.
  4. Control.

El control es el proceso mediante el cual se comprueba   el nivel de  cumplimiento de los objetivos propuestos, debe realizare de manera planificada y sistemática para conocer la calidad del proceso de asimilación de las habilidades técnico-tácticas y el nivel de desarrollo de las capacidades motrices.

BUSCAR DEFINICIONES DE CONTROL Y COMPONENTES DEL MISMO.

Durante el proceso de enseñaza y perfeccionamiento de las habilidades deportivas, además del control sistemático, planificado con anterioridad, el entrenador debe ejercer una vigilancia que podríamos llamar “control operativo” para detectar de forma inmediata las desviaciones del modelo ideal de movimiento que afecten la eficiencia en el cumplimiento de los objetivo durante la ejecución repetida del ejercicio antes que se estabilice el hábito motor y de lugar a la automatización de las acciones.

La observación es el método más eficaz para ejercer el “control operativo”

BUSCAR DEFINICIÓN DE OBSERVACIÓN FORMAS DE REALIZARLA, DISTANCIAS MÁS ADECUADAS Y  POCICIONES O ÁNGULOS

En todas las fases de dirección del proceso-docente educativo debe ocupar un lugar priorizado los aspectos relacionados con la prevención  y corrección de los errores, el primer paso, imprescindible, para afrontar dicha tarea  es la detección de los mismos.


Detección del error

Condición previa para una corrección eficaz es, en primer lugar, la determinación detallada del punto dañado del movimiento ( desviación de las características cinemáticas y/o dinámicas en comparación a la forma ideal de la técnica) y el análisis de la cadena causal del fallo”. (16,131)

Es sumamente importante; en el caso específico de la enseñanza y perfeccionamiento de las habilidades deportivas, tomar como indicador evidente en la determinación de la existencia del error la eficiencia en el resultado final de la ejecución del movimiento en cuanto al cumplimiento del objetivo del mismo. Pueden darse casos donde ocurran desviaciones  de parámetros particulares del modelo ideal  que no afecten la eficiencia del resultado de la ejecución o que incluso aumenten esta. Tener en cuenta solamente la desviación particular del parámetro ideal para definir el error  violaría el principio de la individualización del entrenamiento y negaría la posibilidad del desarrollo de estilos singulares de ejecución.

Alarcón  citando a Jurgen Weineck plantea al respecto: “La técnica de una modalidad deportiva corresponde a un cierto tipo motor ideal, que aun conservando sus caracteres fundamentales, puede sufrir una modificación que corresponde a peculiaridades individuales, constituyendo así el estilo personal”. (2,2)

Es conveniente tener en cuenta durante el proceso de determinación del error la diferenciación entre los conceptos de eficiencia y eficacia, la confusión entre ambos, en el caso del deporte, podría conducir a sostener que el logro del objetivo propuesto  justifica la imperfección de los movimientos realizados.

El concepto de eficiencia está relacionado con la economía en la realización del gesto técnico que da cumplimiento al objetivo de la acción, o sea el ejercicio debe ser realizado con el mínimo gasto de tiempo y energías posible; mientras que la eficacia se corresponde solamente con el resultado en el cumplimiento del objetivo de la maniobra corporal, sin importar el gasto de tiempo, energías y las posibilidades de propiciar la ocurrencia de lesiones.

Para profundizar en las acepciones de los términos eficiencia y eficacia pueden tomarse las consideraciones de varias fuentes autorizadas, las cuales fundamentan las definiciones anteriores.

La Enciclopedia Práctica de la Pequeña y Mediana Empresa al referirse a eficiencia plantea: “Valoración del logro de objetivos en la realización de una tarea. Supone la mejor manera de realizarla en función de los recursos con los que se cuenta.” (27,913)

El artículo titulado “La Verdad sobre eficiencia, eficacia y efectividad” que aparece en www. Monografías com. esboza:    “ Eficiencia. Capacidad para lograr un fin empleando los mejores medios posibles. Apliclable  preferiblemente, salvo contadas excepciones, a personas, y de allí el término eficiente”.   “Eficacia. Capacidad de lograr el efecto que se desea o espera, sin que primen para ello los recursos o medios empleados”; en el mismo artículo al hacerse referencia al término efectividad se dice “…Cuantificación del logro de la meta. Compatible al uso con la norma; sin embargo, debe entenderse que puede ser sinónimo de eficacia cuando se define  como capacidad de lograr el efecto que se desea” (25)

“…se entenderá como eficacia a la capacidad de establecer y lograr metas preestablecidas mientras que eficiencia…aludirá a la capacidad de obtener objetivos por medio de una relación deseable entre imputs empleados y/o de mínimo coste de obtención del producto. (3).

