Palabras claves: ACTIVIDADES FISICAS/ ADULTOS

Titulo: Influencia de la actividad física en la diabetes mellitus (DM), en los pacientes de la tercera edad.

Autores: Lic.: Lázaro García Govín

                Lic: Inalvis Ramírez Gamboa

Fecha de publicación: 23 de febrero del 2011

RESUMEN:

El envejecimiento conlleva una serie de cambios a nivel cardiovascular, respiratorio, metabólico, músculo esquelético, motriz, etc. Que reducen la capacidad de esfuerzo y resistencia al estrés físico de los mayores, reduciéndose así mismo su autonomía y calidad de vida y su habilidad y capacidad de aprendizaje motriz. La diabetes mellitus (DM) es una de las enfermedades crónicas más frecuentes  con un gran incremento en los últimos años.

Este amplio aumento se explica además porque en la aparición de la DM Tipo 2 también influyen de forma significativa, factores como la obesidad, el sedentarismo y la mayor longevidad.

La práctica de la actividad en forma sistemática y regular debe tomarse como un elemento significativo en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud. La actividad física regular al producir una mejoría en las funciones orgánicas, parece producir una sensación de bienestar psíquico y una actitud positiva ante la vida,   donde a partir de este estudio se deriva la propuesta  de ejercicios para el mejoramiento de la salud y la calidad de vida de este sector poblacional.

INTRODUCCIÓN:

La diabetes mellitus (DM) es una de las enfermedades crónicas más frecuentes del senescente. Se ha notado un gran incremento en los últimos años debido al aumento sostenido de la sobrevida de la población mundial, al aumento de la incidencia de la enfermedad y al interés creciente en la pesquisa y diagnóstico de la DM en la tercera edad. Es una enfermedad que no distingue edad, raza o nivel socioeconómico, constituyendo hoy en día una verdadera epidemia en el mundo.

La DM, sobre todo la tipo 2, es una enfermedad en franca expansión, abarcando 90 % de todos los diabéticos. En el año 2000 existían 165 millones de personas con diabetes y para el 2025 afectará alrededor de 300 millones, un incremento de122 % respecto a 1990.

Este amplio aumento se explica además porque en la aparición de la DM Tipo 2 también influyen de forma significativa, factores como la obesidad, el sedentarismo y la mayor longevidad.

Es una enfermedad extremadamente frecuente en el anciano y representa la 6ta causa de muerte en los mismos. A partir de los 75 años 20 % de las personas padecen DM, aunque muchos lo desconocen. Una proporción similar presentan intolerancia a la glucosa o glucemia en ayuna alterada, ambas asociadas a riesgo cardiovascular y riesgo de diabetes.

Cuba a pesar de ser un país subdesarrollado mantiene un nivel de vida debido a los cuidados y seguimiento de los sectores poblacionales y entre ellos se tiene de gran interés el adulto.

La esperanza de vida al nacer es de 70 a 75 años para los hombres y de 76 a 81 para las mujeres, a partir del momento del nacimiento el ser humano muere un poco cada día y es inevitable el recambio metabólico.4

Aunque muchos lo desconocen. Una proporción similar presentan intolerancia a la glucosa o glucemia en ayuna alterada, ambas asociadas a riesgo cardiovascular y riesgo de diabetes.

Cuando hablamos de diabetes en el anciano nos referimos a dos situaciones diferentes, las cuales van a tener gran importancia desde el punto de vista terapéutico y de control metabólico:

 

• La diabetes en el anciano: Personas con diabetes anteriormente conocidas y que franquean la edad de 60 años. Los avances en el tratamiento de la Diabetes han hecho que esto sea cada vez más frecuente.

• La diabetes del anciano: Comprende la menor cantidad de diabéticos, aquellos en que la enfermedad aparece después de los 60 años.

