Título: Acciones de intervención psicológica para el desarrollo del control propioceptivo en la precisión de los envíos en la zona L y la concentración de la atención en lanzadores de la Selección Provincial de Matanzas.

 

Palabras claves: ATLETA/ BEISBOL /PSICOLOGÍA

Datos de autor: Esp. Yanniel Pupo  Martin Psicólogo del equipo de béisbol de primera categoría de matanzas, presidente de consejo de ciencia e innovación tecnológica para el desarrollo del béisbol en la provincia de Matanzas. Especialista en béisbol para el alto rendimiento. Estudiante de último año de la maestría de excelencia en ciencias de la educación física el deporte y la recreación.

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fecha de publicación: 21/03/2013

Resumen:

A partir de los deficientes resultados que ha mostrado el equipo de primera categoría de Béisbol de Matanzas y en especial su cuerpo de lanzadores en las últimas décadas, la Comisión Provincial de Béisbol trazó una estrategia de trabajo para poder mejorar la situación confrontada. En consonancia con este propósito, el presente trabajo tiene como objetivo elaborar acciones de intervención psicológica para el desarrollo de la precisión de los envíos y la concentración de la atención en el grupo de lanzadores pertenecientes a dicha selección y para ello se utilizó una muestra de 16 sujetos y los métodos teóricos analítico – sintético, inductivo – deductivo, histórico – lógico, hipotético – deductivo y sistémico – estructural – funcional y los métodos empíricos del experimento - en su variante de pre – experimento – la medición, y el análisis de documentos, procesándose los datos obtenidos desde el punto de vista matemático y estadístico. Los principales resultados indican que las tareas seleccionadas contribuyeron a mejorar ambos parámetros escogidos, en mayor nivel de expresión en la esfera de la atención. Las recomendaciones derivadas de dichos resultados conducen a dar continuación al trabajo iniciado y expuesto en estas páginas.

 


 

Introducción:

El Béisbol es el deporte nacional y posee gran prestigio en el país por sus constantes y resonantes logros en la arena internacional. Su tradición histórica y magníficos resultados en los distintos niveles de competencias, ha hecho de Cuba una de las mayores potencias del mundo beisbolero contemporáneo. Sin embargo, el desarrollo del Béisbol matancero es deficiente. En los últimos tiempos el equipo de primera categoría no ha alcanzado los mejores resultados deportivos en las Series Nacionales. Para ocupar un lugar representativo se exige de un trabajo sistemático, encaminado a mejorar los resultados deportivos.

 

A partir del año 2007 se desarrolla en la provincia de Matanzas un proyecto de investigación multidisciplinario para favorecer el desarrollo de este deporte, que comprende la capacitación de los técnicos que laboran en los diferentes niveles de la cadena de los altos rendimientos, la aplicación pruebas de control deportivo en diferentes ciencias aplicadas y la organización e implementación de acciones que contribuyan al logro de mejores resultados competitivos en este deporte a nivel nacional en todas sus categorías.

 

Esto dependió, en gran medida, de la efectividad de los lanzadores, pues el lanzador de un equipo de Béisbol desempeña la posición defensiva más difícil del juego, no sólo por el esfuerzo físico que tiene que realizar durante el desarrollo del encuentro, sino también por la actividad mental que se requiere en cada una de las situaciones en el transcurso del desafío. Por muy buena defensa que realicen los jugadores de cuadro y jardineros en el equipo, si el lanzador no posee buen control, sitúa a todo el colectivo en una constante vulnerabilidad, que afecta el desempeño colectivo.

 

La precisión de los movimientos en el pitcher es factor de vital importancia, ya que la falta de control en los lanzamientos se produce como resultado de una mala coordinación de los elementos que constituyen la estructura de la técnica.

 

Por otra parte, junto con los aspectos físicos del lanzador y la actitud mental en general, la concentración de la atención es básica para un buen desempeño de las acciones, dado que permite a éste focalizar su objetivo, analizar la situación, seleccionar el envío más adecuado al momento dado, calcular la distancia y realizarlo lo mejor posible, atendiendo a su nivel de dominio motriz, lo cual, unido a la velocidad a la cual los ejecute, es también un aspecto determinante en el resultado que pueda obtener el defensor de ésta posición. El lanzador tiene que concentrarse en el trabajo que habrá de realizar frente al bateador, tener una idea clara del sitio hacia donde dirigirá sus lanzamientos y contar con la experiencia motriz adecuada para lograr la realización de los mismos de forma efectiva.

