Palabras claves: BEISBOL/TACTICA/TECNICA

Título: Análisis del comportamiento técnico – táctico de la defensiva de los jugadores del equipo de Cárdenas durante la serie provincial de Béisbol 2009-2010.

Autor: Lic. Orlando Simón Lorenzo

Centro de procedencia: Universidad de Matanzas “Camilo Cienfuegos”

Fecha de publicación: 21 de septiembre del 2011 

Resumen:  

El proceso de análisis del  comportamiento técnico - táctico de la defensiva en el béisbol de los jugadores del equipo de Cárdenas durante la serie provincial 2009 – 2010 es un elemento del juego de béisbol como deporte de equipo, ha organizado sus acciones en condiciones de interrelación e interdependencia ya que su juego se desarrolla por pasaje, con una fase de pausa relativa y fases dinámicas de actividad. El estudio de la acción técnico – táctica es un problema de la acción del deporte, el cual influye directamente a elevar el nivel de la instrucción y la educación en la enseñanza deportiva. Es importante desarrollar entre los jugadores de béisbol, la preparación técnico - táctico, que les va a garantizar principalmente el perfeccionamiento de la habilidad para aprovechar su potencial motriz en la resolución efectiva de las tareas motoras. Sin embargo, existe un pobre trabajo en los fundamentos técnicos - tácticos a la defensiva por parte de los jugadores del equipo de béisbol de Cárdenas que inciden de forma directa en el rendimiento y resultados competitivos lo que ha traído como consecuencia ocupar los últimos puestos en la tabla de posiciones por lo que ello el autor se ha propuesto hacer un análisis al comportamiento técnico-táctico de la defensiva de los jugadores del equipo Cárdenas durante la serie provincial de béisbol 2009 - 2010. En este sentido en la metodología empleada se utilizan los métodos teóricos y empíricos como la encuesta, la observación y la entrevista que nos permitieron llegar a conclusiones y aportar elementos novedosos para el trabajo diario del entrenador deportivo en cuanto al trabajo de la defensiva, no solo en la primera categoría sino en las categorías inferiores.

Texto completo

INTRODUCCIÓN

El Béisbol o juego de pelota es relativamente moderno, pues data de la primera mitad del siglo XIX. Hasta ahora, los historiadores no han podido decidir, definitivamente, sobre el verdadero origen del béisbol en Estados Unidos, pero la mayoría de ellos está de acuerdo en que los juegos ingleses rounders y criket, que fueron introducidos por los colonizadores británicos aproximadamente en el año 1751, evolucionaron hasta producir lo que hoy en día conocemos con el nombre de Béisbol o juego de pelota. Se reconoce como el primer encuentro beisbolero el efectuado en la Universidad de Harvard en 1829 pero preferimos compartir la paternidad y conceder el derecho y la primacía al realizado el 19 de junio de 1846 en la populosa ciudad neoyorkina entre los equipos Knickerbockers y New York Nine.

El béisbol es llamado en Cuba, y por derecho propio nuestro deporte nacional, es la actividad de mayor arraigo en el pueblo cubano. Desde sus inicios en el siglo pasado, allá por los años de 1865-1866, cuando un grupo de jóvenes cubanos recién llegados de las universidades norteamericanas donde cursaban estudios comenzaron a practicar este deporte, tuvo gran aceptación entre la juventud, que muy pronto se convirtió en su entretenimiento favorito.

En 1874 se organizaron los dos primeros equipos de béisbol, y así sucesivamente se fueron formando conjuntos en los distintos barrios y municipios, tanto en la capital, como en Matanzas, Cárdenas y otras ciudades del interior del país. El 27 de diciembre de 1874 se celebró el primer juego de béisbol entre dos equipos organizados, en los terrenos del Palmar de Junco, en la provincia de Matanzas, enfrentándose el Habana BBC (Base Ball Club) al Matanzas BBC. Con anterioridad en esos mismos terrenos, se había ofrecido un encuentro de exhibición entre la tripulación de un barco norteamericano atracado en la bahía de Matanzas y un grupo de obreros portuarios que nunca antes habían practicado esta actividad.