 Dibujo

La Diabetes Mellitus es un grupo de enfermedades metabólicas caracterizadas por hiperglicemia, consecuencia de defectos en la secreción y/o en la acción de la insulina. La hiperglicemia crónica se asocia en el largo plazo daño, disfunción e insuficiencia de diferentes órganos especialmente de los ojos, riñones, nervios, corazón y vasos sanguíneos.

La forma de presentación de la enfermedad en la persona mayor de 60 años tiene una serie de peculiaridades que es preciso tener en cuenta.

• Inicio solapado.

• Mayor afectación en el sexo femenino (60 – 70 %)

• No es habitual el debut con la triada polifagia, poliuria, polidipsia, y pérdida de peso.

• Suele manifestarse de forma oligosintomática.

• Con frecuencia se asocia a la obesidad.

• El mal control predispone a padecer infecciones.

• El riesgo de complicaciones es mayor en la diabetes evolucionada.

• El riesgo de amputación esta aumentado en casi 10 veces.

Las formas más frecuentes de presentación son:

• Descubrimiento ocasional.

• Sintomatología inespecífica

• Presencia de complicaciones crónicas.

• Aparición de complicaciones metabólicas agudas.

Es imprescindible tener en cuenta las condiciones físicas, psíquicas, familiares y sociales de este grupo de personas donde los factores importantes a considerar son:

• Expectativa y calidad de vida.

• Compromiso del paciente.

• Problemas económicos.

• Problemas de salud coexistentes (hipoacusia, disminución de la agudeza visual, pérdida de memoria, pérdida del validismo, etc...)

• Existencia de pluripatología y polifarmacia que pueden dificultar el control metabólico o el cumplimiento general del tratamiento.

• Dificultades familiares y sociales como soledad, aislamiento, disminución de

 

CLASIFICACION

En 1997 la Asociación Americana de Diabetes (ADA), propuso una clasificación que está vigente. Se incluyen 4 categorías de pacientes y un 5º grupo de individuos que tienen glicemias anormales con alto riesgo de desarrollar diabetes (también tienen mayor riesgo cardiovascular):

 

1. Diabetes Mellitus tipo 1

2. Diabetes Mellitus tipo 2

3. Otros tipos específicos de Diabetes

4. Diabetes Gestacional

5. Intolerancia a la glucosa y glicemia de ayunas alterada

 

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS DIABETES MELLITUS PRIMARIAS

 

DM  (Tipo 1)                      DM (Tipo 2)

Edad de inicio                       Generalmente 40 años

Estado nutricional               Normal o bajo peso                      Obesos o normales

Síntomas clínicos                     Inicio agudo                                  Inicio insidioso

Tendencia a acidosis                 alta                                               Solo en estrés

Nivel insulinemia                        bajo                                                Normal o alta

Respuesta terapéutica        Insulino dependencia                    Dieta, hipoglicemiantes

orales. Insulina ( por

fracaso a drogas orales)

 

A partir de una breve descripción de la DM  nos dimos a la tarea   de realizar un estudio de la influencia de la actividad física  para  mejorar la calidad de vida y disminuir el efecto de otras patologías asociadas que presentan estos pacientes

2-La práctica de la actividad en forma sistemática y regular debe tomarse como un elemento significativo en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud. La actividad física regular al producir una mejoría en las funciones orgánicas, parece producir una sensación de bienestar psíquico y una actitud positiva ante la vida

Es necesario conocer antes de iniciar cualquier propuesta, la situación funcional y orgánica del adulto mayor, que permitan diferenciarlo e individualizar su trabajo, así como planificar de una mejor manera las condiciones de su trabajo físico.

Zeigler (1977) citado por Galera, A.D. (2001).y citado por lopez 2006  Estas son: El ejercicio físico en general (deporte, juego activo...), cualquier tipo de actividad física que implique ejercicio vigoroso (trote, bicicleta...), el movimiento con finalidad expresiva (aeróbic, danza...) y cualquier ejercicio con propósitos relacionados con estos tipos de actividades (pesas, gimnasia suave...)

