Título: Influencia de la tolerancia síquica ante situaciones de juego en el rendimiento competitivo de los lanzadores del equipo de béisbol de primera categoría de matanzas.

Palabras Claves: BEISBOL/ ATLETA/ JUEGO

Datos de autor: Esp. Yanniel Pupo  Martin Psicólogo de equipo de béisbol de primera categoría de matanzas, presidente de consejo de ciencia e innovación tecnológica para el desarrollo del béisbol en la provincia de Matanzas.  Especialista en béisbol para el alto rendimiento. Estudiante de último año de la maestría de excelencia en ciencias de la educación física el deporte y la recreación.

Correo:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fecha de publicacion: 2 de abril del 2013

Resumen:

Especialmente el deporte de Béisbol, seleccionado para el presente trabajo, en el cual la situación de juego cambia radicalmente de un inning a otro, la expectativa del marcador, la cantidad de corredores que están en las bases y el dominio del equipo contrario a través de los outs, hace que los jugadores se encuentran enfrentados a una lucha constante por mantenerse arriba en la anotación de carreras, siendo en algunos momentos partícipes directos de la acción y en otros espectadores activos desde el banco. Por ello se torna tan importante el conocimiento por parte del entrenador de las condiciones objetivas del juego que puedan influir positiva o negativamente en el rendimiento de los deportistas.

 


 

Introducción:

Actualmente el deporte alcanza un lugar destacado entre los fenómenos sociales en todo el mundo. En este sentido la competencia deportiva ha sido desarrollada como un instrumento de valoración y comunicación entre los pueblos. A partir de esto, entrenadores y deportistas se esfuerzan por desarrollar la multitud de componentes que contribuyen a alcanzar  la forma adecuada del rendimiento deportivo. Por ello es necesaria una estrecha relación  del deporte con las ciencias donde la aplicación constante de los conocimientos teóricos y metodológicos del deporte moderno, potencia las investigaciones científicas y recomendaciones prácticas a fin de obtener un mejor desempeño deportivo. El entrenamiento exige de los deportistas un perfeccionamiento de sus niveles, preparación física, técnico- táctica y principalmente psicológico.

 

Esto ha ido rindiendo frutos y hoy Cuba es reconocida como una potencia olímpica, siendo el Béisbol su buque insignia, el cual se ha hecho de una hegemonía absoluta en el campo Amateur. Todo esto ha sido fruto de un trabajo constante de masificación de la práctica deportiva y de la preparación científico - metodológica de la que gozan nuestros técnicos para la planificación y control del entrenamiento.

 

Desarrollo:

Breve reseña histórica del Béisbol:

 

En cuanto a los orígenes del Béisbol se plantea que “a comienzos de 1800 varios juegos de stick y bola se hicieron populares en Norteamérica, la mayoría originarios de Gran Bretaña, mucha gente de ciudades del noroeste como Boston, New York y Filadelfia jugaron al críquet. Sin embargo, un juego inglés llamado rounders, que se jugaba normalmente en zonas rurales y comunidades urbanas por toda Norteamérica se parecía más al Béisbol moderno.

 

En el rounders un bateador golpeaba una bola y corría alrededor de unas bases y sólo era eliminado atrapando la bola en el aire o en algunos casos después de un bote. El rounders también establecía la práctica del plugging, donde los fildeadores eliminaban a los corredores arrojándoles la bola mientras corrían entre las bases. Las reglas del rounders variaban ampliamente de lugar en lugar y las personas usaban varios nombres para describirlos como: town ball, one o´ cat y finalmente Béisbol.

 

Aunque está claro que el Béisbol moderno se desarrolló en Norteamérica el origen exacto del juego es difícil de determinar, la mayoría de los estudiosos creen que el Béisbol evolucionó desde una variedad de juegos similares. Una leyenda popular reclama que Abner Doubleday inventó el Béisbol en Cooperstown (Nueva York) en 1839.”  

 

Ealo (1984) plantea que hasta ahora los historiadores no han podido decidir definitivamente sobre el verdadero origen del Béisbol en los Estados Unidos, pero la mayoría de ellos están de acuerdo en que los juegos ingleses rounden y criket, que fueron introducidos por los colonizadores históricos, aproximadamente en el año 1751 evolucionaron hasta producir lo que hoy en día conocemos con el nombre de Béisbol o juego de pelota.

