Palabras claves: FORMA DEPORTIVA/ DEPORTE

Título: La periodización del entrenamiento deportivo

URL: http://www.geocities.com/cid_copur/9.htm

Texto completo:

 José L. Vellón

ASESOR DE BOXEO D.R.D.

ASESOR TECNICO FPBA

La Forma Deportiva:

La meta de todo entrenamiento es que el atleta alcance un nivel de rendimiento máximo para la competencia en que participará.

Ese nivel máximo de rendimiento es lo llamamos “Forma Deportiva”.  Es decir que la Forma Deportiva es el estado óptimo que adquiere el atleta a través del entrenamiento deportivo y se manifiesta en los altos resultados que obtiene en la competencia.

 

La Forma Deportiva se logra con la unión de todos los factores que intervienen en la preparación física, técnico táctica, psicológica y teórica.  Es el desarrollo de todos aspectos que inciden en el rendimiento del atleta en la competencia lo que garantizará elevados resultados deportivos.  Para que un atleta pueda obtener un nivel de Forma Deportiva, necesita un efecto acumulado de cargas funcionales las cuales deben aumentar de forma progresiva y sistemática, que junto con la preparación técnico-táctica y psicológica garantizan que el atleta adquiera ésta.

La Forma Deportiva sólo puede alcanzarse apoyándose en todos estos componentes que garantizan un proceso de adaptación biológica a través de un trabajo orientado y dirigido desde el punto de vista pedagógico que logra un aumento de las capacidades motrices, funcionales, asimilación de elementos técnicos y tácticos.  Todo debe desarrollarse de forma integral y armónica constituyendo una unidad de todos los aspectos de la preparación del atleta.

Todos los aspectos que garantizan la Forma Deportiva deben tener la misma importancia en su desarrollo.  Podemos tener un atleta muy fuerte y ágil con tremenda resistencia pero si no domina la técnica y la táctica no puede lograr buenos resultados.  Si un atleta domina ampliamente la técnica y la táctica de su deporte pero carece de una preparación física adecuada no podrá lograr elevados resultados en la competencia.

Hay que señalar que el nivel de Forma Deportiva que alcanza el atleta nunca es el mismo.  En la medida que el atleta se perfecciona y acumula cargas de trabajo varía el nivel de la Forma Deportiva que alcanza, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo.

La Forma Deportiva no se logra de un día para otro ni se alcanza por sí sola, solo se produce por medio de las actividades realizadas en el entrenamiento, guiadas de forma planificada y donde intervienen todos los factores que hemos mencionado anteriormente.

Fases de la Forma Deportiva:

Las investigaciones realizadas por los científicos que atienden el deporte han demostrado que el desarrollo de la Forma Deportiva tiene carácter de tres (3) fases.

1.     Adquisición

2.     Mantenimiento (estabilidad relativa)

3.     Pérdida temporal

La primera fase se logra con la formación y mejoramiento de las premisas necesarias para que surja la Forma Deportiva.  Esto quiere decir que la primera fase se logra desarrollando los aspectos que serán la base sobre la cual se apoyará el rendimiento de nuestros atletas.

Esto se logra elevando el nivel de la preparación física general y especial, así como la formación y perfeccionamiento de los elementos de la técnica y las acciones tácticas acompañados del desarrollo de la voluntad y la disciplina del atleta.

El nivel de la Forma Deportiva que adquiera el atleta dependerá del trabajo que se realice el desarrollo de estos elementos que componen la preparación del atleta.

La segunda fase se caracteriza porque en ella se estabiliza la Forma Deportiva logrando que los componentes que aseguran esta preparación óptima se mantengan a un nivel adecuado entre ellos para que se manifiesten los resultados deportivos esperados.

Todos los componentes que aseguran la Forma Deportiva deben trabajarse. No podemos olvidar ninguno de ellos porque esto provocaría la pérdida de esta Forma Deportiva.

Es importante en esta fase el perfeccionamiento de las acciones específicas de la disciplina deportiva, ya que de esto depende el éxito inmediato del atleta.