 

Los resultados competitivos de los lanzadores matanceros del equipo estudiado indican que los mismos, cuando se proponen enviar la bola hacia un determinado punto en el home play, son pocas las ocasiones en las cuales ésta arriba al lugar deseado, lo que los hace muy vulnerables ante los bateadores del equipo contrario, que aprovechan sus deficiencias y batean con facilidad, adelantando rápidamente en las bases y anotando carreras, que conducen al fracaso en múltiples juegos de la serie.

 

Desarrollo:

1.1. Caracterización del deporte de Béisbol:

El Béisbol es un deporte de competición que se practica con una bola dura y un bate entre dos equipos de nueve jugadores cada uno. Se considera en Cuba el deporte nacional, debido a su fuerte tradición y gran popularidad; también se juega en muchas partes del mundo (Estados Unidos, Japón, Canadá, Italia, países latinoamericanos, etc.), por personas de todas las edades. Es uno de los deportes más antiguos y populares y el juego, tal como se le conoce hoy, se desarrolló con carácter aficionado a principios de 1800.

 

El Béisbol se juega en un campo nivelado, que ocupa normalmente alrededor de 0,8 hectáreas. El terreno de juego se divide en infield (campo interno) y outfield (extracampo). Estas dos áreas juntas constituyen la fair (zona buena), mientras que el resto del campo se llama foul (zona mala). (6)

 

El montículo del lanzador, un trozo de terreno levemente elevado, se encuentra cerca del centro del campo interno entre la meta y la segunda base y tiene una banda de goma clavada en lo más alto del mismo, a una distancia de 18,4 m del home (la meta); los lanzadores deben tener un pie en contacto con la banda cuando ponen la bola en juego.

 

“Las líneas de base se extienden desde la meta hacia la primera y la tercera base, con prolongaciones llamadas líneas de falta, que llegan alargándose hasta el borde exterior del outfield y dividen el terreno de falta y el fair. Las líneas de base se extienden también desde la primera a la segunda y la tercera base, marcando el pasillo de un corredor. El extracampo detrás de la primera base se llama campo derecho, el de la segunda, centro del campo, y el de la tercera, campo izquierdo. Una valla recorre el límite más lejano del extracampo.” (6)

 

Un equipo de Béisbol tiene nueve jugadores de campo, en donde cada uno de ellos es responsable de una posición particular. El lanzador pone la bola en juego lanzándola hacia el home play. Cada tiro se denomina lanzamiento.

 

Sujetando la bola de forma especial y ajustando sus efectos, los lanzadores pueden ejecutar lanzamientos variados, combinando estas técnicas con cambios de velocidad en los lanzamientos, para hacer más difícil a los bateadores golpear la bola. El receptor recibe la bola y la devuelve al lanzador a menos que el bateador logre golpear la bola antes. El receptor defiende también la meta cuando un corredor trata de anotar una carrera.

 

Sobre la función del lanzador:

Según House, T. (2000), “no hay otra posición tan crucial para el éxito de  un equipo como la del lanzador, (….) la cual ocupa para muchos el  90% de las posibilidades de triunfo” (9, 1) Desde el principio hasta el final del partido, el juego gira alrededor de la acción entre el lanzador y el bateador. El lanzador tiene la primera oportunidad de eliminar al bateador. Los lanzadores intentan lanzar la bola por dentro de la zona de strike, área situada directamente encima del home, dirigiéndola aproximadamente a la zona que hay entre los codos y las rodillas del bateador.