 

Sobre los orígenes del Béisbol en Cuba, existen evidencias de que se han practicado juegos con un palo y con una bola desde los primeros días de la civilización. “Cuando los españoles llegaron a Cuba el 24 de octubre de 1492 se encontraron a los aborígenes cubanos jugando un juego al que ellos llamaban batos; el cual se jugaba con leño semejante a un bate y una pelota hecha de recina de árboles, que se golpeaba. También en la época de cavilación española este juego se llamó gato viejo donde se reunían jóvenes del movimiento independentistas en contra de la corona española.”

 

Peculiaridades del lanzador y sus acciones:

 

En el Béisbol el pitcheo es el aspecto más importante del juego, según Matulia (2006). Un staff de pitcheo dominador puede hacer la diferencia en determinar el éxito del equipo.  La práctica y la maestría de los elementos físicos del pitcheo mejoran las habilidades mecánicas, pero desarrollando los aspectos psicológicos del pitcheo pueden mejorar la total concentración de los pitcheres. La concentración del pitcher es directamente relacionada a su control, confianza y éxito.

 

El pitcher es el encargado de controlar la ofensiva y debe estar preparado desde todo punto de vista, pitchear es un arte de dominar al bateador y para ello de conocer las bolas que conectan los bateadores rivales y por ende, las que les hacen daño, además debe saber donde poner la bola en cada uno de los lanzamientos, esta es una de las técnicas de su éxito, también debe concentrarse mucho y olvidar lo que ocurre fuera del terreno de juego.

 

La llave de los aspectos psicológicos del pitcheo, incluyen el entendimiento personal del pitcheo, fuerza y debilidad, también como el desarrollo de las siguientes áreas:

 

1)    El Pitcher exitoso continuará mejorando sus esfuerzos y trabajos sobre las debilidades en la práctica y durante las sesiones en privado: El coach debe estar consciente de qué tipo de pitcher está manejando. ¿Un pitcher de fuerza? ¿Un pitcher de control? ¿Un pitcher curvero? Una vez que ha determinado el tipo de pitcher, el coach empieza a trabajar hacia su potencial y mejorando sus áreas débiles.

2)   Desarrollo de la disciplina mental: Un pitcher debe tener el control de sus pensamientos, emociones y acciones a través del juego. Los pitcheres deberán hacerlo con lo de su rutina, no importa qué pase durante el juego. Ellos no pueden improvisar durante el juego, ellos necesitan tener control y un plan claro sobre cada pitcheada. Los pitcheres deberán estar siempre con control ya que los bateadores pueden solamente reaccionar a la pitcheada que les ha sido enviada. El pitcher no puede admitir una situación de intimidación y sólo tendrá oportunidad de pitchear con un propio control y confianza. Algunos ejemplos de distracciones que pueden afectar mentalmente al pitcher son:

a)    Condiciones del ambiente: como la lluvia, el viento, el calor, etc., ruidos del público, un montículo deforme, mal hecho y pobremente mantenido.

b)    Las situaciones del juego tales como: un bateador que pide tiempo, un corredor que esté amagando para robarse la base, que el umpire marque mal sus pitcheadas, un compañero de equipo que haga errores, una pitcheada mal hecha que resulte en una base por hit o bien que el coach vaya hasta el montículo.

Estas situaciones pueden afectar mentalmente al pitcher  y como resultado nos da una concentración pobre. El pitcher quien es preparado para manejar estas situaciones ya lo ha hecho durante la práctica en situaciones similares y mentalmente ya está educado para manejar estas situaciones de distracción. El pitcher deberá estar en control y hábil para pitchear en una variedad de situaciones adversas.

3)    La habilidad para conseguir metas y tomar los pasos necesarios para lograr los fines.

4)  Entendiendo un camino positivo para lidiar con una adversidad o bien un éxito: Todos los pitcheres son competitivos por naturaleza y deben aprender a tratar con el éxito o con el fracaso, hacer ajustes y tomando responsabilidades de sus actuaciones. Cuando el pitcher esté en problemas, no deberá resolver pitchear con fuerza, ellos deberán mantener la pitcheada con la misma confianza y sin complicaciones de nerviosismo.

5) Preparando y desarrollando un plan en el juego: Conseguir que los pitcheres estén listos para pitchear es un proceso en marcha que requiere una mirada para lograr su trabajo. El pitcher deberá pensar en un plan antes del juego. Los coaches deberán platicar con el pitcher para revisar los reportes del scout, las tendencias del bateador y cómo pitchear en una variedad de situaciones. Revisando las defensas específicas y levantando las jugadas, también ayudarán en esta preparación.