En la fase de mantenimiento de la Forma Deportiva los resultados en las competencias pueden variar en dependencia de diferentes factores como por ejemplo:

1.     Grado de importancia de las competencias.

2.     Por las variaciones del estado funcional del organismo del atleta.

3.     Circunstancias ajenas a la voluntad

Estas variaciones en los resultados no se consideran como pérdida de la Forma Deportiva, pero si la disminución del rendimiento del atleta se mantiene con una tendencia estable estamos ante la pérdida de la Forma Deportiva de ese atleta.

Dependiendo de las características en que participarán los atletas se pueden ver diversos tipos de dinámicas de la Forma Deportiva. Ejemplo:

1.     Una cima

2.     Dos cimas=Con una duración pequeña en los descansos entre las dos cimas (2-4 semanas).

3.     Tres cimas= Con iguales descansos

No se puede precisar con exactitud que tiempo un atleta puede mantener su Forma Deportiva ya que esto depende de muchos factores entre los cuales se destacan la edad y el nivel de preparación del atleta y las características del deporte.

La tercera fase es de pérdida temporal de la Forma Deportiva y ésta se caracteriza por ser una fase de rehabilitación donde el atleta a través de la actividad planificada logra descender las tensiones y la acumulación de cargas de trabajo que mantienen estable la Forma Deportiva alcanzada.

¿Por qué no se puede mantener la Forma Deportiva?

1.     El objetivo del entrenamiento deportivo es el perfeccionamiento constante lo que se refleja en un aumento en los resultados deportivos del atleta.

Cuando un atleta adquiere la Forma Deportiva es solo un escalón en las posibilidades que tiene dentro de su perfeccionamiento como atleta.

El tratar de mantener esta Forma Deportiva adquirida solo garantizará el estancamiento del atleta en ese escalón.

Para poder seguir subiendo en la escalera del perfeccionamiento deportivo tiene que salir de esta base a una nueva.

Para adquirir una nueva Forma Deportiva hay que reestructurar los planes de entrenamiento, aumentar el desarrollo físico, desarrollar nuevas destrezas y hábitos para poder superar la forma anterior y aumentar los resultados en la competencia.

2.  Cuando un atleta recibe cargas a través del entrenamiento no solo refleja un efecto inmediato si no también acumulado (que se va incrementando).  Producto de este incremento acumulado de las cargas de entrenamiento para adquirir y mantener la Forma Deportiva, el organismo del atleta manifiesta una reacción preventiva al exceso de estas cargas.  Si al atleta no se le crean unas condiciones de alivio a través del descanso activo, las cargas pueden provocar el fenómeno del sobre-entrenamiento.

3.  El lograr mantener el equilibrio entre las distintas funciones y los procesos biológicos, que aseguran la Forma Deportiva es algo muy complicado, en especial por el sistema nervioso del atleta.  Esto se hace más difícil aún si se tiene en cuenta las condiciones externas e internas que influyen en el organismo del atleta y en las situaciones de estrés en que se ve envuelto tanto en los entrenamientos como en las competencias.

La Periodización del Entrenamiento Deportivo

Es la forma de organizar el entrenamiento del atleta en un tiempo determinado, estructurando el mismo en períodos de trabajo que corresponden con las fases de desarrollo de la Forma Deportiva.

El entrenamiento lo debemos estructurar en períodos por dos razones fundamentales.

1.     Las limitaciones biológicas del atleta no le permiten mantener la forma Deportiva por mucho tiempo.

2.     Los cambios en la estructura del entrenamiento y el contenido de las mismas garantizan el perfeccionamiento deportivo, un nuevo y superior escalón en el desarrollo del atleta.

La periodización del entrenamiento deportivo está estrechamente vinculada con la Forma Deportiva.

Como tres son las fases de la Forma Deportiva, también serán tres periodos que comprenden la planificación del entrenamiento.

Forma Deportiva (fases)

1.     Fase de adquisición

2.     Fase de mantenimiento (estabilidad)

3.     Fase de pérdida temporal

Entrenamiento Deportivo (Periodos)

1.     Periodo Preparatorio

2.     Periodo Competitivo

3.     Periodo de Tránsito

Como se puede observar para cada fase de desarrollo de la Forma Deportiva le corresponde un período en la estructura del entrenamiento deportivo.