Para Koontz y Weihrich, la eficiencia es “…el logro de las metas con la menor cantidad de recursos”. (22,14)

Según Robbino y Coulter, la eficiencia consiste en “…obtener los mayores resultados con la mínima inversión… la eficiencia es el uso racional de los medios con que se cuenta para alcanzar un objetivo predeterminado. Se trata de la capacidad de alcanzar los objetivos y metas programadas con el mínimo de recursos disponibles y tiempo, logrando de esta forma su optimización”. (30,7)

“…eficacia es una medida del logro del resultado”. (5,132)

 

Refiriéndose a la habilidad motora Jean-Pierre Famose afirma:

“La eficiencia en la realización de una tarea motora puede definirse como la relación entre el nivel de resultado obtenido y el coste de la actividad empleada para obtenerlo…la eficacia…hace referencia a la calidad del resultado o también  al nivel del resultado obtenido independientemente del coste. La habilidad motora es pues no solamente eficaz, ya que permite alcanzar el objetivo fijado con anterioridad, sino que también es eficiente, ya que permite al sujeto realizar un resultado de alto nivel de una manera económica” (11,78)

Francisco M. León Guzmán plantea en su Tesis Doctoral

“Torre, S. habla de sustitución del criterio de eficacia por el de eficiencia. La eficacia viene definida por la relación Objetivos- Resultados.

Un método eficaz es el que logra lo previsto, prescindiendo del coste. La eficacia supone el eje conductor de la Pedagogía del éxito.

La eficiencia se define en torno a la “rentabilización de los recursos”,

relacionando objetivos, medios y resultados. En las ocasiones en las que el

alumno aprende ciertos contenidos para reproducirlos en un examen pero lo

olvida automáticamente, el aprendizaje carece de solidez. Puede haber seguido un procedimiento eficaz pero no eficiente.” (27,58)

modelo_tecnico_ideal

Ocurre, en la práctica  deportiva, una manifiesta coincidencia entre eficiencia de las acciones y correcta aplicación de las potencialidades anatómico-funcionales del atleta. La ocurrencia de errores trae  consecuencias nefastas para el espectáculo deportivo y la salud del atleta.

Aspectos a tener en cuenta durante la detección del error.

La detección del error ocupa un lugar trascendente en el proceso de enseñanza de las habilidades requeridas para la práctica deportiva, es por eso que el pedagogo encargado de dirigir la actividad debe tener definidas las acciones que ejecutará en todas las fases de la dirección de dicho proceso.

Para que la acción instructiva sea un proceso científico pedagógico debe estar concebido a través de la planificación, organización, impartición y control de los contenidos la forma de detectar las desviaciones de los parámetros de los movimientos que afecten la eficiencia  de los mismos desde los primeros momentos del aprendizaje.

Aspectos fundamentales para la detección de errores técnicos.

 

1- Tener definido el modelo ideal del movimiento técnico a observar.

2-  Determinar claramente el objetivo que se persigue con la aplicación práctica del modelo técnico ideal.

3-  Comparación  del movimiento ejecutado con el modelo ideal en cuanto a los aspectos dinámicos-espaciales, cinemáticos; así como con la máxima eficiencia posible en el cumplimiento del objetivo final de la acción.

4-  Como mido la eficiencia

5-  Seleccionar las técnicas de observación(aspectos a tener en cuenta durante la observación) Partir de lo plantedo por Grosser

 

Acciones imprescindible para la detección de los errores a tiempo.

1- Desplegar el control operativo de la aplicación del modelo, continuamente durante el proceso de enseñaza de la habilidad técnica.

2- Combinar la observación global con la analítica, del movimiento ejecutado.

3- Observar la técnica desde diferentes ángulos  de referencia y posiciones.