6)   Desarrollando un camino de confianza para pichear.

7)  Estate contento del ritmo del pitcher: El ritmo es un objetivo primario cuando se trata de desarrollar la consistencia del pitcher, balance y control. La mayoría de los pitcheres tendrán problemas cuando ellos empiecen a trabajar demasiado rápido o empezar a admitir situaciones que los molestan. Una vez que el coach sienta que el pitcher tiene una pérdida de ritmo, es tiempo para que haga un viaje a la loma de pitcheo o bien tiempo de conseguir un relevista. Perdiendo el ritmo es usualmente el primer signo de problemas.

8)   El uso de la habilidad de la visualización: Para tener éxito el pitcher deberá aprender a visualizar sus mecanismos, el ritmo y control. Visualizando antes de tirar cada pitcheada es un paso importante para los pitcheres con éxito.

9)  Desarrollo y uso de las técnicas de relajación: Las técnicas de la relajación mejoran la actuación, la concentración y la confianza. Aprendiendo a relajarse es una herramienta completa en el proceso del pitcheo que facilita los ajustes necesarios necesitados a través del juego.

La Tolerancia Psíquica:

 

El Béisbol desarrolla su actividad de juego bajo un influjo constante de imprevistos, generando esto tensiones emocionales y una  elevada carga psíquica.

 

Las competencias deportivas actuales exigen que la preparación física, técnica, y táctica no es suficiente para obtener resultados deportivos de envergadura, por lo que se hace indispensable la necesidad de un cuarto tipo de preparación del deportista: la psicológica. Esta preparación psicológica busca lograr el estado de disposición psíquica para la competencia.

 

“El estado de disposición psíquica del deportista para la competencia en los deportes por equipos, tiene la particularidad de que depende directamente del estado general de disposición psíquica del equipo como colectivo deportivo, por un lado el estado de disposición psíquica de cada uno de los miembros del equipo depende en gran medida del estado de disposición general del equipo, mientras que por otro lado este último en medida considerable condiciona el mencionado estado de cada deportista. Esta relación es compleja y se subordina a las leyes de la psicología de grupo.”(8)

 

Como plantea Cáceres (2003) la lucha por alcanzar los mejores resultados deportivos en forma individual o colectiva fomenta el desarrollo de la personalidad del deportista, al movilizar todas sus capacidades físicas, sus habilidades, sus conocimientos y sus cualidades morales y volitivas con el propósito de lograr sus objetivos.

 

En cuanto a la disposición psíquica del deportista para la competencia Petrovski (1988) planteaba que en la preparación psicológica del deportista surge el estado de disposición psíquica para participar en la competencia. Este estado se caracteriza por una activación de los procesos psíquicos, necesarios para la lucha competitiva. En este estado todos los procesos emocionales – evolutivos y cognoscitivos ocurren en el deportista con la intensidad óptima  bajo condiciones específicas. En la actividad deportiva la significación del estado de disposición psíquica del deportista para la competencia es enorme y se convierte en una de las condiciones fundamentales para el éxito, que este se caracteriza por rasgos tales como:

 

  • Sensata seguridad del deportista en sus propias fuerzas.
  • Aspiración a poner de manifiesto todas sus fuerzas en la lucha deportiva y a lograr la victoria.
  • Nivel óptimo de excitación emocional.
  • Gran estabilidad ante las interferencias.
  • Capacidad para gobernar a voluntad su comportamiento (acciones, sentimientos, etc.) durante la lucha deportiva.

 

Todo deportista ha experimentado alguna vez situaciones donde el corazón late con extremada violencia, las piernas parecen flaquear, se pierde el control muscular, aparecen los calambres. Se sabe que son situaciones típicas del sobreesfuerzo, situaciones que hay superar y sobre todo controlar. Parece evidente que no aislamos nuestra mente cuando nos exigimos al máximo en lo físico.

 

Dentro de los autores que abordan el tema podemos encontrar a Veloso (2001) y a Álvarez (2001) que plantean que el deportista debe tener un buen conocimiento de sí mismo y saber en qué estado se encuentra en cada momento. La ausencia de una activa aspiración a la lucha deportiva se presenta cuando hay una sola preparación para la competencia o cuando no existen motivos de peso para participar en ella.

 

Calvo (2001) explica que en suma, las respuestas a las cargas de entrenamiento son muy complejas, como se señala, hay circunstancias que desencadenan el estrés agudo dentro de la propia ejecución de las tareas deportivas.