-------------------------------------Forma Deportiva------------------------------------

(Fase) Adquisición --------------Mantenimiento----------------------------Pérdida

(Periodo) Preparatorio-----------Competitivo ------------------------------Tránsito

Los periodos del entrenamiento deportivo tienen diferentes particularidades que dependen de las características del deporte, del plan general que se tenga con el atleta, el calendario de competencias, el nivel de preparación y los factores de preparación.

Periodo Preparatorio

Su objetivo es crear las bases para adquirir la Forma Deportiva.  En este periodo deben desarrollarse todos los elementos que constituyen la base para adquirir la forma Deportiva.

Esta fase se logra aumentando la capacidad funcional del atleta de forma general y especial a la vez que se perfeccionan los hábitos específicos del deporte.

Esto quiere decir que en este periodo por un lado se aumenta la capacidad vital, se disminuye el tiempo de reacción, aumenta el volumen sanguíneo por minuto, a la vez que aumenta la fuerza, la rapidez, la resistencia de forma general y especial como los hábitos y destrezas específicas del deporte.

El tiempo de duración del período preparatorio varía dependiendo del deporte y las características de los atletas.  Mientras más corto sea el período preparatorio más corto será el competitivo y se ajusta a esto el período de tránsito.

El período preparatorio se divide en dos etapas:

        La Etapa de Preparación General

        La Etapa de Preparación Especial

Etapa II Preparación General:

La duración de esta etapa depende del nivel de preparación del atleta, disponibilidad del tiempo total para cumplir las tareas asignadas y la frecuencia para llevar a cabo las prácticas del entrenamiento en la semana.

En esta etapa deben utilizarse mayormente los ejercicios de desarrollo general sin olvidar el trabajo específico que se trabaja a un tiempo menos.

La preparación general es mayor que la especial y la correlación entre unos ejercicios y otros puede ser la siguiente.

 

Preparación General                                      Preparación Especial

          80%                                                                        20%

          60%                                                                        40%

          75%                                                                        25%

          66%                                                                        34%

Es ésta etapa los ejercicios de competencias se utilizan muy poco.  Esta etapa se caracteriza por un aumento paulatino del volumen y la intensidad, pero mucho más del volumen en preparación a la intensidad.

Etapa de Preparación Especial

En esta etapa el entrenamiento se reorganiza para asegurar la obtención de la Forma Deportiva.

Si en la primera etapa se creaban las premisas para la Forma Deportiva en ésta se trabajará para desarrollarlas y fusionarlas como componentes armónicos para el logro de elevados resultados deportivos, adquiriendo el atleta su Forma Deportiva.

En esta etapa la preparación adquiere una dirección más especializada sin olvidar el trabajo de preparación general que en esta etapa tiene como objetivo aumentar e nivel general adquirido en la etapa anterior.  Debe existir una intensificación del trabajo para garantizar el desarrollo amplio de las capacidades funcionales específicas del deporte y el perfeccionamiento de los elementos técnicos y tácticos.

El por ciento mayor del tiempo de trabajo se lo debemos dedicar a la preparación especial con una correlación por deportes que puede ser la siguiente.

Grupo de Deportes            Preparación Especial       Preparación Gen.

Fuerza Rápida                                      66%                                34%

Juegos Deportivos                                75%                                25%

Arte Competitivo                                  80%                                20%

Combate                                              60%                                40%

Estas proporciones no son obligadas pero pueden servir de ejemplos para ser utilizadas por el entrenador.

En esta etapa los ejercicios de preparación especial se asemejan cada vez más a las competitivas pero las competitivas en esta etapa nunca deben sustituirlas ya que los ejercicios de preparación especial garantizan la elevación del nivel de rendimiento del ejercicio competitivo.  El no tener esto presente puede provocar que el entrenador utilice en exceso los ejercicios competitivos sustituyendo a la preparación especial provocando que el atleta no alcance el nivel de preparación adecuado para la competencia.