 

El ejercicio físico practicado con regularidad es un elemento esencial para el mantenimiento de unas condiciones óptimas de salud sin distinción de edad, sexo o características étnicas.

Numerosos estudios han demostrado que el ejercicio físico o la actividad deportiva practicados con regularidad ejercen un efecto preventivo sobre diversas enfermedades y es hoy una herramienta terapéutica en el tratamiento de las afecciones más prevalentes en los países desarrollados, como la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico o las afecciones cardiovasculares.

 

El ejercicio habitual aumenta la flexibilidad, la velocidad y la fuerza de contracción muscular mediante modificaciones anatómicas y fisiológicas: las fibras musculares aumentan en grosor y en número, mejoran su capacidad (enzimas y transportadores) para aprovechar la energía, y aumentan su vascularización para favorecer el aporte de los nutrientes y el oxígeno. El ejercicio mejora los movimientos de las articulaciones. Respecto a los huesos, el ejercicio físico favorece el depósito de calcio, lo que constituye una de las armas más eficaces para prevenir la osteoporosis.

 

El sistema cardiovascular y el aparato respiratorio son los encargados de llevar al músculo el oxígeno y los sustratos energéticos necesarios y de retirar los productos de desecho. Hay un músculo que siempre hace ejercicio cuando nos movemos: el corazón. El ejercicio físico habitual produce una adaptación beneficiosa tanto en la anatomía como en la función del corazón, de las arterias y de los pulmones. El ejercicio físico aumenta la capacidad de las arterias para conducir la sangre, por eso mejora la presión arterial y previene o trata la enfermedad vascular coronaria o periférica; también actúa positivamente sobre la elasticidad y la contractilidad cardiacas y por eso se usa en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca. El sedentarismo se considera un factor de riesgo cardiovascular. Sobre el aparato respiratorio, el ejercicio físico favorece la fortaleza de los músculos respiratorios y esto permite aumentar el volumen pulmonar reclútale, es decir que hace trabajar a secciones de nuestros pulmones que no están trabajando en caso de llevar una vida sedentaria.

 

Ya que el ejercicio físico requiere un gasto energético, uno de los efectos beneficiosos del ejercicio físico se ejerce sobre el metabolismo de las grasas y de la glucosa. Es de destacar que la práctica habitual de ejercicio físico es la única medida no farmacológica capaz de elevar los niveles de colesterol HDL, el colesterol «bueno». También los triglicéridos se reducen con el ejercicio físico continuado. Igualmente son bien conocidos los efectos beneficiosos del ejercicio físico sobre la hiperglucemia, que actúa en dos niveles fundamentales: por una parte, el ejercicio físico favorece el consumo de glucosa por el músculo; por otra, es la única medida no farmacológica capaz de reducir la resistencia del músculo a la acción de la insulina. Ambas acciones son muy beneficiosas para la diabetes, por eso el ejercicio físico es uno de los pies del trípode que, junto con la dieta y la medicación, debe sustentar un correcto tratamiento de la diabetes.

 

Tipos de ejercicio físico y sus beneficios para la salud

Los términos «actividad física», «ejercicio físico», «actividad deportiva

» y «forma física» con frecuencia se usan como sinónimos, cuando en realidad no lo son. Aunque las definiciones de estos conceptos pueden ser diferentes según la disciplina que se considere, este texto se centrará en los que atañen a la ciencia médica.

 

El ejercicio físico, por el contrario, es el conjunto de movimientos planificados y diseñados específicamente para gozar de buena salud o tratar alguna enfermedad. Incluye actividades como andar a paso ligero, trotar, correr, practicar ciclismo, aeróbic en un gimnasio, la jardinería y horticultura habitual, y cualquier deporte. Desde el punto de vista médico, se entiende como deporte todo ejercicio físico que se rige por unas normas, se ejerza con fines competitivos o no.