El béisbol como casi la totalidad de los deportes ha sido también estudiado por numerosas disciplinas científicas, entre las cuales pueden citarse la Psicología y la Biomecánica, sin embargo, pues sus implicaciones fisiológicas, procedimientos, características y lugar donde se ejecuta, posee su propia clasificación pues si bien se asemeja a alguna modalidad deportiva, se diferencia sustancialmente de otras. De acuerdo con las reglas que lo rigen, el juego está compuesto por nueve jugadores cada uno, con posibilidad de cambios en sus posiciones, hasta alcanzar la cifra de 18-25 integrantes, según a la liga que pertenezcan. Es precisamente por el número de participantes, o desde el punto de vista social que está clasificado como colectivo, y por las particularidades de sus acciones como sociomotriz o, más específicamente, como de cooperación-oposición.

Nuestro campeonato nacional, desde la primera serie en el año 1961,  ha tenido diferentes estructuras, pero desde 1976 con la creación de la nueva división política-administrativa se organiza en dos zonas, la occidental (ocho equipos) y la oriental (ocho equipos), desarrollando 90 juegos en un todos contra todos, enfrentándose en seis ocasiones cada equipo. Cuando se termina esta primera fase donde clasifican los cuatro primeros lugares de cada zona, se enfrentan en los emotivos y desesperantes play – off de siete juegos a ganar cuatro y así hasta llegar al campeón nacional. Para llegar a este importante evento, que constituye pasión para la sociedad cubana, las provincias y municipios que lo integran tienen que desarrollar un trabajo de base que fundamenten los principios del béisbol. Para esto, el desarrollo local juega un papel importante en especial las áreas deportivas que integran al municipio matancero de Cárdenas. Ciudad, que reconoce la historia del béisbol como una de las primeras que llevaron la práctica del mismo. Cárdenas ha tenido varios momentos de esplendor en nuestras series provinciales, uno de ellos fue cuando exhibió en su alineación a hombres como Alfredo García, Ramón Gómez, Julio Germán Fernández y Tomás Soto, deportistas reconocidos en el ámbito beisbolero en nuestro país. Los triunfos más sobresalientes del béisbol en Cárdenas en series provinciales, data desde hace 17 años cuando contaba con 18 deportistas en series nacionales, que aportaron a los dos triunfo consecutivos en las campañas de (1989-1990 y 1990-1991) obtenidos por el equipo de Henequeneros.

El juego de béisbol como deporte de equipo, ha organizado sus acciones en condiciones de interrelación e interdependencia ya que su juego se desarrolla por pasaje, con una fase de pausa relativa y fases dinámicas de actividad, tiene carácter significativamente técnico – táctico, debido a la variedad y complejidad de su accionar táctico, lo que hace que se desarrolle bajo un influjo constante de situaciones imprevistas. El estudio de la acción técnico – táctica es un problema de la acción del deporte, el cual influye directamente a elevar el nivel de la instrucción y la educación en la enseñanza deportiva. La preparación técnica se reconoce como “la imagen de un movimiento basada en conocimientos científicos, reflexiones teóricas y experiencias prácticas a las que el deportista pretende llegar armonizando las fuerzas internas y externas” (Grosser y Neumaier 1990:17). También se reconoce a la preparación técnica como soporte que ha servido de base a la preparación táctica, y esta se expresa a través de un pensamiento productivo que permite conducir la lucha deportiva. Es importante desarrollar entre los jugadores de béisbol, la preparación técnico - táctico, que les va a garantizar principalmente el perfeccionamiento de la habilidad para aprovechar su potencial motriz en la resolución efectiva de las tareas motoras.