 

Los lanzamientos dentro de esa área que no sean golpeados por el bateador se denominan strikes o bolas buenas. Son también strikes: los lanzamientos que el bateador intenta golpear sin conseguirlo y las dos primeras veces que el bateador golpea la bola hacia terreno de falta. Un bateador es eliminado después de tres strikes. Los lanzamientos fuera de la zona de strike que el bateador no intente golpear, se llaman bola mala o simplemente bola. Si un lanzador lanza cuatro bolas, al bateador se le concede la primera base, lo que se conoce como base por bolas o walk. Un árbitro determina si los lanzamientos son strikes o bola. (4)

 

"El pitcheo es precisión y madurez, un orden de juego donde vale mucho más la mente que el cuerpo. (…) Todo eso viene de la necesidad de un trabajo más concienzudo y especializado en la base, sobre todo en el control muscular de los movimientos del lanzamiento, elemento que influye en gran medida en la colocación eficaz  de los envíos." (4)

 

Se plantea que  “…hay una ecuación inviolable en el pitcheo: control = resultado. Pero eso no se logra solo con quererlo; se debe trabajar mucho e inteligentemente para poner la bola donde hace falta.” (5)

 

El pitcher es el encargado de controlar la ofensiva y debe estar preparado desde todo punto de vista; el tiene que dominar al bateador y para ello debe conocer las bolas que conectan los bateadores rivales y por ende, las que les hacen daño, además debe saber dónde situar la bola en cada uno de los lanzamientos, esta es una de las bases de su éxito, también debe concentrarse mucho y olvidar lo que ocurre fuera del terreno de juego. (7)

 

Un gran número de estudios científicos consideran que, debido a las características de los lanzadores, que deben trabajar durante un largo tiempo y requieren un gran nivel de resistencia, pero que a la vez deben realizar movimientos rápidos y potentes durante el lanzamiento, una buena proporción de fibras musculares pudiera ser 40/60 con predominio de fibras tipo 1. (18)

 

1.2. Importancia del control propioceptivo en las acciones de los lanzadores de Béisbol:

Dentro del conjunto de procesos que regulan la calidad de las acciones motrices encontramos a las sensaciones propioceptivas ocupando un lugar esencial. Éstas constituyen el elemento primario de la técnica deportiva y reflejan el nivel de los esfuerzos musculares que se requiere cuando ejecutamos una acción motora así como también la posición y desplazamiento de los diferentes segmentos del cuerpo en el espacio. Para que un lanzador efectúe con gran control sus movimientos y la bola llegue al lugar deseado en el home play, requiere de un elevado nivel de desarrollo de las mismas.

 

1.2.1. Caracterización del control propioceptivo:

“Se consideran la base de la coordinación motora, ya que regulan la gradación de los esfuerzos de cada uno de los planos musculares que intervienen en la acción. La pobre exactitud de estas sensaciones conlleva a la desintegración parcial o total de la coordinación del movimiento.” (24, 35) Sus receptores se encuentran en músculos, huesos y articulaciones y por ello reciben los estímulos que se producen en las regiones profundas de los diferentes tejidos del aparato locomotor.

 

Las mismas se producen gracias al mecanismo de retroaferentación, es decir, la información de retorno del aparato locomotor a corteza cerebral, lo cual permite al deportista crear su propia experiencia motora, nutrir sus imágenes de movimiento y por tanto, poder regular su ejecución. (24)

Cualquier movimiento del cuerpo humano y de todas sus partes va acompañado de sensaciones musculares – motoras. El hombre por medio de estas sensaciones recibe información sobre la posición del cuerpo en el espacio, la mutua disposición de todas sus partes y acerca del movimiento del mismo, la contracción, la distensión y la relajación de los músculos, etc. (21, 112)

 

La parte receptora del analizador motor consta de una inmensa cantidad de elementos nerviosos, denominados propiorreceptores, los cuales se encuentran unidos al centro del mismo por decenas de miles de fibras nerviosas; sin embargo, la mayoría de las señales propioceptivas no se reflejan en el cerebro humano,

 

La estimulación de los receptores propioceptivos se produce, no sólo durante la ejecución de movimientos activos y pasivos, sino también durante la posición estática del cuerpo y de sus partes aisladas. “La estimulación simultánea de receptores de diferente calidad provoca sensaciones que también se diferencian por su calidad:

 