En general, para todas las tareas motoras es preferible un nivel de actividad por encima de la media. Precisamente, en un deporte por equipos, y ya en plena competencia deportiva es que se desarrolla esta experiencia en la preparación psicológica con el objetivo de contribuir a la elevación del estado de disposición psíquica de los deportistas y el equipo, afectados por la influencia de factores externos desestabilizadores surgidos de forma inesperada.

 

Es obligado entender que somos culpables del dominio de nuestras emociones, como lo somos también de seguir un plan de entrenamiento y descanso adecuados a nuestra actividad. El aprovechamiento de nuestra óptima capacidad depende en gran medida de la coherencia de estos planteamientos. Debe existir una convicción de que lo mental y lo físico no son mundos contrapuestos. Su correcta integración constituye una inequívoca aportación a la mejora del rendimiento deportivo y sobre todo una individualización del entrenamiento psíquico.

 

Todo entrenador debe conocer de qué manera fluctúan las tensiones psíquicas en cada uno de sus deportistas y conjuntamente a lo anterior ello puede estar determinado por diferentes factores objetivos y subjetivos que se encuentran incidiendo y por lo tanto afectan la estabilidad psíquica de sus jugadores. El conocimiento de estos factores estresantes, convenientes o indiferentes permite realizar un mejor trabajo de individualización del entrenamiento, ya que posibilita la aplicación de técnicas de regulación de tensiones para cada deportista, según se requiera y al mismo tiempo, nos ofrece los valores grupales que nos orientan hacia las tareas de control emocional más necesarias en el equipo en general.

 

Referente a este aspecto Saínz de la Torre. N. (2003) plantea que muchos deportistas se presentan a las competiciones deportivas con un estado favorable, que les permite obtener los mejores resultados posibles, atendiendo al nivel de preparación alcanzado. El público, la expectativa de la confrontación, las altas aspiraciones de rendimiento, el conocimiento de que se enfrentarán a adversarios muy fuertes, no altera ese estado óptimo, sino que, por el contrario, lo refuerzan. A otros les sucede frecuentemente que pasan del estado de tensión favorable al desfavorable con facilidad, ya que poseen pobre estabilidad ante las influencias del medio. Cuando esto sucede se afirma que no han desarrollado la suficiente tolerancia o capacidad de carga psíquica (frecuentemente denominado en la bibliografía especializada con el término alemán “Belastbarkeit”). Cuando un deportista posee una buena tolerancia psíquica, el mismo se encuentra en mejores condiciones para enfrentarse a cualquier estímulo perturbador, ya sea interno o externo, que pueda afectar su foco atencional dirigido hacia las acciones que debe llevar a cabo para lograr un buen resultado.

 

Los fracasos del deportista durante la competencia muchas veces tienen su explicación en la excesiva inquietud que experimenta en el periodo inmediato anterior a la competencia y sobre todo el mismo día de las competencias. Mediante investigaciones especiales se han establecido las condiciones siguientes del surgimiento de emociones desfavorables:

  1. “Propiedades de la personalidad y rasgos del carácter del deportista negativos.
  2. Autovaloración y nivel de pretensiones inadecuados.
  3. Particularidades de la motivación hacia la actividad a realizar.
  4. Insuficiencia de información útil.
  5. Ausencia del estado de entrenamiento.

Surgimiento de una situación que provoca tensiones neuro-psíquicas y somáticas excesivas.”(9)

Sobre la tolerancia psíquica todo deportista necesita prestar especial consideración a los factores psicológicos para obtener el máximo rendimiento físico en la competición, de ahí que Ossorio (2001) plantea que el estado del organismo tiene efectos comprobables sobre los procesos psíquicos conscientes y sobre las emociones. Bajo condiciones estresantes se pone de manifiesto una tensión muscular evidente. Rasgo este que nos permite conocer el nivel de ansiedad o estrés generado por la actividad. Cuando la situación amenazante desaparece también desaparece la tensión a nivel muscular. Gran parte de esa tensión no es captada por el individuo porque este focaliza su atención en los estímulos externos más que a las sensaciones interoceptivas. Esa falta de atención interna excluye el conocimiento del nivel de activación y, por tanto, de la información necesaria para movilizar sus propios recursos.