4- Tener en cuenta el cumplimiento de los  objetivos particulares de los segmentos corporales así como  el objetivo general del movimiento ejecutado.

5-  Observar la ejecución de la técnica a distinta velocidad (rápida y lenta).

Puede complicarse el proceso de detección del error cuando las causas del mismo se enmascaran debido a que su manifestación  transita por una cadena de causas-efectos, dando como resultado que al final de dicha cadena aparezca un error derivado; tratar de corregir el error derivado sin actuar sobre la causa que le da origen es perder el tiempo. Un error en la acción de kuzushi,  (acción del cuerpo con el objetivo de provocar el desequilibrio en judo) del brazo  izquierdo de un atleta derecho puede tener como causa que el atacante coloque muy cerca de tori su pierna y bloquee con su cuerpo la acción de desequilibrar.

Otra causa que en  muchas ocasiones permanece oculta es la referente al nivel de desarrollo de las capacidades motrices y coordinativas que posee el atleta, las cuales constituyen premisas básicas para transitar con eficiencia por las distintas fases de la formación del hábito motor. El mismo error citado anteriormente puede ser también  determinado por el insuficiente desarrollo de la fuerza en el músculo deltoides; esto demuestra la importancia de detectar el error fundamental y la causa del mismo, ya sea motriz, coordinativa o referente a la representación motora del atleta.

Control operativo de la aplicación del modelo técnico ideal.

1-     Establecer si la ocurrencia del error es consecuencia de una incorrecta representación motora.

Para ello se  solicitará al alumno realizar una o varias de las siguientes tareas según sea necesario.

  • Describir la técnica en una hoja de papel en blanco.
  • Describir la técnica de forma oral.
  • Describir la técnica de forma oral y el profesor le preguntará sobre de los      detalles que omita.
  • Describir las acciones del segmento corporal específico donde se produce el error.

Durante el control operativo del profesor, es muy efectivo para conocer si el problema está originado por  dificultades en la representación motora pedir al atleta que describa las acciones del segmento corporal específico donde se produce el error.

2-     Examinar si el alumno tiene alguna lesión o dificultad físico-motora que le impida seguir correctamente el patrón ideal de movimiento.

3-     Controlar el nivel de desarrollo de la fuerza de los grupos musculares que garantizan el movimiento de las estructuras donde se manifiesta el error.

4-     Controlar el nivel de desarrollo de la flexibilidad  de los grupos musculares que garantizan el movimiento de las estructuras donde se manifiesta el error.

 

Es indiscutible que es más conveniente prevenir los errores que corregirlos después que aparezcan y se automaticen pero surge la siguiente interrogante.

¿Cómo pueden prevenirse los errores técnicos?

Pueden prevenirse gran parte de estos últimos, determinando los errores típicos mediante el control de las desviaciones de los parámetros del modelo técnico que regularmente surgen durante el aprendizaje de cada una de las técnicas del deporte en cuestión que afecten la eficiencia en el cumplimiento de los objetivos de la acción, posteriormente es necesario identificar cual es el sistema de  causas que determinan dichos errores  y las tareas que con carácter preventivo es conveniente aplicar antes de comenzar la enseñaza de cada elemento técnico.

En la aparición de los errores típicos pueden incidir  causas generales como las que siguen a continuación.

1-Incorrecta representación del movimiento por parte del alumno; determinada por:

a)-Deficiente utilización de los métodos sensoperceptuales por parte del profesor (principalmente la demostración).

b)-Baja concentración de la atención por parte del alumno, producto de la deficiente motivación de las actividades.

2-Insuficiente desarrollo de las capacidades motrices; tanto condicionales como coordinativas. Ej.: si el alumno no tiene fuerza de piernas; no podrá flexionar las mismas en el ippon seoi nage. Al no poseer la coordinación básica necesaria, al alumno de Baloncesto, le resultará imposible encadenar correctamente las acciones de piernas y brazos durante el tiro al aro.

3-Miedo a golpearse o hacer el ridículo.

4-Condiciones externas inadecuadas.

5-Agotamiento psíquico y/o físico.

6-Lesiones.

7-Incorrecta utilización de la metodología de la enseñanza de las habilidades técnicas.