 

DESARROLLO

Todo jugador de béisbol, antes de concentrarse en las responsabilidades defensivas de una determinada posición, tiene que dominar los fundamentos de carácter general, tantos individuales como colectivos, entre los cuales los más importantes son ׃ el manejo de la pelota,  (tirar y recibir), el agarre de la pelota, el tiro por encima del brazo y la forma de recibirlo, el fildeo de los batazos de rolling, de fly y de línea, y el tiro a las bases. Estos fundamentos se practican constantemente por todos los jugadores, a los efectos de perfeccionar la técnica en esta importante fase del juego defensivo. Es importante conocer, que para tener un buen manejo de la pelota, se necesita tener un agarre firme, colocando los dos primeros dedos sobre la parte superior de la pelota, ligeramente separados sobre las costuras, en posición transversal. El dedo pulgar se sitúa directamente por debajo, y los dos restantes se colocan en la parte inferior externa. El agarre debe ser firme, pero no demasiado fuerte y la pelota debe mantenerse separada de la palma de la mano. Se requiere mucha práctica para que los jugadores aprendan a dominar el agarre apropiado sin tener que mirar la pelota cuando la sacan del guante para realizar el tiro.

2. Tendencias pedagógicas del proceso de entrenamiento a las direcciones técnico – tácticas.

Los logros deportivos que actualmente se expresan y representan mediante los triunfos alcanzados por las distintas categorías del béisbol en los niveles regionales e internacionales, potencian la exigencia hacia la consecución de la excelencia académica de los profesionales en el continuo perfeccionamiento científico. Ello implica convertir a cada deportivo que se desempeña en el béisbol, en un investigador más de esa materia, en un especialista capaz de aplicar procedimientos pedagógicos transformadores, que permitan aumentar progresivamente, las posibilidades de éxito de sus jugadores, en aras de incrementar el rendimiento competitivo del equipo.

Esta perspectiva valorativa debe conducir acerca que un juego de béisbol no se limita a la suma de los rasgos de la personalidad íntegra a cada jugador, sino que supone una compleja implicación de gestos técnicos en función de un fundamento táctico con un significado o compuesto por toda una gama de condiciones y capacidades concretas, interrelacionadas entre sí, cuya consecuencia es un rendimiento competitivo único. No debe olvidarse que el entrenamiento deportivo persigue desarrollar el rendimiento para lograr una óptima puesta en práctica de las acciones tácticas, a través de los resultados técnicos, durante las competiciones; por tanto, entrenar significa mejorar constantemente el rendimiento del equipo en el juego, lo cual solo puede conseguirse cuando se concibe el béisbol desde un punto de vista integrador, que establezca una unidad lógica entre el proceso del entrenamiento y la propia competición: alcanzar elevados rendimientos individuales carece de sentido si no se adaptan o acoplan a la estructura compleja de la forma de juego de un equipo.

No es usual en los profesionales dedicados al alto rendimiento en el béisbol, cuestionar el proceder pedagógico aplicado al proceso del entrenamiento, que tradicionalmente se ha trasladado de aquellos con más años en la especialidad, a los que tienen menos experiencia en esta labor pedagógica; situación que para el autor puede estar dada por los elementos incluidos en el carácter conservador que manifiestan los pedagogos deportivos, al no asumir con decisión consciente las transformaciones que en la preparación del jugador de béisbol implican optar por renovadas concepciones didácticas, unido a la influencia ejercida por las dependencias funcionales que institucionalmente orientan, dirigen y controlan las incidencias metodológicas en los eslabones del alto rendimiento de los distintos niveles.

2.1 Reflexiones acerca de las definiciones de la técnica y la táctica.

La técnica según F. Lagardera (1997:2), como elemento común de configuración estructural de las acciones motrices para las diversas manifestaciones deportivas, ha sido un factor influyente en la tendencia universal de los incrementos del rendimiento deportivo. En esta dirección, la técnica se convierte en el recurso táctico para generar conductas motrices, sujetas a las derivaciones de las reglas establecidas. Para los antiguos griegos, la distinción entre técnica y arte era de matiz, ya siendo ars la raíz de la cual derivaban, la técnica se utilizaba para designar aquella habilidad mediante la cual una realidad natural se transformaba en una realidad artificial. Pero esto no significaba una aplicación cualquiera, ya que esta habilidad debía seguir determinadas pautas en su proceder, de tal manera que téchne significaba también oficio.