En esta etapa se pueden realizar competencias oficiales si la participación en las mismas no viola la preparación planeada y si estos eventos constituyen uno de los medios de preparación planificado para obtener resultados en las competencias más importantes.

La tendencia general de las cargas en esta etapa se manifiesta de la siguiente manera:

        Se reduce el volumen total del trabajo y se incrementa notablemente la intensidad.

        Al principio la reducción del volumen se garantiza disminuyendo el tiempo en los ejercicios de preparación general.

        Los ejercicios de preparación especial continúan creciendo al principio o se estabilizan disminuyendo con posterioridad.

        La Forma Deportiva adquirida puede considerarse primaria ya que en la etapa posterior se debe ascender el nivel de preparación ya que en ésta existirá un aumento progresivo de la actividad específica de la competencia.

Periodo Competitivo

En este periodo están concentradas las competencias fundamentales del ciclo.  La tarea fundamental de esta etapa es unir todos los elementos trabajados en el periodo preparatorio, de manera que pueda mostrar su estado óptimo en las competencias y logre un nivel elevado de rendimiento deportivo.

La orientación del entrenamiento en esta etapa está dirigida a que el atleta puede mantener la Forma Deportiva adquirida.  La preparación física debe estar orientada a garantizar el nivel máximo de la preparación funcional especial y su mantenimiento.  El trabajo también debe garantizar que se mantenga la preparación general adquirida en el periodo anterior.

Se debe perfeccionar todos los aspectos técnicos y tácticos a su más alto grado posible, lo que implica reforzar los hábitos anteriores y garantizar las nuevas.

En este periodo se deben pulir cabalmente la coordinación de los movimientos, el desarrollo del pensamiento táctico y de gran importancia es garantizar las regulaciones psicológicas para la competencia.  Se debe garantizar también la formación de actitudes correctas ante las posibles derrotas y que mantenga un todo emocional positivo.

En este período la proporción de los ejercicios competitivos es mayor y se deben mantener los ejercicios de preparación especial igual que en la etapa anterior.

Los ejercicios de preparación general serán realizados en una proporción limitada y se debe trabajar sobre la base de ejercicios ya asimilados.

Todo esto garantiza el mantenimiento de la Forma Deportiva adquirida.

Los ejercicios de preparación general son más importantes mientras más se prolongue el período competitivo, porque garantiza que no se pierde la Forma Deportiva.

Periodo de Tránsito

Este periodo está orientado a realizar actividades para lograr el descanso activo, para “sacar” al atleta de la Forma Deportiva.  El periodo de tránsito no es la suspensión del entrenamiento y debe ser planificado al igual que los periodos anteriores.

En este periodo hay que trabajar para mantener un nivel determinado de preparación en el atleta que garantice el inicio de otro ciclo de desarrollo de la Forma Deportiva.

Los ejercicios de preparación física general serán en mayor proporción que las específicas y se deben utilizar juegos dinámicos y deportes competitivos y los ejercicios especiales se utilizan para mantener un cierto nivel de preparación especial.

No se deben utilizar métodos muy exigentes y se puede utilizar el método competitivo en los deportes auxiliares.

La correlación de cargas en esta etapa se manifiesta de la siguiente manera: se reducen los ejercicios de preparación especial y se aumentan considerablemente los de preparación general. Se establece una correlación entre las preparaciones que pueden ser las siguientes:

                 Preparación General         Preparación Especial

                               80%                                    20%

                               90%                                    10%

Las cargas de entrenamiento se reducen disminuyendo tanto el volumen como la intensidad. El entrenador debe tener en cuenta que es peligroso salir de un ciclo de entrenamiento donde se han recibido grandes cargas de trabajo a las cuales no se hayan adaptado paulatinamente.

Bibliografía

 

Forteza A. y Ranzola A,” Bases Metodológica del Entrenamiento Deportiva”, Habana, Cuba 1988

Matveev L., Fundamentos del Entrenamiento Deportivo, Moscú, 1983.