  1. Los estímulos de los terminales receptores de los músculos crean la sensación de tono muscular al realizar el movimiento.
  2. La sensación de tensión y esfuerzo muscular están relacionados con la estimulación de los terminales nerviosos de los tendones.
  3. La estimulación de los receptores de la superficie de las articulaciones produce la sensación de la dirección, la forma y la rapidez de los movimientos.”  (21, 212)

 

Es precisamente la sensibilidad muscular la que propicia la obtención de información acerca de la dirección, la velocidad y la longitud del movimiento, es decir, a través de la sensación muscular el hombre procesa la información sobre las propiedades espacio – temporales de las cosas, recrea los contornos principales de la imagen del mundo circundante percibido por él. (21)

 

Solo gracias a la sensibilidad muscular - motora altamente desarrollada, el deportista puede controlar sus movimientos tratando de alcanzar el perfeccionamiento de la técnica, esta sensibilidad en los deportistas se desarrolla en el proceso de entrenamiento. “La necesidad de un alto desarrollo del control propioceptivo, específico para cada tipo de deporte, es también una particularidad psicológica de los hábitos motores.” (21, 383)

 

Las sensaciones propioceptivas se diferencian en estáticas y dinámicas. Mientras que las estáticas informan al sujeto sobre el trabajo muscular o tono y la posición de los diferentes segmentos del cuerpo en el espacio cuando mantiene una posición fija, sin movimiento alguno, las dinámicas (o motoras) permiten conocer el nivel de los esfuerzos musculares de las diferentes acciones y desplazamientos. Estas últimas juegan un papel más significativo en la mayoría de los deportes.

 

Para que la técnica de un movimiento alcance un alto grado de maestría se requiere de una gran nitidez de las sensaciones propioceptivas y ello significa que el deportista debe sentir finamente los esfuerzos de sus planos musculares que hacen posible la realización del movimiento en cuestión.

 

“En un inicio, cuando se comienza a entrenar un movimiento nuevo, las sensaciones propioceptivas son poco claras, ya que por la irradiación de la excitación en la zona motora de la corteza, se encuentran interviniendo fibras musculares que no poseen responsabilidad alguna en la acción. En la medida que se lleva a cabo un trabajo de perfeccionamiento técnico con el deportista, estas sensaciones se tornan cada vez mas precisas y constituyen elementos esenciales de la regulación de sus acciones y del modelo interno de las mismas.” (24, 36)

 

El desarrollo de la exactitud de las sensaciones propioceptivas es específico para cada deporte. De ahí se desprende que si a un equipo de Béisbol se incorpora un jugador de Fútbol o un nadador, el mismo poseerá experiencias motrices asimiladas durante su entrenamiento, pero carecerá de la nitidez requerida para los elementos técnicos de dicho juego.

 

Cuando se alcanza gran desarrollo en el perfeccionamiento de las sensaciones propioceptivas, estas se mantienen largo tiempo en ese nivel pues poseen un alto grado de estabilidad.

 

Es necesario destacar que en el control de la posición del cuerpo en el espacio también interviene el sistema vestibular. Rubinstein, S. L. (1970, citado por Sainz de la Torre, N. 2003) afirma que el aparato vestibular permite la regulación de la posición del cuerpo con respecto a la vertical, mientras que  los conductos semicirculares dan referencia sobre los movimientos giratorios y los de marcha rápida hacia adelante El órgano superior del control del equilibrio es el cerebelo y es allí donde se clasifica toda la información anteriormente mencionada. (24)

 

Es importante destacar que, junto con las sensaciones propioceptivas, en la regulación de las acciones motrices ocupa un lugar muy importante las percepciones visuales, ya que la coordinación de los movimientos se desarrolla en la práctica, a través de la experiencia propioceptiva y bajo el control visual del deportista.

 

1.2.2. Tareas de intervención para el desarrollo del control propioceptivo en las actividades deportivas: 

  1. a) Bloqueo de información visual:

Si se desea desarrollar aceleradamente el proceso de perfeccionamiento de las sensaciones propioceptivas necesarias para la ejecución adecuada de un elemento técnico, es muy conveniente  que  al  deportista  se le  dificulte  parcial  o  totalmente  la  referencia visual en la que comúnmente se apoya. Esto lo obligará a dirigir su conciencia hacia los esfuerzos musculares que debe llevar a cabo durante la tarea.