Sobre esa base se deduce que la técnica surgió como una necesidad para el perfeccionamiento del trabajo especializado, proyectado a solucionar problemas cotidianos de incidencia social a través de una dimensión innovadora del pensamiento, concretada con la aplicación de métodos y procedimientos creados por el hombre para las diversas esferas de actuación, con significativo alcance en la evolución experimentada por el deporte.

Muchas son las referencias donde se define la técnica a partir de concepciones biomecánicas, donde se defienden las tendencias a economizar los esfuerzos para obtener rendimientos competitivos a través de un patrón de modelo ideal de movimientos (K. Minel 1983;  N. G. Ozolin 1983;  D. Harre, 1983; M. Grosser y A. Neumaier, 1983; y J. Moreno, 1994).

El resultado competitivo está determinado racionalmente por los componentes biomecánicos que justifican la evaluación de la técnica, sustentación evidente para aquellas disciplinas o eventos competitivos no relacionados con los deportes de equipos.

Se infiere como técnica el sistema de movimientos con núcleo modulador que, sin perder sus propiedades reglamentadas, conduce a los jugadores, dadas sus posibilidades reales, a ajustarlos para propiciar un resultado. La preparación técnica, en su concepción más general, debe responder a las particularidades que exige la acción de competición, en cuya dimensión es reconocida como un medio para enfrentar la lucha deportiva.

El béisbol, en su carácter socio-motor, se distingue por constante accionar de sus jugadores, donde la comunicación, cohesión y cooperación, representan condicionantes para solucionar cada situación problemática, sobre la cual incide el pensamiento operativo como forma superior de expresar la realidad objetiva. F. Reynaldo y O. Padilla identifican la técnica como el medio característico que, ajustado a su reglamento, propicia la comunicación motriz entre los compañeros  y oponentes para lograr el éxito esperado. Para el béisbol, la técnica activada en consecuencia es el recurso que en sus variadas formas de ejecución, concreta su manifestación en función del propósito.

La táctica es un elemento fundamental para conducir la lucha deportiva (L. Matveiev, 1983 N. G. Ozolin, 1983),  pues incluye las formas de proceder para solucionar los problemas que surgen durante la confrontación a los escenarios competitivos (V. L. Utkin, 1988; A. Rudik y A. V. Rodionov, 1990; J. Moreno, 1996). Es evidente que la acción táctica se construye mediante la activación de un pensamiento productivo, en el cual se desarrollan todos los elementos involucrados en su contenido. En el béisbol, mediante la aplicación de la táctica se evalúa la capacidad de los jugadores para prever el curso de los acontecimientos, e incluso la capacidad de anticiparse al posible cambio de situación de juego que trata de imponer el contrario. En este proceso, el pensamiento táctico del jugador se proyecta hacia el establecimiento de un vínculo entre la acción implícita en la actividad y modo de resolverla.

El acto táctico implica una serie de procesos cognoscitivos que dependen de las estructuras superiores del cerebro y determinan el perfil inteligente del jugador. Las acciones de los sistemas defensivos y ofensivos en el béisbol se desarrollan en un entorno extremadamente variable, donde los jugadores se ven obligados a adaptar sus conductas motrices que provocan la inestabilidad: compañeros del equipo, oponentes y pelota. En distintos momentos del juego de béisbol, cada uno de estos elementos cambia constantemente de posición y orientación, de modo tal que obligan a los jugadores a percibir las diferencias, tomar decisiones y ejecutarlas en el terreno de juego.

2.2 Tendencias del proceso de la preparación técnico – táctico en el béisbol.

En la búsqueda de la pertinencia para acometer el proceso de entrenamiento en los equipos de béisbol a distintos niveles de alto rendimiento, existen diversas corrientes por las que pueden optar los pedagogos deportivos al priorizar la orientación de su labor profesional. Una de ellas, está presentada por la consecución de un modelo técnico ideal; otra, por la preparación técnico – táctico, a través del empleo de un patrón combinado; y una tercera, por la alternativa encausada hacia un entrenamiento táctico significativo. Con referencias a la aplicación de estas tendencias en el proceso de preparación deportiva en el béisbol, cabe decir que una se basa en la utilización de estrategias de entrenamientos tácticos, con un enfoque predominante técnico y dirigidas a lograr, a través de un patrón de modelo ideal, el dominio de la habilidad deportiva para posteriormente incursionar en las reales situaciones de juego; otra, contempla la unidad del modelo técnico táctico, o por el contrario, se inclina por promover un enfoque táctico, en el cual alcanza un nivel sistemático del conocimiento de las situaciones de juego, en contexto que favorece al desarrollo abarcador de la técnica y le ofrece diferentes opciones.