 

Sobre este componente Saínz de la Torre. N. (2003) hace mención a una serie de aspectos que son necesarios destacar, para comprender mejor este fenómeno psicológico:

 

  1. El nivel de tolerancia psíquica se encuentra estrechamente vinculado con la seguridad en sí mismo y se evidencia por su capacidad de actuar con eficacia y de forma estable en los momentos de mayor confluencia de estímulos emocionalmente significativos para el deportista y el equipo. Depende de muchos factores: (Cuadro No. 1)

  Cuadro No. 1: Factores que influencian la tolerancia psíquica.

  1. Se ha comprobado que la tolerancia  psíquica depende en cierta medida del temperamento de los sujetos. B.A. Vijatkin (1990) determinó que la debilidad del sistema nervioso respecto al proceso de excitación cortical y la excitabilidad emocional extrema impiden al deportista enfrentar los retos que implican la participación en entrenamientos con altas cargas y las múltiples tensiones de la  competición. La fuerza en los procesos de excitación e inhibición, así como el equilibrio entre los mismos favorecen una elevada tolerancia a las situaciones estresantes del entrenamiento y la confrontación. Pero la tolerancia psíquica no depende tan solo del temperamento, sino también de la motivación del sujeto, de su nivel de aspiraciones y de su preparación psicológica en general.
  2. La posibilidad de mantenernos estables psicológicamente, a pesar de que enfrentemos estímulos disociadores o emocionalmente fuertes, depende en mucho de la motivación que se posea hacia los resultados esperados. A un sujeto poco motivado hacia el logro de un rendimiento competitivo determinado le resulta más difícil bloquear los estímulos negativos actuantes y orientar su conciencia hacia la consecución de sus aspiraciones. Ante una motivación óptima, dicho sujeto puede movilizar su voluntad para controlar toda reacción desfavorable y concentrarse en la realización exitosa de sus tareas. Pero la aspiración de rendimiento debe ser real, posible de alcanzar si se lleva a cabo un gran esfuerzo, ya que si es imposible su logro provoca inquietud, inseguridad y otras vivencias negativas que influyen en la capacidad de carga psíquica.
  3. Sin duda, cuando el deportista está convencido que ha recibido una preparación excelente, se siente más seguro de sus posibilidades, pero por sobre todas las cosas, es la calidad de la preparación psicológica recibida durante todo el macrociclo y para esa competencia en específico, lo que influye en mayor medida en su tolerancia psíquica. A través del sistema de la preparación psicológica el deportista va a desarrollar los componentes básicos que regulan sus acciones y entre otros,  va a aprender cómo controlar sus estados de tensión negativa ante las competiciones, qué hacer cuando se suceden situaciones imprevistas (discusiones con los compañeros de equipo, gran nivel de ruido proveniente del público,  acciones equivocadas al comenzar el partido, etc.), así como incorporará las habilidades necesarias para movilizar la atención, su voluntad y sus diversos programas de acción.

 

El estado de disposición psíquica del deportista para la competencia es una parte inseparable del estado de un alto grado de entrenamiento o forma deportiva, según Petrovski (1988) la disposición psíquica del deportista para la competencia también tiene algunos factores negativos que están en contraposición con este estado que tiene lugar cuando el deportista no tiene el estado de disposición para la competencia: sentimiento de agobio, gran inquietud y sobrexcitación nerviosa antes de la competencia, en este caso:

 

  1. El estado de agobio surge ante los juegos importantes por una sobrevaloración de las fuerzas del contrario, por la influencia del miedo a ser derrotado.
  2. El estado de gran excitación surge por una excesiva concentración en el juego a realizar y su resultado. Una excitación muy grande surge también cuando al deportista constantemente se le está recordando el juego y su significación.
  3. El estado de desmovilización y optimismo infundado surge como resultado de una desmedida confianza del deportista en su victoria, por lo que disminuye el sentido de su responsabilidad.

 

Bunker (1985), parece tener en cuenta los siguientes factores para explicar la relación entre nivel de activación y rendimiento:

 

  1. Rasgos de personalidad
  2. Nivel de aprendizaje.
  3. Tarea a realizar (complejidad, demandas físicas, precisión y exactitud).
  4. Factores inusuales o novedosos.
  5. Autopercepción o autoevaluación de la competencia del deportista.
  6. Efectos de facilitación social de la activación. Además se debe aprender a controlar el nivel de activación o energía psíquica y el nivel de estrés.