8-Insuficiente diferenciación de las actividades prácticas, partiendo del resultado de los controles operativos durante la clase.

9-Deficiente motivación del alumno hacia la ejercitación técnica producto de la insuficiente previsión pedagógica del profesor.

10-Utilización de la sanción, en vez del estímulo; durante la corrección del error. Por ejemplo; si el alumno no realizó la acción de extensión de las piernas durante el tiro al aro, en el Baloncesto, pero si ejecutó correctamente las acciones de brazo y muñeca, puedo plantearle: los movimientos del brazo y la muñeca los realizaste bien; pero si extiendes las piernas de forma coordinada (y le demuestro la acción), la técnica será más efectiva. La amonestación y la sanción injustificada dan como resultado la disminución de la motivación y en muchos casos la deserción de la práctica de un deporte determinado.

11-Condiciones  materiales y ambientales inadecuadas durante el desarrollo de las actividades (implementos, vestuario, terreno, temperatura, higiene,etc).

 

1.6  -El tema del error en la literatura relacionada con el aprendizaje de los elementos técnicos del judo.

 

La consulta de la bibliografía referente a la enseñanza de las habilidades técnicas del judo muestra que el tema referido a la corrección de errores es pobremente tratado; tal es así que el   Dr. Alfonso Gutiérrez Santiago en la investigación titulada: Errores en el modelo técnico deportivo en la iniciación al Judo (II): O Soto Guruma, se refiere como fuente única encontrada con referencia a este objeto de estudio a un articulo publicado por el autor de esta investigación y su tutor; el Dr.c. Luis cortegaza Fernández.

Al tratarse de un trabajo pionero en la investigación de este deporte, nos vemos obligados a efectuar una discusión sustentándonos en las opiniones y reflexiones aportadas por los diferentes autores en los múltiples manuales técnicos consultados. Así, tras un periodo de consulta en bases de datos y en revistas de investigación específicas, no se ha encontrado ningún trabajo que analizara el objeto de estudio de esta investigación; pero sí se ha obtenido una investigación parecida, en la que se estudiaron los errores más frecuentes de la técnica de Judo O Soto Gari (Suárez y Cortegaza, 2003)…”

Gutiérrez Santiago Alfonso, Prieto Lage Iván. (17,5) 

La cita realizada por el Dr. Gutiérrez Santiago, profesor de la Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte de Pontevedra (Universidad de Vigo) se refiere a un articulo publicado, el cual se basa en una investigación realizada por el autor sobre los errores típicos que surgen durante el aprendizaje de las técnicas del 6to kyu, sus causas y los ejercicios preventivos y correctivos, dicha investigación fue presentada en la Jornada Científica del INDER en el municipio de Colón, Matanzas, en el año 2001.

También en la anterior investigación se plantea: “efectuando un repaso de las publicaciones existentes sobre la doctrina del Judo, podemos observar fácilmente como la gran mayoría de estos manuales fundamentalmente se limitan a describir, de una forma más o menos detallada, el modo de ejecutar las distintas técnicas. En un menor porcentaje, los autores, además de describir la técnica, también hacen mención a los típicos errores que se pueden encontrar a la hora de realizar una técnica concreta. Dichas menciones, imaginamos, están basadas en la experiencia personal de los autores.” (18,3)

 

El articulo publicado por los profesores de la Universidad de Vigo se basa en un estudio que tiene como objetivo conocer los errores más frecuentes producidos en alumnos universitarios durante su iniciación a la técnica de Judo denominada O Soto Guruma, el mismo no aborda los aspectos referentes a las causas de los errores, su prevención y/o corrección.

Dichos autores ofrecen las siguientes conclusiones de la investigación. “Una vez realizado el análisis videográfico de la técnica O Soto Guruma y tras un proceso de interpretación del mismo, las conclusiones de este estudio son las siguientes:

  • La técnica O Soto Guruma no está lo suficientemente estudiada en la doctrina del Judo y, en algunos casos, sus indicaciones son incorrectas.
  • La falta de acción de desequilibrio del brazo derecho y la errónea distribución del peso del cuerpo durante la segunda y tercera fase de la proyección son los errores que con más frecuencia han sido observados en la ejecución de la técnica O Soto Guruma.
  • La colocación del pie de apoyo, tanto delante como detrás de la prolongación de la línea imaginaria que forma la situación de los pies de Uke, también ha sido uno de los errores más habituales.
  • La confusión de la dirección del desequilibrio se observa en un gran número de sujetos observados. “ (19,8)

Las conclusiones a las que se llegan en el referido trabajo están afectadas por el modelo teórico del O Soto Guruma  que utilizan como base para la comparación con la realización práctica de dicha técnica.