El empleo de modelos alternativos en el proceso de entrenamiento deportivo de las habilidades motrices en los deportes de equipo, con un proceder de orientación técnica, el de un patrón donde predomine la táctica, o el de un esquema donde converjan ambos elementos, han sido objeto de análisis por diversos autores (B. Read, 1990 y 1992; Doolitle, 1995; L. Griffin, 1996; V. Antón y M. M. Dolado, 1997; C. Andux, 1999 y 2001; J. Sampedro, 1999 y M. López,1999; O. Padilla y F. Reinaldo,2003).

Los autores del libro “Tendencias actuales del entrenamiento en el Béisbol”, F. Reynaldo y O. Padilla, 2007, hablan acerca de una tendencia pedagógica al modelo técnico ideal (modelo aislado). Esta tendencia, expresada a través de la actuación pedagógica en el proceso del entrenamiento, se reduce a un conjunto de tareas orientadas al perfeccionamiento de habilidades motrices aisladas, claramente proyectadas a la adquisición competente de las técnicas deportivas y vinculadas al rendimiento motriz que exigen los patrones dominantes del deporte competitivo élite. Esta dependencia dependiente de algunos principios que postula la biomecánica, tiene una gran validez para las ejercitaciones de disciplinas que demandan una estabilidad técnica en los enfrentamientos competitivos, pues relega el elemento táctico a un segundo plano, a la postre considerado como un aspecto independiente. De aquí se infiere la interpretación absoluta y controvertida de que el resultado del rendimiento deportivo en el béisbol, está determinado de modo único y racional por los componentes biomecánicos que justifican la evaluación de la técnica.

La tendencia, en el proceso del entrenamiento deportivo en el béisbol, a un proceder pedagógico sustentado en la reiteración estandarizada de los gestos técnicos en condiciones independientes, se distancia de las reales conductas motrices que de forma coherente e interrelacionada en las acciones de juego. Su naturaleza mecanicista es un obstáculo para el desarrollo cognitivo, a la vez que inhibe la capacidad creativa de los jugadores.

2.3 Tendencia pedagógica a la unidad del modelo técnico – táctico.

En esta corriente, la opción de un proceder pedagógico para conducir la preparación deportiva en el béisbol se precisa en la introducción simultánea de los elementos técnicos y tácticos en una unidad dialéctica. Esta tendencia, que involucra en dos etapas el perfeccionamiento de ambos elementos, se fundamenta en brindar soluciones, tanto técnicas como tácticas. Cuando en una primera etapa se incrementa la exigencia sobre el elemento técnico, disminuye el nivel de incidencia táctico y, viceversa en una segunda etapa.

Ese modelo integral demanda que la preparación técnico – táctica conforme una unidad, cuyo objetivo principal radique en el desarrollo y perfeccionamiento de los hábitos motores con una concepción especializada, de manera que la técnica aparece con una disminución de la carga táctica, en tanto la táctica lo hace con poca implicación técnica.

2.4 Tendencia pedagógica al modelo de significación táctica.

Las investigaciones y propuestas llevadas a cabo por distintos autores que incursionan en este tema, han mostrado un acentuado interés por realizar la preparación deportiva desde una perspectiva de significación táctica (Bunker y Thorpe, 1983; Davis Davis, 1990; Doolitle, 1995; Griffen, 1996; Anton y Delgado, 1997; Torres, 1998; Andux, 1999, 2000; Padilla y Reinaldo, 2003). La propia incertidumbre que promueven las diversas situaciones de juegos presentadas sistemáticamente en el béisbol, es un factos decisivo para que el instante de tomar una decisión, el jugador pueda optar por uno de los modos de ejecución para emitir una respuesta, concretada en la manifestación táctica que constituye el elemento protagónico del proceso pedagógico.

