Todos los estudios realizados con el paso del tiempo sobre las enfermedades cardiovasculares y los factores de riesgo que las acompañan y sirven de base para el desarrollo de las mismas, tienen un objetivo esencial, preservar la salud del hombre y calidad de vida, lo cual ha permitido que la búsqueda constante de vías, medios y métodos para este fin continúen siendo una prioridad.  En nuestra investigación se realizó un estudio exploratorio de tipo prospectivo, con una pequeña muestra de 10 pacientes de la tercera edad aquejados de hipertensión arterial de Estadío 1.  Este fue considerado como principal criterio de inclusión, a pesar de presentar también artritis, asma, reuma, con la compañía de otros factores de riesgo como tabaquismo y obesidad.  Nuestro objetivo principal se enfrascó en conocer la influencia de un programa de ejercicios de natación creado para rehabilitar a los mencionados pacientes.  El siguiente trabajo se llevó a cabo durante 4 meses, donde nos apoyamos en el test de terreno de los 6 minutos para el control funcional.  Algunos de los resultados de mayor relevancia fueron en la tensión arterial máxima y frecuencia cardíaca en el esfuerzo, así como el aumento del volúmen máximo de oxígeno y la distancia, lo que permitió la diminución del pulso de entrenamiento de 102,9 a 91,8 latidos por minuto.  Es necesario conocer que sólo el programa de ejercicios de natación tuvo su efecto, también el clima marino jugó un papel importante dentro de la terapia rehabilitadora de los pacientes, por lo que el conjunto de todo garantizó la efectividad del programa propuesto.