En la página 3 de dicho artículo se ofrece la siguiente descripción el modelo:

Técnica O Soto Guruma….    Ambos judokas se encuentran uno frente al otro en posición natural de agarre diestro. Tori desequilibra el cuerpo de Uke con ambos brazos hacia atrás y hacia la derecha -de forma diagonal-. Simultáneamente, el pie izquierdo de Tori se sitúa de forma paralela, en el plano frontal, al pie derecho de Uke, aunque alejado de forma exterior unos 15 cm. aproximadamente; y, en el plano sagital, en la prolongación de la línea imaginaria que forman los pies de apoyo de Uke. A continuación, Tori sitúa su pierna derecha, extendida, en la parte posterior de las piernas de Uke, bien apoyando la punta de los pies en el suelo -a nivel de metatarso- en la zona externa del pie izquierdo de Uke, o manteniendo la pierna en suspensión sobre los muslos de su adversario. En cualquier caso, debe existir un contacto entre ambos judokas, permaneciendo la pierna firme en esa posición durante la proyección. Desde esa posición el ejecutante empuja fuertemente a Uke con la mano derecha hacia atrás, a la vez que tira con su mano izquierda hacia ese lateral provocando la proyección mediante un bloqueo de su pierna.” (20,3)

No se hace referencia a en el anterior modelo a movimientos, posiciones y aspectos relacionados con la coordinación de los movimientos de los segmentos corporales que constituyen aspectos fundamentales del modelo del O Soto Guruma, estos son:

  • posición que debe adoptar el tronco de uke(inclinado al frente).
  • acción de la muñeca y antebrazo izquierdos (supinación).
  • acción del del movimiento del brazo izquierdo primero hacia el lado  y después hacia atrás.
  • elevación del codo al nivel de los hombros.
  • posición de ataque (expresión que incluye la postura, ángulo de ataque y distancia con respecto a uke de tori; como condición previa para el éxito de la ejecución).
  • no se precisa que la pierna izquierda de tori debe flexionarse, para buscar mayor estabilidad que uke(bajando el centro de masa por debajo del  oponente).
  • No se hace alusión a la relación que debe existir entre las acciones de kuzushi y tai-sabaki.

 

Conclusiones.

El tema de los errores técnicos en el Judo, sus causas y procedimientos para corregirlos,  es un aspecto  que requiere mayor profundización tanto en Cuba como en el extranjero. Investigaciones dirigidas a determinar los anteriores contenidos ayudarían notablemente a los encargados de dirigir el proceso de aprendizaje y entrenamiento de las habilidades técnico – tácticas  del Judo en los niños y jóvenes de acuerdo a las tendencias actuales de dicho deporte.

 