 

3-Programa de ejercicios físicos:

El Programa de ejercicio físico, como la prescripción dietética, debe ser personalizado, adaptado a las condiciones individuales (edad, sexo, condiciones familiares, situación fisiológica y grado de afectación patológicas.

 

Antes de prescribir un programa de ejercicio físico, hay que hacer una evaluación, lo más completa posible, del estado de salud y condición física de cada individuo. En el caso del paciente diabético hay que hacer una evaluación previa del grado de desarrollo de complicaciones que pudieran limitar el programa de ejercicio físico. La evaluación de la condición física previa de cada individuo debe realizarse sobre dos premisas fundamentales:

  • nivel previo de actividad física
  • nivel previo de condición física.

Se debe cuantificar la actividad física que el individuo desarrolla en el momento del estudio y que debe incluir tanto las tareas realizadas durante su vida profesional o doméstica, como el ejercicio en sus ratos de ocio (caminar, cuidar el jardín, manualidades). La población según el nivel de actividad física se puede clasificar en tres grupos:

 

a) activos, que realizan una actividad física en su tiempo libre que consume más de 2.000 kcal/semana;

b) moderadamente activos, con actividad física en su tiempo libre que consume entre 500 y 2.000 kcal/semana;

c) sedentarios, que no realizan ningún ejercicio físico y su actividad es inferior a 500 kcal/semana.

Para evaluar la condición física es necesario valorar las cualidades físicas básicas: resistencia, fuerza, flexibilidad y velocidad.

 

En relación con la prescripción de ejercicio físico para el tratamiento de la diabetes, lo más importante es realizar una evaluación de la resistencia. La mejor forma de realizar esta evaluación es mediante la ergometría o prueba de esfuerzo, siendo el consumo máximo de oxígeno (VO2máx) la variable que mejor

 

En general, se recomienda para el entrenamiento de fuerza con fines saludables, un mínimo de 8 a 10 ejercicios que incluyan los grupos musculares principales (extremidades inferiores, extremidades superiores y abdominales). La frecuencia debe de ser de dos veces por semana, intercalados entre los entrenamientos de resistencia, con un número de 8 a 12 repeticiones de cada ejercicio por serie y para tres series. Es conveniente que al principio las cargas sean bajas y se vayan incrementando todo lo que se pueda.

 

Cada sesión de La progresión del entrenamiento dependerá de la capacidad de cada individuo, de su estado de salud y de los objetivos propuestos.

 

Hay tres fases de progresión:

1. Etapa de inicio: suele durar de 3 a 4 semanas. Las características del ejercicio deben ser: tres veces por semana, menos de 45minutos cada vez y no superar el 50% de la FCmáx.

2. Fase de mejora: suele durar 11ª12 semanas. Se incrementa progresivamente la intensidad hasta lograr el objetivo del 70 al 80% de la FC máx, la duración se incrementa progresivamente hasta los 60 minutos y la frecuencia aumenta a más de tres días a la semana.

3. Fase de mantenimiento .A partir del tercer  mes se mantiene el ritmo de intensidad y frecuencia, pudiendo aumentar ligeramente la intensidad o la duración según las posibilidades de cada individuo.

 

Conclusión

1-     Educar al paciente en la adquisición de hábitos higiénicos dietéticos  saludable y control de factores de riesgo  es importante para este grupo poblacional

2-      Aumenta la calidad de vida con un adecuado grado de entrenamiento físico

3-      Se logra un apoyo psicológico al paciente y familiares.

4-     Se reduce el número de enfermedades asociadas.

Se anexa el programa de rehabilitación cardiovascular para prevención de discapacidad y enfermedades asociadas.

BIBLIOGRAFIA

1-     A .Novials (2006) Diebertes y ejercicios.

2-      American Diabetes Association. Diabetes mellitus and exercise. Diabetes Care. 2002; 25 (supl 1) 64-68.