Los fracasos del deportista durante la competencia muchas veces tienen su explicación en la excesiva inquietud que experimenta en el periodo inmediato anterior a la competencia y sobre todo el mismo día de las competencias. Mediante investigaciones especiales se han establecido las condiciones siguientes del surgimiento de emociones desfavorables:

 

  “Propiedades de la personalidad y rasgos del carácter del deportista negativos.

  1. Autovaloración y nivel de pretensiones inadecuados.
  2. Particularidades de la motivación hacia la actividad a realizar.
  3. Insuficiencia de información útil.
  4. Ausencia del estado de entrenamiento.
  5. Surgimiento de una situación que provoca tensiones neuro-psíquicas y somáticas excesivas.”(9)

 

Selección de los sujetos:

 

Para cumplir con el objetivo de la presente investigación fueron seleccionados 13 lanzadores, con edades comprendidas entre 20 y 34 años, además de una talla promedio de 1.79, los cuales pertenecen al equipo de Béisbol primera categoría de Matanzas. Los datos generales se muestran en el ANEXO No. 1.

 

Técnicas y Procedimientos estadísticos:

 

El valor porcentual y el coeficiente de correlación de Pearson del programa computarizado Excel sobre plataforma de Windows.

 

Para determinar el porciento de efectividad de cada una de las acciones individualmente, se aplica la siguiente fórmula:

 

% Efectividad

en cada acción  =  ___Total Acción____  x 100

CVL

CVL: Cantidad de veces que lanzó, o sea, el total de bateadores a los cuales se enfrentó.

 

3.1. Conclusiones:

  1. 1. Se le da respuesta a las preguntas científicas planteadas ya que se pudo determinar que las situaciones de juego que afectan la tolerancia psíquica son: cuando están perdiendo, hay un 1 strike – 3 bolas, 2 strike – 3 bolas, con un out y después de ser perjudicado por un error de la defensa, las cuales disminuyen el rendimiento competitivo.
  2. 2. El estudio de la bibliografía especializada permitió fundamentar las bases teóricas sobre la importancia de la tolerancia síquica y las situaciones de juego en los lanzadores de béisbol.

 

 

Bibliografía:

 

  1. Acosta, M. S. 2004. [2007]. La preparación psicológica del deportista, Revista Digital Kinesis. [Disponible en: http://www.kinesis.com.co/la_preparacion.htm. Consultado el 13 de Noviembre del 2007

 

  1. Béisbol. Microsoft® Student 2008 [DVD]. Microsoft Corporation.

 

  1. Cañizares M. (2004). Psicología y equipo deportivo. Cuidad de La Habana. Editorial Deportes. 155p.

 

  1. Colectivo de autores. [s.a] Aportes a la psicología deportiva. La Habana. Editorial Orbe. 60p

 

  1. Kunath P, Walter F. D. [et.al]. (1976). Aportes a la psicología deportiva. La Habana. Editorial Orbe, 176p.

 

  1. Gonzáles, L. (1994). Reglas del Béisbol. Editores mexicanos unidos, S.A.   126 p.

 

  1. Gorbunov, G. D. (1988) Psicopedagogía del deporte. Ciudad Habana, Editorial pueblo y educación. 230p.

 

  1. Lozano, D. O. (2001) Variables psicológicas que pueden afectar al rendimiento deportivo: motivación, activación y ansiedad, Revista Digital EFDeportes. [Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd40/variab.htm

Consultado el 13 de Noviembre del 2007

 

  1. Petrovski, A. V. (1980) Psicología general: Manual didáctico para los Institutos de Pedagogía. Moscú, Editorial Progreso. 422p.

 

 

  1. Saínz de la torre, N. (2003). La llave del éxito. Preparación psicológica para el triunfo deportivo. Puebla. Editorial Serna, BUAP. 181p.

 

  1. Ucha F. G. (2004) Herramientas psicológicas para entrenadores y deportistas. Cuidad de La Habana. Revista Digital EFDeportes.com. 162p.

 

  1. Ucha, F. G. 2001. [2008]. Las emociones como consecuencia de las cargas de entrenamiento, Revista Digital EFDeportes, [Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd41/emocion.htm

Consultado el 13 de Noviembre del 2007

 

  1. Veloso E., R. M. R. S., B J. 2001. [2008]. Preparación Psicológica del Deportista, Revista Digital EFDeportes, Disponible en: http://www.efdeportes.com/efd37/prepsi.htm.

Consultado el 13 de Noviembre del 2007

 

  1. Weinberg, R. (1996). Fundamentos de psicología del deporte y el ejercicio físico. Barcelona. Editorial Ariel, S.A. 592p.