 

  1. b) Realización de ejercicios a ritmo lento:

Se le orienta al deportista que lleve a cabo el movimiento a un ritmo más lento que el adecuado y se le exige que concentre su atención en la posición de los segmentos del cuerpo y el nivel de esfuerzo que se debe desarrollar para cumplimentar con cada fase del mismo.  Esta tarea se aplica al inicio del aprendizaje y no se debe abusar de ella, ya que si se efectúa con mucha frecuencia puede alterar la coordinación motora cuando se realice la acción en su tiempo real. En la misma sesión de entrenamiento en la cual se utilizado esta tarea es necesario ejecutar además la acción a ritmo normal en repetidas ocasiones.

 

  1. c) Detención del movimiento en determinada fase:

Con los mismos objetivos de la tarea anterior, el deportista detiene el ejercicio en un momento que se considere importante, para señalarle que dirija su atención hacia la posición del tronco, la pierna, el ángulo que debe llevar la misma, la elevación de la cadera, etc., debiendo sentir el trabajo muscular en ese momento de aquellos planos que intervienen en la acción.

  1. d) Realización de ejercicios con aumento o disminución de peso en los medios deportivos o en el cuerpo.

Si el deportista realiza los movimientos técnicos con cinturones, chalecos, manillas o tobilleras con pequeños elementos de plomo, se contribuye a precisar aún más el esfuerzo que debe llevar a cabo para la ejecución de los movimientos, además de ayudar al desarrollo de los músculos de esa zona. Pero a este trabajo hay que incorporarle tareas que le permitan al deportista realizar sus acciones con menor peso de lo acostumbrado, para que se logre la discriminación fina del esfuerzo concreto que debe realizar. En este caso, se podrán utilizar pelotas con menor peso y solo en el intercambio efectivo entre mayor, menor peso y el peso real del implemento es que se logra la eficiencia en esta tarea.

 

5. Utilización de las formas de diagnóstico como medios de entrenamiento:

Existen diversas formas, desde muy sencillas hasta altamente sofisticadas, para diagnosticar el nivel de desarrollo de las sensaciones propioceptivas. Estas mediciones, tales como la dinamometría, la kinematometría, etc., pueden utilizarse de forma sistemática, también como un medio para educar la nitidez de la discriminación de los esfuerzos musculares, ya que el deportista recibe rápidamente el resultado de su labor y establecen una competencia consigo mismo a fin de reducir al máximo sus errores y ello conlleva a que la concentración en su sensibilidad motora fina aumente convenientemente.

 

1.3. Importancia de la concentración de la atención en el desempeño de los lanzadores.

El entrenamiento deportivo como proceso de aprendizaje y perfeccionamiento multilateral del deportista no es posible llevarlo a cabo sin la participación activa de la atención. Si los lanzadores se encuentran distraídos cuando se les hace un señalamiento o cuando realizan sus acciones, ello impedirá que realicen las mismas con efectividad. Si en el momento de enfrentar grandes cargas el deportista no se encuentra atendiendo, esto le limitará la posibilidad de movilización consciente de sus esfuerzos volitivos.

Se denomina atención a la orientación y concentración de la actividad psíquica en un objeto cualquiera y su función su función es reforzar el resto de los procesos psíquicos del deportista, para garantizar la eficiencia de los mismos y con ello, la actividad que estos regulan. (21, 223).

 

Cuando hay atención, los procesos del pensamiento, del análisis y de la generalización en general se producen rápida y correctamente. En las acciones que van acompañadas de la atención los movimientos se realizan de manera pulcra y precisa, cuando hay dominio de los mismos. (21)

 

La atención involuntaria es aquella selección u orientación espontánea hacia un estímulo entre todos los que actúan constantemente sobre le hombre, quien no establece un plan previo de atender. Las causas de su surgimiento son muy variadas:

 

  1. a) “De carácter externo:

-       Fuerza e intensidad del estímulo.

-       Contraste entre los estímulos.

-       Novedad del estímulo.

-       Interrupción de la estimulación.