En el nivel de alto rendimiento en el béisbol, los entrenamientos deben evolucionar de la táctica a la técnica, en lo cual está implícita la racionalización del tiempo de preparación disponible y un más aprovechamiento del conjunto de conductas motrices para la competencia. En esta proyección, el proceder pedagógico de incidencia táctica contiene en su significado la activación de los procedimientos cognoscitivos, que subordinada a las estructuras superiores del cerebro, define la conducta motriz que deben adoptar los integrantes del equipo empeñados en resolver la situación de juego, que es objeto del proceso de entrenamiento deportivo. En este entorno de actuación se impone tener presentes las posibilidades reales, tanto del equipo como del adversario, a fin de poder diseñar el modo de actuación sobre la base de un comportamiento racional.

Esta corriente inherente al proceder pedagógico orientado al empleo a un modelo de significación táctica en los juegos deportivos con pelotas, incluido el béisbol, contempla en su aplicación los siguientes requisitos:

  • Considerar aquellos factores característicos del béisbol, como son la complejidad de las situaciones de juego, la adaptabilidad y la incertidumbre.
  • Contemplar como elementos determinantes en el rendimiento competitivo de los deportes de equipo, a la cooperación, cohesión y comunicación entre los jugadores.
  • Priorizar los pensamientos dinámicos y la habilidad abierta para reflexionar en acción.
  • Establecer conexiones entre las exigencias problémicas del juego y las habilidades específicas.
  • Incrementar la capacidad para responder a nuevas situaciones y toma de decisiones.
  • Aumentar el nivel de imaginación y la creatividad de los jugadores.
  • Ampliar la posibilidad del desarrollo cognitivo de los deportistas.

La tendencia al empleo de un proceder pedagógico basado en una intención táctica promueve que los jugadores tomen conciencia de lo que tienen que hacer, y para ello es oportuno e imprescindible capacitarles en la toma de decisiones ante las disímiles circunstancias inesperadas y sorprendentes que podrían enfrentar. En este contexto de significación táctica se desarrolla el recurso técnico con una concepción más amplia, que posibilite dar respuesta a las exigencias planteadas por las situaciones de juego en el acontecer histórico.

Un valor relevante se denota en el criterio de P. J. Arnold (1991), conocedor profundo del papel que desempeña el conocimiento práctico en las actividades físicas, al dejar ver que la connotación de una habilidad técnica solo adquiere un significado completo, cuando se desarrolla dentro de un contexto de intención práctica. Si en el proceso de entrenamiento del béisbol se desarrollan las actividades orientadas al perfeccionamiento de algunas de las habilidades técnicas que lo integran, siguiendo un proceder cerrado, que no deja lugar a la reflexión consciente de esa actuación durante el juego, la preparación se convierte entonces en un entrenamiento basado en la imitación y repetición estandarizada propia de conformación individual del acto motor, con énfasis en la reproducción del modelo de ejecución en un entorno restringido, carente de un significado y sentido lógico de actuación competitiva. Entre las ventajas que distinguen al modelo de significación táctica se encuentran:

  • Se desarrolla la preparación deportiva en condiciones similares a las que se presentan en el juego real.
  • Se estimula la capacidad creativa de los jugadores para resolver los complejos problemas implícitos en las situaciones de juego.
  • Se forman jugadores con un amplio arsenal de respuestas motrices ante las situaciones cambiantes que pueden presentárseles.
  • Se generan actitudes de cooperación en la solución de problemas competitivos que afectan al equipo.
  • Se amplía la posibilidad de desarrollar las capacidades cognitivas y de percepción en los jugadores.
  • Se favorece el progreso y la consolidación de los gestos técnicos.
  • Se promueve la fluidez mental y el sentido de pertenencia para actuar.