3-    Arteaga A. Maiz A., Olmos P. y Velasco N. Manual de Diabetes y Enfermedades Metabólicas. Depto. Nutrición, Diabetes y Metabolismo. Escuela de Medicina. P. Universidad Católica de Chile. 1997

4-    ADA. Expert Committee on the diagnosis and classification of Diabetes Mellitus. Report of the Experts.Diabetes Care 1997; 20: 1183-97

5-     Atkinson MA. , & Maclaren NK: The pathogenesis of insulin dependent Diabetes Mellitus New. Engl. J. Med. 1994; 331: 1428-36

6-    Boden G.: Role of fatty acids in the pathogenesis of insulin resistence and NIDDM Diabetes Diabetes 1997; 46: 3-10

7-    Campillo JE. El Mono Obeso. Barcelona: Editorial Crítica, 2004.

8-    Hu FB, Manson JE. Walking. The best medicine for diabetes? Arch Intern Med. 2003; 163: 1.397-1.398.

9-    De Fronzo RA., Bonadonna RC. , Ferranini E.: Pathogenesis of NIDDM: a balanced overview Diabetes Care 1992; 15: 318-368

 

10-    Jones NL, Killian KJ. Exercise limitation in health and disease. N Engl JMed. 2000; 343: 632-641

 

11- López Rodriguez  (2006) capítulo ii. la educación física como campo de estudio científico.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           2-MorenoG Incidencia de la actividad física en el adulto mayor almoreno arroba]hotmail.com

12-    Núñez Vigoa Atención al anciano con diabetes melluet Summary and Recommendatios of the second International Workshop. Conference on Gestational Diabetes Mellitus. Diabetes 1985; 34 (Suppl.2): 123-6

13-      N Engl J Med. 2002; 347: 1.522-1.523.

14-      Sacks D. & MacDonald J: The pathogenesis of type 2 Diabetes Mellitus. AJCP 1996; 105: 149-57

15-      Tall AR. Exercise to reduce cardiovascular risk. How much is enough?

16-      Yki-Jarvisen H. : Pathogenesis of non insulin dependent diabetes mellitus. Lancet 1994; 343: 91-94

17-      WHO. Expert Committee on  Diabetes Mellitus. Second report. Geneve Switzerland  1980 (WHO.technical report series Nº 646)

 

Anexos:

Programa de rehabilitación cardiovascular para prevención de discapacitados.

Este programa incluye paciente con

  • HTA
  • IMA
  • Cardiopatía isquémica
  • Enfermedades arterial periférica
  • Paciente con factores de riesgo coronario (DM, OBESIDAD )

OBJETIVO:

  • Educar al paciente en la adquisición de hábitos  higiénicos –dietético  y control de factores de riesgo
  • Lograr adherencia al tratamiento de base
  • Alcanzar un adecuado grado de entrenamiento físico individualizado
  • Propiciar apoyo psicológico al paciente y familiares.

PROCEDIMIENTO:

1-     Calcular pulso de entrenamiento

PE     FC basal +30

FC  Submáxima (85%)     190 –edad

2-     Tomar TA y  FC  antes, durante y después  del entrenamiento.

PRESCRIPCIÓN DE LAS ACTIVIDADES FÍSICAS.

A--EJERCICIOS CALISTÉNICOS (TIEMPO 10 MIN)

1 – P.I: PIERNAS UNIDAD MANOS A LA CINTURA

1-2  FLEXIÓN DEL CUELLO AL FRENTE

3-4  P.I

5-6  FLEXIÓN DEL CUELLO ATRÁS

7-8    P.I.