Bibliografía

  1. Alarcón, N. (2000).Técnica Deportiva. Disponible en www.PubliCE Standard.com. Consultado el 5 de juniodel2009.
  2. Alarcón, N. (2000).Técnica Deportiva. Disponible en www.PubliCE Standard.com. Consultado el 5 de junio del 2009.Diccionario. Disponible en http://symploke.trujaman.org/index.php?title=Causalidad. Consultado el 12 de diciembre del 2008.
  3. Bardhan y Albi (2009). Disponible en WWW. Eumed.net/tesis.2009. Consultado el 13 de Julio del 2009.
  4. Carlos García Cordal. (2009). Preparación psicologica en el Tenis. Disponible en  http://psicologiaeneldeporte.blogspot.com/. Consutado el 20 de noviembre del 2009.  
  5. Chiavenato I. (2004). Introducción a la Teoría General de la Administración. Mc Grave Hill Interamericana. Séptima Edición. pag.
  6. Cortegaza Fernández L. (2003) Material Complementario para la Maestría en Juegos Deportivos y Ciencias Aplicadas.
  7. Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (XXI edición,1995), Madrid.
  8. Editorial Progreso (1984). Diccionario de Filosofía. Moscú. P. 60.  
  9. Editorial Progreso (1984). Diccionario de Filosofía. Moscú. P. 294.  
  10. Famose J. P.(2004) “ Aprendizaje Motor y Dificultad de la Tarea.” Editorial Paidotribo. Barcelona.
  11. Gómez Rodríguez Y. (2009) “Efectividad de las acciones técnico-Tácticas de los judokas de -55Kg y -86 Kg durante certamen nacional  categoría 15-16 años (2007-2008)”. Trabajo de diploma  Matanzas, UCCFD “Manuel Fajardo”.
  12. Grosser Manfred y Neumaier A. (1990) Técnicas del entrenamiento. Teoría y práctica de los deportes. Barcelona, Ediciones Roca, S.A. Pag. 11-12.  
  13. Grosser Manfred y Neumaier A. (1990) Tecnicas del entrenamiento. Teoría y práctica de los deportes. Barcelona, Ediciones Roca, S.A. Pag. 132.  
  14. Grosser Manfred y Neumaier A. (1990) Tecnicas del entrenamiento. Teoría y práctica de los deportes. Barcelona, Ediciones Roca, S.A. Pag. 132.  
  15. Grosser Manfred y Neumaier A. (1990) Tecnicas del entrenamiento. Teoría y práctica de los deportes. Barcelona, Ediciones Roca, S.A.  
  16. Gutiérrez Santiago A. y I. Prieto (2006). Errores en el modelo técnico deportivo en la iniciación al Judo (II): O Soto Guruma. Disponible en la   Revista Digital www.efdeportes.com. - Año 11 - N° 101. Consultado el 3de febrero del 2009.  
  17. Gutiérrez Santiago A. y I. Prieto (2006). Errores en el modelo técnico deportivo en la iniciación al Judo (II): O Soto Guruma. Disponible en la  Revista Digital www.efdeportes.com. - Año 11 - N° 101. Consultado el 3de febrero del 2009.    
  18. Gutiérrez Santiago A. y I. Prieto (2006). Errores en el modelo técnico deportivo en la iniciación al Judo (II): O Soto Guruma. Disponible en la  Revista Digital www.efdeportes.com. - Año 11 - N° 101. Consultado el 3de febrero del 2009.  
  19. Gutiérrez Santiago A. y I. Prieto (2006). Errores en el modelo técnico deportivo en la iniciación al Judo (II): O Soto Guruma. Disponible en la  Revista Digital www.efdeportes.com. - Año 11 - N° 101. Consultado el 3de febrero del 2009. http: //definición.de. 2009.   
  20. Koontz Harold y W. Heinz(2004). Introducción a la Teoría General de la Administración. Mc Grave Hill Interamericana. pág.   
  21. León Guzmán F. M. (1999). La demostración de los errores técnicos como modo para la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje de la Gimnasia Artística. Tésis de grado. (Doctor en Ciencias).
  22. León Guzmán F.  M. (1999). La demostración de los errores técnicos como modo para la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje de la Gimnasia Artística. Tesis de  grado(Doctor en Ciencias). Universidad de Extremadura). Cáceres.
  23. Monografías com (2009). La Verdad sobre eficiencia, eficacia y efectividad. Disponible en www. Monografías com. Consultado el 10 de abril del  2009.  
  24. Microsoft® Encarta® 2008. ©
  25. Océano/Centrum(2005) Enciclopedia Práctica de la Pequeña y Mediana Empresa. Deposito legal B33944.98.
  26. Pérez Sierra A. J. y  María L. Zagalaz.(2005). La corrección de errores: Una alternativa a la calidad técnica en deporte Atletismo en las edades tempranas. Disponible en www.efdeportes.com. Consutado el 3 de mayo del 2009.
  27. Pérez Sierra A. J. y  María L. Zagalaz. (2005). La corrección de errores: Una alternativa a la calidad técnica en deporte Atletismo en las edades tempranas. Disponible en www.efdeportes.com. Consutado el 3 de mayo del 2009. P 3.
  28.   Robbino S. y Coulter M. (2005) “Administración”. Octava Edición.Pearson Education.