En el béisbol, el problema del entrenamiento no se soluciona con el perfeccionamiento aislado de acciones prácticas independientes, pues ello interfiere la labor pedagógica, con pérdida de tiempo para el proceso de preparación. El autor también cree, que este trabajo con la táctica hay que comenzarlo desde las edades tempranas en que los niños están aprendiendo los elementos técnicos. Su marco trasciende la frontera en el proceder del magisterio donde se inserta el razonamiento consciente de la intención táctica, implícito en la acción coordinada del grupo de jugadores a la ofensiva ante las situaciones de oposición que trata de imponer el adversario.

En consecuencia, la ejecución técnica debe ser interpretada como el recurso del disponen los jugadores para posibilitar las relaciones de cooperación con compañeros del equipo y enfrentamiento de oposición con el adversario en cada situación de juego, en cuyo contexto se refleja la integración de las diferentes estructuras técnicas, concretadas en el pensamiento táctico y operativo durante la ejecución de la actividad deportiva.

Análisis de la observación.

Jugadores

Errores Cometidos

Tiros

Fildeos

Mecánica de juego

1

2

 

1-HD-Rolling.

1-LI-Roling

1-     No buscó con bases llenas el doble play por el home.

2-     Le partió indeciso al rollins, hacia la 139 y permitió que el corredor llegara a primera.

2

4

1-LB

1-HD-Rolling

2-LI-Rolling

3-     Con hit al LF y hombre en 2B no tiró al cortador.

3

1

-

1-HD-Rolling

4-     Con hit al RF y hombre en 2B y 3B pudiendo sacar out en home el tiro lo efectúo a tercera.

4

5

2-EB

3-HD-Rolling

 

5-     Con hit y hombre en 2B % LF y CF no tiró al home al cortador bien en 2 ocación.

6-     No pidió la bola y esta picó % EL y LF,el corredor de 2B anotó

5

4

2-EB

 

2-HD-Rolling

 

7-     Tiró innecesariamente al home y el bateador corredor avanzó una base más.

8-     Con hit % LF y CF no tiró al cortador y el corredor de 1B llegó a 3B.

6

4

2-3/4

2-LB

 

9-     Con rolling hacia a la izquierda no miró antes de tirar a 1B y la bola se metió dentro del banco de 1B.

10-  Sirviendo de cortador con hit a RF tiró al home por el lado del brazo mal.

7

4

2-LB

2-3/4

 

11-  Con toque de bola,hombre en 1B y 2B tiró a 3B por el lado del brazo mal.

12-  Con robo demorado hombre en 1B y 3B,tiró 2B  a ¾ y la bola se metió en CF.

8

1

 

Pass Ball

H-1

13-  Se retrasó en buscar la bola y el corredor anotó desde 2B.

9

3

1-EB

1-Bb

1-LI-Rolling

14-  Con bases llenas y 1 out se pribó y tiró tarde y mal a 2B pensando que habían 2 out.

10

6

1-EB

1-HI

4-HA-Rolling

15-  Cortó la bola con posibilidad de out en home.

11

6

4-LB

2-Fly D

16-  Con corredor en 2B no tiró al cortador y esto provocó que el corredor bateador alcanzara 2  bases más.

12

3

1-EB

 

1-HD-Rolling

1-HA-Rolling

17-  Con toque de bola por 3B tiró por el lado del brazo mal a 1B.

18-  Machucón H-LD cogió y tiró mal a 2B por el lado del brazo.

13

8

2-LB

4-HD-Rolling

1-LD-Rolling

1-LI

19-  No trabajó correctamente el RON-DOW.

20-  No pidió la bola de fly % 1B  y el L y chocó con 1B complicando el juego.

14

6

2-EB

 

4-HD-Rolling

 

21-  Dejó picar un fly detrás de 3B pensando que este estaba fuera de la raya de fout.

15

3

2-EB

 

1-HD-Rolling

22-  No pidió la bola y esta picó entre él y 2B con hombre en 3B provocó 1  carrera más.

23-  En 2 ocasiones tiró abierto al home por el lado del brazo pudiendo sacar out y anotaron 2 carreras.