  1. b) De carácter interno:

-       Todo lo relacionado con las necesidades, motivos, objetivos, actividades preferidas, hábitos, sentimientos, etc.

-       Estados de ánimo de la persona.

-       Estado fisiológico, positivo o negativo del organismo.” (15, 23)

 

La atención voluntaria, por su parte, es conscientemente dirigida y orientada, en la cual la persona escoge de manera consciente un objeto, sobre le cual centra su atención. Las causas de su surgimiento son:

 

-       “Significación que posea la actividad para la persona.

-       Motivos.

-       Sentimientos y experiencia.

-       Condiciones adecuadas en el lugar de trabajo o estudio.” (15, 23)

 

Es precisamente este tipo de atención la que interesa para la presente investigación, ya que el lanzador, en el momento de realizar sus envíos al home play, requiere de toda la conciencia concentrada en sus acciones, para que su desempeño sea el mejor posible.

 

La atención posee numerosas características, entre las cuales se encuentran la estabilidad, el volumen, la distribución, la traslación, la dispersión, la distracción y la concentración, muchas de las cuales se denominan cualidades por algunos autores (Nitsch, J. 1997), Kunath, P. (1988), Konzag, G. (1997) etc. (13, 11, 10).

Por constituir la concentración de la atención uno de los campos de estudio de este trabajo, se considera adecuado precisar dicha característica o cualidad.

 

1.3.1. Caracterización de la concentración de la atención.

Se define “…en función de la estabilidad de su orientación hacia un objeto o estímulo determinado y se distingue también por la intensidad que indica la fuerza con que un individuo concentra su conciencia en una actividad o tarea dada, haciendo abstracción de los demás estímulos actuantes (…) independientemente de las circunstancias que lo impidan. (18, 233).

 

La misma contribuye a condensar las ideas, a proporcionar la serenidad necesaria para tomar decisiones y facilitar una buena fluidez de movimientos y evita que el sujeto se desvíe hacia otros elementos o zonas que puedan poner en peligro la efectividad de las acciones. (18).

 

Un atleta tiene un buen rendimiento cuando se concentra paso a paso en lo que está ejecutando. En ningún momento puede perder la sincronización de sus pensamientos, alterando con ello su lógica y su visión. (17).

 

Cuando el deportista dirige su atención hacia una acción que ejecuta, los centros corticales encargados de regir el movimiento poseen un foco de excitación concentrado en las zonas que regulan la misma.

 

Existe una estrecha relación entre las posibilidades atentivas de un sujeto y el desarrollo de su voluntad. De hecho, cuando se desea concentrar la atención en un esfuerzo o actividad, se requiere sobre todo del esfuerzo volitivo, ya que sin él no se podrá mantener durante largo tiempo la concentración en una tarea.

 

La atención guarda una estrecha relación con el temperamento que posea el deportista. Él plantea que éste va a presentar de forma natural buena  distribución  o estabilidad,  concentración  o  velocidad  de cambio en función de las cualidades de la actividad nerviosa superior que se encuentran en la base de sus manifestaciones temperamentales. (25)

 

1.4.1. Tareas de intervención psicológica para el desarrollo la concentración de la atención.

  1. c) Suma y restas mentales, simultáneas a la acción:

La ejecución de los movimientos, unido a la realización de sumas  y restas simultáneas, conlleva al jugador a tener que hacer un mayor esfuerzo en el control de sus movimientos, dado que está escuchando estímulos sonoros, a los cuales deberá brindar una resolución mental, al mismo tiempo que planifica y ejecuta las acciones y les prepara para la situación real de los partidos, donde los pensamientos disociadores, unido al ruido del ambiente en los estadios, influencia imposible de eliminar en un juego de Béisbol, puede afectar las calidad de los envíos.

b) Selección y utilización de automandatos:

La utilización de automandatos efectivos también es una tarea muy generalizada para la educación de la concentración de la atención, por encontrarse la misma dependiendo en gran medida, de la voluntad que el deportista para apartar conscientemente todos los estímulos disociadores y dirigir su conciencia hacia la planificación y realización de la tarea. Los mismos deben cumplir con sus requisitos básicos, que son una sola palabra, representativa de la acción y del tipo de esfuerzo, evocada en el momento adecuado.