2- P.I: PIERNAS UNIDAD MANOS A LA CINTURA

1-2  CÍRCULO DE LA CABEZA A LA DERECHA

3-4    P.I

5-6  CÍRCULO DE LA CABEZA A LA IZQUIERDA

7-8     PI

3-   P.I. PIERNAS  UNIDAS BRAZOS ABAJO

1-2      BRAZOS   LATERALES

3-4    P.I

4 -PI   PIERNAS  UNIDAS BRAZOS LATERALES

1-2  FLEXIÓN DE LOS BRAZOS  AL PECHO

3-4    P.I

5-  PI PIERNAS UNIDAS  BRAZOS  FLEXIONADO  A LOS HOMBRES

1-2   FLEXIÓN DE LOS BRAZOS AL FRENTE

3-4   PI

6-  P.I. PIERNAS UNIDAS BRAZO LATERALES

1-2 BRAZOS ATRÁS

3-4 PI

7-    P.I PIERNAS UNIDAS  BRAZOS  FLEXIONADO  A LOS HOMBRES

1-2  CÍRCULO DE LOS BRAZO  AL FRENTE

3-4   P.I.

5-6   CÍRCULO DE LOS BRAZOS ATRÁS

7-8    PI

8 – SALTOS EN EL LUGAR

9-   P.I    PIERNAS UNIDAS BRAZOS ABAJO

1.2   BRAZOS LATERALES

3-4    P.I

10-  P.I   PIERNAS SEPARADAS   BRAZOS LATERALES

1-2   CÍRCULO DE BRAZOS AL FRENTE .

11-  PI   PIERNAS UNIDAS BRAZOS AL FRENTE

1-2  FLEXIÓN DE BRAZO SOBRE  EL ANTEBRAZO

3-4  PI

12- PI    PIERNAS UNIDA PIERNAS SEPARADAS

1-2   FLEXIÓN DEL TRONCO AL FRENTE

3-4    PI

13- PI  ACOSTADO ATRÁS BRAZOS FLEXIONADOS A LA NUCA

1-2    FLEXIÓN DEL TRONCO AL FRENTE

3-4   PI

14-  PI  ACOSTADO ATRÁS BRAZOS FLEXIONADOS A LA NUCA

1-2   ELEVACIÓN DE LAS PIERNA FLEXIONADOS

3-4   PI

15- PI  ACOSTADO ATRÁS BRAZOS FLEXIONADOS A LA NUCA

1-2 ELEVACIÓN DE PIERNAS AL FRENTE.

3-4   PI

16-PI    PIERNA SEPARADOS  MANOS A LA CINTURA

12   FLEXIÓN DEL TRONCO AL FRENTE

3-4   PI

17- PI PIERNAS SEPARADAS  MANOS A LA CINTURA

12  TORSIÓN DEL TRONCO A LA DERECHA

3-4   PI

5-6  TORSIÓN DEL TRONCO A LA IZQUIERDA

7-8   PI

18- PI SALTOS HACIA DELANTE Y DETRÁS

19- PI   PIERNAS UNIDAS MANOS  AL CINTURA

12   SEMI FLEXIÓN DE RODILLA

3-4  PI

 

20- PI    PIERNA SEPARADOS  MANOS A LA CINTURA

1-2    FLEXIÓN DEL TRONCO AL LATERAL DERECHO

3-4   PI

5-6     FLEXIÓN DEL TRONCO AL LATERAL IZQUIERDO

7- 8     PI

21 PI  PIERNAS UNIDAS MANOS A LA CINTURA

1-2 FLEXIONES ALTERNO DE LA RODILLA

3-4 PI

B- EJERCICIOS DE RESISTENCIAS (TIEMPO 20 MIN)

1-     MARCHA (CAMINATAS).

2-     ESTERA

3-     BICICLETA

4-     MANIVELA

5-     REMO

6-     ESCALERA

 

C- EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO (TIEMPO 10MIN)´

1-     PESAS   HALTERIOS

2-     PESAS LIBRES.

3-     POLEAS DE TRACCIÓN

4-      BANDA ELÁSTICA

5-     APARATOS DE MUSCULACIÓN ( BANCO DE CUÁDRICEPS S Y HÉRCULES)

 

D- EJERCICIOS DE ENFRIAMIENTOS (TIEMPO 10 MIN)

1-     COMBINAR EJERCICIOS RESPIRATORIOS

TIEMPO DE DURACIÓN EL PROGRAMA

DE 8 – 12 SEMANAS