 

 

Después de haber analizado nuestra observación se han copilado los siguientes resultados:

Los 15 jugadores observados cometieron 60 errores, de estos, 29 fueron en fildeo de rolling (11 hacia el lado izquierdo, 15 hacia el lado derecho y tres hacia delante), 31 fueron en tiros, de esos, 12 fueron por encima del brazo y 19 por el lado del brazo.

Por áreas, la cantidad de errores cometidos se distribuyeron de la siguiente manera:

• Los receptores que formaron parte de la muestra para la investigación cometieron  cinco errores, cuatro en tiros y uno en fildeos.

• Los jugadores de cuadro cometieron 33 errores, 16 en tiros y 17 en fildeos.

• Los jardineros cometieron 11 errores, 5 en tiros y 6 en fildeos.

• Los lanzadores cometieron 11 errores, tres en tiros y ocho en fildeos.

Como se pudo observar en los resultados anteriores (tabla #1) se siguió analizando profundamente esta actuación de nuestro equipo, la cual nos da la profundidad de esta actuación. El equipo de béisbol de Cárdenas en su actuación a la defensiva, en la serie provincial, cometió un total de 60 errores en un total de lances de 431, para un promedio en fildeo de 718, cuando la norma de una buena actuación a la defensiva es 980 de promedio.

En cuanto a los fundamentos técnico-tácticos, se falló en 22 ocasiones y de estas provocaron que los equipos contrarios anotaran 139 carreras, siendo esto, el ¨Talón de Aquiles¨ del equipo de béisbol. En cuanto al picheo, se lanzó para un promedio de carreras limpias de 5.98, siendo el penúltimo en la tabla de posición por equipos, donde fue este también muestra de análisis por parte de los que hicimos esta investigación. La ofensiva del equipo, tampoco fue buena, ya que en 642 veces al bate, conectaron solo 130 hits para un promedio de 202 de averaje.

 

CONCLUSIONES

El poseer los resultados del análisis del comportamiento técnico – táctico de la defensiva de los jugadores del equipo de béisbol de Cárdenas nos permite dirigir con mayor precisión la preparación para venideras series provinciales.

Se cometieron 22 errores en cuanto a los fundamentos técnico – tácticos por los jugadores del equipo de béisbol de Cárdenas lo que provocó que los equipos contrarios anotaran 139 carreras y les dieran las victorias.

El equipo de béisbol de Cárdenas en su actuación a la defensiva, cometió un total de 60 errores en un total de 431 lances, para un promedio en fildeo de 718, cuando la norma de una buena actuación a la defensiva es de 980 de promedio.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Ealo de la Herrán, J. (1984)”Béisbol” Editorial Pueblo y Educación.
  2. Fonseca Márquez, Augusto. (2005) “Béisbol, preparación técnica especial” Editorial Deportes.
  3. Garrido, Mario L. (2006-2007) “Guía oficial de Béisbol” Editorial Deportes.
  4. Harre, Dietrick. (1983)”Teoría del entrenamiento deportivo” Editorial Cinético-Técnico. Primera Edición.
  5. Latusé la O, Rogelio Augusto. (2003)”Béisbol, términos y anécdotas” Editorial Científico-Técnica.
  6. Martínez de Osaba y Goenaga, Juan A. (2002)”El niño Linares” Editorial Loynaz.
  7. Navarro Falgons, S. (2007)”La iniciación deportiva y la planificación del entrenamiento” Editorial Deportes.
  8. Reynaldo Balbuena, F y Padilla Díaz, O. (2007)”Tendencias actuales del entrenamiento en el Béisbol” Editorial Deporte.
  9. Reinaldo Balbuena, F. (2006)”Del Béisbol casi todo” Editorial Deportes. Ciudad de la Habana.
  10. Ruíz, A. y López, Alejandro. (1989)” Metodología de la Enseñanza de la Educación Física” Editorial Ciencia y Educación. La Habana.
  11. Sánchez Acosta, María E. (2007)”Psicología del entrenamiento y la competencia deportiva” Editorial Deportes.
  12. Matvéev, L. (1983)”Fundamentos del Entrenamiento Deportivo” Editorial Ráduga Moscú.