c)  Entrenamiento con la actuación de estímulos acústicos disociadores:

Para desarrollar la concentración de la atención de los deportistas se posee amplia constatación práctica de los beneficios de entrenar con el apoyo de una grabación, con la cual, durante 20 o 30 minutos, se les exige a los deportistas, que se concentren en sus tareas, estando sometidos a la influencia de los estímulos sonoros que entorpecen sus posibilidades atentivas. Esta actividad puede llevarse a cabo una vez a la semana y permite perfeccionar esta cualidad. Una música de ritmo rápido (salsa, rock) con alto volumen puede utilizarse con el mismo fin disociador.

 

d) Entrenamiento ideomotor:

Concebido para deportistas con elevado nivel de ejecución técnica, práctica del entrenamiento ideomotor se convierte en un medio excepcional para la educación, tanto de la concentración como de la estabilidad de la atención, por la necesidad del deportista de aislarse de los estímulos externos y dirigir la conciencia a la evocación de las imágenes de movimiento.

 

 

Conclusiones:

 

-       El estudio de la bibliografía especializada permitió fundamentar las bases teóricas sobre la importancia del control propioceptivo en la precisión de los lanzamientos y la concentración de la atención de los pitchers de Béisbol.

 

-       El análisis de  la bibliografía nos permitió una actualización sobre estos aspectos de control propioceptivo y la concentración de la atención.

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

  1. Alonso, B. (2008) Percepción de distancia central en función de la precisión de los lanzamientos y percepción periférica lateral en pitchers escolares. Trabajo de Diploma en opción del título de Licenciado en Cultura Física. Facultad de Cultura Física de Matanzas.
  2. Álvarez, M. L. (2004) Influencia de la concentración de la atención durante el esfuerzo físico sobre la frecuencia cardiaca en jugadores juveniles de Béisbol. Tesis en opción al título de Master en Ciencias y Juegos Deportivos, Puebla.
    1. Colectivo de autores (2006) Psicología. Ciudad de la Habana.  Editorial Deportes.
    2. House, T. (2000) Entrenando para pitchear. Asocia­ción  para  el Desarrollo de la Psicología aplicada  al  deporte. Nueva Cork. Editorial Biokinetik.
  1. ________________ (2007) Precisión Disponible en: http://WWW.efdeportes.com/atencl.htm. Consultado el 18 de Enero del 2010.
  2. ________________ (2008) Características del pitcheo. Disponible en http://WWW.efdeportes.com/atencl.htm. Consultado 18 de Enero del 2010.
  3. De la Herrán, E. (2005) Béisbol. Ciudad Habana.  Editorial Deportes.
  4. Col. de autores. (2008) El Pitcheo. Disponible en http//www/monografías.com. Consultado el 18 de Enero del 2010.
  5. Font, J. (1992): El entrenamiento de la atención en saltadores. Pautas generales. En Apunts – Educación Física y Deportes, Barcelona. Año 28, (p. 49 – 52)
  1. Konzag, G. (1997): “Psychologie im Sportspiel.” Bps Verlag. Köln.
  2. Kunath, P. (1988): “Psychologische Aspekte des Aufbautrainings.” Theorie und Praxis der Körperkultur, Leipzig. 26, No. 4, (97 – 105).
  3. Moreno, F., Ávila, F. (2008) La importancia del estudio de la atención visual del docente para optimizar el feedback de la ejecución durante un proceso de detección de errores. Disponible en: http://WWW.efdeportes.com/atencl.htm. Consultado el 15 de Diciembre del 2009.

13. Nitsch, J., Neumaier, A (1997) Techniktraining, Kölhn. Verlag Schomdorf.

14. Petrovsky, A. V. (1986) Psicología General. Editora Pueblo y Educación. Ciudad Habana.

15. ______________Psicología general y del desarrollo. Ciudad de la Habana. Editorial deportes.

16. Reynaldo, F. (2006) Del Béisbol casi todo. Ciudad de la Habana. Editorial Deportes.

17. ______________ (2010) Concentración en el deporte. Disponible en htt://www.1800beisbol.com.baseball/Béisbol/Fundamentos/Concentración_en_el_deporte/. Consultado el 8 de Marzo del 2010.

18. Reynaldo, F., Padilla, O. (2007) Tendencias actuales del entrenamiento en el Béisbol. Ciudad Habana. Editorial Deportes.

  1. Roca, J. (1995) Percepción del movimiento. Artículo en: Revista de Psicología General y Aplicada, 48 (1) 27-34, Barcelona.
  2. Rubinstein, Sl. L. (1967) Principios de Psicología General. La Habana. Edición Revolucionaria.

21. Rudik, P. A. (1990) Psicología. Libro de texto. Moscú. Editorial Planeta,

22. Sanchez, M. E. (2005) Psicología del entrenamiento y la competencia deportiva. Ciudad Habana. Editorial Deportes.

23. Sainz de la Torre, N. (2001) Diagnóstico de las percepciones espaciales y la atención en el deporte. Memorias Conferencia Internacional de Educación Física, Matanzas.

  1. _______________ (2003) La llave del éxito. Preparación psicológica para el triunfo deportivo. BUAP – UJED, Puebla. Editorial Siena.
  2. _______________ (2007) Psicología de la Educación Física y el deporte escolar. Editora Universalización – INDER (en proceso de edición), Ciudad Habana.
  3. Tzhangarov, T. T. y Puni, A. Z. (1990) Psicología de la Educación Física y el deporte. Ciudad Habana. Editorial Científico – Técnica.
  4. Rodionov, A. V. (1990) Influencia de los factores psicológicos en el resultado deportivo, Moscú. VIPO Vneshtorgizdat,
  5. __________ (1990) Psicología del Deporte de altas marcas. Moscú VIPO Vneshtorgizdat.

Anexos:

Anexo 1

 

Protocolo del Test de concentración de la atención Cabedo – Salas

 

Datos generales:

Nombre y Apellidos_____________________________________________

Años de experiencia en el Béisbol________

Años de experiencia como lanzador_______

Función en el montículo: Abridor _____ Relevista_____

 

Instrucciones:

Esta es una prueba de concentración de la atención. Su tarea consiste en situar el marcador en el número 1 e ir localizando, lo más rápido posible, los números consecutivos hasta llegar al último (38). No se detenga ni emita palabras que afecten su desempeño. En la medida de que vaya localizando los números, los menciona en voz alta. Esta prueba se mide en segundos, por lo que deberá tratar de concentrarse lo más posible.

7

14

24

32

9

2

19

28

12

3

22

11

36

27

38

5

17

34

26

30

1

21

35

10

37

15

29

20

16

23

33

25

13

31

4

6

8

18

 

Leyenda:

120 s. o menos = Excelente.

121 – 150 = Bien.

151 – 180 = Regular.

Más de 180 = Mal

 

 

Anexo 2

 

Tabla 2: Resultados del Test de concentración de la atención (pre-test).

 

No.

Segundos

Evaluación

Rango

1

130

B

9

2

166

R

12

3

170

R

13

4

180

R

16

5

99

E

3

6

110

E

4

7

170

R

13

8

125

B

7

9

177

R

15

10

115

E

6

11

110

E

4

12

125

B

7

13

96

E

2

14

165

R

11

15

95

E

1

16

140

B

10

2173

---

---

X

135.8

---

---

 

Valores porcentuales por escala valorativa

Excelente

Bien

Regular

Mal

37,5%

25%

37,5%

0

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anexo 3

 

Tabla 3: Resultados de la precisión en lanzamientos de rectas (control propioceptivo – pre - test).

 

No.

%

Rango

Sig. Estad.

1

12

30

11

NS

2

17

42.5

7

NS

3

12

30

11

NS

4

10

25

14

NS

5

19

47,5

3

NS

6

13

32.5

14

NS

7

15

37,5

10

NS

8

19

47,5

3

NS

9

19

47,5

3

NS

10

10

25

14

NS

11

11

27,5

13

NS

12

16

40

9

NS

13

19

47,5

3

NS

14

17

42,5

7

NS

15

20

25

2

NS

16

21

52,5

1

NS

250

---

---

---

X

15.6

---

---

---

%

---

39

---

---